Disfruta de este título ahora mismo, y de millones más, con una prueba gratuita

A solo $9.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

La Cripta de los Capuchinos

La Cripta de los Capuchinos

Leer la vista previa

La Cripta de los Capuchinos

valoraciones:
4/5 (7 valoraciones)
Longitud:
185 páginas
3 horas
Editorial:
Publicado:
Jul 3, 2017
ISBN:
9788416748549
Formato:
Libro

Descripción

El protagonista de 'La Cripta de los Capuchinos', heredero de una familia de origen humilde ennoblecida por Francisco José, describe su vida en la Viena deslumbrante de los albores de la Primera Guerra Mundial. A los últimos estertores del imperio de los Habsburgo siguen los días trágicos de la guerra y de una posguerra gris y violenta. Antes de que los nazis entren en Viena, el joven Trotta, símbolo de un mundo en declive, baja a la cripta a la que alude el título de la novela, el panteón imperial austríaco, donde confesará su fracaso.
'La Cripta de los Capuchinos' (1938) es tanto la novela del declive de Austria como estado so­be­rano—la finis Austriae—como la desaparición definitiva de un mundo. La extrema depuración del talento narrativo de Roth y su capacidad y precisión de observador han convertido esta novela en una obra de referencia inexcusable.
"Emperador de la nostalgia, Roth perfeccionó su estilo de madurez tomando como modelos a Stendhal y a Flaubert, y dotándolo de inmensa exactitud y una lengua lúcida y flexible."
J. M. Coetzee
Editorial:
Publicado:
Jul 3, 2017
ISBN:
9788416748549
Formato:
Libro

Sobre el autor

JOSEPH ROTH was born into a Jewish family in the small town of Brody in the former Austro-Hungarian Empire. He studied first in Lemberg and then in Vienna, and served in the Austrian army during the first World War. He later worked a a journalist in Vienna and Berlin, travelling widely, staying in hotels and living out of suitcases while also being a prolific writer of fiction, including the novels Job (1930) and The Radetsky March (1932). Roth left Germany when Hitler came to power in 1933 and settled in Paris. He collapsed at the Café Touron in May 1939 and died shortly after.


Relacionado con La Cripta de los Capuchinos

Títulos en esta serie (40)

Libros relacionados

Vista previa del libro

La Cripta de los Capuchinos - Joseph Roth

JOSEPH ROTH

LA CRIPTA DE LOS CAPUCHINOS

TRADUCCIÓN DEL ALEMÁN

DE JESÚS PARDO

ACANTILADO

BARCELONA 2017

CONTENIDO

I — II — III — IV — V — VI — VII — VIII — IX — X — XI — XII — XIII — XIV — XV — XVI — XVII — XVIII — XIX — XX — XXI — XXII — XXIII — XXIV — XXV — XXVI — XXVII — XXVIII — XXIX — XXX — XXXI — XXXII — XXXIII — XXXIV

I

Nos llamamos Trotta. Nuestra estirpe procede de Sipolje, en Eslovenia, y digo estirpe, porque no somos una familia. Desde hace mucho tiempo, Sipolje ya no existe; actualmente forma, junto con otras comunidades próximas, una población mayor. Como ya sabemos, éste es el signo de los tiempos. Los hombres no saben estar solos, por eso forman agrupaciones absurdas. Los campesinos quieren a toda costa ir a las ciudades, e incluso las mismas aldeas quieren convertirse en ciudades.

Yo llegué a conocer Sipolje cuando todavía era un muchacho. Mi padre me llevó una vez, un diecisiete de agosto, víspera del día en el que en todos los lugares de la monarquía, incluso en los más insignificantes, se celebraba el cumpleaños del emperador Francisco José Primero. En el Austria actual, y en los antiguos territorios de la corona, habrá muy poca gente a la que el nombre de nuestra estirpe traiga algún tipo de recuerdo, pero nuestro nombre se menciona en los desaparecidos anales del ejército austro-húngaro, y debo afirmar que estoy orgulloso de ello, precisamente por eso, porque los anales han desaparecido.

No soy un hijo de mi tiempo, es verdad, incluso diría que me resulta difícil no erigirme en su enemigo, y no es que no lo entienda, como he afirmado a menudo, esto es una excusa piadosa. Por pura comodidad no quiero volverme hostil o agresivo, y por lo tanto digo que no lo entiendo, cuando debería decir que lo odio o que lo desprecio. Tengo muy buen oído, pero juego a ser sordo, porque creo que es más noble simular este defecto que admitir que he prestado oídos a voces vulgares.

El hermano de mi abuelo fue aquel sencillo teniente de Infantería que salvó la vida el emperador Francisco José en la batalla de Solferino. Al teniente le dieron un título nobiliario, y durante largo tiempo, tanto en el ejército como en los libros de lectura de la monarquía imperial y real de Austria-Hungría, se le llamó el héroe de Solferino, hasta que, con el tiempo, la sombra del olvido se cernió sobre él. Murió y está enterrado en Hietzing; sobre su tumba se leen estas sencillas y orgullosas palabras: «Aquí descansa el héroe de Solferino».

El favor del Emperador se extendió también sobre su hijo, que llegó a ser capitán de distrito, y sobre su nieto, que murió en el otoño de 1914 en la batalla de Krasne-Busk, siendo teniente de cazadores. Yo no llegué a verle nunca, como tampoco a ninguno de la rama noble de nuestra estirpe. Los Trotta nobles eran devotos y sumisos servidores de Francisco José, pero mi padre era un rebelde.

¡Mi padre! Un patriota y un rebelde, especie que solamente se daba en la antigua AustriaHungría. Él entendía el sentido de la monarquía demasiado bien, por eso quería reformarla y salvar así a los Habsburgo, y por eso también se volvió sospechoso y tuvo que huir.

Emigró a América en sus años de juventud. Era químico, y por entonces hacía falta gente de su talante para el enorme desarrollo de las fábricas de tintes de Nueva York y Chicago. Mientras fue pobre sólo tuvo nostalgia de sus tierras, pero cuando al fin logró hacerse rico empezó a sentir nostalgia de Austria. Volvió y se estableció en Viena; tenía dinero, y como a la policía austríaca le gustaba mucho la gente con dinero, no solamente no le molestaron, sino que incluso empezó a formar un nuevo partido esloveno y compró dos periódicos en Agram.

Logró hacer amistad con personas de gran influencia cercanas a los círculos del heredero del trono, el archiduque Francisco Fernando. Mi padre soñaba con un imperio eslavo bajo el imperio de los Habsburgo. Soñaba con una monarquía de austríacos, húngaros y eslavos, y a mí, su hijo, me gustaría, llegado este punto, decir que hasta es posible imaginar que, de haber vivido más tiempo, mi padre habría podido cambiar el curso de la historia. Pero murió año y medio antes del asesinato de Francisco Fernando. Yo soy su único hijo, y en su testamento me ha dejado como herencia la constatación de sus ideas, no en vano me puso el nombre de Francisco Fernando. Pero entonces ya era joven e insensato; por no decir superficial, en cualquier caso frívolo, y, como vulgarmente se dice, vivía intensamente cada día; bueno, no, esto no es verdad, lo que yo vivía intensamente era cada noche; durante el día dormía, también intensamente.

II

Pero una mañana—era abril de 1913—, cuando apenas hacía dos horas que había vuelto a casa y estaba todavía durmiendo, me anunciaron la visita de un primo, de un señor Trotta.

En batín y zapatillas me dirigí a la antesala. Las ventanas estaban abiertas, los mirlos mañaneros gorjeaban con gran aplicación y el sol de la mañana llenaba de alegría la estancia. Nuestra muchacha, a la que nunca había visto en horas tan tempranas, me pareció extraña con su delantal azul, yo sólo la recordaba como a una joven criatura, entonada en rubio, blanco y negro, algo así como una bandera. Por primera vez la veía con su uniforme azul oscuro, parecido al que llevan los mecánicos y los hombres del gas, con un plumero rojo púrpura en la mano, y solamente el contemplarla habría bastado para darme una visión desacostumbrada de la vida. Por primera vez desde hacía muchos años vi la mañana en mi casa, y me di cuenta de lo bonita que era. La muchacha me gustó, las ventanas abiertas me gustaron, me gustó el sol, me gustó el canto del mirlo, dorado como el sol matinal. Hasta la muchacha vestida de azul era dorada como el sol. Deslumbrado por tanto oro, no vi al principio a la visita que me esperaba, solamente al cabo de un par de segundos—¿o fueron minutos?—me di cuenta de su presencia. Allí estaba, enjuto, oscuro y mudo, sentado en la única silla que había en nuestra antesala. No se movió cuando entré, y aunque su pelo y su bigote eran muy negros y su piel muy atezada, era también como un pedazo de sol en medio de la dorada mañana de la habitación, un pedazo del lejano sol del Sur incluso. A primera vista me recordó a mi padre muerto. También él era muy enjuto y moreno, muy atezado y huesudo, oscuro y auténtico hijo del sol, no como nosotros, los rubios, que no somos más que hijastros del sol. Yo hablo esloveno, mi padre me lo había enseñado, así es que saludé a mi primo Trotta en esloveno, y él no pareció extrañarse en absoluto; era lo natural. No se levantó, me tendió la mano y me sonrió. Bajo el bigote negro azulado brillaban relucientes los dientes grandes y fuertes, y enseguida comenzó a tutearme y yo sentí como si en vez de mi primo fuese mi hermano.

El notario le había dado mis señas.

—Tu padre—empezó—me ha legado dos mil florines, he venido a por ellos y de paso quería darte las gracias, mañana me vuelvo a casa. Tengo una hermana que quiere casarse, y con quinientos florines de dote se podrá casar con el campesino más rico en Sipolje.

—¿Y el resto?—le pregunté.

—Me lo quedo yo—dijo animado; sonrió y tuve la impresión de que el sol penetraba con más fuerza aún en nuestra antesala.

—¿Qué vas a hacer con el dinero?—le pregunté.

—Ampliar mi negocio—contestó.

Y como si hasta ahora no le hubiese parecido oportuno decir su nombre, me dijo levantándose de su asiento:

—Me llamo Joseph Branco.

Se levantó con gran aplomo, pronunciando su nombre con tranquilidad ceremoniosa.

Y de repente me di cuenta de que estaba en batín y zapatillas delante de mi huésped. Le rogué que me esperara y me fui a mi cuarto a vestirme.

III

Serían alrededor de las siete de la mañana cuando llegamos al café Magerl. Los primeros mozos de la panadería entraban blancos como la nieve, oliendo a bollitos de emperador, pan con semillas de amapola y palitos salados. El primer café recién tostado, aromático y virginal, olía como una segunda mañana. Mi primo Joseph Branco estaba sentado frente a mí, moreno, sureño, cálido, despierto y sano, y yo sentía vergüenza de mi pálida rubicundez y mi cansancio nocturno. También me sentía un poco violento. ¿De qué podía hablar? Todavía se hizo más violenta la situación cuando me dijo:

—No tomo café por las mañanas, preferiría una sopa.

Claro está, en Sipolje los campesinos siempre toman una sopa de patatas por las mañanas.

Así que pedí sopa de patatas; tardaba bastante, y entretanto a mí me daba apuro mojar el croissant en el café. Al fin llegó la sopa, un plato humeante, y mi primo Joseph no parecía darse cuenta de la existencia de la cuchara, con sus manos morenas cubiertas de vello negro se llevó el humeante plato a la boca. Mientras sorbía la sopa parecía haberse olvidado de mí, entregado totalmente al humeante plato que sostenía en alto con sus dedos delgados y fuertes; ofrecía el aspecto de un hombre cuyo apetito es realmente una emoción tan noble que no usa la cuchara, ya que le parece más elegante comer directamente del plato. En verdad, viéndole sorber la sopa casi llegué a extrañarme de que los hombres hubiesen descubierto la cuchara, ¡ridículo instrumento! Mi primo dejó el plato sobre la mesa, y yo me di cuenta de que había quedado tan vacío y limpio como si lo acabasen de fregar.

—Hoy a mediodía—dijo—recogeré el dinero.

—¿Qué clase de negocio es ese—le pregunté—que piensas ampliar?

—Nada—dijo—, insignificante, pero da para que una persona pueda comer bien durante el invierno.

Y así es como me enteré de que mi primo Joseph Branco era un campesino que durante la primavera, el verano y el otoño se dedicaba a las labores del campo, y en invierno era castañero. Tenía una piel de oveja, una mula, un carro pequeño, una marmita y cinco sacos para sus castañas. Con todo esto iba cada año a principios de noviembre por algunos de los distintos países de la monarquía, y si algún lugar le gustaba de manera especial se quedaba allí todo el invierno, hasta que llegaban las cigüeñas. Después ataba la mula y los sacos vacíos y se dirigía a la estación de ferrocarril más próxima, facturaba al animal y volvía a casa para volver a ser campesino.

Le pregunté cómo se podía ampliar un negocio tan pequeño, y él me indicó que sí se podía. Se podía, por ejemplo, vender, además de castañas, manzanas asadas y patatas asadas. La mula también se había vuelto vieja y débil, y se podía comprar otra nueva. Ya había ahorrado doscientas coronas.

Llevaba puesta una brillante chaqueta de satén y un florido chaleco de felpa con botones de cristal de colores; del cuello le colgaba una pesada cadena de reloj de oro preciosamente trenzada, y yo, que había sido educado por mi padre en el amor a los eslavos de nuestro reino, y tenía, por tanto, tendencia a ver un símbolo en cada objeto popular, me enamoré inmediatamente de esa cadena. Quería que fuese mía. Pregunté a mi primo cuánto costaba.

—No sé—dijo—, yo la tengo de mi padre, y él la tenía de su padre; no se puede comprar una igual. Pero ya que eres mi primo, te la vendo con mucho gusto.

—¿Cuánto quieres?—pregunté, y pensé para mis adentros en algo que recordaba de las enseñanzas de mi padre: el campesino esloveno es demasiado noble para ocuparse de valores y cosas de dinero. El primo Joseph Branco se quedó un rato pensando, después dijo:

—Veintitrés coronas.

No me atreví a preguntarle por qué había fijado precisamente esa cifra; le di veinticinco, y él las contó con cuidado, sin mostrar en forma alguna intención de devolverme las dos restantes; sacó un pañuelo grande, rojo y con cuadros azules y puso allí el dinero, y luego, después de anudar dos veces el pañuelo, se quitó la cadena, sacó el reloj del bolsillo de la levita y dejó cadena y reloj sobre la mesa. Era un reloj de plata, pesado y anticuado, con una llavecita para darle cuerda; mi primo sacó el reloj de la cadena, lo miró durante un rato con ternura, casi amorosamente, y finalmente dijo:

—Ya que eres primo mío, si me das tres coronas, te vendo también el reloj.

Le di una moneda de cinco coronas y tampoco me devolvió el resto. Volvió a sacar su pañuelo, deshizo pausadamente el doble nudo, añadió a las otras la nueva moneda, lo metió todo en el bolsillo del pantalón y me miró con ojos fieles y cariñosos.

—También me gusta tu chaleco—dije al cabo de unos segundos—, me gustaría comprártelo también.

—Por ser mi primo—contestó—, te venderé también el chaleco.

Y sin dudarlo un segundo, se quitó la chaqueta, tiró del chaleco, y lo puso sobre la mesa.

—Es de un paño muy bueno—dijo Joseph Branco—, y los botones son muy bonitos; por ser quien eres sólo te cuesta dos coronas cincuenta.

Le di tres coronas y vi claramente en sus ojos la decepción de que no le hubiera dado otra moneda de cinco coronas. Parecía desencantado, ya no sonrió más, pero acabó

Has llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrate para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre La Cripta de los Capuchinos

4.0
7 valoraciones / 5 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores

  • (4/5)
    This is one of Roth's last books, and decidedly not an optimistic one. The narrator, Franz Ferdinand Trotta (a distant cousin of the Trottas from Radetzkymarsch) watches with a jaundiced eye as the Dual Monarchy falls apart in the First World War and then the Alpentrottel (Roth's not very flattering term for German Austrians) collude with the Saupreußen from over the border to smash up what's left, culminating in March 1938 with the Nazi takeover. All that Trotta can think of to do as the swastika flags go up and Jewish businesses close down is to go and pay his respects to the late Franz Joseph, the last decent Austrian. As usual with Roth, there are layers and layers of irony to get through, and this is also obviously a book that was written in a hurry and in a bad temper, so it isn't always clear which message we're supposed to be taking from the book, but the general thrust seems to be that however flawed it was in detail, the Hapsburg monarchy provided peace, stability and order for the people at its periphery, a world in which Trotta's chestnut-roasting cousin Joseph Branco could travel to sell his wares wherever he chose in Bohemia, Moravia, Silesia or Galicia without a visa, in which a Jewish cab-driver from Galicia could send his son to the Conservatorium in Vienna (if he happened to know the right aristocrat to pull strings for him) and in which Trotta could enter a café anywhere in the empire and know exactly what to expect. The small-minded cult of nationalism has missed the point, Roth seems to be arguing, by ignoring the huge benefits of living in a world without borders. And that's obviously a point we would do well to remember today as well. On the other hand, it's sometimes difficult to know when we're supposed to sympathise with Trotta's defeatist conservatism and when we should be laughing at him. A large part of his disenchantment with the post-war world comes as a result of his impetuous marriage, on the eve of mobilisation, to a girlfriend who, when he returns to her after four years absence as a PoW in Russia, turns out to be both in love with another woman and determined to earn her own living as an avant-garde designer (it's hard to say which of these things horrifies him more...). What's more, although he and his mother can no longer live on their inheritance, Trotta makes no effort at all to change his life and find a job. What's the point, when the world is only going to end anyway?Interesting, provocative, but a bit unsatisfying. A great writer caught at a moment in his life when he obviously wasn't at his best and couldn't see any way out for the world.
  • (2/5)
    Verhaal van Frans Ferdinand Trotta, kleinzoon van de broer van de held van Solferino; Nogal onduidelijke lijn, tenzij: nostalgie naar zekerheden van donaumonarchieStijl erg gelijkend op Pirandello en Svevo (vervreemding)
  • (2/5)
    Verhaal van Frans Ferdinand Trotta, kleinzoon van de broer van de held van Solferino; Nogal onduidelijke lijn, tenzij: nostalgie naar zekerheden van donaumonarchieStijl erg gelijkend op Pirandello en Svevo (vervreemding)
  • (5/5)
    Spanning the First World War, this short novel outlines the fall from grace of a minor Austro-Hungarian Noble, a scion of a once proud and heroic family.It is quite a bleak book in many ways - and reminds me of the world Beckett creates in Waiting for Godot. There is an inevitability in the fall and no action could have prevented it.The language used (at least in this translation) is minimal and strips to the bone images - making those that remain quite haunting. One which has remained with me for several days is the image of violets blooming from the bones of dead men.Certainly a great, if troubling, book.
  • (5/5)
    A friend told me I must drop what I was reading and take up Joseph Roth’s The Radetsky March. Words like tremendous, a masterpiece, and unbelievably beautiful were tossed around like confetti. I hate to be cynical about my friends, so I concealed all but the tiniest bit of skepticism. Then I read the first page and any doubt I had evaporated in an instant. In 2009, I wrote, “[The Radetsky March details] three generations, who revered and served Emperor Franz Joseph, [it] encompasses not only the politics of the era but the relationships among fathers, sons, and even the memory of a deceased grandfather. The prose sparkles, and I am hard pressed to recall more than a few novels with prose so consistently beautiful, lyrical, and engrossing.” Truly this is one of the finest, most beautiful novels I have ever read.According to the cover notes, Joseph Roth was born in 1894 in a small town on the Eastern border of the Habsburg Empire. After serving in Austro-Hungarian army from 1916 to 1918, he worked as a journalist in Vienna and in Berlin. He died in Paris in 1939. He authored 13 novels as well as numerous stories and essays. I see a large collection on Roth’s works in my future.It took some time to get to the sequel, The Emperor’s Tomb, because I feared a sophomore jinx.The young Trotta makes connections with members of his ancestral village. He reacquaints himself with some of the customs and habits of his grand uncle’s family. Then, Emperor Franz Joseph is assassinated, and World War I begins. He receives a commission and joins a unit headed to the Russian front. He becomes separated from his unit, and is quickly captured and sent to Siberia, where he lives on a farm and works the land. When the war is over, he begins the trek home. By the time he arrives, he finds the Austro-Hungarian Empire has collapsed, and many of the wealthy families have been stripped of their fortunes.The interesting aspect of this wonderfully written novel is the in-depth character studies Roth provides of the nobles and the peasants, men and women. Young Trotta falls in love with Elizabeth, they marry, and he takes off for the Russian front without a wedding night. Trotta circle of friends are particularly interesting in their views on the war, the empire, and their lives. All are changed from their experiences in the military.Roth’s prose lulls the reader into a world foreign and difficult to imagine. He writes:“In midsummer of 1914 I … set off for Zlotogrod. I put up at a the Hotel zum Goldenen Bären, the only hotel in the little town, I was told, which was acceptable to a European.“The railway station was tiny, like the station at Sipolje, of which I had retained a certain memory. All little stations in all little provincial towns looked alike throughout the old Austro-Hungarian Empire. Small and painted yellow, they were like lazy cats lying in the snow in winter and in the sun in summer, protected by the glass roof over the platform, and watched by the black double eagle on its yellow background. The porter was the same everywhere, in Sipolje as in Zlotogrod, his paunch stuffed into his in offensive dark blue uniform, and across his chest the black belt into which was tucked his bell, whose prescribed treble peal announced the departure of a train” (35).I find it most easy to imagine standing on the platform watching the ebb and flow of passengers! Joseph Roth has also captured the voice of the period. All this makes The Emperor’s Tomb a thoroughly enjoyable read. 5 stars--Jim, 6/17/13