La Tradición Primordial by Adolfo Sagastume - Read Online
La Tradición Primordial
0% de La Tradición Primordial completado

Acerca de

Resumen

La Tradición Primordial es el tesoro oculto en los principios básicos de todas las culturas y teogonías religiosas del mundo. La sabiduría secreta está presente en todos los símbolos, ritos, mitos y leyendas de todas las religiones. Detrás de todo verdadero y revolucionario movimiento espiritual está la Suprema Jerarquía de la Logia Blanca que vigila el curso de los siglos, la pureza de la enseñanza y la aparición de los verdaderos Profetas, Cristos, Avataras, Mahdis y Maitreyas que vienen a su debido tiempo a instruir a la pobre humanidad doliente para mostrarles el camino que los lleve de vuelta a la casa del Padre Eterno.

Publicado: Adolfo Sagastume el
ISBN: 1370202865
Enumerar precios: $4.99
Disponibilidad de La Tradición Primordial
Con una prueba gratuita de 30 días usted puede leer en línea gratis
  1. Este libro se puede leer en hasta 6 dispositivos móviles.

Reseñas

Vista previa del libro

La Tradición Primordial - Adolfo Sagastume

Ha llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrese para leer más!
Página 1 de 1

autor.

Índice

Presentación del Tema

Introducción

La Isla de los Bienaventurados

La Tradición Primordial y el Hermetismo

El Simbolismo de la Tradición Primordial

El Arca o Gran Arcano

La Tradición Primordial y el Enigma de Melquisedec

El Rey del Mundo en el Tasawwuf Islámico

La Universalidad de la Religión

Papiro NU y la Confesión Negativa

Zaratustra y la Tradición Persa

Alkider, El Caballero Verde

El Sendero Marial Coránico y el Sendero Iniciático de Guénon

La Tradición Primordial y el Islam según Guénon

Síntesis de la Tradición Primordial

Vishnú, Profetas, Cristos y Anticristos

Conclusión

Presentación del Tema

Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Mateo 28:18

Y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres.

Yo Soy el Camino a la Verdad y a la Vida.

"Yo estaré con vosotros hasta el fin del Aeón (era). Mateo 28:20

Y al que puede confirmaros (Dios) según mi evangelio y la predicación de Jesucristo, según la revelación del misterio que se ha mantenido Oculto desde Tiempos Eternos, pero que ha sido manifestado ahora y que por las Escrituras de los profetas, según el mandamiento del Dios Eterno, se ha dado a conocer a todas las gentes para que obedezcan a la fe, al único y sabio Dios, sea gloria mediante Jesucristo para siempre. Amén. Romanos 16:25-27

Todos los escritores, pensadores, místicos, profetas y hasta San Pablo y Jesucristo hicieron referencia rápida del conocimiento escondido pero no se lo dieron a las muchedumbres adormecidas. En vez de eso razonaron de manera muy especial para que los que tengan ojos para ver que vean y los que tengan entendimiento para entender que entiendan.

En cierta ocasión el maestro de maestros hablando de lo delicado del conocimiento secreto y del peligro que representa el dárselo a las personas inadecuadas, argumentó que no se deben dar las margaritas, o las perlas precisas, a los puercos. Creo que está de más tratar de entender quienes son los puercos de la argumentación, pues hasta el más ingenuo y desprevenido en cuestiones de conocimientos elevados sabe que se está refiriendo clara y concretamente a las personas adoctrinadas en una corriente fanática y dogmática que son las que más abundan en este lamentable mundo de religiones que carecen de sabiduría.

En el mismo sentido, San Pablo sostenía que cuando somos niños necesitamos leche materna, alimento para niños, pero cuando nos hacemos grandes necesitamos de alimento más solido, alimento para personas adultas. Así es el conocimiento, al principio basta con los rudimentos de la fe, pero cuando pasan los años y se acumulan experiencias y conocimientos, se requiere del alimento superior, del conocimiento superior, de tipo celeste.

El profeta Isaías escribió bajo inspiración divina lo siguiente: En los postreros tiempos mi conocimiento llenará toda la tierra como las aguas llenan el mar. Además, la biblia sostiene que todo lo que está oculto será revelado.

¿Se referían estas personas al Conocimiento Secreto que solamente fue revelado de labios a oídos entre maestro y discípulo y cuyo nombre es la Tradición Primordial?

¿Es la Tradición Primordial el auténtico conocimiento divino que poseen las hermandades iniciáticas que han regido la cultura de las distintas civilizaciones?

¿Qué relación hay entre todos los libros sagrados del mundo, como el Bhagabad Ghita, los Vedas, el Zend Avesta, el Tao Te King, El Libro de los Muertos Egipcio, el Talmud, la Biblia, el Corán y la Pistis Sophía?

¿Es el mismo conocimiento el de las religiones mundiales y el de las sociedades secretas? Si fuera así, ¿entonces por qué producen gente completamente diferente?

Después de haber vivido varios siglos bajo el látigo miserable y deleznable de la Santa Inquisición que fuera impuesta a filo de espada y a punto de hoguera a la pobre humanidad doliente por la Santa Madre Iglesia, desde mediados del siglo veinte y ahora que ya estamos bien entrados en el siglo veintiuno, se comienza a hablar abiertamente de un conocimiento de tipo superior que transforma al que lo practica, un conocimiento divino que por lo portentoso de sus alcances le fuera negado a las capas más pobres, miserables e incultas de la sociedad.

Un glorioso entusiasmo mueve los hilos de la humanidad ahora que todo mundo está hablando de un conocimiento áureo que siempre estuvo escondido y que le fuera vedado a la humanidad, ese el conocimiento encerrado en las verdades eternas de la Tradición Primordial.

Cuentan las leyendas que cuando el maravilloso pueblo jina de los Tuatha de Danand salió de las dimensiones paralelas de la cuarta dimensión para convivir con los grupos humanos del norte de Irlanda trajeron con ellos cuatro maravillosos tesoros: El Santo Grial (el caldero), la Piedra Filosofal, la Lanza de Longinos y La Espada Flamígera.

Además, a la luz de las evidencias, que son muchísimas en todo el mundo, nadie puede negar que detrás de la geometría sagrada de los templos, los monumentos públicos, las efigies sagradas, las fuentes de los parques públicos y la euritmia propia del desarrollo de las grandes ciudades y civilizaciones se percibe un conocimiento hierático que siempre es custodiado por desconocidos que tienen el control de los tiempos.

Este es el tema de nuestro libro, queremos entrar a conocer la Tradición más antigua de la humanidad, la primera, la primordial, la que subyace en todos los sustratos de nuestro mundo, que siempre está ahí presente y pocos tienen el tino de comprender y discutir.

Y, como siempre lo hemos hecho en todos nuestros libros, procuraremos la sencillez en el lenguaje, ya que nosotros no queremos engrandecer el ego de la erudición sino servirle a la pobre humanidad doliente que llora buscando el camino de retorno a la casa de nuestro Padre Eterno.

Ir al inicio

Introducción

Desde el comienzo de la historia humana hay un misterio, el más maravilloso de todos los misterios, que es el eje central de todas las teogonías de países que, por su lejanía y aislamiento, no tenían contacto entre ellos, que en su expresión mítica y simbólica, se refiere concretamente a un mensaje traído del Cielo por un Ser de Luz que anuncia y esclarece exotérica y esotéricamente la caída de la humanidad de su posición divina a una condición meramente animal, bestial y penosa que lo mantiene exilado de su verdadera casa o dimensión de origen.

La Tradición Original de la caída es la gran verdad revelada en todos los países. Tanto en China, India, Próximo Oriente, Occidente y América prehispánica encontramos revelaciones monumentales, mistéricas y religiosas sobre las grandes preguntas que nos inquietan sobre el origen del mundo, de dónde venimos, para dónde vamos, quiénes somos, el origen mismo de la vida y el lugar que como humanidad nos corresponde en el escenario cósmico.

Pero lo que no deja de extrañarnos es la repetición del mismo mensaje en todas las épocas, todos los continentes, todas las civilizaciones, todas las culturas y todas las teogonías. Y hasta la misma biblia habla de la revelación del misterio oculto de la eternidad en la carta de pablo de tarso a los Romanos 16:25-27

Y al que puede confirmaros (Dios) según mi evangelio y la predicación de Jesucristo, según la revelación del misterio que se ha mantenido Oculto desde Tiempos Eternos, pero que ha sido manifestado ahora y que por las Escrituras de los profetas, según el mandamiento del Dios Eterno, se ha dado a conocer a todas las gentes para que obedezcan a la fe, al único y sabio Dios, sea gloria mediante Jesucristo para siempre. Amén.

Este misterio profundo está en la base de toda la historia humana. En todas las culturas encontramos los mismos elementos mitológicos sobre los orígenes del mundo y la humanidad. Es un patrimonio universal presente en todas las civilizaciones, atribuido a un ser divino desde la raíz del mundo y que pretende impulsar al hombre en su desarrollo y evolución en la tierra.

Ese legado misterioso desde siempre fue encerrado en mitos y monumentos diseñados con normas de la arquitectura sagrada que eran el patrimonio secreto de sociedades iniciáticas cuyas jerarquías nunca fueron totalmente conocidas. Sin embargo, lo que a nosotros nos interesa saber es quien les dio ese conocimiento, la esencia del mismo y desde cuándo.

Al ahondar en la información proporcionada por todas esas culturas de los cuatro puntos cardinales del planeta descubrimos su convicción de haber recibido esa revelación directamente de seres divinos, mensajeros celestes, hombres-dioses o seres de las estrellas, que