Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Acción tutorial: y orientación educativa

Acción tutorial: y orientación educativa

Leer la vista previa

Acción tutorial: y orientación educativa

valoraciones:
4.5/5 (7 valoraciones)
Longitud:
251 páginas
3 horas
Publicado:
23 feb 2017
ISBN:
9788427722651
Formato:
Libro

Descripción

En un enfoque más práctico que erudito, este libro es un instrumento útil para el desempeño de la función tutorial, donde se ofrecen los elementos psicopedagógicos que sirven de soporte para la acción fundamental del tutor y sin los cuales ésta carecería de base científica. Cada tema consta de una exposición teórica, unas cuestiones para debate, una bibliografía y un caso práctico, lo que hace de esta obra un rico instrumento de trabajo.
Publicado:
23 feb 2017
ISBN:
9788427722651
Formato:
Libro

Sobre el autor


Relacionado con Acción tutorial

Títulos en esta serie (40)

Ver más

Libros relacionados

Vista previa del libro

Acción tutorial - Juan Antonio Mora

1994

1. CONCEPTO Y CONDICIONANTES DE LA ORIENTACIÓN

Orientación en sentido amplio y en sentido estricto

Las necesidades socioeconómicas del mundo contemporáneo han dado un gran impulso a las técnicas psicoeducativas de orientación vocacional y profesional, que ya venían preocupando a la humanidad desde siempre. El movimiento científico aplicado a las Ciencias de la Educación favorece el enfoque de la orientación como actividad especializada del proceso educativo, en su organización, métodos y programas, y como fundamento esencial de la democratización de la cultura, «igualdad de oportunidades».

La orientación, al ser sinónimo de toma de conciencia, un saber dónde se está, a dónde se va, y por qué caminos y medios, capacita al individuo para conocer sus rasgos personales, aptitudes e intereses, y por consiguiente es casi sinónimo de educación, ya que «toda educación comporta un sentido orientacional, sin el cual quedaría esencialmente truncada»¹. La orientación puede realizarse desde dos planos diferentes:

A. En su más amplio sentido plano existencial– se refiere a la orientación de seres concretos, suministrándoles una serie de respuestas para problemas esenciales de la vida, que llevan a un modo de concebir el mundo y la existencia. Y se hace necesario ahondar este plano, pese a los interrogantes que plantea, porque educación y orientación pretenden llevar a las personas a un mejor conocimiento de sí mismas y de los fines personales que deben cumplir.

En este plano, los problemas de la orientación se confunden con otros de alcance general, y sólo se puede intervenir en ellos considerando los progresos científicos, sociales y técnicos, organización de la cultura y de las ciencias humanas. La orientación así concebida contribuye a que evolucionen las Ciencias de la Educación, pero esta contribución es indirecta e incierta, y las aportaciones de los orientadores se convierten a su vez en interrogantes, cuando plantean problemas tan generales como el conocimiento del hombre y la sociedad. El problema de la orientación deja de ser puramente técnico y económico, para convertirse en moral y axiológico.

«Escoger un destino, optar por una vocación, es nada menos que escoger y optar por una vida en la cual el desarrollo de la personalidad alcanzará su plena expansión, y en la que el ser entero conseguirá una integración a la vez personal y comunitaria.» ²

B. En sentido más restringido –plano técnico– la orientación relega los grandes interrogantes del plano anterior, preocupándose por conseguir una actuación eficiente, y sus posibilidades en el plano educativo son tan grandes, que para algunos autores pasa a ser sinónimo de educación.

Desde este plano se realizan las descripciones y clasificaciones operativas, inteligencia general, aptitudes y talentos específicos, intereses y valores, adaptación y exigencias requeridas para una profesión determinada, y selección de los mejores para determinadas tareas. Para ello se utilizan instrumentos técnicos de medida individual, y diseño, para grupos numerosos, y aunque en ellos no puede descartarse la posibilidad de error en usos concretos, objetivan las formas de examen y control de resultados.

En este sentido la orientación se define como

«la ayuda técnico-psicológica dada desde la actividad educativa institucionalizada para que los seres en desarrollo o sus representantes, comprendan sus posibilidades dentro de áreas de vida que aspiran a racionalizarse (escolar, cutural, económica), se integren eficientemente en ellas y superan su lucha por mantener el equilibrio, la unidad y los fines personales ante los problemas evolutivos o las fuertes contradicciones del ambiente.» ³

Orientación en distintos niveles de población

Con el fin de llegar a una formalización del concepto de orientación, agrupando de un modo ordenado las variables que intervienen en ella, se distinguen tres niveles de población:

A. Orientación al nivel del conjunto de población de un país determinado. Se da en función de una serie de variables demográficas, culturales y económicas, que tienen en cuenta la duración de los estudios, los contenidos de diferentes instituciones educativas, el origen social de los que ejercen determinada profesión, etc.

Unos factores pueden expresarse de forma cuantitativa, como la duración de la educación básica y obligatoria y los criterios utilizados para la admisión a determinados estudios; otros, son más difíciles de cuantificar, como los culturales, sociales y políticos en cuanto que ofrecen posibilidades efectivas para determinadas categorías o profesiones, o el grado de movilidad social y el carácter más o menos rígido de la planificación económica.

B. Orientación a nivel de determinadas categorías específicas del alumno. A este nivel se puede retrasar para las enseñanzas diferenciadas y prolongar la duración de estudios comunes, organizar «concentraciones escolares» que permitan la asistencia a centros educativos, a niños que viven en lugares alejados y aumentar el número de becas que atenúen desigualdades económicas.

C. Orientación a nivel individual. Debe ser información específica de las aptitudes e intereses de los alumnos concretos y debe procurar medidas institucionales generales para atenuar las desigualdades de origen sociocultural que se deriven de un sistema de valores en el que la igualdad de oportunidades se considere necesaria.

El interés educativo de la orientación individual es distinto del interés «tecnocrático» o «sociológico» que se dirige más a la orientación a nivel de población. Al educador, estos niveles le parecen abstractos y lejanos y las soluciones no están al alcance de su mano; en cambio, se siente esencialmente motivado por la orientación individual de sus alumnos. Sin embargo las «interacciones» entre los distintos niveles a que puede plantearse este tema son manifiestas; así, la orientación de un niño dependerá de sus aptitudes específicas, pero también influirá el nivel sociocultural de su familia y las expectativas que presenten determinadas profesiones. Por ello, no se llega a una formalización de la orientación a nivel de población por la imposibilidad de previsiones a largo plazo sobre las necesidades de la economía y los avances científicos, y se tiende a realizar una educación de conocimientos generales, desarrollo de capacidades intelectuales, que permiten adquirir los conocimientos específicos en el momento adecuado. Y, a nivel individual, la forma de modelo que puede ser utilizada, tampoco es simple, porque si las capacidades intelectuales y el nivel sociocultural de un niño concreto determinan su orientación, en los medios favorecidos económicamente, son menos determinantes las capacidades intelectuales que en los medios modestos; y, a la vez, el nivel de una familia es menos determinante para capacidades intelectuales muy elevadas o muy inferiores, que para niveles medianos de capacidad.

Relación orientación-adaptación

Sin adaptación a las circunstancias presentes no puede haber orientación hacia el futuro. La principal cualidad de la adaptación humana es la «orientación», que implica relaciones complejas entre motivación, percepción y aprendizaje, y que determina la toma de decisiones por parte del sujeto, según las circunstancias y su sistema de valores.

Hay tres modos de definir la adaptación:

1. Como la satisfacción obtenida por el sujeto mediante una relación más o menos placentera con el medio ambiente, «egocentrismo».

2. Como proceso de ajuste de las tendencias individuales a los requisitos sociales, equilibrio entre estados psicológicos internos y conducta.

3. Como un despliegue de las potencialidades del individuo mediante a maduración y la experiencia, «realización de sí mismo».

En términos psicológicos, lo que un individuo sabe que otros esperan de él constituye un determinante fundamental de su conducta social. La recompensa fortalece la motivación que «orienta» hacia el futuro en términos de metas que desean alcanzar (Bandura y Walters, 1975). Cuando no se pueden satisfacer los motivos individuales, nos encontramos en un estado de «frustración», y la adaptación es una respuesta y una superación de la frustración. Dentro de las técnicas de la adaptación, la jerarquía más elevada consiste en superar el obstáculo mediante la «resolución del problema» que puede manifestarse mediante un proceso de pensamiento, actividad simbólica de nivel superior, que es el mayor potencial humano para ejercer dominio sobre el ambiente y las fuerzas circunstanciales.

La orientación nos lleva a analizar los esquemas explicativos de la conducta humana: motivación, percepción y aprendizaje.

La motivación es parte integrante de una necesidad humana de actividad exploratoria. Unos motivos son «primarios» de base fisiológica, imprescindibles para el mantenimiento de la vida, y otros «adquiridos», motivación netamente humana, que diferencia al hombre de las demás especies, porque requiere algo más que la satisfacción de sus necesidades de supervivencia para participar en una experiencia plenamente humana. Pero los motivos son más complejos que la simple consideración de impulsión hacia una meta, aunque el cobrar conciencia de ella ejerza una influencia decisiva en el sujeto. Las personas muchas veces hacen lo mismo por distintas razones, que no son observadas públicamente, sino que se infieren a partir de la conducta. Lewin estudia la idea de que los objetos, las personas y las actividades tienen para el individuo una valencia positiva si lo atraen, y negativa si lo repelen, y en esto influye grandemente la experiencia anterior del sujeto y su modo de percibir la realidad.

La percepción comienza, según Allport y Bruner, como un acto de «categorización» definiendo la realidad en términos de categorías en las que se incluye la experiencia anterior del sujeto y la nueva experiencia. La percepción se apoya en ambas, obrando de modo selectivo según los motivos que actúen en nosotros y la meta que estemos persiguiendo. La disposición hace que tendamos a percibir la experiencia según se espera ser percibida, lo que origina el principio de «constancia perceptual» o tendencia a percibir las cosas del mismo modo que se percibieron en el pasado.

Entre percepción y motivación existe un recíproco intercambio, y puede ser que el hombre perciba los hechos en función de las metas anticipadas, o, por el contrario, que lo que acaba de percibir lo motive en un determinado sentido. Según Bruner y Goodman, los estados motivacionales modifican la percepción, patentizándose un efecto selectivo de la motivación sobre la percepción.

El aprendizaje en términos de procesos motivacionales-perceptuales que pueden ser más o menos permanentes, lleva a la modificación real o potencial de la conducta. El aprendizaje puede ser «implícito» y «explícito», este último con propósito deliberado, lleva a un proceso orientacional que es parte integrante del proceso educativo.

Estas consideraciones llevan a un concepto de «orientación como proceso» y a una «teoría de la decisión» entendida como suma de decisiones sucesivas adoptadas siempre por el sujeto en función de las circunstancias.

Orientación vocacional y orientación profesional

En nuestros días las necesidades de especialización y selección han convertido a la orientación profesional en una técnica muy extendida. Esta selección trata de medir la capacidad de cada sujeto, pero la inteligencia no está constituida por un solo factor; tratamos de medir sus componentes y siempre se escapa alguna porción de ella. Vernon atribuye la escisión de la inteligencia general en elementos más especializados, a la influencia de la educación; pero sea como sea, el avance de sus aspectos fundamentales suele ser desigual, más bien que un desarrollo general y determinado. El diagnóstico de aptitudes para predecir el éxito en una profesión, ha llevado en muchas ocasiones al fracaso, con lo que se ha constatado en la realidad que no basta poseer aptitudes suficientes para desempeñar satisfactoriamente una profesión, sino que se requiere además, y quizá de manera esencial, la «vocación» que se refiere a «los intereses relativamente permanentes de una persona»; un mismo estímulo produce diferentes sensaciones según el sujeto tenga o no interés en él, pudiendo incluso pasar desapercibido a quien no le interese. Vocación significa etimológicamente «llamamiento hacia una meta determinada», y representa un aspecto complejo de la dinámica de la personalidad. Es, según Marañón, una afición intensa y cordial hacia algo, impulso e interés hacia algo determinado, que no implica ni egoísmo, ni resignación; es una actuación de acuerdo a nuestras características personales, de forma que la persona se siente satisfecha y segura de sí misma. En líneas generales, se ha comprobado que las preferencias vocacionales forman parte de una constelación actitudinal relacionada con un sistema de valores básicos. De aquí que los factores determinantes de la vocación sean las actitudes y los valores.

Se ha planteado también si la inteligencia es un rasgo puramente cognitivo, o influyen aspectos motivacionales. Wechsler, ha mantenido siempre que es una manifestación de la personalidad como un todo, y que las características emocionales y motivacionales están entre los ingredientes que la constituyen.

Y puesto que, si hay vocación, las aptitudes avanzan, y, si no hay vocación, disminuyen, el «consejo vocacional» ha de conocer las aptitudes, actitudes y valores del sujeto para facilitar, con base científica «la más completa y aséptica información acerca de sí mismo, de sus posibilidades y de la sociedad hacia la que se dirige vertiginosamente, especialmente referida a las ocupaciones posibles»⁴.

La psicología general aplicada a la «orientación» debe ser una psicología de conductas globales observadas en un medio normal, para después separarse del punto de vista general hacia el diferencial (que estudia las diferencias humanas en aptitudes, actitudes y valores).

Aptitudes

Aptitud es, en sentido genérico, disposición natural para el desempeño de una función, o capacidad para realizar una tarea. En sentido específico, hace referencia a las disposiciones relativas a la receptividad cognoscitiva, capacidad de captación y elaboración mental de datos, que determina el que unos sujetos estén mejor dispuestos para la resolución de problemas teóricos o prácticos de distintos tipos.

Guilford inicia un estudio completo de las aptitudes y las relaciona con un sistema tridimensional de contenidos, productos y operaciones, que determinan ciento veinte factores de la inteligencia. El análisis factorial descompone la inteligencia en sus partes integrantes, y los tests de aptitudes señalan la aptitud o aptitudes específicas del sujeto. La capacidad para realizar determinadas tareas o profesiones que pueden

Has llegado al final de esta vista previa. ¡ para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre Acción tutorial

4.3
7 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores