Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Consciencia

Consciencia

Leer la vista previa

Consciencia

valoraciones:
4.5/5 (2 valoraciones)
Longitud:
518 páginas
8 horas
Editorial:
Publicado:
1 feb 2017
ISBN:
9788416579952
Formato:
Libro

Descripción

En este libro revolucionario, Emilio Carrillo nos invita a hacernos conscientes de diversos aspectos fundamentales que afectan directamente nuestras vidas, y nos sugiere el camino para llegar a vivir en consciencia. Para empezar, nos sorprende hablando del sistema socioeconómico y político imperante con el fin de que sepamos que nuestra libertad está condicionada. A partir de aquí, nos invita a liberarnos.
Lo primero es que nos demos cuenta de que no somos los dueños de nuestras mentes y de que esta falta de control induce unas reacciones automáticas cuya consecuencia última es la infelicidad. Con Consciencia descubrimos los distintos aspectos implicados en ello y aprendemos a superarlos. A diferencia de tantas obras dedicadas al control de la mente, Consciencia mantiene siempre fija la mirada en la vida diaria, para que todo lo nuevo que incorporemos tenga una manifestación inmediata en nuestro día a día.
Aprendemos, así, a honrar nuestros dones y talentos, a contribuir a que nuestros hijos saquen lo mejor de sí mismos, o a afrontar la denominada "enfermedad" y la denominada "muerte" como vías de desarrollo espiritual. Con Consciencia invertimos creencias falaces determinantes, como la creencia en el tiempo, y liberamos nuestras mentes; paralelamente, nos vamos adueñando de nuestras vidas y vamos transformando el mundo; finalmente, aprendemos también acerca de nuestra naturaleza divina y descubrimos que el Despertar está a nuestro alcance, mucho más cerca de lo que pensábamos. ¡Convertirte en un Vividor, en el mejor sentido de la palabra, está en tus manos!
Editorial:
Publicado:
1 feb 2017
ISBN:
9788416579952
Formato:
Libro

Sobre el autor


Relacionado con Consciencia

Libros relacionados

Artículos relacionados

Vista previa del libro

Consciencia - Emilio Carrillo

Si este libro le ha interesado y desea que lo mantengamos informado de nuestras publicaciones, puede escribirnos a

comunicacion@editorialsirio.com

o bien regristrase en nuestra página web:

www.editorialsirio.com

El objetivo de este libro es proporcionar información precisa y seria sobre el tema del que trata. Ni el autor ni la editorial se responsabilizan del uso que se pueda hacer de la información contenida en el mismo ni ofrecen servicios profesionales de carácter psicológico, financiero, legal o de otro tipo. Si el lector necesita ayuda o consejo experto, debería buscar los servicios de un profesional competente.

Diseño de portada: Editorial Sirio S.A.

Composición ePub por Editorial Sirio S.A.

© de la edición original

2016, Emilio Carrillo

© de la presente edición

EDITORIAL SIRIO, S.A.

www.editorialsirio.com

E-Mail: sirio@editorialsirio.com

I.S.B.N.:978-84-16579-952

«Cualquier forma de reproducción, distribución, comunicación pública o transformación de esta obra sólo puede ser realizada con la autorización de sus titulares, salvo excepción prevista por la ley. Diríjase a CEDRO (Centro Español de Derechos Reprográficos, www.cedro.org) si necesita fotocopiar o escanear algún fragmento de esta obra».

Contenido

INTRODUCCIÓN

¿LLEVAS EL MANDO CONSCIENTE DE TU VIDA?

CONSCIENCIA Y ESTADO DE CONSCIENCIA

LA EVOLUCIÓN DEL ESTADO DE CONSCIENCIA

LA EXPANSIÓN DE LA CONSCIENCIA

SOBRE LA ESTRUCTURA DE ESTE LIBRO

CONSCIENCIA Y ECONOMÍA

EL SISTEMA SOCIOECONÓMICO VIGENTE: SUS SIETE SEÑAS DE IDENTIDAD

EVOLUCIÓN DEL SISTEMA SOCIOECONÓMICO HASTA LLEGAR A SU MUTACIÓN ACTUAL

NO ESTAMOS ANTE UNA CRISIS, SINO ANTE UNA MUTACIÓN DEL SISTEMA SOCIOECONÓMICO

DEL AHORRO AL CONSUMO Y DEL CRÉDITO A UNA NUEVA ESCLAVITUD: LA RAZA DE DEUDORES Y EL ESCLAVO INTEGRAL

TRAS LA MUTACIÓN DEL SISTEMA SOCIOECONÓMICO, LA CRISIS SISTÉMICA ES LA COLUMNA VERTEBRAL QUE LO SOSTIENE Y EXPANDE SU PODER

EL MERCADO FINANCIERO ES SOLO LA MANIFESTACIÓN EXTERIOR DE UNA ÉLITE PERFECTAMENTE ORGANIZADA

¿QUÉ HACER?

CONSCIENCIA Y POLÍTICA

LA INCONSCIENCIA EN QUE SE DESPLIEGA TU VIDA

EL NÚCLEO MANIPULADOR

EL PRIMER CÍRCULO DEL ENTRAMADO DE MANIPULACIÓN Y DOMINIO

LOS RESTANTES CÍRCULOS DEL ENTRAMADO DE MANIPULACIÓN Y DOMINIO

OTRAS CARACTERÍSTICAS DE LA ÉLITE Y DEL ENTRAMADO DE MANIPULACIÓN Y DOMINIO

INSTRUMENTOS, PROCEDIMIENTOS Y EJES FUNDAMENTALES DE LA ESTRATEGIA Y LA PRÁCTICA DE LA MANIPULACIÓN

EL TRIUNFO DEL ANTICRISTO

LOS AGUJEROS NEGROS Y EL FINAL DEL ANTICRISTO

EL FENÓMENO DE LA RANA HERVIDA

LA CLAVE ES EL AMOR

CONSCIENCIA PARA DESCONECTAR DEL SISTEMA Y DE LA ÉLITE

CONSCIENCIA Y VIDA COTIDIANA

¿QUÉ ES EL EGO?

El Conductor y el coche

El espejo y el espejo roto

El piloto automático

VIVIR BAJO EL MANDO DEL EGO

Miedo a la muerte y a la vida

Desconfianza hacia la vida

Queja

Buscar fuera de uno mismo la satisfacción; incluso la divinidad

IMPLICACIONES FUNDAMENTALES, EN LA VIDA DIARIA, DE VIVIR BAJO EL INFLUJO DEL EGO

Centrarse en el «qué»

Tener, retener, poseer, acumular, atesorar

Afán de dominio

Enfado, ira...

Competencia

Programación, control...

Culto al exceso

Ignorar los dones y talentos

Optar por ser esclavos integrales

VIVIR CON CONSCIENCIA

Libertad (ausencia de miedos)

Confianza en la vida

Aceptación

Fin de la búsqueda fuera de uno mismo

IMPLICACIONES FUNDAMENTALES, EN LA VIDA DIARIA, DE VIVIR DE MANERA CONSCIENTE

Centrarse en cómo se vive el «qué»

Vida sencilla

Otro ritmo de vida

Prescindir del dominio

Compartir

Tomar consciencia de los dones y talentos, y ponerlos en práctica y compartirlos

Desconexión del sistema

Flotar en el río de la vida

CONFUSIONES ENTRE EL CONDUCTOR Y EL COCHE

¿Cómo puedes darte cuenta de que estás en el modo ego o en el modo Conductor?

Educar al ego

Egos espirituales

CONSCIENCIA Y MENTE

LA VOZ EN LA CABEZA QUE HABLA SIN PARAR

UN ORDENADOR MARAVILLOSO... PERO LIMITADO

Para qué sirve y para qué no sirve la mente

Los «pensamientos-pestañeos»

Los sistemas de creencias

VIVIR DESDE LA MENTE O DESDE LA CONSCIENCIA

La moral versus la libertad

«Acerca de»

El lenguaje y el silencio

La dualidad, el contraste y la no dualidad

Las gafas de la mente versus la contemplación de lo real: lo único que está inquieto en la Creación eres tú

La mente cree en los problemas y los errores, pero no existen

La mente cree en el tiempo, pero tampoco existe

La mente pide y desea sin parar, pero todo lo que desees te traerá su opuesto

La mente te llama al esfuerzo, pero en la vida rige la ley del efecto contrario: vive sin metas

La escucha del cuerpo

El autojuicio

Las drogas conscienciales

¿Conectar con tu interior? ¡Recuerda lo que eres!

CONSCIENCIA Y AQUÍ-AHORA

EL TIEMPO NO EXISTE

LO ÚNICO QUE EXISTE

TU VIAJE AL PAÍS DE NUNCA JAMÁS

DEL ACTO DE PENSAR AL PROCESO DE PENSAR

MANTENTE EN EL AQUÍ-AHORA, EN LA OBSERVACIÓN, EN LA ATENCIÓN

LAS DOS DIMENSIONES DEL MOMENTO PRESENTE

LA EXPERIENCIA DEL YO SOY

ALERTA, ESPACIO: SI TÚ NO EXISTIERAS, NADA EXISTIRÍA

Soledad

DOS SENCILLAS PRÁCTICAS

Primera práctica: Observa el lapso existente entre dos pensamientos y extiende este lapso

Segunda práctica: Deja de discutir con lo que es

Sí, es así de sencillo

VIVE DICIENDO SÍ

ACTUAR EN LAS DOS DIMENSIONES

CONSCIENCIA Y EDUCACIÓN

DOS PUNTOS QUE RECORDAR EN RELACIÓN CON LOS HIJOS

¿EN QUÉ CONSISTE EXACTAMENTE LA EDUCACIÓN?

Educación y formación no son lo mismo

El sujeto esclavo

El conocimiento de uno mismo

Los dones y talentos

LA IMPORTANCIA DEL EJEMPLO

Coherencia, respeto y amor

Los jóvenes que no se van de casa

Las tecnologías

A LOS MAESTROS, PROFESORES Y DOCENTES EN GENERAL

MENCIÓN ESPECIAL A LOS NIÑOS CRISTAL

COROLARIO: LA EDUCACIÓN EN LO TRANSPERSONAL

Consciencia y dones

UNA VIDA ENFOCADA HACIA LA SUPERVIVENCIA

UNA VIDA ENFOCADA EN EL TRABAJO

¡ABANDONA EL MODO DE SUPERVIVENCIA Y SÉ UN VIVIDOR!

EL PAPEL DE LOS DONES Y TALENTOS

EJERCER LOS DONES NO ES SINÓNIMO DE PERFECCIÓN

¿TE RESULTA DIFÍCIL SABER CUÁLES SON TUS DONES Y TALENTOS?

CARACTERÍSTICAS BÁSICAS DE LOS DONES Y TALENTOS

OTRAS CARACTERÍSTICAS DE LOS DONES Y TALENTOS

Un requisito para ejercer correctamente tu don: amarte a ti mismo

OTROS ASPECTOS RELACIONADOS CON LOS DONES Y TALENTOS

En la jubilación

Vivir según los propios dones o no hacerlo

COMPARTIR: CUANTO MÁS TENGAS, MÁS TE SERÁ DADO

A CADA CUAL SEGÚN SUS NECESIDADES

PROYECTOS EMPRENDEDORES

LA FUNCIÓN DEL DINERO

EL SALTO A LA ECONOMÍA DE LOS DONES

NO LUCHES CONTRA LO VIEJO; CREA LO NUEVO

CONSCIENCIA Y ENFERMEDAD

LA FALACIA DE LA ENFERMEDAD Y DE LA MUERTE

Los icebergs y los síntomas

LAS ENFERMEDADES DE TIPO 1 Y TIPO 2

Tipo 1: Las enfermedades terminales

Tipo 2: Las enfermedades no terminales

LAS DENOMINADAS «ENFERMEDADES MENTALES»

LAS «ENFERMEDADES KÁRMICAS»

LO TRANSCENDENTE NO ES LA ENFERMEDAD, SINO CÓMO SE AFRONTA

PREGUNTAS Y RESPUESTAS

¿Donar o no donar?

¿Vacunarse de la gripe?

¿Tiene cada enfermedad un tipo de significado?

¿Puede uno sanar solo con tomar consciencia?

¿Qué hacer ante el miedo?

¿Se puede vivir sin enfermar?

¿Por qué vivimos más que antes?

¿Es necesario velar por la salud?

CONSCIENCIA Y MUERTE

DE UNA HABITACIÓN DE LA VIDA A OTRA

EL PRETRÁNSITO

La forma de desencarnar

Las señales

La buena muerte

La salida

EL TRÁNSITO

El estado de consciencia al desencarnar

Requisitos para acceder al plano de luz

La no consciencia o no aceptación del fallecimiento

Los Conductores que no pasan

Los Conductores que pasan

EL POSTRÁNSITO

Conservar la identidad álmica

La disolución de cualquier identidad

MENSAJE FINAL

CONSCIENCIA Y CIENCIA

ESPIRITUALIDAD Y CIENCIA

La letra y la música de una misma canción

1. El convencimiento de que la realidad exterior depende de la realidad interior

2. La necesidad de replantearse y redefinir lo que se entiende y comprende por real

3. La convicción de que, si bien todo es una suma de partes y está incluido en una suma superior, cada parte es a su vez el todo, pues todo lo que existe pertenece a una misma unidad o totalidad

La realidad exterior depende de la realidad interior

El replanteamiento y la redefinición de lo que se entiende y comprende por real

1. El mundo percibido por los sentidos corpóreo-mentales es pura ilusión

2. Por debajo de lo que percibimos hay algo más poderoso y fundamental

El todo y las partes

Corolario

SOBRE EL ORIGEN DE CUANTO ES

«Nada» y «algo»

El vacío

Lo Inmanifestado y lo Manifestado

CONSCIENCIA Y DIOS

LA NATURALEZA DIVINA

Primera aproximación

Las dos dimensiones de la divinidad

EL TAO, EL ORDEN NATURAL DEL AMOR

ESPÍRITU, VERBO, ESPÍRITU SANTO, ALMA

Espíritu

Verbo, Creación y dimensiones

Espíritu Santo

Alma

UN SÍMIL CON COLORES

Azul (Vacío), verde (VPP), rojo (Verbo) y amarillo (alma)

Y todo esto, simplemente, Acontece...

Tu experiencia humana y la Consciencia Una

Volviendo al alma

Cierre

EL GRAN HOLOGRAMA DE LA CREACIÓN

La Matriz Holográfica

El ser humano

El paradigma holográfico y el Megaholograma Omniversal

El desenvolvimiento holográfico en el seno del Megaholograma

Experiencia humana y Matriz Holográfica

EPÍLOGO

CUANDO CESAS DE SER «YO», TE TRANSFORMAS EN LO QUE SIEMPRE HAS SIDO, ES DECIR, DIOS

SOBRE EL AUTOR

INTRODUCCIÓN

¿LLEVAS EL MANDO CONSCIENTE DE TU VIDA?

Permíteme que arranque estas páginas con una pregunta muy directa: ¿llevas el mando consciente de tu vida?

Ya sé que es una manera poco convencional y hasta quizá inapropiada de iniciar un libro. Sin embargo, no me negarás que se trata de una cuestión trascendente e importante... ¡sobre todo para ti! Entonces, dime, ¿sí o no?:

Si la contestación es no, significa que reconoces que pasas tus días sumido en la inconsciencia y actuando como una especie de autómata bajo la presión y el control de los hábitos, paradigmas, deberes, obligaciones, devociones, anhelos y sistemas de creencias que otros han metido en tu cabeza. Al menos no te engañas y te das cuenta, lo que es el primer paso para salir de esa inconsciencia.

Si es sí, tengo que plantearte otra cuestión: ¿estás seguro? Porque es posible que, efectivamente, seas una de las pocas personas que dirigen conscientemente su vida y llevan las riendas en todo momento. Si es así, ¡enhorabuena! Pero también puede ser que esta idea sea solo una ilusión; una ficción generada, precisamente, desde tu inconsciencia.

Comprendería perfectamente que, tras leer lo precedente, te sintieras un tanto incómodo y prefirieras acudir al viejo truco de responderme con una pregunta: «¿Qué es lo que quieres decir exactamente, Emilio, cuando utilizas los términos consciente o inconsciencia?».

Obviamente, ambos giran en torno al vocablo consciencia. Y esta, a su vez, como tendrás ocasión de constatar al pasearte por este texto, se halla muy unida a la expresión estado de consciencia. Pero vayamos por partes; hablemos de la consciencia primero, y del estado de consciencia después.

CONSCIENCIA Y ESTADO DE CONSCIENCIA

La palabra consciencia deriva del latín conscientia y, acudiendo al Diccionario de la lengua española de la RAE, tiene dos significados primarios:

Capacidad del ser humano de reconocer la realidad circundante y de relacionarse con ella.

Conocimiento inmediato o espontáneo que el sujeto tiene de sí mismo, de sus actos y reflexiones.

Por tanto, ser consciente o tomar consciencia conlleva dos capacidades estrechamente interconectadas: la de reconocer la realidad que hay a tu alrededor y la de conocerte a ti mismo. No está nada mal para empezar, si bien en este libro encontrarás que la consciencia tiene un alcance aún más relevante.

En cuanto al estado de consciencia, está intrínsecamente ligado a estas dos capacidades y puede ser explicado como la percepción que uno tiene de sí mismo y de los demás, de su vida y las de los otros, del mundo y lo que en él sucede, de la muerte, de la divinidad... Es, en definitiva, la visión de las cosas con la que andas por la vida. ¿De qué depende? De cómo ves la realidad que te rodea y de cómo te ves a ti mismo, es decir, de tu consciencia. Eso sí, esta visión es distinta para cada ser humano, pues cada cual tiene la suya, e incluso para una misma persona no siempre es igual, porque va evolucionando como consecuencia de las experiencias que vive y, sobre todo, de cómo las vive. Por todo esto (por estar unida a la consciencia, por ser diferente para cada uno y por ir variando de la mano de las experiencias) denomino estado de consciencia a esta visión que cada uno tiene de la realidad.

Por tanto, aunque la consciencia es algo objetivo en cuanto a su conceptualización (es la doble capacidad a la que he hecho mención), se plasma de modo íntimo en cada persona y en cada momento de su vida a través de las experiencias que vivencia. Esta plasmación constituye el estado de consciencia de la persona, que está siempre en evolución (más lenta o más rápida, según los casos).

LA EVOLUCIÓN DEL ESTADO DE CONSCIENCIA

En los términos reseñados, la evolución del estado de consciencia es individual. Ahora bien, cuando alguien abre nuevas puertas conscienciales para sí mismo, esto repercute en el estado de consciencia de la humanidad, que viene a ser algo así como la suma de los estados de consciencia de cada uno de sus integrantes. Algunos científicos lo han llamado campo mórfico o morfogenético y han explicado que la evolución del estado de consciencia global, impulsado por el de cada individuo, retroalimenta, igualmente, el de todos y cada uno de los miembros de la especie. Desde esta perspectiva, cabe afirmar que la evolución del estado de consciencia, siendo personal, también es colectiva; y que la colectiva influye en la individual.

Ahora bien, ¿en qué consiste tal evolución? Expresado coloquialmente: ¿de dónde viene y hacia dónde va?

En cuanto a lo primero, cada ser humano, en particular, y la humanidad, en general, tuvieron en su origen una consciencia prehomínida, desde la que, por las experiencias vividas a lo largo de milenios, se progresó a otra mágica, luego mítica y, finalmente, mental y racional. El resultado de este discurrir ha sido el nacimiento y la consolidación del «yo» y la percepción de uno mismo y de los demás como ­individuos, como sujetos. De este modo, se ha ido forjando y plasmando en la humanidad una consciencia asociada a ese yo, la consciencia egoica. ¿Cuáles son sus características? Retomando lo indicado por la Real Academia Española y aplicándolo a esta consciencia egoica, sus principales señas de identidad son dos:

La capacidad de reconocer la realidad circundante y de relacionarse con ella se centra en el uso de los sentidos corpóreo-mentales; y se ejerce y practica a través de los medios, los datos, la información y la interpretación que esos sentidos físico-mentales facilitan.

El conocimiento inmediato o espontáneo que el sujeto tiene de sí mismo, de sus actos y reflexiones, viene dado por la identificación con su yo físico, mental y emocional y con su personalidad creada desde la experiencia de la individualidad en libre albedrío.

Sobre estos dos pilares se han construido las pautas civilizadoras de las que proceden la forma de vida de cada persona y el modelo de sociedad imperante en la humanidad, es decir, el sistema socioeconómico en sentido amplio; las instituciones y su gestión política; los paradigmas y sistemas de creencias; las normas morales y las escalas de valores; el estilo de vida y los hábitos, conductas y comportamientos colectivos e individuales; la ciencia y el enfoque y utilización de los avances tecnológicos; las ideologías, credos y religiones, etc. En todo ello se halla subyacente la citada consciencia egoica y todo ello es, a su vez, manifestación y expresión de esa consciencia.

Sin duda, el yo (autopercepción como sujeto; identificación con el yo físico, mental y emocional; asociación a una personalidad forjada desde la experiencia de individualidad, y gestación de una consciencia egoica como lógica consecuencia de lo anterior) constituye un éxito de la evolución. Pero, a su vez, llegado un punto concreto del proceso evolutivo (precisamente el punto histórico en el que la humanidad y cada ser humano se encuentran hoy), supone un obstáculo para que la evolución continúe su avance. El yo es un obstáculo hasta el extremo de que ha puesto en serio peligro la propia supervivencia del género humano y del hábitat ecológico que la hace factible. Esta es la tesitura consciencial, nunca mejor dicho, en que actualmente se halla el género humano y, por tanto, tú mismo: la consciencia que ha servido para llegar adonde se está ya no resulta útil para seguir adelante y provoca tanto la ralentización evolutiva como el riesgo de que se venga abajo todo lo edificado.

Esto responde la pregunta antes abierta con relación a la evolución y su dirección: se encamina hacia la ampliación o expansión de la consciencia más allá de las fronteras de la consciencia egoica.

LA EXPANSIÓN DE LA CONSCIENCIA

¿Qué implica y comporta esta expansión consciencial? Fundamentalmente, dos cosas:

Percatarse de que el ser humano es mucho más que su yo físico, mental y emocional. Esto significa ahondar en el conocimiento de uno mismo hasta acabar con el aferramiento al «yo» que hasta ahora ha marcado la vida de la gente y la configuración del pensamiento y la sociedad en todas sus diversas facetas.

Y, como consecuencia de lo precedente, darse cuenta de que el ser humano goza de potencialidades y capacidades para comprender la realidad de una manera que resulta imposible para la mente. El ser humano tiene que darse cuenta de que la mente, aun con facultades prodigiosas, es un instrumento limitado y deficiente cuando se tratar de entender, ver y vivir la vida.

Muchos piensan todavía que la identificación con el yo físico, mental y emocional y la consciencia egoica constituyen la única vía para saber y comprender. Sin embargo, esto es tan ridículo como lo era la creencia de que la Tierra era el centro del universo (no hace tanto tiempo de esto: la sentencia condenatoria contra Galileo Galilei por refutar el geocentrismo data de 1633, no han transcurrido ni cuatrocientos años; y la interdicción formulada por la Inquisición contra el sistema copernicano heliocéntrico no se levantó hasta 1812). Con esta ­concepción, la humanidad se ha instalado en un gran egocentrismo, que es la causa de los problemas, los conflictos y el sufrimiento que sientes en tu vida, en los demás y en el mundo.

Para salir de esta limitación, es el momento de dar un paso en el proceso evolutivo y adentrarse en otro estado de consciencia desde el discernimiento de que la auténtica y genuina existencia del ser humano no es la consciencia egoica del yo, sino la consciencia del Ser, que es algo que no nace y no muere. Una consciencia que, como se desarrolla en los capítulos que siguen, cuenta con dos esferas inseparables: la consciencia de lo que se es y la consciencia de lo que es. Esto abre las puertas a una nueva visión que se relaciona con lo transpersonal y que, sin rechazar a la diversidad ni renunciar a ella, sino todo lo contrario, percibe la Unicidad en la constatación de que somos uno con todo.

Esto no es algo teórico, ni mucho menos teológico, sino eminentemente práctico, y tiene rotundas e importantísimas repercusiones en la vida de cada individuo y en el devenir colectivo y social. De hecho, enlazando con lo expuesto al comienzo de la presente Introducción, solo por medio de esta expansión de la consciencia podrás tomar y llevar el mando consciente de tu vida.

SOBRE LA ESTRUCTURA DE ESTE LIBRO

Desde la tranquilidad de haberme desidentificado del yo físico, mental y emocional y estando libre, por tanto, de la falsa modestia, que es una de las manifestaciones del ego, puedo decirte que el texto que tienes en tus manos es fruto precisamente de dicha expansión consciencial. Y sin ánimo de convencer a nadie de nada, ni de sustituir unos sistemas de creencias por otros, este libro muestra en detalle (para los que en su libre albedrío estén interesados) las características del estado de consciencia que surge de la evolución descrita y sus plasmaciones prácticas. Dichas plasmaciones se hacen efectivas en la vida cotidiana de cada cual y en la configuración de la sociedad en sus distintos aspectos y vertientes.

Concretamente, la estructura básica del libro puede sintetizarse así:

Los dos capítulos iniciales («Consciencia y economía» y «Consciencia y política») tienen relación con lo primero que el Diccionario de la lengua española destaca en su definición: reconocer la realidad circundante y relacionarse con ella desde los nuevos ojos que la expansión consciencial proporciona. Así, sus contenidos diluyen los velos entre los que la consciencia egoica ha mantenido oculta la realidad del sistema socioeconómico, institucional y político vigente. Dichos capítulos ponen en evidencia tanto el calado como las consecuencias de la mutación que el mencionado sistema acaba de experimentar como la red de élites y subélites que lo dirigen y controlan: no estamos ante una crisis económica, como se suele afirmar, sino ante algo de muchísima más envergadura, y las élites y subélites están perfectamente organizadas en círculos de poder para conducir este proceso. Los miembros de los dos primeros círculos de esa red de dominio son, en la actualidad, los amos del mundo. Y para sostener dicho dominio y hacerlo en el anonimato, manejan un complejo entramado de manipulación colectiva (te sorprenderá conocer su potencia) cuya finalidad es, precisamente, dificultar y ralentizar en lo posible la evolución de la consciencia a la que esta Introducción se viene refiriendo (y que constituye el hilo conductor del conjunto de estas páginas).

El desarrollo de los contenidos anteriores te llevará a reconocer la auténtica realidad que afrontáis tú y la humanidad, con lo cual corresponderá, ineludiblemente, poner sobre la mesa la pregunta del qué hacer. La respuesta a esta cuestión hace de bisagra entre los dos capítulos enunciados y el resto y se basa en tomar consciencia.

Esta toma de consciencia no atañe solamente a lo que es pertinente hacer, sino también a lo que hay que dejar de hacer para desconectar de los comportamientos, hábitos, percepciones e inercias vinculados con la consciencia egoica. El entramado de manipulación ha perseverado en exacerbar la presencia de todo ello en tu vida y en tu cabeza hasta que has llegado a ser un esclavo integral (alguien que se explota voluntariamente a sí mismo). Una vez que tengas el conocimiento, podrás asumir el mando de tu vida (para que sea realmente tuya y responda a lo que en verdad eres y sientes) y llenar de consciencia tu día a día.

A partir de aquí, los otros nueve capítulos del texto ahondan en los distintos aspectos de esta toma de consciencia, para que inunde tu vida cotidiana y se afiance en ella.

Llegados a este punto, toca ocuparse del segundo componente de la definición de consciencia dada por el Diccionario de la lengua española: el conocimiento de uno mismo. Los capítulos 3, 4 y 5 («Consciencia y vida cotidiana», «Consciencia y mente» y «Consciencia y aquí-ahora») se dedican especialmente a ello con el fin de que percibas y comprendas lo siguiente:

Que eres mucho más que tu yo físico, mental y emocional; y que una cosa es, metafóricamente hablando, el coche (ese yo) y otra bien distinta el Conductor que realmente eres y que ha encarnado en él para experienciar la vivencia humana.

Lo que es el ego y lo distinto que resulta vivir desde el mando consciente del Conductor o bajo las directrices del ego.

El funcionamiento de la mente, y sus capacidades y limitaciones, para que esté realmente a tu servicio en lugar de estar tú abducido por ella.

El significado del aquí-ahora, el momento presente, como espacio sagrado de libertad. Desde este espacio puedes modular la frecuencia vibratoria de las actitudes y acciones con las que vives las experiencias del día a día para que sean efectivamente tuyas (en lugar de ser meras reacciones inconscientes o respuestas automáticas derivadas de los sistemas de creencias que te han imbuido).

El conocimiento de uno mismo requiere, igualmente, descubrir, poner en práctica y compartir los dones y talentos (cualidades, capacidades y facultades creativas innatas) de cada cual. Esto se halla muy unido a la educación, pues la esencia de esta es contribuir a sacar del otro lo mejor de sí (es decir, sus dones y talentos). Por esto, la educación tiene dos ejes claves: colaborar, para que el niño, el adolescente o el joven se conozca a sí mismo y, segundo, para que, al hacerlo, ponga en valor esos dones. De todo ello se ocupan los capítulos 6 y 7 («Consciencia y educación» y «Consciencia y dones»).

El conocimiento de uno mismo y la expansión de la consciencia conllevan, igualmente, un giro radical en la percepción de la enfermedad y la muerte, en las que se centran los capítulos 8 y 9 («Consciencia y enfermedad» y «Consciencia y muerte»). Por raro que pueda parecer bajo la perspectiva de la consciencia egoica, la lectura de ambos te llevará a un nuevo discernimiento que te permitirá lo siguiente:

Aunque el médico te indique que tienes una enfermedad, serás consciente de que esto es rotundamente falso, porque es imposible que tú, lo que auténticamente eres (Conductor), enfermes: solamente es el coche (el yo físico, mental y emocional) el que se ha averiado. Y, aún más, es el Conductor el que genera la enfermedad en el coche en pro del desarrollo consciencial y evolutivo y el recuerdo de lo que eres y es: ninguna enfermedad es fruto del azar y todas tienen su origen y razón de ser en dinámicas interiores (procesos conscienciales); no exteriores (los síntomas que obtusamente absorben la atención de la medicina convencional).

Y si te dicen que alguien ha muerto, aunque se trate de un ser querido, serás consciente de que eso también es mentira, porque dicho ser sigue muy vivo. La muerte forma parte de la vida y no tiene el sentido que un gran sector de la humanidad todavía le otorga, sino que constituye un renacimiento, una puerta que se abre para pasar de una habitación (el «plano físico») a otra habitación (el «plano de luz») de la vida.

El listado de capítulos se completa con otros dos, los capítulos 10 y 11 («Consciencia y ciencia» y «Consciencia y Dios»), que sirven tanto para el reconocimiento de la realidad como para el conocimiento de uno mismo. Parten del hecho cierto de que la ciencia contemporánea, a causa de sus indagaciones y descubrimientos, se ha convertido en un poderosísimo instrumento a favor de la evolución de la consciencia. Esto se desarrolla por medio de una síntesis de lo que puede denominarse física de la Deidad, cuyos fundamentos esenciales ofrecen tres posibilidades:

Acercarse a los nuevos y más innovadores postulados científicos.

Observar los impactos de estos en la apertura de una nueva visión de la vida, el mundo y el universo.

Ver la luz que aportan a la hora de profundizar en el discernimiento de lo que la divinidad supone y significa y de la plena integración en ella de la existencia humana.

Para finalizar, el libro se cierra con un Epílogo, que sirve de colofón al texto. En él se te recuerda que estar en este planeta y en el plano humano es solo un estado de ser entre los infinitos posibles en que lo que eres vive instantánea y multidimensionalmente: podrá variar dónde estás, pero nunca lo que eres; podrá evolucionar la realidad, pero lo que eres, tu existencia misma, se mantiene por siempre inmutable. Finalmente, se te alienta y anima a expandir tu consciencia hasta el punto de transformarte en lo que siempre has sido y nunca dejarás de ser, es decir, Dios.

1

CONSCIENCIA Y ECONOMÍA

NO ESTAMOS ANTE UNA CRISIS, SINO ANTE

UNA MUTACIÓN DEL SISTEMA SOCIOECONÓMICO

EL SISTEMA SOCIOECONÓMICO VIGENTE: SUS SIETE SEÑAS DE IDENTIDAD

El sistema socioeconómico vigente, comúnmente llamado capitalismo, cuenta, desde su aparición en el siglo xvi, con siete señas de identidad fundamentales:

DA PRIORIDAD AL VALOR DE CAMBIO DE LOS PRODUCTOS (su precio de transacción en el mercado) en detrimento tanto de su valor de coste (lo que cuesta producirlos) como de su valor de uso (su utilidad para el ser humano). Por ejemplo, el agua tiene un gran valor de uso, porque es imprescindible para el ser humano, pero no tiene un precio alto. Y, en cuanto al valor de coste, los bienes no siempre se venden en función de lo que cuesta producirlos (es decir, en función de las materias primas, la mano de obra y la energía requeridas). La prioridad que se da al valor de cambio promueve la confusión entre valor y precio y alienta y alimenta la especulación como esencia y razón de ser del sistema. Así, por ejemplo, artículos que tienen un bajo coste de producción se venden a un precio muy alto. La especulación ha ido incrementándose con el paso del tiempo, pero ya existía en el inicio del sistema. Por ejemplo, en España hemos vivido recientemente el estallido de la crisis inmobiliaria: el precio de las viviendas se fue incrementando conforme pasaban de mano en mano con fines especulativos, hasta que dicho precio llegó a ser muy superior al valor de uso y al de coste.

MAXIMIZACIÓN DEL BENEFICIO COMO META Y OBJETIVO CENTRAL DE LA ACTIVIDAD ECONÓMICA. Esta característica ha ido experimentando modulaciones con el tiempo. Hubo una época en que el sistema se moderaba a sí mismo cuando se trataba de alcanzar el máximo beneficio para no matar a la gallina de los huevos de oro; para ello, se prorrogaba la consecución del máximo beneficio para que este fuese real y se prolongase durante el mayor tiempo posible. Por ejemplo, cuando aparecieron los grandes almacenes, se encontraron con el problema de que en los núcleos urbanos estaba asentada una red de pequeños comercios, que estos establecimientos sabían que tenían que echar a un lado; debido a ello, cuando se instalaron en las grandes ciudades, estuvieron un tiempo trabajando incluso con pérdidas (vendiendo productos por debajo de su precio de coste) para atraer clientela e ir arruinando los negocios locales. Cuando la gente ya se hubo acostumbrado a ir a los grandes almacenes, fueron incrementando los precios. Así pues, acudieron a una estrategia para modular la consecución del máximo beneficio. Pero con el paso de los siglos y las décadas el sistema en general se ha ido haciendo más cortoplacista, y actualmente quiere ganar lo máximo posible en el menor tiempo posible, sin que le importe el mañana.

APROPIACIÓN Y ACUMULACIÓN EN UNAS POCAS MANOS DE LOS BENEFICIOS ECONÓMICOS, DE LOS RECURSOS DEL PLANETA Y DE LA RIQUEZA SOCIAL DE LA HUMANIDAD. Este objetivo también estaba ahí desde el inicio mismo del sistema económico imperante. Para lograrlo, fue extendiendo una creencia falsa, que se fue haciendo suya la mayor parte de la gente: la idea de que en la economía rige la escasez, de que los recursos mundiales son limitados. Es más, la economía se suele definir como la ciencia de tender a satisfacer las necesidades humanas con recursos escasos. Pero dicho postulado es una entelequia, una creencia que al sistema le interesa mantener para enmascarar el hecho de que no es que los recursos sean insuficientes, sino que están acumulados en muy pocas manos. El sistema evita la distribución

Has llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrate para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre Consciencia

4.5
2 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores