Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Gatos de Tlaquepaque

Gatos de Tlaquepaque

Leer la vista previa

Gatos de Tlaquepaque

valoraciones:
4/5 (1 clasificación)
Longitud:
111 páginas
1 hora
Editorial:
Publicado:
15 sept 2015
ISBN:
9786072411890
Formato:
Libro

Descripción

Micha, la gata más bella, es la reina de Tlaquepaque. Esta hermosa gata se enamora de un gato siamés llamado Lyn. Sin embargo, la felicidad desaparece cuando deben separarse. Un día, Micha sale decidida a encontrar a sus hijos y reunir nuevamente a su familia.
Editorial:
Publicado:
15 sept 2015
ISBN:
9786072411890
Formato:
Libro

Sobre el autor


Relacionado con Gatos de Tlaquepaque

Títulos en esta serie (40)

Libros relacionados

Vista previa del libro

Gatos de Tlaquepaque - Jorge Fábregas

gatos.

La Micha

Feliz cumpleaños

La Micha era una gata blanca de pelo brillante у suave que había crecido en la tienda у taller de artesanías de Saraí у Fernando González en Tlaquepaque, un bonito municipio de Jalisco, muy cercano a Guadalajara. Estaba poblado por artesanos que trabajan con barro у vidrio. A la Micha la dejaban sola por las noches para que cazara los ratones que tanto molestaban a Saraí. Sus ojos eran de un verde intenso у más oscuros de lo normal, muy contrastantes con su cuerpo blanco. Tal vez esa oscura densidad de sus ojos explicaba por qué la Micha podía ver mejor en la noche que cualquier otro gato, pues tenía bien experimentado que el alcance у definición de su vista superaban a las de los demás gatos que conocía.

Además de su aguda vista, tenía un oído у un olfato sumamente finos, era extremadamente ágil у de un tamaño mayor al promedio. Gracias a estas cualidades, era muy buena en su trabajo de limpia de ratones en el taller de sus amos.

Por eso se distinguía de entre los gatos del barrio: la Micha era la más hábil у fuerte felina de Tlaquepaque, у ni siquiera los gatos machos se atrevían a intentar quitarle ese honor.

A sus cuatro años, la gatita había crecido rodeada de la admiración de los demás. Sin embargo, justo en la noche de su cuarto cumpleaños, iba a encontrarse con el lance de honor que pondría en duda su calidad de reina de los gatos de Tlaquepaque.

Estaba alerta. Sentada en lo alto de una vitrina donde se exhibían los platones a los que Fernando había dado forma у que Saraí había pintado con grecas multicolores, podía ver toda la tienda, además de la entrada al taller. De pronto, el movimiento rápido de un pequeño cuerpo hizo que abriera aún más sus ojos; sabía perfectamente lo que había visto. Dio un salto exacto para caer en una mesa con decenas de soles у lunas de barro. Sus movimientos eran tan precisos que ni una de aquellas esculturas tembló siquiera un poco. Sin hacer un solo ruido, la Micha corrió con gran velocidad entre los objetos de barro, hasta que saltó al suelo y, con un zarpazo preciso, atrapó de la cola a un pequeño ratón.

Lo levantó para tenerlo frente a frente.

—Eres nuevo por aquí, ¿verdad? —dijo la Micha.

El ratón estaba muy asustado, apenas podía hablar.

—Sssí… soy nuevo, me llamo Vicente, sólo buscaba un poco de comida.

—Aquí sólo hay artesanías de barro, no hay comida… у tampoco refugio. A mis amos no les gustan los ratones, y a mí tampoco; todos los roedores del lugar lo saben.

—Lo siento… no sabía eso, ¿me vas a comer?

¿A comer? ¡Guácala! Los ratones saben horrible у tú has de saber peor, estás muy sucio.

—¿Qué me vas a hacer entonces?

—Lo que hago con todos los ratones que entran aquí por primera vez, sacarlos.

Con una de sus garras, la Micha llevó prendido de la cola a Vicente hasta que llegaron a una pequeña puerta que daba a un patio.

—Creo que no te gustará saber qué hago con los ratones que entran aquí por segunda vez —dijo la Micha en tono amenazante.

La Micha arrojó el ratón hacia la calle a través de la reja del patio. Segura de haber cumplido con su trabajo esa noche, comenzó a acicalarse el pelo con mucho cuidado. Pensaba salir a recorrer algunos tejados, así que debía conservar también su reputatión de ser la gata más bonita del lugar. Su blancura relucía en la noche. La luz de la Luna llena reflejada en su pelaje la hacía parecer un hermoso fantasma plateado que recorría las azoteas con saltos emocionantes у audaces.

Luego de caminar por la calle, la Micha trepó por el tubo de un desagüe hasta llegar a su azotea preferida, desde donde podía vigilar sus dominios más fácilmente. Era una bella noche, la Luna iluminaba el centro de Tlaquepaque, con sus dos templos encontrados, la plaza, el grupo de restaurantes ubicados en una sola constructión llamada el Parián, у un buen número de casas, en su mayoría utilizadas соmо tiendas о talleres de artesanías.

Todo indicaba que sería una noche tranquila; a la Micha ya le estaba entrando el sueño у se le cerraban los ojos. Pero, saltando desde otro tejado, llegó Fifo, un gato maltrecho, que en más de una ocasión había intentado engañar a la Micha у al que, por eso mismo, la gata ya le había dado varias lecciones de disciplina. El felino caminó encogido en señal de respeto.

—Hola, Micha.

—Fifo, ya te he dicho que no me gusta estar acompañada de alguien соmо tú.

—Lo que pasa es que tengo algo importante que decirte.

—Será alguna mentira. Ya te conozco, mejor no digas nada.

—Es que ahora sí es verdad, Micha. Te lo juro por mis bigotes.

—Jurar por los bigotes es muy arriesgado, Fifo, los podrías perder.

—Es verdad lo que quiero decirte. No te mentiría en algo соmо esto.

—Bueno, habla entonces, si te atreves.

—Mira, estaba buscando un poco de comida en un bote de basura у alcancé a oler que había una lata de atún medio llena hasta el fondo. Entonces me metí entre los desperdicios hasta llegar a la lata.

—¿Estaba rico el atún?

—Muy rico, pero, justo cuando lo estaba lamiendo con más gusto… un gran golpe, qué digo un gran golpe, un trueno, un ruido terrible, se escuchó en el bote. Algo le había pegado muy fuerte, tan duro le dio que se cayó rodando varios metros conmigo adentro.

—¿Qué le pasó al atún?

—Se tiró todo en el mismo bote.

—Es una lástima, qué desperdicio —dijo la Micha mientras se relamía.

—Al principio pensé que había sido un perro grande el que tiró el bote у salí muy enojado para darle una golpiza al entrometido…

—Dijiste que ibas a hablar con la verdad.

—Bueno, está bien, tienes razón: salí escondiéndome para que aquello que golpeaba tan fuerte no me viera.

—Así está mejor.

—Pero lo que vi, Micha, fue algo increíble. No te miento ahora.

—¿Viste un monstruo?

—Casi,

Has llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrate para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre Gatos de Tlaquepaque

4.0
1 valoraciones / 1 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores

  • (4/5)
    La prosopopeya llevada al extremo con una gata reina de los tejados de Tlaquepaque y cómo forma una familia que se separa pero luego encuentra su camino.