Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Pon tu aula de cabeza

Pon tu aula de cabeza


Pon tu aula de cabeza

valoraciones:
4.5/5 (3 valoraciones)
Longitud:
167 páginas
2 horas
Editorial:
Publicado:
15 sept 2015
ISBN:
9786072409736
Formato:
Libro

Descripción

De acuerdo con los autores de este texto, no existe una sola forma de voltear de cabeza el salón de clases, tampoco hay una única definición que abarque lo que implica este novedoso y efectivo método de estudio, cuyo principal propósito es que los alumnos de verdad aprendan, y no solo "jueguen a la escuelita" y simulen aprender, e incluso obtengan buenas calificaciones que en la mayoría de los casos están totalmente alejadas de su realidad académica.
Editorial:
Publicado:
15 sept 2015
ISBN:
9786072409736
Formato:
Libro

Sobre el autor


Vista previa del libro

Pon tu aula de cabeza - Jonathan Bergmann

Edición digital

Dirección

Elisa Bonilla Rius

Directora de Contenidos y servicios educativos de Ediciones SM

Gestión digital

Cecilia Eugenia Espinosa Bonilla

Gerente de Servicios educativos digitales de Ediciones SM

Coordinación digital

Julio Arnoldo Prado Saavedra

Optimización de contenidos digitales Edición

Felipe G. Sierra Beamonte

Título original: Flip Your Classroom. Reach Every Student in Every Class Every Day

© Jonathan Bergmann and Aaron Sams, 2012

© 2012 International Society for Technology in Education (ISTE)

Traducido y editado por SM de Ediciones, S. A. de C. V., con permiso del ISTE y la ASCD (Association for Supervision and Curriculum Development). La traducción de esta obra se basa en Flip Your Classroom. Reach Every Student in Every Class Every Day de Jonathan Bergmann y Aaron Sams. © 2012 ISTE. Todos los derechos reservados. SM de Ediciones, S. A. de C. V., no está afiliada ni pertenece al ISTE ni a la ASCD. La calidad del presente título es responsabilidad de SM de Ediciones, S. A. de C. V.

Primera edición digital, 2014

D. R. © SM de Ediciones, S. A. de C. V., 2014

Magdalena 211, Colonia del Valle, 03100, México, D. F.

Tel: (55) 1087 8400

www.ediciones-sm.com.mx

ISBN colección 978-607-24-0806-7

ISBN obra 978-607-24-0973-6

Miembro de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana/Registro número 2830

La marca Ediciones SM® es propiedad de SM de Ediciones, S. A. de C. V.

No está permitida la reproducción total o parcial de este libro ni su tratamiento informático ni la transmisión de ninguna forma o por cualquier medio, ya sea electrónico, mecánico, por fotocopia, por registro u otros métodos, sin el permiso previo y por escrito de los titulares del copyright.

Gracias a The Morgridge Family Foundation y a la Techsmith Corporation

Para Kris y Kelsey

Prólogo

Usted está a punto de leer un libro que le será muy útil en su salón de clases, tanto en términos teóricos como prácticos. Estoy seguro de que podrá extraer de su contenido muchas buenas ideas. Sin embargo, es importante que entienda que el modelo de enseñanza relacionado con poner de cabeza su salón de clases y el aprendizaje para el dominio de este modelo —los temas que se exponen en este libro— representan solo un fragmento de una imagen mucho más grande. Esa imagen es la transformación de lo que es —y significa— la educación en el contexto del siglo XXI.

En estos días con frecuencia se les dice a los maestros que tienen que cambiar, pero por lo general no se les da una explicación satisfactoria sobre la necesidad de dicho cambio. La razón es que el contexto en el vivimos —tanto alumnos como maestros– ha cambiado y seguirá cambiando rápidamente en el curso de nuestras vidas.

Aunque nuestros hogares y escuelas puedan tener la misma apariencia, todos vivimos en un mundo excepcionalmente nuevo, caracterizado por:

1. Un gran aumento en la variabilidad, la incertidumbre, la complejidad y la ambigüedad.

2. Un cambio que no es sólo más rápido, sino que está en constante aceleración.

3. Cerebros y mentes que se extienden y amplifican por una variedad de nuevas tecnologías.

4. Redes de dimensiones globales que nos conectan a todos en el planeta, tanto con los recursos como con las demás personas.

Se trata de un contexto totalmente nuevo y diferente para todos nosotros.

El trabajo de los maestros de hoy es adaptarse a este contexto cambiante, de la misma manera en la que los seres humanos —en todas partes y en todas las épocas— se han adaptado a los cambios en sus contextos, y aunque nadie pretenda afirmar que es fácil, la adaptación es algo para lo que todos los seres humanos son buenos. Así que ningún docente tiene excusa para decir: No puedo hacerlo, por lo que el contenido de libros como este pueden ser de mucha ayuda y útiles como una guía.

¿Guardianes del pasado?

Generación tras generación, los maestros se han visto a sí mismos como los guardianes del pasado. Ellos eran los que distribuían todo el conocimiento humano desarrollado a lo largo de milenios a las siguientes generaciones. Típicamente, los docentes se aprendían la información, y luego la transmitían a sus estudiantes. Hasta hace poco tiempo, la distribución del conocimiento pasado representaba la esencia del importante papel que los educadores desempeñaban. Y como en las épocas precedentes el mundo no cambiaba demasiado durante la vida de un estudiante, cualquier cosa que sus educadores les enseñaran sobre el pasado, casi siempre era útil para los futuros en los que vivirá.

Pero ese ya no es el caso. El viejo papel educativo de transmitir información ya terminó y ha sido sustituido por el de enseñar a los estudiantes a enseñarse a sí mismos. Ahora el mundo cambia tan rápido, que la mayor parte de la información, e incluso de muchas de las habilidades que les enseñamos a nuestros alumnos, ya están pasadas de moda y para mañana serán inútiles. Lo que nuestros estudiantes requieren de sus maestros es que sean sus guías para el futuro.

Los docentes están empezando a adaptarse a nuestro nuevo contexto y lo están haciendo a distintas velocidades. El hecho de que usted esté leyendo este libro demuestra que ya forma parte de este grupo de adaptación temprana que está pensando en el futuro.

Entre las primeras adaptaciones al nuevo contexto está dejar de ser sólo transmisores de información, para convertirse en transmisores de competencias. Darle la vuelta al aula es parte de esto. Coloca la información que los profesores tienen que transmitir a los alumnos en los métodos de almacenamiento y transmisión de información modernos (por ejemplo, en videos en vez de libros), y enseña a los estudiantes las habilidades para recuperar y apropiarse de dicha información. En la clase, la metodología del aula de cabeza permite a un profesor pasar la mayor de su tiempo en el aula perfeccionando las habilidades de sus estudiantes.

Sabemos que poner el aula de cabeza funciona, ya que siempre ha funcionado, en tanto dar un giro tal, en cierto sentido, no es más que la versión moderna de hacer que los alumnos lean un capítulo del libro de texto la noche anterior, y que al día siguiente lo discutan y hagan ejercicios sobre su contenido. Sin embargo, el uso del video en lugar del texto actualiza la metodología.

Solo el comienzo

Pero darle la vuelta al aula es sólo el inicio de los grandes cambios por venir en la educación. Muchos de nosotros estamos todavía atrapados en la idea de que la educación sólo se trata de entregar contenidos a los estudiantes (de la manera que sea) para que estos lo dominen. Y aunque algunos educadores han comenzado a enseñarles más habilidades, el mundo todavía no enfoca la atención de nuestros estudiantes directamente en las habilidades fundamentales que necesitan para tener éxito en el futuro: pensar, actuar, relacionarse y obtener logros.

Los elementos del currículo que enseñamos hoy en el ámbito mundial —es decir, matemáticas, lenguaje, ciencias e historia— son necesarios en diferentes grados para distintos estudiantes, pero las habilidades clave de pensar, actuar, relacionarse y obtener logros son necesarias para todos ellos. Aunque las materias de hoy se utilizan a menudo como elementos para desarrollar las habilidades básicas de pensar, actuar, relacionarse y obtener logros, con frecuencia en nuestras escuelas se pierden dichos fundamentos en aras del contenido. Por ello es necesario que empecemos a reenfocar a nuestros estudiantes, de manera más directa, en las habilidades básicas del pensamiento efectivo, acción, relación y obtención de logros.

La última generación preinternet

La mayoría de los maestros actuales —y posiblemente también la mayoría de quienes están leyendo este libro— proviene de una generación especial en la historia de la humanidad: somos la última generación preinternet que el mundo conocerá, porque fuimos criados y educados sin internet, y por lo tanto estamos imbuidos de las ideas y los valores que pertenecen a una época anterior al uso de este recurso. A menudo es muy difícil para muchos de nosotros entender el ámbito moderno de nuestros estudiantes, y comprender el tipo de adaptaciones que el nuevo mundo requiere de nosotros.

Es difícil para muchos de nosotros, por ejemplo, comprender que pararse frente al grupo e impartir una conferencia de casi una hora ya no es una manera eficaz —o aceptable— de enseñar. Es difícil también aceptar que los estudiantes actualmente tienen que dedicar menos tiempo a hacer su propio trabajo y más tiempo en colaborar entre ellos, lo cual a menudo conduce a que tengamos aulas muy diferentes a las que estamos acostumbrados. De igual manera, para muchos de nosotros es difícil entender que la herramienta más querida y cercana a nuestros corazones y con la que más cómodos nos sentimos, el libro impreso, está perdiendo su papel central en la educación.

Todo esto está ocurriendo en nuestro nuevo mundo. Para las generaciones preinternet los libros eran la principal herramienta disponible para aprender todo sobre el mundo. Por lo tanto, para nosotros los libros eran de suma importancia. Sin embargo, los estudiantes de hoy tienen muchas maneras de aprender, incluyendo no sólo nuestros viejos libros impresos en papel, las conversaciones y las conferencias, sino también el video, los audiolibros, los libros en línea, las películas, las presentaciones multimedia, los mensajes de texto, Twitter, las comunidades en línea y muchas otras maneras. En la actualidad hay más de mil millones de videos disponibles en línea. El video es el nuevo texto, dice un investigador.

Es fundamental que en esta época los maestros no estén prejuiciados hacia los libros como la única manera de aprender. Los docentes deben estar abiertos a nuevas maneras, y deben transmitir su apertura a sus estudiantes, y no obligarlos a que se metan en una camisa de fuerza del pasado. Dar un giro de 180° en nuestra clase utilizando el video es una buena manera en la que los profesores pueden demostrar a sus alumnos este tipo de apertura.

Porque, para poner el salón de clases de cabeza, como se propone en este libro, se utiliza el medio moderno de transmitir información mediante ráfagas cortas de video (que los autores indican cómo hacerlo de manera efectiva), con lo cual los estudiantes de hoy perciban como una manera moderna de obtener conocimiento, ya que ellos quieren y prefieren obtener su información de maneras que reflejen su época. De hecho, este libro podría funcionar muy bien —y probablemente mejor— como una serie de videos. Pero muchos de los maestros de hoy pertenecen a la generación del libro. A diferencia de sus alumnos, ellos aprenden a utilizar las nuevas herramientas mediante la lectura.

Otorguemos más crédito a los estudiantes

En uno de los primeros capítulos del libro los autores escriben: Cuando empezamos a voltear las cosas nos sorprendió mucho la falta de asombro de nuestros alumnos (al recibir su enseñanza a través de videos y sin las exposiciones del maestro en clase). Más adelante escriben: A menudo nos sorprendemos de lo bien que nuestros estudiantes trabajan juntos y aprenden los unos de los otros. En mi opinión, este tipo de comentarios, tanto de los autores como de los maestros, son ejemplos de lo mucho que nosotros, los docentes, con demasiada frecuencia subestimamos las capacidades de nuestros estudiantes, y malinterpretamos sus necesidades y preferencias.

Los estudiantes de hoy cuentan con las herramientas más poderosas en la historia de la humanidad. Esto es verdad fuera de la escuela, y cada vez en más lugares, también dentro de la escuela. Mientras que sin duda los niños de hoy no lo saben todo, en su calidad de nativos digitales por lo general están muy conscientes de su capacidad para conectarse rápidamente, tanto con los recursos digitales como con la gente. Saben bien en qué tiempo viven, y no es el pasado, ni siquiera el pasado reciente de la generación preinternet de sus maestros. Cuando sus maestros sólo usan modelos y métodos de enseñanza rebasados, los estudiantes se sienten enormemente frustrados. En lugar de detenerlos con nuestras viejas

Has llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrate para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre Pon tu aula de cabeza

4.7
3 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores