Disfruta de este título ahora mismo, y de millones más, con una prueba gratuita

A solo $9.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Los chakras: Centros energéticos de la transformación

Los chakras: Centros energéticos de la transformación

Leer la vista previa

Los chakras: Centros energéticos de la transformación

valoraciones:
5/5 (2 valoraciones)
Longitud:
175 página
2 horas
Publicado:
Aug 1, 1995
ISBN:
9781620550809
Formato:
Libro

Descripción

En la ciencia antigua del tantra se considera al cuerpo como el instrumento más perfecto para la expresión de la conciencia. Esa perfección se lleva a cabo gracias al desarrollo de los centros psíquicos, o chakras. Localizados en el sistema cerebroespinal, los chakras son el escenario sobre el que se representa la interacción entre la conciencia superior y el deseo. En consecuencia, conseguiremos un estado iluminado del ser mediante la comprensión y utilización de la energía de los chakras.

Harish Johari, estudioso y practicante indú del tantra, nos presenta los principios clásicos de los chakras, así como la aplicación práctica que tienen actualmente. Despliega los misterios de estos centros sutiles de la transformación con técnicas de visualización que son esenciales para la práctica y la comprensión tántrica.

Con bellas ilustraciones a todo color, Johari nos proporciona imágenes, al mismo tiempo adicionales y visionarias, de cada chakra; la meditación sobre esas imágenes vitaliza los centros cerebroespinales al tiempo que armoniza física y psíquicamente todo el sistema. Los dibujos lineales permiten al aspirante colorear las imágenes a modo de ejercicio de visualización y contemplación de los chakras. Las secciones dedicadas a cada uno de ellos revelan las correspondencias que tienen con los mantras, colores, signos astrológicos y deidades, así como con los diversos tipos de personalidad y las características conductuales.

A diferencia de otros libros sobre el tema, éste proporciona las herramientas que permiten activar los centros de la energía transformadora y elevar el conocimiento intelectual, convirtiéndolo en una experiencia del crecimiento espiritual. Sólo en este libro encontrará el lector occidental reunida tanta información valiosa sobre esta antigua tradición. Los chakras será una valiosísima fuente de información y conocimiento técnico tanto para el estudioso como para el aspirante espiritual de cualquier nivel.
Publicado:
Aug 1, 1995
ISBN:
9781620550809
Formato:
Libro

Sobre el autor

Harish Johari (1934-1999) was a distinguished North Indian author, Tantric scholar, poet, musician, composer, artist, and gemologist who held degrees in philosophy and literature and made it his life's work to introduce the culture of his homeland to the West. Here is a hot link to a web site dedicated to Harish Johari's work that was set up by his students. http://www.sanatansociety.com/artists_authors/aa_harish_johari.htm


Relacionado con Los chakras

Libros relacionados

Artículos relacionados

Vista previa del libro

Los chakras - Harish Johari

AUTOR

PREFACIO

LOS chakras son centros psíquicos del cuerpo que están en actividad en todo momento, tanto si tenemos conciencia de ellos como si no. La energía recorre los chakras produciendo diferentes estados psíquicos. La ciencia biológica moderna explica esto como los cambios químicos producidos por las glándulas endocrinas, glándulas sin conductos cuyas secreciones se mezclan con la corriente sanguínea del cuerpo de modo directo e instantáneo. Los antiguos filósofos de Oriente relacionaban estos cambios con los cincos tattvas básicos, o los elementos: tierra, agua, fuego, aire y akasha (éter). Estos elementos se mueven constantemente en el interior del cuerpo con los ritmos circadianos. Por eso la antigua ciencia india del yoga ponía un gran énfasis en conocer dichos elementos y en actuar de acuerdo con ellos, pues consideraban a los chakras como el campo de juego de los elementos. En la antigua ciencia del svara yoga (el yoga del sonido) se prescribían diversos métodos para identificar la presencia del tattva en el cuerpo, y controlando esas técnicas los yoguis pueden programarse para conseguir muchas cosas utilizando la menor cantidad posible de energía. Con la práctica constante del kshata chakra bhedana (visualización) y el mantra japa recitados de mantras) pueden acabar por trascender a los tattvas, que dominan los cinco centros básicos del cuerpo—es decir, los cinco primeros chakras—, consiguiendo así la conciencia no dual que les libera del mundo ilusorio de maya.

El conocimiento de los chakras puede ser una valiosa clave para la introspección. Es posible observarse a uno mismo y ver la energía en movimiento a través de los diversos centros psíquicos. Las prácticas religiosas, como el ayuno, la caridad y el servicio desinteresado hacen que la energía fluya a los centros superiores; se activa la energía dormida enroscada en el chakra muladhara («raíz, base»), iniciando su ascensión. Cuando el flujo ha llegado a los centros superiores, cambia la actitud total del practicante; repetidamente se hace referencia a esa sensación con el nombre de nuevo nacimiento. El mantenimiento del flujo ascendente de la energía se convierte entonces en la preocupación principal de esas personas. La práctica constante y simultánea de la visualización y el recitado de mantras ayuda al aspirante a mantener el flujo de energía hacia los centros superiores, llegando así más allá de los tattvas.

La visualización requiere unas imágenes apropiadas de los chakras. Hay que utilizar los yantras, imágenes o formas abstractas de los chakras trazadas por artistas visionarios del pasado. Sin embargo, esa herramienta carece de significado sin preceptos, y de modo similar los preceptos sin las herramientas apropiadas no permiten un crecimiento real. Las ilustraciones de este libro ayudan a la mente a retener las imágenesjde los chakras. El colorear los dibujos de un modo sistemático ayuda también a la visualización, pues se puede repetir mentalmente la secuencia con la que se ha pintado el color, reconstruyendo así en la mente todo el dibujo. Ello cambiará la pauta de las ondas cerebrales y la estructura psíquica. Para conseguir los colores apropiados hay que consultar las ilustraciones a color. En el coloreado hay que seguir el orden siguiente:

Los pétalos del chakra.

El yantra del chakra.

El animal que lleva la bija (semilla, gema).

El sonido de la bija.

El shakti del chakra.

La deidad del chakra.

El mismo orden debe utilizarse en la visualización; es decir, al reconstruir mentalmente el dibujo completo del chakra se puede desarrollar la práctica de la visualización abstracta, que con el tiempo conducirá a una meditación profunda.

Los dibujos deben colorearse para activar el hemisferio derecho del cerebro; hay que estudiar el texto introductorio para enriquecer la comprensión y activar el hemisferio izquierdo. Así se creará un equilibrio entre el «cerebro del pensador» y el «cerebro del artista». La japa de los sonidos semillas (mantras bija) y el cumplimiento de la ley del dharma (lo correcto, el orden) ayudarán al aspirante a conseguir un estado de conciencia superior.

Quisiera expresar mi agradecimiento a Mary Conors por preparar los dibujos de este libro, basándose en pinturas de los chakras que yo había hecho previamente. Tengo una enorme deuda con mi maestro Shri C. Bal, quien dirigió a Isandeep Johari en la preparación de las ilustraciones a color, y a Heidi Rauhut por preparar la primera copia del texto revisado de la presente edición. También quiero expresar mi agradecimiento a Elaine Minto por mecanografiar diversas partes del manuscrito y ayudarme a elaborar algunos de los capítulos.

Expreso mi gran agradecimiento a H. H. Shripadji, Ganesh Baba y Acharya Chandrashakhar Shastri por su clarificación y guía en diversas cuestiones y por haber enriquecido mi conocimiento con sus enseñanzas, bendiciones y presencia, que me inspiraron a emprender la tarea.

Las enseñanzas de este libro proceden de mi padre, que practicaba el kshata chakra bhedana, y de diferentes escrituras tántricas, los escritos de los santos y diversos textos que representan a los chakras de diversos modos. Para ayudar a entender los antiguos conceptos he añadido muchos dibujos y diagramas con la esperanza de enriquecer el conocimiento del lector, ayudándole a entender la antiquísima tradición india del tantra en un contexto moderno.

Finalmente, quiero dar las gracias a todos mis amigos y estudiantes, pues sus valiosas sugerencias me han ayudado a preparar este libro, y espero que, a su vez, sea útil como manual de los chakras. Los que deseen estudiar más sobre los planos mencionados en los diferentes chakras, deberían leer mi libro Leela¹, basado en el «juego» del conocimiento. Aspectos adicionales de los chakras se discuten en mi libro Tools for Tantra²

Harish Johari

Septiembre de 1987

CAPITULO I

PRINCIPIOS DEL TANTRA

DE todos los cuerpos existentes que se expresan por medio de la conducta, el más evolucionado es el humano. Este es capaz de autoexpresarse y de comprender la verdad que está más allá de la esfera de la percepción sensoria. Con la ayuda de la memoria, la imaginación y la intuición, el organismo humano puede entender y captar las leyes inherentes a la naturaleza y lograr que estas fuerzas, que son misteriosas (vistas con un ojo ordinario), trabajen para su beneficio, crecimiento y desarrollo. Con la sincronización perfecta de los ritmos interiores y exteriores, podemos seguir el camino de menor resistencia flotando libremente en el océano del mundo fenoménico sin ahogarnos. Para ser precisos, el cuerpo humano es el intrumento más perfecto para la expresión de la conciencia.

La conciencia es la realidad última irreductible de la cual, y con cuyo poder, proceden la mente y la materia. La realidad manifestada como mente y materia es simplemente una fracción de la totalidad, o la realidad infinita. La mente limita la conciencia para que ella misma (la unidad de la conciencia) pueda tener experiencias finitas. Pero en el amplio espectro que va desde los minerales hasta el hombre hay diversos niveles de existencia de la conciencia. En el mundo de los nombres y las formas (en sánscrito, nama - rupa) no hay nada absolutamente consciente o absolutamente inconsciente. La conciencia y la inconsciencia están armoniosamente entretejidas en el mundo fenoménico; y en el hombre, la conciencia existe como autoconciencia, lo que le diferencia de todas las otras formas de conciencia existentes.

Los principales centros de la conciencia de los seres humanos están localizados en el sistema cerebroespinal y en el cerebro superior. El sistema cerebroespinal es la primera parte del organismo que se desarrolla tras la concepción. A partir de él se materializa la forma corporal. Este sistema es un gran generador de energía eléctrica y tiene una red fantástica de nervios que le sirven de conectores. El cerebro sigue produciendo energía eléctrica. Mediante finos nervios, se suministra constantemente esta energía al organismo, proporcionándole la fuerza vital. En la parte posterior y en la base del cráneo está el cerebelo: el cerebro mecánico, el órgano de la mente subconsciente. Se le da también los nombres de cerebro inferior, cerebro cobra o cerebro del reptil. El cerebro superior es un acontecimiento comparativamente posterior en relación con el inferior, y está más abierto al cambio.

Diagrama del cerebro, sus funciones y relaciones con los chakras.

El funcionamiento de todo el cuerpo humano está controlado por el sistema cerebroespinal, y los centros psíquicos están localizados en este sistema. Durante muchos siglos este conocimiento ha sido transmitido por la tradición tántrica hindú, que da a esos centro psíquicos el nombre de chakras. Se piensa que para que haya un funcionamiento equilibrado debe existir una adecuada armonía entre los dos cerebros: el superior (organismo de la conciencia) y el inferior (sede de la mente subconsciente). Los estudios modernos realizados sobre los cerebros superior e inferior hacen referencia a un conflicto interno entre ambos, relacionando dicho conflicto con pautas conductuales que se ven afectadas por él. Dichos estudios se refieren también a una dicotomía básica de la naturaleza humana. Dicotomía que se sustancia por la presencia de los hemisferios gemelos del cerebro. Nosotros, en cuanto que seres humanos, habitamos en esta dualidad y somos víctimas de interminables problemas y complejos. Para resolver esta dicotomía, la solución más práctica y plausible aplicable hasta ahora parece estar en la unión entre el cerebro superior y el inferior, y entre sus hemisferior derecho e izquierdo. Se obtiene la unión equilibrada mediante un trabajo constante con los cuatro componentes. Por tanto, es un requerimiento básico el estudio sistemático de la naturaleza humana: un estudio de las actividades y funciones del organismo humano.

Muchas investigaciones científicas se han basado en el estudio de cuerpos muertos o enfermos que no revelan datos vivos o saludables. De una manera global, mediante las antiguas ciencias del tantra y el yoga se han realizado estudios del organismo humano. Los resultados de la investigación con organismos saludables no se han correlacionado todavía ampliamente con los experimentos y exploraciones de la

Has llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrate para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre Los chakras

5.0
2 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores