Encuentra tu próximo/a libro favorito/a

Conviértase en miembro hoy y lea gratis durante 30 días
365 oraciones de bolsillo para mujeres: Orientación y sabiduría para cada día

365 oraciones de bolsillo para mujeres: Orientación y sabiduría para cada día

Leer la vista previa

365 oraciones de bolsillo para mujeres: Orientación y sabiduría para cada día

Longitud:
435 página
5 horas
Publicado:
Jul 4, 2017
ISBN:
9781496421944
Formato:
Libro

Descripción

Llegue al corazón de lo que desea expresar a Dios con este libro de 365 oraciones para mujeres.
La vida cotidiana puede contener momentos de esperanza y gozo, así como de dolor y decepción. La Biblia promete que Dios siempre está allí para ayudarnos a través de cualquier situación que enfrentemos a diario. Él nos invita a venir a él en oración, pero a veces es difícil saber cómo hablar con él o específicamente por qué orar. Permita que 365 oraciones de bolsillo para mujeres le ayude a conectarse con Dios y a expresarle a él lo que desea en lo más profundo de su corazón.

Get to the very heart of what you want to express to God with 365 oraciones de bolsillos para mujeres [365 Pocket Prayers for Women].
Daily life can bring hope and joy as well as heartache and disappointment. The Bible promises that God is always there to help us through any situation we face in life. He invites us to come to him in prayer, but sometimes it’s hard to know how to talk to him or what to pray for. Let 365 oraciones de bolsillo para mujeres [365 Pocket Prayers for Women] help you connect with God and get to the very heart of what you want to say to him.
Publicado:
Jul 4, 2017
ISBN:
9781496421944
Formato:
Libro

Sobre el autor


Relacionado con 365 oraciones de bolsillo para mujeres

Leer más de Tyndale

Libros relacionados

Vista previa del libro

365 oraciones de bolsillo para mujeres - Tyndale

temático

Introducción

La oración es sencillamente hablar con Dios. Como mujeres de fe, podemos acercarnos a él en cualquier momento, buscarlo donde sea y orar por cualquier cosa. A Dios le encantan nuestras oraciones honestas y de corazón, y le importan los detalles de nuestra vida. Al acudir a él con alabanzas o peticiones, demostramos que confiamos en él y deseamos acercarnos a él.

Tal vez su fe es relativamente nueva y todavía no se siente cómoda al orar. Este libro es para usted. Puede usar las oraciones que hemos redactado como sus propias conversaciones con Dios. Al orar por cada tema, cada día, esperamos que se sienta más cómoda al hablar con Dios y que incluso empiece a formular sus propias oraciones.

Quizá ha sido creyente durante años pero necesita un poco de inspiración en su vida de oración. Este libro es para usted también. Todas tenemos momentos cuando repetimos las mismas oraciones vez tras vez. Al contar con un año de oraciones distintivas que cubren un amplio rango de temas, este libro la ayudará a rejuvenecer su diálogo con Dios.

¡Gracias a Dios no tenemos que ser espiritualmente maduras o estar «ardiendo» para tener una vida de oración significativa! En donde sea que se encuentre en su peregrinaje espiritual, Dios se deleita cuando usted se acerca a él. Esperamos que este pequeño libro la ayude a lograrlo.

Encontrará 365 oraciones, organizadas por días y temas. Usted puede orar cada día del año de modo consecutivo, si así lo desea. Alternativamente, puede mirar el índice y buscar un tema que la ayude a orar por una necesidad urgente o que le dé palabras para lo que está experimentando. Cada cuantos días también encontrará oraciones llamadas «Momentos de oración». Son oraciones más cortas para los días cuando su tiempo es limitado o para cuando necesita hablar brevemente con Dios.

Al empezar una nueva oración, vaya despacio. Tome tiempo y piense lo que le está diciendo a Dios y trate de personalizar cada oración para su propia vida. Si hace de cada oración escrita su propia alabanza o petición sincera, será más significativa.

En sus conversaciones con Dios, tome tiempo para escuchar. La lectura de la Palabra de Dios como parte de su tiempo de oración le da al Señor la oportunidad de hablarle a usted también. ¡No querrá perder la oportunidad de escuchar lo que él tiene que decir! Hemos incluido un versículo bíblico al final de cada oración para ayudarla a meditar en lo que Dios podría estar tratando de comunicarle.

Gracias por acompañarnos en esta búsqueda de una vida de oración más profunda. Es nuestro deseo que al terminar este libro, esté inspirada en sus conversaciones con Dios y —sobre todo— se sienta más cerca de él que antes. Por lo general, es durante estos tiempos especiales de oración que Dios hace su poderoso trabajo en nuestra vida. Por lo tanto, no se rinda; sea constante. Como dice su Palabra, «Así que acerquémonos con toda confianza al trono de la gracia de nuestro Dios. Allí recibiremos su misericordia y encontraremos la gracia que nos ayudará cuando más la necesitemos» (Hebreos 4:16).

El privilegio de la oración es que nos conduce directamente a la presencia de nuestro amado Dios. Y las Escrituras nos prometen que ¡él no nos decepcionará! Con esto en mente, es tiempo de comenzar.

Semana 1

1   2   3   4   5   6   7

DÍA 1

Una oración acerca de las BENDICIONES

Cuando quiero experimentar las bendiciones de Dios

DIOS MISERICORDIOSO:

Tu amor es como un océano, y ola tras ola de tus bendiciones fluyen sobre mí. Tu Palabra dice que has prometido dar a quienes te aman ricas bendiciones, incluidas tu presencia, tu gracia, tu consuelo, tu provisión y tu paz eterna. ¡Qué riquezas tan abundantes! Me siento abrumada por tu amor y generosidad hacia mí; mi copa se desborda. Oh Señor, que siempre responda a tus bendiciones con gratitud y obediencia. Y resguárdame de desear bendiciones solamente para mi propia ventaja, para que pueda llevar una vida cómoda. Sé que eso implicaría no comprender tu propósito, el cual es bendecirme para que yo pueda bendecir a otros. Que tu amor y tu gracia fluyan de mí hacia los demás.

Me preparas un banquete en presencia de mis enemigos. Me honras ungiendo mi cabeza con aceite. Mi copa se desborda de bendiciones. Ciertamente tu bondad y tu amor inagotable me seguirán todos los días de mi vida, y en la casa del SEÑOR viviré por siempre. SALMO 23:5-6

DÍA 2

Una oración acerca de las METAS

Cuando quiero establecer metas para mi vida

PADRE CELESTIAL:

No quiero vagar por la vida haciendo lo que parezca correcto en el momento. ¡Quiero una vida que cuente! Sé que si no me pongo metas, no lograré mucho que valga la pena. Por favor, dame la disciplina para establecer metas sabias, tanto a corto como a largo plazo; pero ayúdame a no olvidar nunca que las metas más importantes son las eternas. El éxito material y la fama son solamente temporales, pero mi relación contigo y los resultados de servirte durarán para siempre. Deseo hacer planes para la eternidad, pensando con cuidado sobre lo que perdurará. Enséñame a filtrar mis metas terrenales a través del lente de la eternidad; entonces sabré qué metas importan. ¿Cómo puedo agradarte? ¿Cómo puedo acercarme más a ti? Cuando me enfoco en ti, mis prioridades terrenales se acomodan en su lugar.

Siempre vivimos en plena confianza, aunque sabemos que mientras vivamos en este cuerpo no estamos en el hogar celestial con el Señor. Pues vivimos por lo que creemos y no por lo que vemos. [...] Así que, ya sea que estemos aquí en este cuerpo o ausentes de este cuerpo, nuestro objetivo es agradarlo a él. 2 CORINTIOS 5:6-7, 9

DÍA 3

Una oración acerca de los DESAFÍOS

Cuando necesito aceptar las dificultades que vienen a mi vida

QUERIDO DIOS:

Sé que vivo en un mundo caído. Jesús mismo le dijo a sus discípulos que en este mundo habría problemas; y ahora veo que los tengo. Señor, no me gusta lo que está pasando en mi vida. Estoy luchando, pero sé que es posible que acepte mis circunstancias, aunque no me agraden. Por favor, ayúdame a recordar que tengo un glorioso futuro en el cielo. Mientras pienso en la eternidad, que pueda crecer a través de las dificultades que hoy enfrento y que recuerde que estas dificultades terminarán junto con la vida terrenal. Capacítame para aceptar lo que viene de tu mano y a confiar en que tienes algo que enseñarme en cada cosa que experimento.

Lo que ahora sufrimos no es nada comparado con la gloria que él nos revelará más adelante. [...] Los creyentes también gemimos —aunque tenemos al Espíritu Santo en nosotros como una muestra anticipada de la gloria futura— porque anhelamos que nuestro cuerpo sea liberado del pecado y el sufrimiento. Nosotros también deseamos con una esperanza ferviente que llegue el día en que Dios nos dé todos nuestros derechos como sus hijos adoptivos, incluido el nuevo cuerpo que nos prometió. ROMANOS 8:18, 23

DÍA 4

Una oración acerca de la SANACIÓN

Cuando me pregunto si Dios puede sanar mis heridas

OH GRAN MÉDICO:

Tú creaste mi cuerpo, y puedes ciertamente repararlo y restaurarlo. Creaste mi mente y mi alma, y también las puedes reparar y restaurar. Eres el gran sanador, y no te atan las limitaciones de este mundo. Creo que puedes intervenir para vencer cualquier amenaza a mi vida, entre ellas la enfermedad: física, mental, espiritual o emocional. Oh Señor, tengo fe en que eres capaz de intervenir, pero a veces dudo que lo harás. Sin embargo, sé por tu Palabra que me amas lo suficiente como para morir por mí, y prometes que en la eternidad tendré sanidad total. Gracias. Estas dos promesas me dan lo que necesito para soportar y esperar que tu poder sanador me haga completa, ya sea en esta vida o en la eternidad. Que sea paciente y confíe en que tú harás lo que es mejor en mi vida.

[Dice el Señor:] «Para ustedes que temen mi nombre, se levantará el Sol de Justicia con sanidad en sus alas. Saldrán libres, saltando de alegría como becerros sueltos en medio de los pastos». MALAQUÍAS 4:2

DÍA 5

Una oración acerca de las NECESIDADES

Cuando intento sentirme satisfecha

AMADO PADRE:

Estoy luchando con una falta de contentamiento, y sé que el problema es que confundo lo que quiero con lo que necesito. Para sobrevivir, necesito cosas básicas como comida, agua, refugio y amor; con esas cosas, debería estar contenta. Pero con frecuencia me consume lo que quiero. Aun cuando mis deseos se cumplen, me siento insatisfecha y disgustada, y busco más. Y cuando quiero cosas que se oponen a tus anhelos, me encuentro más consumida por la envidia, la avaricia, el engaño y el materialismo. ¡Ayúdame, Señor! Enséñame la diferencia entre mis necesidades y mis deseos para que encuentre contentamiento en vivir a tu manera. Al satisfacer mis necesidades, muéstrame tu poder y provisión, y permite que aprenda que eres suficiente. Reenfoca mi mente en tus valores en vez de en los míos. Entonces no me la pasaré buscando algo más; más bien, tendré un corazón lleno de gratitud por lo que tú ya has provisto.

No amen el dinero; estén contentos con lo que tienen, pues Dios ha dicho: «Nunca te fallaré. Jamás te abandonaré». HEBREOS 13:5

DÍA 6   Momento de oración

Una oración acerca de la INCAPACIDAD

Cuando no hay nada que pueda hacer

PADRE:

Clamo a ti hoy en mi desesperación. Me siento en lucha, cabizbaja y completamente impotente. ¡Te necesito! Cuando trato de salir de mis problemas por mi cuenta, pierdo la oportunidad de ver lo que tú puedes hacer en mi vida. A ti te encanta hacer lo imposible, así que extiendo mi mano hacia ti, la cuerda que salva mi vida, y confío en que me ayudarás.

Asa clamó al SEÑOR su Dios: «¡Oh SEÑOR, nadie sino tú puede ayudar al débil contra el poderoso! Ayúdanos, oh SEÑOR nuestro Dios, porque solo en ti confiamos». 2 CRÓNICAS 14:11

DÍA 7   Momento de oración

Una oración acerca de la AMISTAD

Cuando quiero que Dios fortalezca mis amistades

SEÑOR:

Gracias por los amigos que me has dado. Nos unen los vínculos de lealtad y compromiso, sin importar las circunstancias externas. Que sea una buena amiga para ellos y que los ame con genuino amor cristiano. Obra en mi corazón para que sea leal, útil, paciente, amable y perdonadora.

El amor es paciente y bondadoso. El amor no es celoso ni fanfarrón ni orgulloso ni ofensivo. No exige que las cosas se hagan a su manera. No se irrita ni lleva un registro de las ofensas recibidas. 1 CORINTIOS 13:4-5

Semana 2

8   9   10   11   12   13   14

DÍA 8

Una oración acerca de los NIÑOS

Cuando considero lo que los niños pueden enseñarme acerca de confiar en Dios

PADRE CELESTIAL:

En los niños veo la inocencia, la curiosidad y la fe que tanto amas. Los niños están ansiosos por experimentar nuevas aventuras y aprender del mundo que los rodea. Además confían en sus padres para guiarlos, consolarlos y satisfacer sus necesidades. Padre, sé que quieres que aborde la vida del mismo modo. Que esté dispuesta a seguirte en la aventura de esta vida, que aprenda lo más que pueda de ti y confíe en ti para lo que necesito. En ocasiones complico mi vida demasiado, pero tú me invitas a simplemente confiar en ti. Y que mi fe sea sincera y honesta mientras espera con ansias las bendiciones de los momentos divinos contigo. Tú eres mi Padre, y yo soy tu hija.

[Jesús] dijo: «Les digo la verdad, a menos que se aparten de sus pecados y se vuelvan como niños, nunca entrarán en el reino del cielo. Así que el que se vuelva tan humilde como este pequeño es el más importante en el reino del cielo». MATEO 18:3-4

DÍA 9

Una oración acerca de la RENOVACIÓN

Cuando necesito un nuevo comienzo

SEÑOR:

Tu Palabra dice claramente que restaurarás cualquier corazón que busque un nuevo comienzo. ¡Eso es lo que deseo! Anhelo volver a ti y dejar atrás el pecado que me ha hecho caer. Así que te pido que perdones mi pecado, Señor. Sé que si no lo confieso, envenenará todo lo que haga. Agradezco que tu perdón no depende de la magnitud de mi pecado sino de la magnitud de tu amor. El único pecado que es mayor que tu amor incondicional y tu perdón es una actitud de rechazo hostil que evitaría que alguien aceptara tu perdón. Tú no impones tu amor sobre nadie, pero tu compasión está disponible para quien la busca. Que nunca rechace tu amor, Señor. Por favor suaviza mi corazón: moldéalo y prepárame para la renovación que solo tu Espíritu puede dar.

Desháganse de su vieja naturaleza pecaminosa y de su antigua manera de vivir, que está corrompida por la sensualidad y el engaño. En cambio, dejen que el Espíritu les renueve los pensamientos y las actitudes. Pónganse la nueva naturaleza, creada para ser a la semejanza de Dios, quien es verdaderamente justo y santo. EFESIOS 4:22-24

DÍA 10

Una oración acerca del CIELO

Cuando espero estar con Dios para siempre

SEÑOR:

Has plantado en mí el deseo de algo más que esta vida. Fui creada para algo que falta en este mundo y lo anhelo. Me creaste a tu imagen, con valor eterno, de modo que solo tú, el Dios eterno, puede satisfacer en verdad este anhelo. Gracias por darme destellos (a través de la naturaleza, el arte y las relaciones personales) del mundo perfecto que solo existirá en el cielo. Ansío con alegría el día cuando restaurarás la tierra a como era cuando la creaste. Te alabo porque la eternidad será una exploración sin fin de la belleza celestial y de tu carácter, y nunca me cansaré de lo que tienes preparado para mí.

[Jesús dijo:] «No dejen que el corazón se les llene de angustia; confíen en Dios y confíen también en mí. En el hogar de mi Padre, hay lugar más que suficiente. Si no fuera así, ¿acaso les habría dicho que voy a prepararles un lugar? Cuando todo esté listo, volveré para llevarlos, para que siempre estén conmigo donde yo estoy». JUAN 14:1-3

DÍA 11

Una oración acerca de la CONFESIÓN

Cuando mi pecado me separa de Dios

PADRE CELESTIAL:

Hoy me siento culpable por algo que he hecho. Sé que no pretendes que viva con esta culpa, pero tiene un propósito: me impulsa a confesarte mi error. Señor, tú sabes que quiero que las cosas estén bien entre nosotros. Admito mi pecado y recibo tu perdón purificador. Ya que he confesado mi pecado y lo he abandonado, tú has prometido remover mi culpa, restaurar mi gozo y sanar mi alma quebrantada con tu amor perdonador.

¡Oh, qué alegría para aquellos a quienes se les perdona la desobediencia, a quienes se les cubre su pecado! Sí, ¡qué alegría para aquellos a quienes el SEÑOR les borró la culpa de su cuenta, los que llevan una vida de total transparencia! Mientras me negué a confesar mi pecado, mi cuerpo se consumió, y gemía todo el día. [...] Finalmente te confesé todos mis pecados y ya no intenté ocultar mi culpa. Me dije: «Le confesaré mis rebeliones al SEÑOR», ¡y tú me perdonaste! Toda mi culpa desapareció. SALMO 32:1-3, 5

DÍA 12

Una oración acerca de la PASIÓN

Cuando mi pasión por Dios ha menguado

SEÑOR DIOS:

Mi pasión por seguirte ha disminuido. He visto que mi mente y mi corazón por lo general se enfocan en algo más, en cualquier cosa nueva en mi vida que parece fresca y emocionante. En realidad no me quiero alejar de ti; ¡quiero estar cerca! Señor, sé que si aquello por lo que me emociono no es lo que quieres en mi vida, mi pasión por ti morirá pronto. Por favor ayúdame. Dame la autodisciplina para controlar mis pensamientos y ayúdame a volver mi atención a ti. Sé que cuando me concentre en ti, volveré a responderte con gozo. Tú me restaurarás.

Deben seguir creyendo esa verdad y mantenerse firmes en ella. No se alejen de la seguridad que recibieron cuando oyeron la Buena Noticia. COLOSENSES 1:23

DÍA 13   Momento de oración

Una oración acerca de las DEMANDAS DE LA VIDA

Cuando las demandas de la vida son abrumadoras

DIOS MISERICORDIOSO:

Las demandas en mi vida parecen imposibles de enfrentar ahora mismo. Las tareas son demasiado difíciles, las cargas demasiado pesadas, el horario demasiado saturado. Cuando las demandas se acumulen, que te busque a ti siempre, mi única fuente de ayuda. Señor, por favor lleva por mí la carga o dame la fuerza para continuar.

En mi angustia, clamé al SEÑOR; sí, clamé a Dios por ayuda. [...] Mi clamor llegó a sus oídos. 2 SAMUEL 22:7

DÍA 14   Momento de oración

Una oración acerca del CARÁCTER

Cuando me doy cuenta de que quiero ser una mujer que otros admiren

OH SEÑOR:

Confieso que algunas veces pongo el énfasis en algo que no dura: mi apariencia externa. Quiero que otros me admiren, pero sé que la belleza externa no es lo que causará verdadera admiración. Enséñame que las cualidades más admirables surgen de un respeto profundo por ti. Quiero reflejar tu carácter, Dios. Al hacerlo, permite que desarrolle las cualidades que otros puedan admirar.

El encanto es engañoso, y la belleza no perdura, pero la mujer que teme al SEÑOR será sumamente alabada. PROVERBIOS 31:30

Semana 3

15   16   17   18   19   20   21

DÍA 15

Una oración acerca de la ADAPTABILIDAD

Cuando debo adaptarme a los cambios en la vida

DIOS JUSTO:

Sé que la habilidad de adaptarme va de la mano con confiar en ti. Mientras más aprenda a confiar en que me amas y que tienes los mejores planes para mi vida, más capaz seré de ajustarme con disposición y rapidez cuando el camino de la vida tome un giro inesperado. Padre, por favor ayúdame a comprender que no necesito saber todos los detalles de tu plan para obedecerte; sé que tu camino es el mejor, sin importar dónde me lleve. Enséñame a soltar el deseo de controlar mi vida. Que avance en fe y obediencia, consciente de que porque tú conoces el camino, yo no necesito conocerlo.

Fue por la fe que Abraham obedeció cuando Dios lo llamó para que dejara su tierra y fuera a otra que él le daría por herencia. Se fue sin saber adónde iba. Incluso cuando llegó a la tierra que Dios le había prometido, vivió allí por fe, pues era como un extranjero que vive en carpas. HEBREOS 11:8-9

DÍA 16

Una oración para cuando me siento ABRUMADA

Cuando me abruman los problemas de la vida

SEÑOR JESÚS:

En este momento me siento abrumada, derrotada, impotente, fuera de control, y no veo modo de superar mis circunstancias. La vida parece tener obstáculos inmensos y oponentes que jamás lograré vencer. ¿Cómo puedo escapar? En mi desesperación solo puedo aferrarme a tu promesa de que has vencido al mundo. Tú estás en control, y algún día mis problemas se verán minúsculos a la luz de la eternidad y tu gran victoria. También me has dado a tu Santo Espíritu para ayudarme a vencer los obstáculos y las tentaciones en mi vida. Gracias, Señor. Sé que mientras esté en la tierra nunca estaré libre de problemas, pero tu Santo Espíritu me da el poder para vencerlos. Muéstrame cómo ver los obstáculos en mi vida como oportunidades para que muestres tu poder; así no parecerán tan abrumadores. En tu sabiduría y gracia puedes usar las dificultades y debilidades que me asustan como herramientas para ayudarme a vencer.

[Jesús dijo:] «Les he dicho todo lo anterior para que en mí tengan paz. Aquí en el mundo tendrán muchas pruebas y tristezas; pero anímense, porque yo he vencido al mundo». JUAN 16:33

DÍA 17

Una oración acerca de las DIFERENCIAS

Cuando

Has llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrate para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre 365 oraciones de bolsillo para mujeres

0
0 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores