Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más con una prueba gratuita

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Los mejores chistes cortos
Los mejores chistes cortos
Los mejores chistes cortos
Libro electrónico139 páginas1 hora

Los mejores chistes cortos

Calificación: 3 de 5 estrellas

3/5

()

Leer la vista previa

Información de este libro electrónico

Risas, diversión y entretenimiento con los mejores chistes cortos y las mejores adivinanzas. Disfrute de esta selección de los mejores chistes cortos para todas las ocasiones.
IdiomaEspañol
Fecha de lanzamiento6 feb 2017
ISBN9788494637353
Los mejores chistes cortos
Leer la vista previa
Autor

Varios autores

<p>Aleksandr Pávlovich Ivanov (1876-1940) fue asesor científico del Museo Ruso de San Petersburgo y profesor del Instituto Superior de Bellas Artes de la Universidad de esa misma ciudad. <em>El estereoscopio</em> (1909) es el único texto suyo que se conoce, pero es al mismo tiempo uno de los clásicos del género.</p> <p>Ignati Nikoláievich Potápenko (1856-1929) fue amigo de Chéjov y al parecer éste se inspiró en él y sus amores para el personaje de Trijorin de <em>La gaviota</em>. Fue un escritor muy prolífico, y ya muy famoso desde 1890, fecha de la publicación de su novela <em>El auténtico servicio</em>. <p>Aleksandr Aleksándrovich Bogdánov (1873-1928) fue médico y autor de dos novelas utópicas, <is>La estrella roja</is> (1910) y <is>El ingeniero Menni</is> (1912). Creía que por medio de sucesivas transfusiones de sangre el organismo podía rejuvenecerse gradualmente; tuvo ocasión de poner en práctica esta idea, con el visto bueno de Stalin, al frente del llamado Instituto de Supervivencia, fundado en Moscú en 1926.</p> <p>Vivian Azárievich Itin (1894-1938) fue, además de escritor, un decidido activista político de origen judío. Funcionario del gobierno revolucionario, fue finalmente fusilado por Stalin, acusado de espiar para los japoneses.</p> <p>Alekséi Matviéievich ( o Mijaíl Vasílievich) Vólkov (?-?): de él apenas se sabe que murió en el frente ruso, en la Segunda Guerra Mundial. Sus relatos se publicaron en revistas y recrean peripecias de ovnis y extraterrestres.</p>

Lee más de Varios Autores

Relacionado con Los mejores chistes cortos

Libros electrónicos relacionados

Categorías relacionadas

Comentarios para Los mejores chistes cortos

Calificación: 2.8461538461538463 de 5 estrellas
3/5

13 clasificaciones2 comentarios

¿Qué te pareció?

Toca para calificar

Los comentarios deben tener al menos 10 palabras

  • Calificación: 1 de 5 estrellas
    1/5
    Me dio lastima ver unos chistes tan malos , otros absurdos , otros que ofenden a muchos ...
  • Calificación: 2 de 5 estrellas
    2/5
    Muchos no son chistes sino frases populares, algunos chistes se me hicieron ingeniosos, pero en realidad no creo que sean más de cuatro. Nunca había leído un libro de estos, pero supongo que puede estar bien si el objetivo de leer es buscar algo ingenioso, además de no ser largo y tampoco tener pretensiones, se trata de un compilado, quizá gente de España lo disfrute más, todo indica o que se tradujo allá o el autor recopila chistes españoles.

Vista previa del libro

Los mejores chistes cortos - Varios autores

chiste!…

Para empezar una

de chistes

rapidos

Tenemos que...

–¿Sigues teniendo cataratas?

–No, con la sequía, ya se sabe…

–Pues yo tengo dos hermanitas de la caridad, me lo hacen gratis.

–Tenemos tiempo de sobra.

–Pues haber cuando consigues tiempo de primera.

–Lo que yo tengo es una memoria fotográfica, lo que me falta es película.

–Tenemos que dejar de vernos.

–Pues apaga la luz.

–Yo tengo el sueño pesado, pero las pesadillas ligeras.

–Pues yo antes tenía mucho sentido del humor, ahora me dedico a hacer libros de chistes.

–Tengo tantas cosas para dar, pero lo mejor es que las venda.

–Y pensar que Paquito se ahogó por tener un reloj sumergible.

–Pues yo tuve la razón un día, pero ese día no habían permisos para salir del manicomio.

–Pues yo tengo una gran expresión corporal. Hablo hasta por los codos.

–No me venía la regla porque tenía un reloj que atrasaba.

–Pues yo tengo ganas de soltarme el pelo, pero como soy calvo…

–Yo tenía mis «anvisiones», pero llegó el oculista y me las quitó.

–Yo tengo horchata en las venas, por eso el vampiro me tiene en la nevera.

–Yo tengo un temple de hierro, pero tengo un «hierro» sin temple.

–Yo tenía «celebro», pero desde que me volví un hombre serio tengo cerebro.

–Tengo un camaleón, pero es incómodo para dormir.

–Pues yo tengo unas piernas buenísimas, son de caoba natural.

–Había un pirata, con una pata de palo, que se llamaba Garfio.

–¿Y cómo se llamaba la otra pata?

–Yo tengo SIDA, y todo por tener un hambre atroz de tener un hombre atrás.

–Pues yo no voy al bar del gimnasio.

–¿Por qué?

–Porque sólo tienen platos fuertes.

–Yo soy drogadicto, hace dos meses que no me «pincho», y tengo un Tarzán que no me lo aguanto.

–Tengo que dejar la botella.

–¿Alcohólico?

–No, vino.

–Tengo un hambre bestial, lo malo es que soy vegetariano.

–Tú no tienes lo que un hombre ha de tener para conquistar a una mujer.

–¿Un pene grande?

–No, dinero.

–Todo el mundo se empeña en discutir conmigo, y todo porque siempre tengo la razón.

–Yo siempre quise tener mucha pasta y ahora tengo un restaurante italiano.

–Y yo tengo dos hermanas increíbles.

–¿Buenísimas?

–No mentirosísimas.

–Yo siempre quise tener cuatro esposas, pero no contaba con las cuatro suegras.

–Pues yo tengo las tetas de Sabrina y de Marta Sánchez.

–¿Tienes el busto gigante?

–No, tengo cuatro tetas.

–La tengo como un tren.

–¿De grande?

–No, de sucia.

–Es lo mismo tuve que tubo.

–¿Por qué?

–Porque todo lo que tuve se me fue por un tubo.

–Pues yo tengo problemas de reproducción.

–¿Estéril?

–No, fotocopiadora.

Es diferente...

–Tú eres celoso, que el oso eres tú.

–Corto y cambio, que cambia al corto.

–La vieja computadora, que Dora, la puta vieja.

–El hijo de Santiago, que san te hago el hijo.

–Pantalones de rebajas, que te bajas los pantalones.

–La Prisión Modelo, que un modelo de prisión.

–Un viejo mojigato, que el gato moja al viejo.

–Estoy por la televisión privada, que estoy privada por la televisión.

–Un hijo canoso, que un oso canijo.

–Un soldado de plomo, que un plomo de soldado.

–El niño Armando, que armando al niño.

–El Cabo Cañaveral, que qué coño va a ver el cabo.

–Huevos de araña, que aráñame los huevos.

–El perro de Charles Boyer, que voy a echarles el perro.

–Tomate, que te toma.

–Tecla Varela, que te la clavaré.

La justicia que no ve

–¿Y por qué hizo los billetes de once euros?

–Pues para ganarles algo.

–Yo sólo conozco la prisión de oídas, es que siempre que me llevan ahí, voy ciego.

–¿Por qué se le

¿Disfrutas la vista previa?
Página 1 de 1