Encuentra tu próximo/a libro favorito/a

Conviértase en miembro hoy y lea gratis durante 30 días
La Señorita Philpott and la Fascinante Mathilde

La Señorita Philpott and la Fascinante Mathilde

Leer la vista previa

La Señorita Philpott and la Fascinante Mathilde

Longitud:
87 página
1 hora
Editorial:
Publicado:
May 11, 2018
ISBN:
9781547502127
Formato:
Libro

Descripción

Cuando se queda sin trabajo como institutriz, la señorita Philpott, vuelve a reunirse con Francine; nunca adivinaría cómo podría transformarse su vida. Durante una nueva era Eduardiana (la era de Downton Abbey), hay muchos cambios para las mujeres. Pero la señorita Philpott tiene ahora cuarenta años y siente que todas las innovaciones del nuevo siglo tienen poco que ver con ella. Pero está muy equivocada. Con la ayuda de Francine, está por transformarse en una mujer moderna y por descubir que tiene talentos que nunca hubiese soñado que tenía. Sus habilidades está limitadas sólo por su imaginación, y como lectora ávida, la imaginación de la señorita Philpott es muy prodigiosa.
Esta novela continúa las aventuras de Francine, las criadas descartadas de las damas de la historia corta original, cuyo efecto en la vida a su alrededor es empoderamiento feliz. 
Agrega romance y aventura a su cuento de mujeres que surgen de las sombras para reclamar sus propias vidas.

Editorial:
Publicado:
May 11, 2018
ISBN:
9781547502127
Formato:
Libro

Sobre el autor

Alicia Cameron has been making up stories since before she can remember. After discovering erotica during a high school banned books project, she never really turned back. She lives in Denver, Colorado with a tiny dog and rabbit who conspire regularly to distract her from doing anything productive. By day she works in the mental health field and is passionate about youth rights and welfare. In her spare time, she enjoys traveling, glitter, and punk rock concerts.


Relacionado con La Señorita Philpott and la Fascinante Mathilde

Libros relacionados
Artículos relacionados

Categorías relacionadas

Vista previa del libro

La Señorita Philpott and la Fascinante Mathilde - Alicia Cameron

Idioma

Contenidos

Capítulo 1....................................La Señorita Philpott conoce a Francine

Capítulo 2....................................La Fascinante Mathilde

Capítulo 3....................................La Señorita Philpott, la Espía

Capítulo 4.....................................¿Desenmascarada?

Capítulo 1

Señorita Philpott y Francine

__¡Pero es la criada de la señora!__ La señorita Philpott pareció confundida.

Francine tomó asiento detrás de un escritorio elegante de caoba, observando a la pequeña mujer con apariencia de gorrión que tenía delante. No estaba claro si la señorita Philpott podría ser colaboradora o si colaboraría, excepto en el caso de una solicitud liberal de almuerzo. Sus muñecas delgadas pendían de las mangas de su abrigo marrón de lana y los hombros que estaban dentro le daban a la prenda lamentable toda la forma de los percheros de madera con los que estaban equipados los baúles más modernos. Su cabello parecía más denso que en el último encuentro y estaba sujeto con varias horquillas debajo del más simple de los sombreros marrones. Sus ojos bastante desesperados ocupaban gran parte de su rostro delgado, lo que le recordaba a Francine la visión de los niños hambrientos durante su niñez.

__Y usted, la institutriz, _dijo Francine con una sonrisa inexpresiva.

__No tuve intención de ofenderla, pero cuando recibí su carta en mis aposentos hoy, no pensé que esta entrevista fuese con usted.__ La pequeña mujer sumisa se sintió angustiada pero la diferencia de clase entre una criada y una institutriz quedó clara. Ella era el producto de una familia de caballeros (en este caso, según Francine sabía, el capitán de un barco), una hija que había fracasado en su intento por casarse y se había capacitado para un poco más. Así terminó, ya que su familia no era lo suficientemente adinerada para mantenerla, capacitando a otras jóvenes para lograr los talentos que se consideraban necesarios, como lectura, escritura, dibujo, tocar el piano, así como también los dictámenes del decoro, con la esperanza de que su educación compensaría en el matrimonio. Se impartía una educación general a los niños de la familia, también, hasta que estaban listos para ser enviados a la escuela.

Con frecuencia, Francine había pensado que el área de la institutriz era especialmente solitaria. Estaban separadas de las otras criadas por la clase y ciertas veces recibían muy poca atención de la familia.

En la casa de campo de los Farmington, donde tanto los Curlew como los Fredericks (empleadores de la señorita Philpott) se habían alojado por una semana en la que se practicó la caza, Francine vio un incidente que le demostró la situación de la señorita Philpott.

Al cruzar un descanso de la escalera, ella oyó que la señora Farmington, la señora Fredericks, y su ama conversaban mientras descendían por la escalera. Su propia querida Lady Elizabeth le dijo a la señora Fredericks: __Hoy hablé con su institutriz que se asemeja a un pequeño ratón; se parece un poco a una anciana. ¿Va a venir a cenar?

__Pienso que no será necesario, tiene muy pocos temas de conversación. Con franqueza debo decir que me aburre más de lo que aburre a las niñas, _dijo la señora Fredericks. Se escuchó una risa tintineante.

Francine se detuvo al ver a la señorita Philpott parada en la oscuridad, usando su mejor vestido con la extraña adición de un cuello de lazo, obviamente lista para ir a cenar.

Detrás de ella, la señora Farmington, una gran presencia enjoyada, dijo: __¡Ah, querida! Debo haberla invitado durante el desayuno esta mañana. No importa, puedo enviarle con Jenkins un tentempié frío; si actuamos con rapidez, ella notará la indirecta, supongo.

Durante un horrible segundo, los ojos de la señorita Philpott se encontraron con los de ella, llena de vergüenza, luego giró con un sacudón su cuerpo tieso y corrió de regreso a su habitación.

––––––––

__¿La criada de una dama? Sí, pero ahora soy una empresaria.__ Francine vestía sus prendas de oficina. Una falda negra de lana, plana en la parte delantera, pero con mucho vuelo en la parte de atrás, de muy fina calidad y corte. Vestía una blusa con mangas de patas de cordero de extravagancia conservadora  y una pechera espumosa en el cuello. Había un saco tres cuarto sobre el perchero así como un sombrero elegante para balancearse sobre sus rizos generosos de cabello.

__¿Cómo está la querida Lady Elizabeth? _Preguntó la señorita Philpott con amabilidad, pero quizás confundida por la ausencia del acento francés que la criada de la señora había empleado para su beneficio en su último encuentro. Al ver sus manos retorcidas, Francine pensó que la esperanza de que había superado su debilidad física para asistir a esta entrevista estaba fracasando un poco.  Pronto, la pequeña dama no sería capaz de ponerse de pie.

__En el extranjero. Pero hablemos al respecto durante el almuerzo.

Los grandes ojos de la señorita Philpott aumentaron su tamaño. __Me temo que no sería posible.

__¡Tonterías! _Dijo Francine, lista con su saco y acomodando su sombrero sobre su cabello por medio de una gran horquilla de perlas. __Es un almuerzo ejecutivo y como tal la empresa lo paga.__  Ella hizo un gesto impreciso indicando la oficina.

Sujetó el brazo de la señorita Philpott y la pellizcó para ayudarla a combatir su desmayo. Con una mirada de desconfianza hacia su agresora, o quizás salvadora, la institutriz la siguió con resignación.

Sentadas en el restaurante a dos calles de la oficina, las dos damas comieron en silencio. Francine se sintió complacida de ver que la señorita Philpott todavía era capaz de comer; su hambruna no había alcanzado su punto cúlmine todavía. Francine conocía todos los pasos de la hambruna.

Mientras les sirvieron el postre, Francine retomó su entrevista.

__¿Por cuánto tiempo ha estado buscando un puesto de trabajo, señorita Philpott?

La dama mayor, tenía quizás cuarenta años pero se veía diez años mayor, le causó una vez más una impresión de cierva sobresaltada. __Ocho semanas, calculo.

__¿Y no ha encontrado ningún puesto de trabajo?

__No. Creo que las institutrices de alguna manera no están

Has llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrate para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre La Señorita Philpott and la Fascinante Mathilde

0
0 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores