Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Jugando con el Novato

Jugando con el Novato

Leer la vista previa

Jugando con el Novato

valoraciones:
4/5 (6 valoraciones)
Longitud:
131 páginas
1 hora
Editorial:
Publicado:
17 ene 2022
ISBN:
9781547502653
Formato:
Libro

Descripción

Jessica Song está cansada de ser una buena chica, quedándose en relaciones hasta bien pasada la hora del cierre. Recién salida de una ruptura, se da una vuelta por el lado salvaje de la vida como becaria de eventos deportivos. 

El jugador de beisbol novato Jay Pak Ahn se ha quemado demasiadas veces con buenas chicas, especialmente con su ex prometida, quien le fue infiel. Cuando conoce a la salvaje Jessica, abandona todas sus precauciones para disfrutarla al máximo. 

Jessica y Jay se ponen de acuerdo para pasar una semana de encantadoras y emocionantes citas, y salvaje sexo sin límites para sacarse a sus ex parejas de la cabeza. 

Editorial:
Publicado:
17 ene 2022
ISBN:
9781547502653
Formato:
Libro

Sobre el autor

Rachelle Ayala is the author of dramatic romantic suspense and humor-laden, sexy contemporary romances. Her heroines are feisty, her heroes hot. Needless to say, she's very happy with her job.Rachelle is an active member of online critique group, Critique Circle, and a volunteer for the World Literary Cafe. She is a very happy woman and lives in California with her husband. She has three children and has taught violin and made mountain dulcimers.Visit her at: http://www.rachelleayala.net and download free books at http://rachelleayala.net/free-books


Relacionado con Jugando con el Novato

Libros relacionados

Vista previa del libro

Jugando con el Novato - Rachelle Ayala

Otros Libros de Rachelle Ayala

Romances Navideños

Aislada Navidad

Navidades Veteranas

Un Padre para Navidad

Una Mascota para Navidad

Una Boda para Navidad

Los Hart

Tortolitos Navideños

Sabueso de San Valentín

Gatito de Aventura Primaveral

Navidad Chow Chow

Sabueso Nupcial de San Valentín

Cachorro de Amor de Verano

Días de Perros de Amor

Cachorros y Besos de San Valentín

Romances Deportivos

Jugando con el Novato

Jugar sin Reglas

Jugando al Amor

Jugando a Atrapar

Jugar para Salvar

Interceptado por el Amor – Parte 1

Interceptado por el Amor – Parte 2

Chicos Malos de Alquiler

Chicos Malos de Alquiler: Ryker

Chicos Malos de Alquiler: Ken

Libros de Escritura

Escribir una novela romántica en 1 mes

366 maneras de conocer a tu personaje

Historias de amor: Cómo escribir una novela romántica

Amor Peligroso: Escribiendo un Suspenso Romántico

Jugando con el Novato

Rachelle Ayala

Amiga Books

>>><<<

¡Una carrera sexy y caliente! – Lyssa Layne

>>><<<

Dedicación

Chantel Rhondeau

Copyright © 2017 por Rachelle Ayala

Todos los derechos reservados.

Ninguna parte de este libro puede ser usada o reproducida de ningún modo sin el permiso por escrito de la autora, excepto en el caso de breves citas insertadas en artículos críticos o reseñas.

Los personajes y sucesos retratados en este libro son ficticios. Cualquier parecido con eventos o personas reales, vivas o muertas, es pura coincidencia y no intencional por parte de la autora.

Todas las marcas pertenecen a sus respectivos dueños y están usadas sin permiso acogiéndose a la ley del justo uso de las marcas comerciales.

Diseño de portada: Rachelle Ayala Publishing, LLC

Traducción del original de Cinta García de la Rosa http://cintagarcia.com

Únete al boletín de noticias de Rachelle en http://smarturl.it/RachAyala

Contacta con Rachelle en https://smarturl.it/ContactRachelle

Recibe actualizaciones y charla con Rachelle en su Reader’s Club: https://www.facebook.com/groups/ClubRachelleAyala

Libros Gratis: http://rachelleayala.net/free-books

Capítulo 1

~Jessica~

–No tenía ni idea de que los jugadores de béisbol fueran tan enormes.

Una sarcástica voz masculina detrás de mí dice: –Son jugadores de las grandes ligas, ¿qué esperabas?

Ups. Giro la cabeza en redondo y pillo a Todd Martin, mi amigo y coordinador de becarios, sonriéndome. Sus brillantes dientes sonríen de forma intencionada, y sacude la cabeza, haciendo que su pelo afro rizado rebote y se sacuda.

–Algo un poco más grande que enanos, pero estos tíos son armarios empotrados. ¿Estás seguro de que esto no es fútbol americano?

–Jessica Song–. Sacude su dedo índice y me mira por encima de sus emperifolladas gafas de carey al estilo Johnny Depp. –Por favor evita referirte a cualquier atleta como enanos, o revocaré tu beca.

–Entendido, jefe–. Enderezo las hojas de inscripción en mi portapapeles y me coloco detrás de mi mostrador, De la A a la C. –Solo los he visto en televisión y, bueno, vaya, en la vida real son preciosos.

–Limpia las babas del suelo y haz que se inscriban–. Todd ahueca su mano junto a su boca y susurra: –Si ves a uno que te guste, apunta tu número de habitación en la parte de atrás de su tarjeta de identificación.

–Eh, no es para eso para lo que estoy aquí. Además, todavía estoy un poco colgada de alguien.

–Exactamente por eso es por lo que necesitas estar aquí, chica. Se supone que le estás olvidando. En cuanto a los jugadores de béisbol, tres nunca es multitud–. Las cejas de Todd bailan una conga y levanta el pulgar. –¡Pelota en juego! Aquí vienen.

Una oleada de calor me sobreviene cuando el primer grupo de jugadores de las ligas mayores se contonea hacia mi mesa. ¿De verdad estoy aquí para pillar a uno de estos tíos para meterlo en mi cama? Nunca he tenido sexo sin compromiso; a ver, no soy exactamente del tipo grupi.

Pero eso dicen todas, mi sarcástica voz interior me hace una peineta.

Da igual. Se corren hacia aquí. ¿Se corren? No sabía que tuviera una mente tan sucia.

¿Ah no? Mi diosa interior pone los ojos en blanco, como si tuviera ojos. Ja, la dejaré tan ciega como a la Dama de la Justicia, o quien quiera que sea la que lleva esa balanza. No hay tiempo de luchar contra ella ahora, con esos jugadores de béisbol cerniéndose.

Enormes y guapos cachas se detienen delante de mi mesa. Mi rostro se levanta hacia arriba, y hacia arriba, y mi voz se atasca en mi garganta.

–Bien... bienvenido a... al entrenamiento de primavera. Por favor, registrese y coja una chapa con su nombre. Oh, y su carpeta, señor... señor...? Eh, no sé su nombre porque no lleva la identificación.

Contrólate, Jessie. Eres una imbécil. En algún lugar en los confines de mi tartamudez, la diosa tenía que meter baza. ¿Por qué es siempre tan elocuente?

Porque soy una diosa y tú eres una imbécil.

Tres hombres con cuerpo de leñadores forman un denso muro de masculinidad delante de mi mesa, bloqueando toda luz de mis ojos y absorbiendo el oxígeno de la habitación.

Trago saliva, incapaz de dejar de mirar fijamente sus mandíbulas cinceladas, rostros bronceados, y sólidos músculos, evidentes incluso debajo de sus trajes de chaqueta.

Uno de los jugadores se ríe. –Debes de ser nueva si no sabes quien soy.

O estar ciega, mi yo interior me pega en las costillas.

Su amigo le da un puñetazo en el bíceps. –Mejor alégrate de que ella no reconozca tu feo careto.

–Oh, lo siento. Déjeme que le busque–. Paso las hojas de la alineación del equipo, apenas capaz de mantener las babas en mi boca. ¿Por qué no me estudié esto la noche pasada en vez de jugar a videojuegos con los otros becarios?

Videojuegos, por favor. Deberías haber estado buscándolos. Te lo dije, eres una imbécil.

–A.J. Callahan–. Un hombre con un ancho bigote señala su nombre. –Tengo una suite. Mi esposa e hijos me visitan los fines de semana.

Cállate, diosa. Está casado, ¿vale?

–Gracias, señor Callahan–. Tacho su nombre y cojo una bolsa de regalos cortesía de nuestros patrocinadores. –¿Cuántos niños?

–Tres–. Sonríe, sacando pecho. –Dos niños y una niña.

Buscando debajo de la mesa, encuentro las mochilas infantiles. Se cuelga las tres en la muñeca y guiña un ojo. –Si quieres ganarte un dinerillo, llámame.

–¿Perdone?– Mi corazón se derrumba y mi mandíbula se abre. ¿Una esposa y tres hijos y yo?

Suena divertido, la sarcástica diosa empieza de nuevo.

¿No te he dicho que te calles? Voy a sentarme encima de ti. Eso es, y me tiraré un pedo en tu nariz. Ahora quédate dentro y cállate, bruja. Hace una mueca. Ella odia cuando la apago. Ja ja.

–Tienen cuatro, siete, y nueve años. La niña es la mayor–. Le echa un vistazo a mi tarjeta de identificación y garabatea en su tarjeta. –Su nombre también es Jessica. Dile qué hacer y ella hará que los pequeños hombrecillos obedezcan.

Los pequeños hombrecillos, suena pervertido, mi D interior suelta a pesar de que yo esté bloqueando sus pasajes aéreos.

–¡Oh! Claro. Gracias, señor Callahan–. Me meto la tarjeta en el bolsillo y paso al siguiente jugador. Vaya. Eso ha ido realmente bien. Este proyecto de hacer que Jessica sea más golfa no va a pasar. No soy una destrozahogares, ni tampoco soy una rompecorazones.

Sí, claro, solo hacemos que nos rompan y destrocen el corazón, nunca conseguimos canalizar a Afrodita, diosa del amor.

¿Y de quién es la culpa? Tú eres la diosa, se supone que tú tienes que ayudarme.

Los hombres se amontonan delante de mi mesa.

Yuju, amontonaos, ahora vamos a algún sitio.

Sí, y mejor voy procesándolos antes de que me despidan. No hay tiempo de echarles el ojo. Lo siento, D.

Manos, la mayoría enormes, rostros cincelados y guapos, torsos jodidamente perfectos, pero como estoy demasiado ocupada como para levantar la mirada, mis ojos están atascados al nivel de sus entrepiernas. Una sinfonía de voces sexis con una multitud de acentos se mezcla cerca de mí. Olvídate de coquetear y de sentirte fascinada, apenas soy capaz de seguir el ritmo de darles las bolsas de regalos, sus pases, mochilas, chapas de identificación, bolígrafos, cuadernos, y carpetas mientras respondo a preguntas.

Echo una mirada a mis compañeros becarios, pero nadie tiene tiempo de charlar. Sonrisas pegadas a sus caras, trabajan las filas, clasificando a los jugadores por equipos e instalaciones. Quince equipos profesionales descienden a la gran área metropolitana de Phoenix para el entrenamiento de primavera, manteniendo los negocios hosteleros a tope. Campamentos para niños de todas las edades, spas para las esposas, y, por supuesto, los jugadores y entrenadores

Has llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrate para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre Jugando con el Novato

4.2
6 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores