Encuentra tu próximo/a libro favorito/a

Conviértase en miembro hoy y lea gratis durante 30 días
La sanacion anticipada. El uso de la energía a través de la intención

La sanacion anticipada. El uso de la energía a través de la intención

Leer la vista previa

La sanacion anticipada. El uso de la energía a través de la intención

valoraciones:
3.5/5 (6 valoraciones)
Longitud:
177 página
3 horas
Publicado:
Apr 5, 2017
ISBN:
9781370890156
Formato:
Libro

Descripción

El poder de visualizar intensamente el futuro deseado –expresa el Dr. Casanova– hace que el tiempo nos regrese eso que tanto añoramos. La sanación anticipada señala que este fenómeno de atracción –del futuro– se debe a que el tiempo tiene una naturaleza circular. Mientras unas ondas viajan desde el futuro –en ese mismo tiempo– otras fluyen desde el pasado, pudiendo provocar interferencias de ondas y resonancias que alteran y transforman la realidad.
Al imaginarnos y sentirnos disfrutando de un maravilloso estado de salud, mediante las múltiples técnicas y terapias que se sugieren en el libro, estamos creando un horizonte de atracciones que activan los mecanismos de autorreparación del cuerpo-mente y los sistemas de información global que asisten su matriz.
Desde Los Vedas hasta Einstein, pasando por Pauli y C. Jung, más de 10 mil años de sabiduría se destilan a través de esta obra que tiene como personaje principal la sanación.

Publicado:
Apr 5, 2017
ISBN:
9781370890156
Formato:
Libro

Sobre el autor


Relacionado con La sanacion anticipada. El uso de la energía a través de la intención

Libros relacionados

Dentro del libro

Cotizaciones principales

  • Cada frecuencia vibratoria emitida por un diapasón, campana, cuenca tibetana, la voz humana u otros instrumentos, deberán entrar en resonancia con algunas células dañadas del órgano o tejido expuesto al amplio registro vibracional.

  • Es importante sentir lo que queremos alcanzar; disfrutar la dicha de lo bueno que está por llegar y sonreír todas las mañanas, al vernos en el espejo, encontrando a Dios en nuestra mirada.

  • Nada en el universo existe como una “cosa” real e independiente de la observación. Estamos creando nuestro mundo cada minuto de cada día”.

  • El Kybalión asegura que “nada descansa; que todo se mueve y vibra”.

  • El sanador toca el cuerpo de una persona en- ferma y se convierte en un enlace entre el paciente y la fuente. El paciente está desco- nectado de la fuente, y de este modo se conecta indirectamente. Cuando la energía em- pieza a fluir, el paciente sana.

Vista previa del libro

La sanacion anticipada. El uso de la energía a través de la intención - Juan Manuel Casanova

Introducción

A un sabio hindú de la Tierra Tamil, al sur de la India, nombrado Mamuni Mayan, se le atribuye la autoría del libro El Aintiram, escrito alrededor de 10, 000 años a. C. En este antiquísimo documento, el sabio tamil, Mamuni Mayan, se refiere a un campo cuántico unificado, en forma de onda, en el que la energía se transforma a sí misma en materia. Casi 12,000 años después, el físico británico Peter Ware Higgs descubre un bosón, conocido como la partícula de Dios, que confirma las ideas místicas contenidas en el Aintiram. A pesar del enorme tiempo que las separan, ambas fuentes coinciden en atribuir el surgimiento de la masa a la interacción de una vibración de vacío que entraba en resonancia con un campo subyacente que muchos identifican con la energía de Campo de Punto Cero.

Ya en la antigüedad más profunda, los maestros hindúes conocían de la existencia de este vacío residual que llamaban Shunyata, que contenía la potencialidad para la existencia y el cambio. Para los maestros Zen, el vacío, no significa la nadidad y, en su contexto espiritual, simboliza el todo. En este sentido, cuando nos vaciamos mentalmente, lo que realmente estamos haciendo es llenando nuestro ser de lo que realmente somos, y no lo que las programaciones sociales esperan que seamos.

Sugiero el gran poder anticipatorio que ostenta la sanación cuando, enfocados, pensamos intensamente, nos imaginamos y sentimos que estamos disfrutando de un excelente estado de salud, con el propósito de crear estados emocionales proclives a producir cascadas de péptidos, neurotrasmisores, moléculas mensajeras y otras sustancias químicas necesarias para la activación de los mecanismos de auto-reparación y homeostasis (balance). Así mismo, todos los procesos cognitivos están impregnados de un componente emocional que pertenece al reino de lo inconsciente. Se cree que los pensamientos generan un tipo de emoción, y cada emoción que experimentamos, produce una química que circula, a través de la sangre, por todo el cuerpo-mente. Los neuropéptidos son las manifestaciones bioquímicas de las emociones y los principales responsables de las alteraciones del comportamiento, los estados de ánimo y, por consiguiente, de la salud.

Si el individuo no es consciente del maravilloso dispositivo energético que lo asiste con solo convocarlo, con convicción, y de las conexiones multidimensionales a la que está ligada holográficamente su existencia, pierde el sentido de su propia grandeza, transformándose en un receptor pasivo de las patologías diagnosticadas, y se priva de utilizar, a su favor, el enorme potencial de recursos de autosanación disponible en su arsenal psico-espiritual.

Las ideas poseen vibraciones, color, forma y poder de atraer pensamientos afines del entorno, con las que se amplían y refuerzan las energías del potencial interno, con la llegada de los campos mórficos adyacentes… Estas fuerzas externas pueden ser reforzadas con la emocionalidad que provocan nuestros sentimientos de haber alcanzado lo deseado y la visualización de imágenes mentales que animan, dan forma y maquillan el presente, con la llegada imaginaria del futuro.

El motivador-sanador Neville Goddard (1905-1972), que llegó a convertirse en el más carismático líder de la corriente filosófica y sanadora del Nuevo Pensamiento (New Thought), subrayaba la diferencia que había entre pensar en lo que tú quieres y pensar desde lo que tú quieres alcanzar. En esa misma dirección apunta el sanador José Silva (1914-1999), quien abogaba por técnicas de autoprogramación mental con la influencia relajante de las bajas frecuencias eléctrico-cerebrales (Alfa). Silva pensaba que a través de un aumento de la imaginación y de los pensamientos creativos se podrían lograr estados mentales-emocionales que modificaran las malas actitudes y pensamientos negativos que se constituían en la fuente misma de los bloqueos y las disfunciones orgánicas. El famoso parapsicólogo norteamericano José Silva, posiblemente inspirado en los trabajos acerca de las diferentes funciones de los hemisferios cerebrales del Premio Nobel, Roger Wolcott Sperry, sustentaba, en su método de autoayuda y crecimiento mental, que elevando el uso de ambos hemisferios, haciendo énfasis en el derecho, se podía aumentar el cociente intelectual y desarrollar habilidades mentales enfocadas en la sanación.

Jeanne Achterberg, considerada por la Revista Time (2001), la psicóloga innovadora más importante de la medicina alternativa del siglo XXI, señalaba que la imagen que una persona tiene de su propio estado de salud puede causar profundos y favorables cambios psicosomáticos. Achterberg, quien fuera colaboradora cercana del psico-oncólogo O. Carl Simonton, estableció claramente los nexos existentes entre la mente, el cuerpo y el espíritu, y puso en práctica el uso de la imaginería en el ejercicio médico convencional e hizo notar las similitudes y diferencias entre la medicina contemporánea y los primitivos ritos de sanación.

Con las proyecciones mentales -desde la solución de nuestras aspiraciones y el poder emocional causado al imaginarnos que hemos alcanzado nuestras metas con anticipación- podemos construir un horizonte de atracciones de los procesos futuros que deseamos provocar en el presente, mediante una sucesión de ondas que viajan desde el futuro e interfieren, entrando en resonancia con las ondas que viajan al pasado, modificando el presente. Somos los arquitectos energéticos de nuestro propio futuro, desde un presente anticipatorio. Einstein ponderaba la gran importancia que tenía este dispositivo subjetivo, señalando que la imaginación lo es todo y que, la misma, nos brindaba una visión anticipada de las atracciones de la vida que vendrían.

A mediados del siglo XX, el físico Richard Feynman llegó a la Universidad de Princeton para trabajar con el Dr. John Wheeler. Mientras que Feynman se encontraba estudiando unas ecuaciones de Paul Dirac, Premio Nobel de Física (1933), descubrió que si invertía la dirección del tiempo y la carga del electrón en dicha ecuación éste permanecía igual, concluyendo que un electrón que viaja hacia atrás en el tiempo era lo mismo que un antielectrón que va hacia adelante. El físico Fred Alan Wolf, ilustra este concepto diciendo que, cada persona, consciente o inconscientemente, emite energías hacia el futuro y simultáneamente dirige otra hacia el pasado. Como las ondas que emitimos -al percibir, pensar o desear cada cosa- se extienden esféricamente, los acontecimientos del futuro envían ondas del pasado de vuelta al presente.

Así mismo podemos imaginarnos, desde el futuro, la llegada de una sanación anticipada.

Los efectos cuánticos procedentes del entorno y otros campos de energías no visibles -como las dimensiones imperceptibles y los archivos akásicos (memorias cósmicas)- interactúan con las partículas subatómicas que integran el cuerpo-mente, a través de los microtúbulos del sistema citoesquelético de las neuronas negras y blancas. Este dispositivo microtubular de dimensiones nanométricas tiene en su interior un agua vicinal que vibra, decodificando la información cuántica en frecuencias y provoca una resonancia en los circuitos neuronales aferentes que determina la traducción de esa información cuántica, en un proceso de comprensión instantánea arquetípica.

Este proceso de transducción -mencionado arriba- es posible gracias a los transportes de alta coherencia producida por el agua vicinal contenida en los microtúbulos que permite una alquimia energética, donde los estados potenciales virtuales con tendencia a existir, pueden convertirse en un estado de existencia mesurable, como resultado de la doble tensión gravedad-repulsión que constituyen las fuerzas internas del átomo.

Cuando el efecto cuántico codificado llega, en forma de ondas, a las estructuras microtubulares, se produce una vibración que interfiere con las ondas cerebrales. Entre ambas ondas tiene lugar un rápido proceso de búsqueda y sintonización que permite que el efecto cuántico se ponga en resonancia con la actividad neuronal afectora, provocando una percepción extrasensorialmente modulada y cuyos resultados son la revelación instantánea de una información que procede de un orden holográficamente implicado. Es que el cerebro -como señala el profesor Carl Pribram- construye matemáticamente la realidad concreta al interpretar frecuencias de otra dimensión en una esfera de realidad primaria significativa, que trasciende el espacio y el tiempo.

Algunas de las ideas que abordo en el presente ensayo se refieren a la no-localidad de los recuerdos y de cómo la mente no-local se extiende más allá de los límites físicos del cuerpo, gracias al poder electromagnético de nuestros pensamientos y al entrelazamiento cuántico de todas las consciencias.

Afuera, no solamente existen los campos de energías mórficas que acuden con sus fuerzas, desde el mundo no visible, a darle forma y poder de vida a todas las cosas, sino también, como observadores activos de la realidad, contribuimos a crearlos con la acción recurrente de nuestros pensamientos e imaginerías que nos convierte en cocreadores de la salud y del mundo imaginario que le sirve de entorno creativo a la sanación.

En 1988, el físico francés Jean-Pierre Garnier Malet descubrió la Teoría del Desdoblamiento del Tiempo, en la que se afirma que nuestro cuerpo, al estar hecho de energía, puede proyectarse hacia el futuro, extrayendo información de esa realidad paralela. Muchas cosas que están sucediendo ahora mismo, son rebotes que llegan del futuro. En su tesis, Malet señala que existe una relación de intercambio de información entre el Yo Consciente y el Yo Cuántico, que nos permite anticipar el presente a través de la memoria del futuro, en un fenómeno que en física se conoce como hiperincursión.

Si visualizas frecuentemente lo que deseas, ese algo, imaginado intensamente será atraído como prueba fehaciente del poder de atracción. El acto de visualizar, actúa como una observación a distancia del presente, que regresa modificado desde el futuro. Precisamente, la hiperincursión se fundamenta en el principio de que no vivimos en un continuo lineal, sino en fragmentos. Entre cada fracción de tiempo vivido existe un hueco donde ciertas partículas cuántica viajan -fuera del control cerebral (talámico)- hacia el futuro, lo eligen, lo crean y lo atraen. Algunos comparan estos espacios info-ondas con el cuadro 25 de las películas, en las que se pueden insertar informaciones subliminales. Este es un fenómeno de la percepción subliminal mencionado por Aristóteles hace más de 2,200 años y que fue conocido posteriormente como el efecto Poetzle. En 1919, el Dr. Poetzle, basado en los estudios de Freud acerca de los sueños, estableció que había una relación entre los estímulos subliminales, la sugestión poshipnótica y la neurosis compulsiva.

De noche –a través del fluido corporal- suele manifestarse con mayor intensidad el fenómeno de la hiperincursión. Según Garnier Malet y los que avalan su teoría del Desdoblamiento del Tiempo como la prestigiosa Revista American Institute of Physics de Nueva York, existen dos tiempos en el mismo tiempo. Aparte del tiempo consciente, existen millones de segundos en otro tiempo imperceptible, con el que se puede entretejer un futuro potencial que uno puede crear, y al memorizarlo en el tiempo real, puede realizarlo.

Es importante sentir lo que queremos alcanzar; disfrutar la dicha de lo bueno que está por llegar y sonreír todas las mañanas, al vernos en el espejo, encontrando a Dios en nuestra mirada.

Doctor J. M. Casanova

Capítulo I

El Vibrante Sonido Primordial

Un deseo de Ser de la No existencia

"La base de la realidad virtual es compleja en términos más sencillos. Una región no física debe existir para dar nacimiento al universo físico. Esa región está en el vacío pero dista mucho de encontrarse vacía."

Dr. Deepak Chopra. Jamás Moriremos

El Principio de Todo, según el hinduismo, fue Om, el mantra, sílaba sagrada o vibración divina a través de la cual surgió toda la Creación. Los antiguos rishis (sabios) de la India, le llamaban Nada Brahmá, un concepto acerca del devenir anterior al Verbo bíblico.

Paramahansa Yogananda define en el glosario de su obra La búsqueda eterna que la palabra-raíz sánscrita Om (Aum), es el sonido primordial que simboliza el aspecto de la Divinidad que crea. La Vibración Cósmica de Los Veda se convirtió en el Hum de los tibetanos, en el Amín de los musulmanes y en el Amén de los egipcios, griegos, romanos, judíos y cristianos. Las grandes religiones -señala el Gran Gurú- afirman que todo lo creado se origina en la energía vibratoria cósmica del Om o Amén, La Palabra (el Verbo) o el Espíritu Santo…

Las fuentes más arcaicas del conocimiento referente a la Creación, reconocen, en sus diferentes contextos culturales, que el origen de todo se debió al deseo de Ser de la No Existencia, expresado mediante un sonido divino muy sutil, de la más alta frecuencia, representado por un Dios que adoptó diferentes nombres y características humanamente imaginables.

En la Tierra Tamil del Sur de la India, 10,000 años a. C., y en el transcurso del primer período Sangam, apareció un libro conocido como Aintiram que se refiere a un campo cuántico en forma de onda en el que la energía se transforma a sí misma en materia. El Aintiram es atribuido a un rishi tamil nombrado Mamuni Mayan, El Gran Asceta, a quien la literatura Sangam recogió como a un héroe épico.

Algunos principios expuestos por Mayan en sus comentarios del Libro del Aintiram, establecen que todos los objetos de la Naturaleza son entidades unificadas (formas) de la energía y la materia, y que las mismas formas emergen de la fuente original a través de la vibración (kolam). Mayan expone que existen dos OM o aspectos del mismo:

Has llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrate para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre La sanacion anticipada. El uso de la energía a través de la intención

3.7
6 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores