Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Platónov

Platónov

Leer la vista previa

Platónov

Longitud:
291 páginas
1 hora
Editorial:
Publicado:
4 mar 2017
ISBN:
9788826034478
Formato:
Libro

Descripción

Platónov es una obra de teatro escrita por Antón Chéjov cuando este tenía 18 años (entre 1878 y 1880). El manuscrito fue entregado a la actriz María Yermólova a para ser representado en el Teatro Maly de Moscú, pero fue rechazado por la dirección del teatro en 1882. Desaparecido, el texto fue encontrado en 1921 en la caja fuerte de un banco de Moscú. Platónov habla de la caída de un hombre y, con él, de la extinción de todo un mundo. En esta obra temprana y sin embargo magistral, Chéjov nos muestra todos los temas, los personajes y las obsesiones que caracterizaron su obra dramática de madurez.
Editorial:
Publicado:
4 mar 2017
ISBN:
9788826034478
Formato:
Libro

Sobre el autor


Relacionado con Platónov

Leer más de Antón Chéjov

Libros relacionados

Categorías relacionadas

Vista previa del libro

Platónov - Antón Chéjov

Annotacion

Platónov es una obra de teatro escrita por Antón Chéjov cuando este tenía 18 años (entre 1878 y 1880). El manuscrito fue entregado a la actriz María Yermólova a para ser representado en el Teatro Maly de Moscú, pero fue rechazado por la dirección del teatro en 1882. Desaparecido, el texto fue encontrado en 1921 en la caja fuerte de un banco de Moscú.

Platónov habla de la caída de un hombre y, con él, de la extinción de todo un mundo. En esta obra temprana y sin embargo magistral, Chéjov nos muestra todos los temas, los personajes y las obsesiones que caracterizaron su obra dramática de madurez.

Protagonizada por Mijaíl Platónov, un maestro de escuela de provincias que arrastra un desencanto enorme por la vida que acabará sumergiéndolo en la desesperación, Chéjov hace un retrato preciso de una sociedad herida de muerte, que ataca como un animal moribundo y que está a punto de perecer definitivamente.

ANTÓN PAVLÓVICH CHÉJOV

Platonov

Sinopsis

Platónov es una obra de teatro escrita por Antón Chéjov cuando este tenía 18 años (entre 1878 y 1880). El manuscrito fue entregado a la actriz María Yermólova a para ser representado en el Teatro Maly de Moscú, pero fue rechazado por la dirección del teatro en 1882. Desaparecido, el texto fue encontrado en 1921 en la caja fuerte de un banco de Moscú.

Platónov habla de la caída de un hombre y, con él, de la extinción de todo un mundo. En esta obra temprana y sin embargo magistral, Chéjov nos muestra todos los temas, los personajes y las obsesiones que caracterizaron su obra dramática de madurez.

Protagonizada por Mijaíl Platónov, un maestro de escuela de provincias que arrastra un desencanto enorme por la vida que acabará sumergiéndolo en la desesperación, Chéjov hace un retrato preciso de una sociedad herida de muerte, que ataca como un animal moribundo y que está a punto de perecer definitivamente.

PERSONAJES

ANA PETROVNA VOINITZEVA, viuda joven del general Voinitzev.

SERGUEI PÁVLOVICH VOINITZEV, su hijastro.

SOFÍA YEGÓROVNA, esposa de Serguei.

Terratenientes, vecinos de los Voinitzev:

PORFIRI SEMIÓNOVICH GLAGÓLIEV

KIRIL PORFÍRICH GLAGÓLIEV, su hijo

GUERÁSIM KUZMICH PETRIN

PÁVEL PETRÓVICH SCHERBUK

MARÍA YEFÍMOVNA GRÉKOVA, veinte años.

IVÁN IVÁNOVICH TRILETZKI, coronel retirado.

NIKOLAI IVÁNOVICH TRILETZKI, su hijo médico.

ABRAHAM ABRÁMOVICH VENGUÉROVICH, judío rico.

ISAAC ABRÁMOVICH VENGUÉROVICH, su hijo, estudiante.

TIMOFEI GORDÉIEVICH BUGROV, comerciante.

MIJAÍL VASÍLIEVICH PLATÓNOV, maestro rural.

ALEXANDRA IVÁNOVNA (SASHA), esposa de Platónov. Hija de Triletzki.

OSIP, treinta años, cuatrero.

MARKO, mensajero del juez de paz, viejecillo.

VASILI criados de los Voinitzev.

YAKOV

KATIA

Invitados, criados.

La acción se desarrolla en la finca de los Voinitzev, en una de las provincias del sur de Rusia

Acto primero

ANTESALA en casa de LOS VOINITZEV. Una vidriera conduce al jardín, y dos puertas, a una habitación interior. Mobiliario de modelo antiguo y moderno, mezclado. Un piano de cola y, junto a él, un atril con un violín y partituras. Un armonio. Cuadros (oleografías) en marcos dorados.

Escena primera

ANA PETROVNA está sentada al piano, inclinando la cabeza sobre las teclas. NIKOLAI IVÁNOVICH TRILETZKI entra. TRILETZKI. -(Se acerca a ANA PETROVNA.)

¿Qué?

ANA. -(Levanta la cabeza.) Nada... Que estoy aburrida.

TRILETZKI. -¡Déme, ángel mío, un cigarrillo! El cuerpo me pide terriblemente fumar.

Desde esta mañana, no sé por qué, aún no he fumado...

ANA. -(Le ofrece los cigarrillos.) Coja usted más, para no molestar después. (Encienden los cigarrillos.) ¡Estoy aburrida, Nikolai! Estoy triste, no hay nada que hacer, tengo morriña. Qué hacer, no sé... (TRILETZKI le coge la mano.) ¿Me toma el pulso? Estoy sana...

TRILETZKI. -No, no le tomo el pulso... Quiero dar un beso. (Besa la mano.) Uno besa su mano, como una almohadilla... ¿Con que se lava las manos, que las tiene tan blancas?

¡Son maravillosas! La besaré otra vez. (Besa la mano.) ¿Jugamos al ajedrez?

ANA. -Juguemos... (Mira el reloj.) Son las doce y cuarto... Seguramente nuestros invitados tienen hambre...

TRILETZKI. -(Prepara el tablero de ajedrez.) Lo más probable. En lo que se refiere a mí, tengo un hambre terrible.

ANA. -Yo no lo decía por usted... Usted siempre está hambriento, aunque come a cada minuto... (Se sientan a jugar al ajedrez.) Usted sale... Venga... Primero hay que pensar, y luego jugar. Yo, aquí. Usted siempre tiene hambre...

TRILETZKI.-Vamos... ¿Eh?... Tengo hambre... ¿Comeremos pronto?

ANA. -No creo que comamos pronto... El cocinero se ha dignado, por nuestra llegada, emborracharse, y ahora no se tiene de pie. Almorzaremos pronto. En serio, Nikolai Ivánovich, ¿cuándo usted va a estar harto? Come, come, come..., ¡come continuamente!

¡Eso es terrible! ¡Un hombre tan pequeño y qué estómago más grande tiene!

TRILETZKI. -¡Oh sí! ¡Es asombroso!

ANA. -¡Ha entrado usted en mi habitación y, sin preguntar, se ha comido media empanada! ¿No sabía usted que esta empanada no es mía? ¡Es un cochinada, querido!

¡Juegue!

TRILETZKI.-Yo no sabía nada. Solamente sé que la empanada se le agriará allí, si no me la como. ¿Usted piensa así? Puede... Yo pienso de esta manera... Si como mucho, entonces significa que estoy sano, y si estoy, sano, entonces, con su permiso... En cuerpo sano, alma sana. ¿Por qué piensa? Juegue, querida damita, sin pensar... (Canta.) Quisiera contarle, contarle...

ANA. -Cállese... Me impide pensar.

TRILETZKI. -Es una lástima que usted, mujer tan inteligente, no sepa una palabra de gastronomía. El que no sabe comer bien, es un monstruo... ¡Un monstruo moral!... Pues...

¡Eh! ¡Un momento, un momento! ¡Así no se juega! ¡Venga! ¿Adónde mueve usted? ¡Ah, bueno, eso es otra cosa! Pues el gusto ocupa en la naturaleza el mismo lugar que el oído y la vista, es decir, está entre los cinco sentidos que conciernen enteramente al dominio, madre mía, de la psicología. ¡De la psicología!

ANA. -Usted, al parecer, se dispone a decir agudezas... ¡No diga agudezas, querido mío!

Me tiene harta, y, además, no le van a usted... ¿No ha observado que no me río cuando dice agudezas? Ya es hora, a lo que parece, de que se dé cuenta de ello...

TRILETZKI. -¡Usted juega, excelencia!... ¡Cuidado con el caballo! Usted no se ríe, porque no comprende... Así...

ANA. -¿Qué mira» ¡Le toca a usted! ¿Qué cree usted? ¿Vendrá hoy aquí su ella?

TRILETZKI.-Prometió venir. Dio palabra.

ANA.-En tal caso, ya es hora de que estuviera aquí. Son las doce y pico... Usted...

perdone por la indiscreción de la pregunta -¿anda con ella simplemente o en serio?

TRILETZKI. -¿Qué quiere que diga?

ANA.-Francamente, Nikolai Ivánovich, se lo pregunto no por cotilleo, sino amistosamente... ¿Qué es Grékova para usted y qué es usted para ella? Con sinceridad y sin agudezas, por favor... ¡Vamos! Se lo pregunto realmente como amiga...

TRILETZKI. -¿Qué es ella para mí y qué soy yo para ella? Hasta ahora no se sabe...

ANA. -Por lo menos...

TRILETZKI. -Voy a su casa, charlo, mareo, ocasiono gastos a su madre en café, y...

nada más. Usted juega. Debo decirle que voy un día sí y otro no, y a veces cada día.

Paseamos por las oscuras avenidas. Yo le hablo de mis cosas, ella me habla de las suyas; además, me sujeta por este botón y quita de mi cuello la pelusa... Siempre estoy lleno de pelusa.

ANA. -¡Vamos!

TRILETZKI. -Nada más... Es difícil definir lo que, en rigor, me tira a ella. El tedio, el amor o alguna otra cosa, no lo puedo saber... Sé que después de comer la echo muchísimo de menos... Según informes casualmente tomados, resulta que también ella me echa de menos...

ANA. -¿Amor, entonces?

TRILETZKI. -(Encoge los hombros.) Es muy posible. ¿Qué piensa usted? ¿La amo o no?

ANA. -¡Esto es gracioso! Usted lo sabrá mejor...

TRILETZKI. -¡Ah..., usted no me comprende!... ¡Usted juega!

ANA. -Juego. ¡No comprendo, Nikolai! A una mujer le resulta difícil comprenderle a usted a este respecto.

TRILETZKI. -Ella es buena muchacha.

ANA. -A mí me gusta. Tiene la cabeza lúcida. Solo que, amigo... No le cause de una manera u otra disgustos... De un modo u otro... Este pecado le sucede a usted a menudo...

La visitará, la visitará, dirá un montón de sandeces, hará promesas, se jactará, y de ahí no pasará... Me da lástima de ella... ¿Qué hace ahora?

TRILETZKI. -Lee...

ANA. -¿También estudia química? (Se ríe.)

TRILETZKI. -A lo que parece.

ANA. -Excelente... ¡Cuidado! ¡Usted se lleva las piezas con la manga! ¡Me gusta por su afilada nariguilla! De ella podría salir un sabio bastante bueno...

TRILETZKI. -¡No sabe qué camino tomar, pobre muchacha!

ANA. -Escúcheme, Nikolai... Ruegue a María Yefímovna que venga a verme alguna vez. Me familiarizaré con ella y... juntos la calaremos, y la dejaremos ir en paz o la tomaremos en cuenta... Tal vez... (Pausa.) Yo le considero a usted un crío, una veleta, y por eso me mezclo en sus asuntos. Usted juega. Tal es mi consejo. O no tocarla en absoluto, o casarse con ella. Solo casarse..., ¡nada más! Y si, inesperadamente, quiere usted casarse, piénselo primero... Tenga la bondad de examinarla por todos los lados, no superficialmente: reflexione, medite, razone, y así no tendrá que llorar... después. ¿Me escucha?

TRILETZKI. -Desde luego... La escucho con interés y credulidad.

ANA. -Le conozco. Hace todo sin pensarlo y se casará sin pensarlo. En cuanto una mujer le enseña un dedo, usted está dispuesto a todo. Debe aconsejarse con sus íntimos...

Sí... No confíe en su estúpida cabeza. (Golpea en la mesa.) ¡Qué cabeza tiene! (Silba.)

¡Silba, madre mía! Contiene mucho cerebro, pero no se ve en ella ni pizca de sentido.

TRILETZKI. -¡Silba como un campesino! ¡Asombrosa mujer! (Pausa.) Ella no vendrá a su casa.

ANA. -¿Por qué?

TRILETZKI. -Porque Platónov viene a esta casa. No puede soportarle después de aquellos sus exabruptos. El hombre se imaginó que ella es tonta, se le metió eso en su despeluzada cabeza, y ahora no hay quien le disuada. No sé por qué, considera como un deber suyo enojar a los tontos, les hace malas pasadas... ¡Juegue!... ¿Acaso ella es tonta?

¡Él no comprende a la gente!

ANA.-Tonterías. No le consentiremos que se salga del tiesto. Dígala que no tenga miedo. ¿Por qué Platónov tarda tanto en venir? Hace ya tiempo que debería estar aquí...

(Mira el reloj) Es una descortesía por su parte. Llevamos seis meses sin vernos.

TRILETZKI.-Cuando yo venía hacia aquí, vi que las maderas de las ventanas de la escuela estaban herméticamente cerradas. Probablemente esté durmiendo todavía. ¡Es un canalla! También hace mucho tiempo que yo no le veo.

ANA.-¿No estará enfermo?

TRILETZKI.-Él siempre está sano. Todavía vive. (Entran PORFIRI GLAGÓLIEV Y

VOINITZEV.)

Escena II

DICHOS. GLAGÓLIEV y VOINITZEV

GLAGÓLIEV. -(Entrando.) Así es, queridísimo Serguei Pávlovich. En este sentido, nosotros, las estrellas ponientes, somos mejores y más felices que ustedes, las nacientes. Y

no había hombre, como ve, que perdiera, y había mujer que ganaba en el juego. (Se sientan.) Sentémonos, estoy fatigado... Amábamos a la mujer, como caballeros sin tacha, creíamos en ella, nos inclinábamos ante ella, porque veíamos en ella a un ser mejor... ¡La mujeres un ser mejor, Serguei Pávlovich!

ANA. -¿Para qué trampear?

TRILETZKI. -¿Quién trampea?

ANA. -¿Quién ha colocado este peón aquí?

TRILETZKI. -¡Usted misma le ha colocado!

ANA. -¡Ah, ya!... Pardon...

TRILETZKI. -¡Ahora salimos con pardon!

GLAGÓLIEV. -Entre nosotros había también amigos. La amistad, en nuestro tiempo no parecía tan ingenua y tan innecesaria. En nuestro tiempo existían círculos literarios, ateneos. Por los amigos, entre otras cosas, estábamos decididos a penetrar en el fuego.

VOINITZEV.-(Bosteza.) ¡Era un tiempo excelente!

TRILETZKI. -Pero en nuestro terrible tiempo, los bomberos están para eso, para entrar en el fuego por los amigos.

ANA. -Eso es estúpido, Nikolai. (Pausa.)

GLAGÓLIEV. -El invierno pasado, en Moscú, en la Ópera, vi cómo un joven lloraba bajo la influencia de una buena música... ¿No es eso bueno?

VOINITZEV. -Quizá, incluso, sea muy bueno.

GLAGÓLIEV. -También yo pienso así. ¿Pero por qué, dígame, por favor, al mirarle, se reían las damas y caballeros que estaban sentados cerca de él? ¿Por qué se reían? Y el joven, al advertir que personas bondadosas veían sus lágrimas, empezó a dar vueltas en la butaca, se puso colorado, simuló en su semblante una sonrisa despreciable y después salió del teatro... En nuestro tiempo no nos avergonzábamos de las buenas lágrimas ni nos reíamos de ellas...

TRILETZKI. -(A ANA.) ¡Que se muera este melifluo de melancolía! ¡No me gusta la pasión! ¡Hiere los oídos!

ANA.-¡Chis!...

GLAGÓLIEV.-Nosotros éramos más felices que ustedes. En nuestro tiempo, quienes comprendían la música no se marchaban del teatro, se quedaban hasta el final de la ópera...

Usted bobea, Serguei Pávlovich... Le he sometido...

VOINITZEV.-No... ¡Resuma, Porfiri Semiónovich! Es hora...

GLAGÓLIEV.-Bueno... Etcétera, etcétera. Si ahora se resume todo lo dicho por mí, resultará que en nuestro tiempo había hombres que amaban y odiaban, y por consiguiente, que se indignaban y despreciaban...

VOINITZEV.-Estupendo. ¿Es que no los hay en nuestro tiempo?

GLAGÓLIEV.-Pienso que no. (VOINITZEV se levanta y va hacia la ventana.) Hoy, la ausencia de estas gentes viene a ser como una tisis... (Pausa.) VOINITZEV.-¡Eso es una afirmación gratuita, Porfiri Semiónovich!

ANA.-¡No lo resisto! Huele tanto a pachulís insoportables, que incluso me siento mal.

(Tose.) ¡Apártese un poco atrás!

TRILETZKI.-(Se aparta.) Está perdiendo, y los pobres pachulís tienen la culpa. ¡Es una mujer asombros.

VOINITZEV.-Está mal, Porfiri Semiónovich, presentar una acusación fundándose exclusivamente en conjeturas y en parcialidad contra la juventud actual...

GLAGÓLIEV.-Quizá. Es posible que esté equivocado.

VOINITZEV.-¿Quizá?... En ese caso no debe tener lugar ese quizá... ¡La acusación no es una broma!

GLAGÓLIEV.-(Se ríe.) Pero... usted se enfada, querido mío, empieza...¡Hum!...Esto demuestra que usted no es un caballero, que usted no sabe tratar con el debido respeto las opiniones del adversario.

VOINITZEV.-Eso prueba que yo se indignarme.

GLAGÓLIEV.-Yo, se comprende, no me refiero a

Has llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrate para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre Platónov

0
0 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores