Disfruta de este título ahora mismo, y de millones más, con una prueba gratuita

A solo $9.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Geopolítica del Terrorismo Islámico

Geopolítica del Terrorismo Islámico

Leer la vista previa

Geopolítica del Terrorismo Islámico

Longitud:
501 páginas
13 horas
Publicado:
Jun 25, 2017
ISBN:
9781370372768
Formato:
Libro

Descripción

Según el geógrafo y politólogo sueco Karl Haushofer, la geopolítica es la conciencia geográfica del Estado, porque proporciona la materia prima, de donde el hombre de Estado y de espíritu creador obtiene su obra de arte.
La esencia de la geopolítica se enfoca en el estudio de las influencias, que determinados factores geográficos ejercen sobre la política externa e interna de los pueblos y Estados.
En esencia, todas las guerras han gravitado alrededor de intereses y objetivos geopolíticos, acordes con los entornos políticos, religiosos, militares y científicos de cada etapa de la historia de la humanidad. Por lo tanto, sin importar su orientación ideológica, el terrorismo del siglo XXI, no es la excepción, porque es una guerra asimétrica con objetivos estratégicos.
En ese orden de ideas, si la geopolítica implica la existencia de un terreno como base geográfica sólida correlativa con una ideología política sustentada en un plan estratégico, para diseminar una línea cultural de pensamiento y acción; entonces el terrorismo islámico, justificado por sus gestores para construir con la Umma (comunidad islámica) un califato universal; es una versión novedosa de proyección geopolítica, dentro de una ciencia nueva, que se relaciona con la estrategia, la defensa nacional, y lo que Samuel Huntington denominó el choque de civilizaciones, por irreparables diferencias culturales y religiosas.
El terrorismo islámico tiene profundas connotaciones geopolíticas, porque articula la territorialidad del sagrado suelo del islam con el funda-mentalismo yihadista, para iniciar la difusión hacia el resto del planeta, de los credos del profeta Mahoma con base en el wahabismo sunita o el integrismo chiita, con el fin de convertir a su credo extremista, a los llamados infieles de otras religiones o los apóstatas musulmanes que no abrazan el islamismo yihadista.
El terrorismo afecta amplios espacios geopolíticos, porque por regla general las acciones terroristas apuntan contra objetivos político-estratégicos de alto nivel, afectan con reiterada incidencia a la población civil y ponen en entredicho las medidas de seguridad policiales y militares, para garantizar la seguridad nacional y local.
Por ende, la geopolítica del terrorismo obliga a los gobernantes de los países afectados a actuar de manera conjunta, integrar esfuerzos preventivos de inteligencia militar, conformar alianzas y realizar operaciones simultáneas, combinadas o conjuntas.
La dinámica de la violencia yihadista en los cinco continentes indica que los principales grupos terroristas islámicos Isis, Al Qaeda, los Talibán y Hizbolá con sus respectivas ramificaciones, realizan presencia geográfica, política, social, económica, armada y cultural dentro de las comunidades musulmanas.
El terrorismo es el empleo de métodos irregulares violentos asimétricos contra objetivos estratégicos, que buscan demoledores efectos sicológicos, negativos en la moral combativa del adversario político-militar, con los que por lo general resulta afectada la población civil, debido a los denominados efectos colaterales.
Así, la obra Geopolítica del terrorismo islámico se constituye en un texto de obligatoria lectura para politólogos, militares, cuerpos diplomáticos, sociólogos, historiadores, geógrafos, analistas políticos, internacionalistas, gobernantes, industriales, comerciantes, cuerpos de policía, organismos de investigación y seguridad nacional, pero además por la facilidad de la comprensión de la lectura es un libro de cultura general que no puede faltar en la biblioteca de todo buen lector.

Publicado:
Jun 25, 2017
ISBN:
9781370372768
Formato:
Libro

Sobre el autor

Luis Alberto Villamarín Pulido, natural de Fusagasugá - Cundinamarca, coronel retirado del Ejército colombiano, con 25 años de experiencia militar (1977-2002), más de la mitad de ellos dedicado a las operaciones de combate contra grupos narcoterroristas en Colombia, y después de su retiro del servicio activo, profuso investigador de temas relacionados con la geopolítica del Medio Oriente, el Asia Meridional y el continente americano; el terrorismo internacional islámico y comunista, historia y proyección estratégica de grupos islamistas como Al Qaeda, Isis, Hizbolá, el conflicto árabe israelí y la Primavera Árabe, así como la amenaza nuclear del régimen chiita de Teherán.Sus obras Narcoterrorismo la guerra del nuevo siglo, Conexión Al Qaeda, Primavera Árabe: Radiografía geopolítica del Medio Oriente, ISIS: la máquina del terror yihadista, el Proyecto Nuclear de Irán y Martes de Horror (atentados terroristas del 9-11), son referentes para el estudio, conocimiento de la complejidad política, geopolítica y geoestratégica del convulso Medio Oriente.Algunas de sus obras han sido traducidas a inglés, francés, alemán, portugués y polaco. Su libro En el Infierno traducido a inglés como In Hell, es base para una película en Hollywood-California, y los demás textos son utilizados como material de estudio en diversas universidades del mundo.


Relacionado con Geopolítica del Terrorismo Islámico

Leer más de Luis Alberto Villamarin Pulido

Libros relacionados

Artículos relacionados

Vista previa del libro

Geopolítica del Terrorismo Islámico - Luis Alberto Villamarin Pulido

INDICE

Nota Biográfica del Autor

Introducción

Israel en el Corazón Geopolítico del Problema

Hizbolá el Partido de Dios

Talibán, Isis, Al Qaeda, Yihad Sunita

Arabia Saudita ¿Faro del Yihadismo?

Posicionamiento Geopolítico del Terrorismo Islámico

Riesgos reales para Occidente

Bibliografía

Otras Obras del Autor

NOTA BIOGRÁFICA DEL AUTOR

Luis Alberto Villamarín Pulido, coronel de la reserva activa del ejército colombiano, con 25 años de experiencia militar (1977-2002). Profuso investigador del conflicto colombiano, la geopolítica del Medio Oriente, Asia Meridional y el continente americano; el terrorismo internacional islámico y comunista, historia y proyección estratégica de grupos islamistas Al Qaeda, Isis y Hizbolá, el conflicto árabe israelí y la Primavera Árabe, la amenaza nuclear del régimen iraní así como el plan estratégico de las Farc y el Eln en Colombia

Sus obras Narcoterrorismo la guerra del nuevo siglo, Conexión Al Qaeda, Primavera Árabe: Radiografía geopolítica del Medio Oriente, ISIS: yihad, terrorismo y barbarie, el Proyecto Nuclear de Irán y Martes de Horror (atentados terroristas del 11-S en Estados Unidos), son referentes bibliográficos para el estudio, conocimiento de la complejidad política, geopolítica y geoestratégica del convulso Medio Oriente.

Algunas de sus obras han sido traducidas a inglés, francés, alemán, portugués y polaco. Su libro En el Infierno traducido a inglés como In Hell, es base para una película en Hollywood-California, y los demás textos son utilizados como material de estudio en diversas universidades del mundo.

Igualmente, el coronel Villamarín es autor de la colección Genios de la Estrategia Militar subtitulada Estrategia y Liderazgo, compilada y escrita para aportar a profesionales de todas las disciplinas, elementos de ayuda en la conducción de grupos humanos de trabajo y la formulación de planes a largo plazo, en todos los ámbitos del quehacer humano.

Distinguido entre sus compañeros de armas en actividades operacionales y académicas castrenses, pues además de ser un brillante comandante de tropas en el campo de batalla, ha plasmado su visión investigativa en 33 libros y más de 1200 artículos de su autoría, relacionados con los temas de su especialidad.

Miembro de la Sociedad Bolivariana de Historia, la Academia de Historia del Huila y la Academia Colombiana de Historia Militar; este oficial lancero, paracaidista y contraguerrillero rural ha recibido los galardones Latino Literary Awards 2003 por su obra La Silla Vacía en Los Ángeles-California; Verdadero Orgullo Hispano 2006 por la obra Delirio del Libertador, en Elizabeth New Jersey; y Premio Internacional de Literatura, Jairo Hoyos Salcedo 2009 en Washington D.C, por la obra Complot contra Colombia.

Por sus conocimientos y especialidades académicas, el coronel Luis Villamarín Pulido ha sido entrevistado como analista especializado para programas de opinión en estaciones de radio y televisión de diversos países, de manera individual o como participante en paneles de expertos internacionales en asuntos estratégicos, o como conferencista en temas de estrategia militar aplicada a la vida industrial y comercial para altos ejecutivos de diversas empresas.

El Instituto Colombiano de Ciencia y Tecnología de Colombia (Colciencias) avaló su registro en el CVLAC en las especialidades de Ciencias Militares, Ciencias Políticas y Ciencias Sociales, en la base de datos que agrupa a los investigadores científicos de Latinoamérica y el Caribe.

INTRODUCCIÓN

El terrorismo es la forma más violenta para expresar los contenidos de la guerra de cuarta generación que incluye insurrecciones, operaciones con guerrillas, acciones asimétricas realizadas por grupos islámicos extremistas, acciones violentas contra pobladores civiles ordenadas por los llamados señores de la guerra, movimientos islamistas(1), brazos armados de los partidos comunistas y movimientos de liberación nacional.

(1) Es necesario diferenciar varios términos que se asimilan con frecuencia: el islam, que es una religión; del islamismo, que es una ideología con fines políticos; y del fundamentalismo islámico, que es un movimiento religioso y político basado en la interpretación literal de los textos considerados fundamentales por el islam. Este fundamentalismo islámico añade en algunos casos, una componente violenta, yihadista, a la defensa de esta literalidad.

En la medida que avanza el siglo XXI, el terrorismo se ha convertido en la mayor agresión contra la seguridad mundial, pues sus acciones atacan objetivos estratégicos de alto valor y causan daños colaterales que producen zozobra, desconfianza, desazón y terror entre los pobladores civiles.

La respuesta contra el terrorismo debe ser integral y de alto nivel, mediante coordinación internacional y acciones conjuntas en todos los campos del poder nacional de cada país afectado por este fenómeno bélico, político, cultural y social, que por su dinámica se extendió en los cinco continentes. Sin embargo, para concretar soluciones al respecto, la comunidad internacional tiene muchos problemas, muy difíciles de resolver, los que por su naturaleza geopolítica, son caldos de cultivo y carburantes para estimular el terrorismo, tales como:

* La consolidación del Estado Palestino, en Gaza y Cisjordania con el consecuente reconocimiento del Estado de Israel por los palestinos y el resto de la comunidad musulmana de todas las vertientes en el planeta.

* La devolución de Israel a Siria de los Altos del Golán ocupados desde 1967 por tropas israelíes, con el difícil compromiso por parte del entorno musulmán para no volver a atacar a Israel.

* Reconfigurar el Kurdistán como Estado libre e independiente en los territorios que ocupa en Turquía, Siria, Irak, Irán y Armenia.

* Definir mediante tratado internacional los límites marítimos entre

Egipto y Arabia Saudita y la posesión de algunas islas en disputa entre los dos países ubicadas en el Mar Rojo.

* Poner fin a las guerras civiles en Yemen, Libia y Siria, empoderando a las poblaciones civiles de estos tres países, para que desarrollen proyectos políticos democráticos a largo plazo, sin la injerencia geopolítica de potencias mundiales y regionales.

* Garantizar la paz definitiva entre los dos países que surgieron después de la división de Sudán.

* Poner fin a la latente inestabilidad política y religiosa de El Líbano y Siria, con el obvio retiro de las fuerzas chiitas de Hizbolá.

* Consolidar la democratización de Irak, para evitar que se vuelva crónica la cadena de venganzas, iniciadas por los chiitas después del derrocamiento del régimen sunita de Saddam Hussein.

* Poner punto final a la falta de claridad de Arabia Saudita y Pakistán frente al terrorismo sunita, y de Irán frente al terrorismo chiita. En ese sentido es esencial detener la guerra fría entre sauditas e iraníes, con la innegable intromisión de Pakistán en el ámbito regional y de las grandes potencias en el ámbito geoestratégico, máxime que Estados Unidos y Arabia Saudita firmaron en mayo de 2017, un acuerdo comercial de armas de alta tecnología por 460 billones de dólares para la siguiente década.

* Definir los límites del desarrollo nuclear de Pakistán y concretar la efectiva detención del proyecto nuclear de Irán, para evitar una guerra atómica desatada por alguno de los dos regímenes extremistas, o lo que es peor, que armas nucleares tácticas lleguen a manos de terroristas islámicos de cualquiera de las dos vertientes yihadistas.

* Detener el flujo de migraciones masivas de musulmanes hacia Europa, Estados Unidos, Australia y Latinoamérica, mediante la aclimatación de la paz, el respeto a los derechos humanos, la inserción de fuentes de empleo y el desarrollo socioeconómico sostenido en los países, de donde salen las oleadas de desplazados por problemas religiosos, políticos y económicos.

* Que el régimen sunita y en apariencia laico de Turquía, defina y concrete su posición frente al terrorismo, a la autonomía e independencia del pueblo kurdo, y su innegable ambición geopolítica sobre el Bajo Cáucaso, Creta, el oriente de Grecia, Siria y El Líbano.

* Retorno formal de la democracia en Egipto.

* Erradicar la relación del servicio de inteligencia pakistaní ISI con terroristas sunitas en el conflicto de Cachemira, la guerra civil de Afganistán, la inestabilidad de Bangladesh, y la presencia yihadista en India, Chechenia, y Uzbekistán.

* Detener el expansionismo simultáneo de la geopolítica rusa y los intereses geoestratégicos del islamismo sobre el Cáucaso.

* Lucha integral y efectiva contra el tráfico internacional de armas, en especial contra la doble moral rusa, que de manera clandestina exporta fusiles AK-47, para surtir a los grupos terroristas y organizaciones delincuenciales a lo largo y ancho del planeta.

* Combatir el narcotráfico para que no siga siendo fuente de financiación del terrorismo islamista y comunista.

* Diálogo puntual en la comunidad internacional para lograr acuerdos concretos, que limiten los intereses geopolíticos de potencias mundiales y regionales, en los conflictos que oxigenan todas las formas de terrorismo internacional durante el siglo XXI.

* Erradicar la miseria y el atraso en África para consolidar la democracia, la libertad y la igualdad en el continente olvidado.

* Erradicar focos de radicalización islámica y comunista en cárceles, comunidades islámicas y redes sociales.

* Combatir la corrupción migratoria y aduanera en países relacionados con el problema.

* Concierto internacional para combatir la delincuencia multiforme en el Mediterráneo, Norte de África, África Occidental, el Sahel, el Cuerno de África, el Medio Oriente y Europa Meridional.

* Integrar esfuerzos para erradicar el incremento del yihadismo en África, Asia, Europa, Oceanía y el hemisferio americano

* Desligar el petróleo de las guerras islámicas.

Islamismo: ¿Terrorismo o guerra revolucionaria?

Según conceptos doctrinarios de analistas de conflictos bélicos y estrategas militares, la guerra revolucionaria es la combinación sostenida y sistemática de acciones armadas de guerrillas y actividades políticas en ambientes de combate irregular para obtener objetivos políticos supremos.

Desde esa misma óptica, terrorismo es el empleo de métodos irregulares violentos asimétricos contra objetivos estratégicos, que buscan demoledores efectos sicológicos, negativos en la moral combativa del adversario político-militar, con los que por lo general resulta afectada la población civil, debido a los denominados efectos colaterales.

Al examinar los métodos y procedimientos utilizados por los movimientos islámicos, que desde la década de 1950, han buscado eliminar al Estado de Israel y/o expulsar cualquier incidencia de las potencias occidentales en la vida política, económica, social, militar o los intereses geopolíticos de los países musulmanes, todos los hechos apuntan a demostrar, que el islamismo yihadista ha desarrollado a su manera, procesos de guerra revolucionaria con métodos terroristas.

No obstante, los palestinos niegan haber cometido acciones terroristas contra Israel, con la justificación que se han defendido de un enemigo poderoso, respaldado por potencias occidentales. Igual explicación han dado los grupos terroristas sunitas y chiitas, surgidos dentro del complejo entorno geopolítico y geoestratégico del convulso Medio Oriente, la olvidada África, la enigmática Asia Meridional o el lejano sudeste asiático.

Los hechos actuales indican que el terrorismo islámico florece en antiguas colonias británicas y francesas y utiliza todas las enseñanzas comunistas de guerra revolucionaria, transmitidas durante la guerra fría por los comisarios políticos internacionales de la Unión Soviética, en los países tercermundistas con conflictos internos. Por ejemplo, Pakistán cumple en Asia Meridional el mismo papel radicalizador de Arabia Saudita en el Golfo Pérsico y aunque carece de los recursos petroleros que posee la monarquía sunita, el régimen pakistaní tiene capacidad bélica nuclear, intensa influencia geopolítica y religiosa sobre Afganistán y Bangladesh, además de interés nacional para combatir y doblegar a India.

En ese escenario geopolítico, la riqueza petrolera del Golfo Pérsico es magneto para atraer fuerza laboral de países musulmanes de Asia Meridional. Muchos de estos jóvenes viajan a Arabia Saudita para trabajar, ganar dinero y enviar remesas a sus familiares en los países de origen, pero algunos de ellos terminan radicalizados y regresan a casa, como propagandistas del extremismo, o se unen a las células de Al Qaeda o Isis en cualquier parte del mundo, con la circunstancia agravante que la acción sostenida contra ISIS en el Medio Oriente ha desplazado muchas células terroristas hacia Afganistán, Pakistán y Bangladesh con la complicidad de los servicios de inteligencia pakistaníes.

Este hecho tiene similitudes procedimentales con lo que hacía la Universidad Patricio Lumumba en Moscú, con la diferencia que desde allá, los estudiantes no enviaban remesas a sus familiares y por lo general regresaban a sus propios países a multiplicar la violencia revolucionaria marxista-leninista.

En el ámbito operativo, Hizbolá, Hamas, los Talibán, Isis y Al Qaeda esconden tras la cortina de la crueldad, el entramado político-organizativo, las redes financieras y la maquinaria de propaganda para reclutar, con que actúan sus redes o células durmientes en diferentes lugares.

Los actuales focos del yihadismo son Medio Oriente, Golfo Pérsico, Norte de África, África Subsahariana, frontera Pakistán-Afganistán, Cachemira en límites de Pakistán-India, Rusia-Cáucaso, Filipinas, Indonesia, además de los centros islámicos de radicalización en Europa, Australia, Canadá y Estados Unidos, camuflados dentro de las mezquitas que ha financiado el régimen saudita para difundir el islam por el mundo.

En el intento de comprender mejor el fenómeno, es de gran valor para las ciencias políticas reconstruir la evolución histórica, política y armada de cada una de estas agrupaciones terroristas islámicas, pues la aparición de cada una de ellas, coincide con un entorno particular y una situación histórica, derivada de vaivenes geopolíticos influidos por intereses ajenos a los de cada país afectado.

Factores comunes: Islamismo- guerra revolucionaria

Existen muchas similitudes procedimentales y objetivas entre los procesos de guerra revolucionaria marxista-leninista y la dinámica político-armada de los movimientos islamistas surgidos en los países musulmanes. A continuación se examinan algunas semejanzas:

* En ambos casos ocurren giros políticos, en que grupos irregulares pasan de ser enemigos a ser amigos por conveniencia y hasta aliados, en contra de quienes antes los combatían. Como se verá en las páginas venideras hay muchos casos de odios y reconciliaciones en las divisiones internas de la OLP, la formación de Hamas, la posición extremista de Hizbolá y su posterior apertura con cristianos y otras confesiones; el apoyo de Estados Unidos a las fuerzas chiitas de Irak e Irán que combaten contra ISIS pero a la vez son aliadas de Bashar Al Assad; el apoyo de Estados Unidos a los kurdos que a la vez son enemigos de Irak y Siria; la doble moral turca, el ajedrez geoestratégico que juega Israel, la intromisión abierta de Rusia en Siria, el silencio calculado de China, etc.

Al evaluar la participación de brigadistas internacionales, milicias extremistas, suicidas con explosivos, empleo de niños como combatientes, violencia sexual contra las mujeres, financiación con dineros ilícitos, arbitrariedades en áreas ocupadas y otras aberraciones políticas cometidas por terroristas islámicos, es evidente que todas las guerras se parecen en muchos aspectos, y coinciden en que como imán atraen combatientes de otros países, tales como voluntarios, brigadistas, mercenarios, etc. Así como todas las guerras revolucionarias de corte marxista-leninista se internacionalizaron debido a la relación de la Unión Soviética y sus satélites con guerrillas y procesos subversivos armados para la toma del poder en varios países; ahora, se han internacionalizado las guerras yihadistas del Medio Oriente, África y Asia, cuyos cuadros de mando iniciales fueron fundamentados con las teorías del marxismo-leninismo.

Y todos los grupos terroristas nacidos de esa dinámica, han sido patrocinados, abierta o soterradamente por gobiernos regionales, con intereses geopolíticos claros en el desenlace de cada conflicto en particular.

Así como la Unión Soviética estableció escuelas de adoctrinamiento político y entrenamiento militar para cuadros directivos de los procesos revolucionarios, en Arabia Saudita y Pakistán existen centros de estudios islámicos donde se forman los sunitas más estrictos en el cumplimiento de las enseñanzas atribuidas por los sunitas al profeta Mahoma.

Por ejemplo, los hermanos musulmanes promueven el salafismo desde Egipto y otros países, los talibán en asocio con sectores radicales del servicio de inteligencia pakistaní (ISI) promueven el yihadismo desde Afganistán-Pakistán; y la teocracia iraní auspicia a Hizbolá desde las oficinas gubernamentales, las madrasas (escuelas coránicas) y otros centros de estudios coránicos chiitas en Irán.

De la misma manera como durante la guerra fría el Kremlin entrenó terroristas en la Universidad Patricio Lumumba de Moscú y financió a sus satélites en el mundo, también hay facultades de teología islámica en Medina, El Cairo, los Balcanes y el Cáucaso a las que llegan estudiantes de otros países, además de millonarios salafistas que financian redes de mezquitas en todo el planeta y amparados en técnicas de lavado de dinero por medio de paraísos fiscales, apoyan las redes yihadistas en diversos países.

Igual a lo que sucedió con los movimientos terroristas de filiación comunista orientados por la Unión Soviética, la disensión China-Moscú y las líneas independientes de Albania o la incidencia de Fidel Castro en los comunistas del hemisferio americano, que originaron disidencias marxistas-leninistas más radicales; en el entorno terrorista islámico son muy comunes este tipo de situaciones, verbigracia la desarticulación de la OLP que dio paso a Hamas, o la transformación de algunas células de Al Qaeda en otras más radicales de ISIS.

Al comparar los procesos revolucionarios comunistas con los procesos terroristas islámicos, hay una semejanza y un cordón umbilical que ubica al terrorismo de la posguerra, como una consecuencia geopolítica y estratégica, derivada de las decisiones erróneas para la paz con la repartición arbitraria del Medio Oriente, las dos Alemanias, las dos Coreas y en cierto modo los dos antiguos Vietnam entre capitalistas y comunistas causantes de la guerra fría.

En ambos escenarios, tanto en la guerra revolucionaria comunista como en el radicalismo islámico, coexiste gran influencia de la inteligencia estratégica con ribetes de espionaje en la geopolítica y la defensa nacional de los Estados implicados, cuyo número aumenta por norma general, en la medida en que se internacionalizan los conflictos.

En este sentido, la espiral de violencia terrorista es proporcional a la inmersión de gobiernos extranjeros en cada conflicto, y la vinculación en delitos como el tráfico de drogas, armas y el lavado de activos, por parte de los actores políticos y armados de cada guerra revolucionaria o yihadista que aparece en el mundo. Así, la técnica manipuladora de la paz por medio de estratagemas y argucias, es común en las guerras revolucionarias y es una herramienta clave de los grupos terroristas.

En consecuencia, no hay nadie más abanderado de la paz que un grupo terrorista, por medio de una dialéctica amañada en la que presenta como agresor al agredido y concluye que la paz solo será posible, cuando el movimiento revolucionario gobierne al adversario.

Para los comunistas esto se denomina lucha de clases por medio de la guerra revolucionaria para la toma del poder. Para los islamistas se denomina guerra santa o yihad, de los seguidores del profeta contra infieles y apóstatas, hasta configurar el gran califato universal.

Así como la guerra fría incidió en los procesos revolucionarios marxista-leninistas del Tercer Mundo, los intereses geopolíticos de las dos superpotencias incidieron en las guerras de los países árabes contra Israel, el armamentismo oficial y el tráfico subrepticio de armas en el Medio Oriente, la dotación de los grupos terroristas y la tendencia de la ideología marxista-leninista de OLP y de los gobiernos de Siria, Egipto y Libia, durante la década de los setenta. Y ahora inciden en la complejidad geopolítica derivada de la guerra contra el terrorismo y las disputas entre chiitas y sunitas.

Para colmo de males, en 1979, la ambición expansionista de la Unión Soviética, ansiosa de incrementar su influencia geopolítica sobre el Asia Meridional, indujo al Kremlin a cometer el histórico error de invadir a Afganistán, luego de haber instalado en el gobierno de Kabul a un líder comunista, títere de Moscú. Pronto sobrevino la obvia respuesta de los yihadistas internacionales que ya tenían experiencia en combate, ganada en campos de batalla al lado de la OLP en Israel, o en la guerra civil de El Líbano en 1975, así como los incendiarios discursos en las mezquitas invitando a la guerra santa contra los infieles en el mundo, o las células ultraconservadoras asentadas en Arabia Saudita y entre los hermanos musulmanes de Egipto.

El fenómeno ideológico, religioso y violento hizo metástasis. Imanes radicales irradiaron el reclutamiento masivo de mujadiyines que viajaron a combatir la yihad contra los comunistas en Afganistán, financiados parcialmente por la CIA de Estados Unidos, el MI6 de Inglaterra y los gobiernos de Australia y Arabia Saudita, así como por algunos reinos del Golfo Pérsico obedientes a la casa Saud.

Pero como suele suceder en alianzas político-estratégicas con potenciales adversarios, con el paso del tiempo Osama Bin Laden advirtió en un decreto islámico conocido como Fatwa, que primero combatirían contra los soviéticos y luego contra los occidentales que habían apoyado en la yihad contra los soviéticos, pues aunque en ese momento eran sus aliados por conveniencia antisoviética, en el orden político-estratégico las potencias occidentales y los reinos apóstatas del islam, son partes del objetivo final de la yihad.

Sin que las anteriores sean todas las semejanzas, también están las fronteras porosas, la inexistente cooperación internacional para combatir el terrorismo, las erráticas defensas a los terroristas por parte de organizaciones de derechos humanos, la complicidad de algunos gobiernos con paraísos fiscales, los secuestros de ciudadanos occidentales y las técnicas de reclutamiento que incluyen niños y jóvenes adoctrinados con el artilugio de que serán salvadores del planeta.

Producto de garrafales errores de inteligencia estratégica aunados a la miopía geopolítica e imprevisión política a largo plazo, por parte de los dirigentes políticos de los países afectadas por el terrorismo en cualquiera de sus vertientes, los grupos extremistas logran imponer la iniciativa estratégica operacional, sacan ventajas políticas y diplomáticas mediante mejor manejo de la propaganda y como mínimo imponen el empate táctico-operacional.

De remate, el narcotráfico convirtió esta conducta delictiva en una de las fuentes financieras de los grupos terroristas, que sin importar su ideología y objetivos, lo ven como un medio que justifica sus fines.

Incidencia del terrorismo islámico en la geopolítica

Según el geógrafo y analista político sueco Karl Haushofer, la geopolítica es la conciencia geográfica del Estado, porque le proporciona la materia prima de donde el hombre de Estado y de espíritu creador obtiene su obra de arte.

En complemento a esto, el general Julio Londoño autor del libro Fundamentos de la Geopolítica publicado en Colombia en 1977, aseguró que la geopolítica surgió como ciencia en 1916 y sólo después de guerras y tormentosos movimientos políticos, emergió como algo real e importante, luego de decantar su contenido debido a alabanzas, algunas exageradas, o a agresivos ataques venidos de fuentes políticamente envenenadas, que tardíamente se han ido serenando.

Según Londoño, la esencia de la geopolítica se enfoca en el estudio de las influencias, que determinados factores geográficos ejercen sobre la política externa e interna de los pueblos y Estados.

En esencia, todas las guerras han gravitado alrededor de intereses y objetivos geopolíticos, acordes con los entornos políticos, religiosos, militares y científicos de cada etapa de la historia de la humanidad. Por lo tanto, sin importar su orientación ideológica, el terrorismo del siglo XXI, no es la excepción, porque es una guerra asimétrica con objetivos estratégicos.

En ese orden de ideas, si la geopolítica implica la existencia de un terreno como base geográfica sólida correlativa con una ideología política sustentada en un plan estratégico, para diseminar una línea cultural de pensamiento y acción; entonces el terrorismo islámico, justificado por sus gestores para construir con la Umma (comunidad islámica) un califato universal; es una versión novedosa de proyección geopolítica, dentro de una ciencia nueva, que se relaciona con la estrategia, la defensa nacional, y lo que Samuel Huntington denominó el choque de civilizaciones, por irreparables diferencias culturales y religiosas.

El terrorismo islámico tiene profundas connotaciones geopolíticas, porque articula la territorialidad del sagrado suelo del islam con el fundamentalismo yihadista, para iniciar la difusión hacia el resto del planeta, de los credos del profeta Mahoma con base en el wahabismo sunita o el integrismo chiita, con el fin de convertir a su credo extremista, a los llamados infieles de otras religiones o los apóstatas musulmanes que no abrazan el islamismo yihadista.

El terrorismo afecta amplios espacios geopolíticos, porque por regla general las acciones terroristas apuntan contra objetivos político-estratégicos de alto nivel, afectan con reiterada incidencia a la población civil y ponen en entredicho las medidas de seguridad policiales y militares, para garantizar la seguridad nacional y local.

Por ende, la geopolítica del terrorismo obliga a los gobernantes de los países afectados a actuar de manera conjunta, integrar esfuerzos preventivos de inteligencia militar, conformar alianzas y realizar operaciones simultáneas, combinadas o conjuntas.

No obstante, las diferencias de modelos económicos o ideológico-políticos de países que profesan la misma religión atacada por el islamismo y comparten muchos valores culturales, son factores que impiden concretar tareas efectivas.

De remate, en ocasiones, los celos profesionales de diversas agencias de inteligencia y seguridad, impiden o retardan las operaciones contraterroristas, o lo que es peor, sin proponérselo facilitan el camino a los yihadistas para lograr sus cometidos, como sucedió con los terroristas que planearon y ejecutaron los ataques del 11-S en Estados Unidos.

Vertientes del terrorismo islámico

El terrorismo islámico es la manifestación violenta de la interpretación extremista religiosa del islamismo sea sunita o chiita, por medio de la yihad o guerra santa contra infieles y apóstatas, que no aplican el radicalismo islámico como forma de vida a partir de la Sharia o Ley Islámica, rectora de la vida de la Umma en torno a las enseñanzas del profeta Mahoma.

Así el terrorismo islámico gravita alrededor de dos ejes:

a) El eje religioso con la lucha a muerte contra las demás religiones y las insuperables divergencias entre chiitas y sunitas.

b) El eje geopolítico con los intereses de predominio regional y los intereses de las grandes potencias sobre las riquezas minerales del Medio Oriente, su privilegiada posición geoestratégica como el pivote de la gran isla mundial, según conceptuó el geógrafo Hartford Mc Kinder, pero además, la obvia necesidad de que haya estabilidad de la convulsa región.

En síntesis, para reafirmar lo que ya se anotó el terrorismo islámico se sustenta en corrientes extremistas de las dos vertientes básicas del islam, apadrinadas respectivamente por extremistas incrustados en círculos de poder de Arabia Saudita en Pakistán y los ricos estados petroleros del Golfo Pérsico con similares ambiciones geopolíticas, geoeconómicas, militares, culturales, raciales y religiosas sobre el resto del entorno islámico, dentro del cual la teocracia iraní chiita es el principal escollo, pues además de ser persa profesa la confesión islámica contraria.

Diferencias religiosas entre sunitas y chiitas

Las diferencias sustanciales entre chiitas y sunitas radican en la escisión surgida en el islam con la muerte de Alí el yerno de Mahoma, que para muchos de ellos, debió ser su sucesor a partir del año 632. Algunos musulmanes creían que un nuevo líder debería ser elegido por consenso; otros pensaban que sólo los descendientes del profeta deberían convertirse en califas para dirigir la extensión mundial del islam.

Después, la tendencia impositiva del sunismo promovida desde la Casa Saud asociada con wahabistas, impulsores de los Hermanos Musulmanes en Egipto y gestores del salafismo, se enfrentó contra la teoría del imam oculto de los chiitas y la teocracia iraní impuesta desde 1979 por el ayatola Khomeini. En definitiva, las diferencias conceptuales y prácticas entre las dos corrientes islámicas son irreconciliables y parte activa del complejo escenario geopolítico que rodea al Medio Oriente, en especial después de las revoluciones de la Primavera Árabe (2).

(2) Esa fue una de las razones políticas claves, por las cuales sucedió la Primavera Árabe que derrocó las dictaduras nacionalistas en Túnez, Egipto, Libia y Yemen, al mismo tiempo que auspició la guerra civil en Siria, sirvió de carburante para el surgimiento de ISIS y puso al mundo en vilo por las crecientes tensiones políticas, militares y geoestratégicas de las grandes potencias.

A esto se agrega, que las mezquitas y las madrasas se convirtieron en los lugares apetecidos por los islamistas para reclutar nuevos adeptos, que pronto responden con la fuerza de la violencia terrorista, contra la imposición occidental de gobiernos musulmanes nacionalistas proclives, que persiguieron con mano de hierro a los islamistas y en algunos casos toleraron la expoliación de recursos del mundo musulmán.

En ese espectro de problemas internos y externos, en lo único que coinciden chiitas y sunitas, en especial los extremistas de ambos bandos, es que Israel es el enemigo al que hay destruir, pues desde esa óptica fundamentalista, no pueden convivir con el Estado Judío en esa región del planeta, y lo que es peor, para ellos los infieles judíos y cruzados no tienen cabida en la Tierra.

A juzgar por los hechos, el mundo está amenazado por dos formas yihadistas: el islamismo chiita, encabezado por Irán por medio de Hizbolá y las Fuerzas Qud, y el islamismo sunita que promueven los Talibán, ISIS y Al Qaeda. Es cierto que ambas facciones extremistas luchan entre sí, pero en esencia se repelen, por dominar un mundo islamizado denominado la Umma o comunidad universal musulmana, promulgada por el Mahoma.

En conclusión, para sunitas y chiitas extremistas, está fuera de toda duda que todo el planeta debe ser islámico.

Mientras los sunitas que son el 80% de los musulmanes hacen su peregrinaje a La Meca, lugar de nacimiento de Mahoma, los peregrinos chiitas visitan en diciembre el santuario del Imam Hussein ubicado Karbala-Irak, para marcar el Arbaeen, o final del período de luto de 40 días en memoria del imán Hussein, una de las figuras más veneradas del islam chiita.

Su martirio se convirtió en elemento central de quienes creen que Alí debería haber sido el nuevo profeta. Los seguidores fueron conocidos como chiitas, una contracción de la frase Shiat Alí, o seguidores de Alí.

Sin embargo, los sunitas, consideraron a Alí, así como a los tres califas, verdaderos adherentes a la Suna, o la tradición del profeta. Entonces, los gobernantes sunitas se embarcaron en amplias conquistas que extendieron el califato hasta el norte de África y Europa, pero el último califato terminó con la caída del Imperio Otomano en 1918, después de la Primera Guerra Mundial

Las sectas sunitas y chiitas del islam abarcan un amplio espectro de la doctrina, de opinión y de pensamiento. Aunque ambas ramas del islam están de acuerdo en muchos aspectos, pues incluyen fieles que van desde secular hasta fundamentalista, también hay desacuerdos considerables dentro de cada una de ellas.

Los chiitas consideran a Alí y los líderes que vinieron después de él como imames. La mayoría cree en una línea de 12 imames, el último de los cuales fue un niño. Se cree que desaparecieron en el siglo IX en Irak después de que su padre fue asesinado.

Los chiitas conocidos como los seguidores de los doce imames, anticipan el regreso del profeta como el mahdi, o el mesías.

Debido a las diferentes sendas que tomaron las dos sectas, los sunitas hacen hincapié en el poder de Dios en el mundo material, incluyendo a veces el ámbito público y político, mientras que los chiitas dan valor al martirio y el sacrificio. Sin embargo, a menudo los suicidas son sunitas salafistas.

Más del 85% de la población mundial calculada en 1500 millones de musulmanes es sunita. Viven en el mundo árabe, así como en otros países, tales como Turquía, Pakistán, India, Bangladesh, Malasia e Indonesia.

Entre tanto, Irán, Irak y Bahrein son de mayoría chiita. La familia real saudita, que practica una forma austera y conservadora del islam sunita conocida como wahabismo, controla los santuarios más sagrados del islam en La Meca y Medina, mientras que los chiitas veneran los santuarios de Karbala, Kuf, y Nayaf, en Irak.

Entre las muchas razones de las permanentes guerras en el Medio Oriente, se destaca que Arabia Saudita e Irán toman lados opuestos en los conflictos regionales, dada su condición intrínseca de ser poderes dominantes sunita y chiita en la convulsa región.

Por ejemplo, como un reflujo más de la Primavera Árabe, en Yemen, las tribus rebeldes chiitas del norte, conocidas como los hutíes, derrocaron a un gobierno dominado por sunitas, cercanos a la Casa Saud. La respuesta sunita internacional fue una sangrienta invasión por una coalición liderada por Arabia Saudita, cuyas tropas utilizan armas vendidas por Estados Unidos para agredir a los rebeldes yemeníes.

En Siria, de mayoría sunita, la secta chiita alauita del presidente Bashar al-Assad, que ha dominado durante mucho tiempo el gobierno sirio, se aferra al poder, en medio de la guerra civil apoyada por Irán y Rusia.

Y en Irak, resentimientos entre el gobierno liderado por los chiitas y sunitas han contribuido al fortalecimiento de ISIS y Al Qaeda, tras la intervención militar de las superpotencias en apoyo de bandos diferentes.

Esta guerra contra el terrorismo yihadista en Irak y Siria, implicó nuevas ópticas en operaciones aeroterrestres contra grupos armados irregulares, combate urbano en Mosul y Alepo, empleo de artillería artesanal, carros-bomba, instalación y remoción de barreras, pobladores civiles como escudo, francotiradores, trampas caza-bobos, redes logísticas extensas, enormes depósitos bélicos en túneles, redes de informantes y radicalización de sectores definidos de la población civil.

Murió Osama Bin Laden pero continuó el yihadismo

El 1° de mayo de 2011 el presidente de Estados Unidos Barack Obama comunicó al mundo, que luego de una cinematográfica incursión aeroterrestre en Abbotabad-Pakistán, los Navy Seal dieron de baja a Osama Bin Laden, el terrorista más buscado del planeta, y enemigo N°. 1 del gobierno de ese país.

Como suele ocurrir en los eventos trascendentales de la historia, los analistas elucubraron acerca del asunto. Desde pronósticos para el fin del yihadismo hasta la prolongación indefinida del fenómeno.

Transcurridos varios años después del suceso, es posible emitir algunas conclusiones político-estratégicas al respecto:

a. El audaz golpe aeroterrestre revirtió en la favorabilidad para la reelección de Barack Obama, en uno de los momentos de menor popularidad de su administración. De ahí en adelante ni su gestión interna, ni la proyección geopolítica de Estados Unidos, ni la lucha del gigante norteamericano contra el yihadismo, han alcanzado los niveles deseados por los habitantes de su país.

b. Los yihadistas no cedieron en el Plan Bojinka, sino que ampliaron la proyección geopolítica de Al Qaeda.

c. Surgió ISIS como una escisión de Al Qaeda y a partir de ese momento aparecieron dos escenarios en el terrorismo islámico sunita:

(1) Al Qaeda, que desarrolla su proyecto estratégico a la sombra de la persecución desatada contra ISIS, el retiro de las tropas estadounidenses de Afganistán y el alejado mundo de África Subsahariana del continente olvidado, donde las células durmientes de Al Qaeda han crecido matemática y geométricamente.

(2) Isis ha recogido muchas de las células yihadistas entrenadas por Bin Laden y los talibanes, con el claro objetivo de construir el Estado Islámico en la antigua Mesopotamia o en Afganistán y los ataques terroristas en los territorios de Europa y Estados Unidos.

d. La guerra de Siria se convirtió en el escenario de las disputas geopolíticas, geoestratégicas y de proyección futura para las potencias mundiales, que acrecentó, la insoluta disputa de supremacías entre Irán y Arabia Saudita, y la posibilidad para ISIS de sacar ventajas en un territorio clave para el control integral del resto del planeta.

e. De manera descarada y agresiva Rusia no solo protege la base naval en el puerto de Tartus en el Mar Mediterráneo, desde cuando existía a Unión Soviética, sino que terció en la guerra civil siria, a favor del dictador Bashar Al Assad y sin plena claridad contra ISIS.

La laxa política exterior estadounidense de la era Obama- Hillary-Kerry, ha permitido esa agresividad rusa, que es compartida por Irán, que además se salió con la suya, mediante un dudoso acuerdo de reducción de potencialidad nuclear.

Prueba de ello es que en abril de 2017, con la complicidad de las fuerzas rusas, el régimen sirio atacó con armas químicas un poblado al norte de Siria, situación que forzó al recién elegido presidente Donald Trump a atacar con misiles crucero lanzados desde un buque de guerra, la base aérea siria donde estaban las aeronaves que vertieron armas químicas contra inermes civiles.

f. Las discrepancias y descoordinaciones de los servicios de inteligencia de los países occidentales han facilitado los ataques terroristas en Alemania, Inglaterra, Francia y Bélgica, además de las latentes amenazas contra los demás países de Europa Occidental, o las acciones suicidas de los mal llamados lobos solitarios, que han cometido ataques terroristas dentro del territorio de Estados Unidos.

g. Aunque ISIS ha crecido y logrado lealtades de grupos yihadistas en diversos países, Al Qaeda está asentada en Pakistán, Afganistán, India, Filipinas, Bangladesh, Irak, Siria, Libia, Egipto, Líbano, Túnez, Argelia, Marruecos, Mauritania, Malí, Níger, Camerún, Chad, Somalia, Arabia Saudita, Yemen, Kuwait, además de tener células incrustadas en Europa, Estados Unidos, Australia, Rusia, y el Cáucaso.

h. Persisten las dudas acerca de la participación de miembros de la realeza saudita y de algunos jeques de ese país, en la financiación de las redes de Al Qaeda, incluidos los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 en New York y Washington.

i. Con el auge del yihadismo de ISIS y Al Qaeda después de la Primavera Árabe, algo que previó Osama Bin Laden según consta en los documentos hallados en su morada en Abbotabad-Pakistán, los territorios de Irak, Siria, Egipto, Libia, Túnez y Yemen con extensión a los países occidentales, se convirtieron en escenarios de guerra abierta, para buscar la concreción de la Umma y el califato universal.

j. Turquía e Israel han sacado provechos particulares en la conservación de territorios reclamados por kurdos y palestinos respectivamente.

k. La tecnología de punta y las redes sociales se convirtieron en un medio muy útil para el reclutamiento y la difusión del yihadismo. Al Qaeda e Isis lo utilizan con éxito para sus propósitos.

l. El enfoque mundial para combatir el yihadismo sunita de los Talibán, Isis y Al Qaeda, pasó a segundo plano a los chiitas extremistas de Hizbolá y los fedayines palestinos (guerrilleros nacionalistas), aunque muchos de ellos ya se consideran muyahidines (guerreros santos).

m. La presencia de células yihadistas en los cinco continentes facilita el tráfico de armas, el narcotráfico y el lavado de activos, triángulo sobre el cual gravita el terrorismo internacional del siglo XXI, más conocido como narcoterrorismo comunista o islamista.

En síntesis, a pesar de la incesante persecución con drones y de los golpes propinados a los yihadistas en Irak, Siria, Libia, Yemen, Pakistán, Afganistán, Somalia y África Occidental; el yihadismo sigue latente, tiene capacidad de reclutamiento, de repetir acciones, pero sobre todo de extenderse en todos los continentes, como lo demostró el sangriento ataque contra niños y adolescentes al término de un concierto de música pop en Manchester Inglaterra.

En conclusión, el yihadismo es una religión extremista con capacidad terrorista, que requiere respuestas más

Has llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrate para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre Geopolítica del Terrorismo Islámico

0
0 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores