Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más con una prueba gratuita

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Detox: Alimentación depurativa para tu salud: Dietas, zumos, batidos y recetas para depurar tu cuerpo de forma natural
Detox: Alimentación depurativa para tu salud: Dietas, zumos, batidos y recetas para depurar tu cuerpo de forma natural
Detox: Alimentación depurativa para tu salud: Dietas, zumos, batidos y recetas para depurar tu cuerpo de forma natural
Libro electrónico282 páginas2 horas

Detox: Alimentación depurativa para tu salud: Dietas, zumos, batidos y recetas para depurar tu cuerpo de forma natural

Calificación: 5 de 5 estrellas

5/5

()

Información de este libro electrónico

Quizá estés pensando en lanzarte a probar una dieta para purificar tu organismo y limpiarlo de toxinas. ¿Has oído hablar de los beneficiosde una cura depurativa a base de frutas y verduras pero no
sabes por dónde empezar? Blanca Herp te muestra en este libro cuáles son los alimentos recomendables y de qué otros debes huir. Te enseñará cómo hacer de una manera fácil zumos de alto poder
terapéutico y te indicará las dietas que mejor se adapten a tu estilo de vida. Y es que la desintoxicación, como señala la autora, ha de ser una puerta de entrada a una dieta saludable.

• Endulzar y aliñar. Los suplementos dietéticos.
• Zumos, superzumos y batidos de alto poder terapéutico.
• Tisanas y bebidas depurativas.
• Monodietas para depurar el organismo.
• Recetas y menús detox.
IdiomaEspañol
EditorialRobinbook
Fecha de lanzamiento17 ene 2017
ISBN9788499174150
Detox: Alimentación depurativa para tu salud: Dietas, zumos, batidos y recetas para depurar tu cuerpo de forma natural
Leer la vista previa

Lee más de Blanca Herp

Relacionado con Detox

Libros electrónicos relacionados

Artículos relacionados

Comentarios para Detox

Calificación: 4.857142857142857 de 5 estrellas
5/5

7 clasificaciones0 comentarios

¿Qué te pareció?

Toca para calificar

Los comentarios deben tener al menos 10 palabras

    Vista previa del libro

    Detox - Blanca Herp

    © 2016, Blanca Herp

    © 2016, Redbook Ediciones, s. l., Barcelona

    Diseño de interior: Primo Tempo

    Diseño de cubierta: Regina Richling

    ISBN: 978-84-9917-415-0

    «Cualquier forma de reproducción, distribución, comunicación pública o transformación de esta obra solo puede ser realizada con la autorización de sus titulares, salvo excepción prevista por la ley. Diríjase a CEDRO (Centro Español de Derechos Reprográficos, www.cedro.org) si necesita fotocopiar o escanear algún fragmento de esta obra.»

    Contenido

    Qué son las dietas detox

    Por dónde empezar. ¿Cómo se depura nuestro cuerpo?

    Comida sana, cuerpo sano

    El equilibrio ácido-alcalino

    Dieta detox en marcha

    Suplementos dietéticos

    Alimentos crudos, alimentos cocidos

    Los smoothies detox

    Otras bebidas detox

    La clorofila de la hierba del trigo

    Algunas tisanas detox

    Tisanas depurativas

    Tisanas diuréticas

    Tisanas laxantes

    Tisanas digestivas

    Días de desintoxicación

    Menú para un día de alimentación ligera

    Plan detox con curas de frutas

    Descubrir el ayuno

    La cura del sirope de savia y el zumo de limón

    Cura de saúco

    Dos tisanas con saúco

    Plan detox para un fin de semana

    Tu plan detox de tres o cuatro semanas

    Primera semana

    Segunda semana

    Tercera semana

    Cuarta semana

    Desayunos detox

    Primeros platos para tu plan detox

    Recetas ligeras detox

    1. Por qué conviene depurar el organismo

    Qué son las dietas detox

    La importancia de la una buena depuración para recuperar tu salud, bienestar, belleza y peso ideal, es hoy incuestionable. ¿Por qué necesitamos desintoxicamos? En un mundo ideal nuestro cuerpo se depuraría normalmente sin ayuda alguna. Al fin y al cabo, la naturaleza diseñó el cuerpo para que se hiciera cargo de infinidad de amenazas en la vida diaria: bacterias y virus, traumas y temores. Pero…

    Los problemas surgen porque en el mundo actual son demasiados los ataques contra los que combate nuestro cuerpo, y nuestros sistemas de eliminación naturales no pueden con tanto trabajo. ¡Y menudo trabajo!

    Nuestro cuerpo elimina a diario una increíble cantidad de desechos por la orina y las heces, a través de la transpiración y de la exhalación de gases. Estos desechos son residuos metabólicos, células muertas, productos derivados de la digestión y otros restos orgánicos.

    Pero en nuestros desechos hay cada vez más productos tóxicos: pesticidas, aditivos, fármacos y en general sustancias químicas que inhalamos de la contaminación del aire y de los productos domésticos. Además, la manera de alimentarnos también ha cambiado: la beneficiosa dieta mediterránea tradicional ha dado paso, en los países desarrollados, a una alimentación a base de platos preparados con una exagerada presencia de tres ingredientes muy nocivos para la salud: azúcar, grasas y sal. De ahí la necesidad de depurarnos, ayudando nuestro organismo a desintoxicarse, a través de las dietas detox. Sus efectos beneficiosos se notan cada vez más.

    Cómo se depura el cuerpo

    Nuestro cuerpo está sometido a un constante proceso de depuración sin principio ni fin, en el que se elimina cualquier molécula que haya cumplido su finalidad, además de las toxinas y residuos metabólicos. Al mismo tiempo, se producen nuevas moléculas que ayudan a eliminar los residuos corporales. El sistema linfático, el hígado, los pulmones, los riñones, la piel los intestinos… El proceso de desintoxicación es complejo y, para contribuir a que funcione con todo su potencial, vale la pena adoptar un enfoque global de nuestra salud.

    Vamos a concentrarnos en la importancia de tomar alimentos saludables y la mejor forma de aplicar en casa las dietas detox. Vamos a ver cómo, poco a poco, el hecho de seguir con constancia estos consejos marcarán pequeños pero poderosos cambios en tu estilo de vida.

    Por dónde empezar. ¿Cómo se depura nuestro cuerpo?

    Los protagonistas principales del proceso de depuración

    El sistema linfático. Esta intrincada red de canales es el sistema de recogida de desechos del cuerpo. La linfa (un líquido de aspecto lechoso que contiene un tipo determinado de glóbulos blancos, proteínas y grasas) se desplaza lentamente por todo el cuerpo.

    Cuando pasa por uno de los múltiples ganglios linfáticos, la linfa es filtrada y de ella se extraen los cuerpos extraños o toxinas. Aquí es donde se combaten las infecciones y se impide que cualquier sustancia tóxica vuelva al torrente sanguíneo.

    El hígado. Este órgano tiene que ver con casi todo lo que entra en el cuerpo, ya que depura la sangre de sustancias tóxicas (desde alcohol hasta pesticidas) que, de otro modo, se acumularían en la sangre.

    El hígado absorbe estas toxinas, altera su estructura química, las hace hidrosolubles y las expulsa a través de la bilis (un líquido de color marrón verdoso). Seguidamente, la bilis transporta estos productos de desecho a los intestinos, donde son excretados.

    Los pulmones. Millones de minúsculos alvéolos que se encuentran en los pulmones nos proporcionan aproximadamente 50 metros cuadrados de superficie para intercambiar gases. Cuando respiramos, el oxígeno penetra en la sangre y ésta, a su vez, se libera de sus productos de desecho (dióxido de carbono y agua).

    Los pulmones se encargan también de la multitud de contaminantes que transporta el aire, desde la nicotina que hay en el humo de los cigarrillos hasta el formaldehído de los materiales de construcción.

    Los riñones. Su función primordial es filtrar la sangre y producir orina, mediante la que se eliminan las toxinas y los productos de desecho que genera la descomposición de las proteínas. También controlan el nivel de acidez del cuerpo y el del agua, y devuelven a la sangre cualquier nutriente valioso que necesite ser reciclado para un uso posterior. En algunas medicinas tradicionales, como la china, se consideran además como «las pilas» bioenergéticas del organismo.

    La piel. Es el órgano más grande del cuerpo: si se extendiese sobre una superficie plana ocuparía aproximadamente 1,5 metros cuadrados. La piel es un maravilloso depurador. Sus glándulas sudoríparas y sebáceas se deshacen de toxinas que no se podrían eliminar por ningún otro medio.

    SIGNOS DE DESEQUILIBRIO EN EL SISTEMA DE DEPURACIÓN DEL ORGANISMO

    Sistema linfático: Frecuentes resfriados y gripes; cansancio; hinchazón; ojeras; celulitis.

    Hígado: Si está sobrecargado de toxinas, podemos padecer abotargamiento, náuseas, indigestión y lengua sucia.

    Pulmones: Catarro, nariz con mucosidad o constantes estornudos, senos frontales congestionados.

    Riñones: Orina de color oscuro y turbio, escasa o con un olor intenso; dolor durante la micción.

    Piel: Celulitis; piel con manchas y congestionada; espinillas o granos.

    Intestinos: Estreñimiento, gases y meteorismo.

    Los intestinos. Se encargan de descomponer los alimentos y absorberlos junto con el agua para introducirlos en el torrente sanguíneo, así como de llevarse los productos de desecho de la digestión y del metabolismo del hígado. Un sistema digestivo que funcione bien podrá eliminar rápidamente los residuos corporales.

    Por el contrario, una dieta basada en alimentos muy refinados, como el pan, pasta y harinas blancas, o bien muchos de los alimentos desvitalizados de la industria, conduce a menudo al estreñimiento, y hace que los residuos tóxicos permanezcan en el organismo más de lo necesario.

    La salud del aparato gastrointestinal

    La ecología y la función gastrointestinal se encuentran en el centro de la salud humana; sus desequilibrios pueden afectar de forma negativa al estado general del organismo. La estructura y las funciones intestinales determinan la carga total de toxinas que puede soportar el organismo y resultan esenciales para el proceso de desintoxicación.

    La limpieza y curación del tracto gastrointestinal (en especial la del colon) proporcionan una base importantísima para una desintoxicación efectiva. Veamos algunas de sus peculiaridades.

    • La superficie mucosa total del aparato gastrointestinal se compone de multitud de grietas y criptas microscópicas, la mayoría se hallan en el intestino delgado y tienen un área interactiva equivalente a un campo de tenis.

    • Hay más bacterias (10¹²) en 1 g de heces que estrellas en el universo.

    • Los microbios del conducto gastrointestinal forman un área de actividad metabólica extraordinaria dentro del cuerpo, siendo únicamente superados por el hígado.

    • El peso total de las bacterias presentes en el colon de un ser humano normal es de algo más de 2 kg (peso similar al del hígado).

    • Los órganos digestivos producen cada día casi 4 litros de jugo para ayudar a la digestión y utilización de los alimentos que comemos.

    Somos lo que comemos

    «Somos lo que comemos y asimilamos; no lo que eliminamos». Dicho de otro modo, la actividad de nuestro sistema gastrointestinal es vital en el proceso de nutrir al organismo y controlar la toxicidad por medio de la eliminación, un proceso que realmente nace en el colon.

    Hay que limpiar el intestino de forma regular para obtener una depuración corporal efectiva. Pero también conviene recordar algunos principios básicos relacionados con el tracto gastrointestinal y con su contribución a la salud general del organismo.

    Masticar mejor

    Como se sabe, el aparato gastrointestinal se compone de la boca y los dientes, el esófago y el estómago, el intestino delgado (duodeno, yeyuno e íleo) y el intestino grueso (colon). Inicia su función con una masticación apropiada, esencial para una buena nutrición. Otros órganos digestivos son las glándulas salivares, el páncreas, la vesícula biliar, las glándulas mucosas y el hígado.

    Enzimas en la saliva

    Las enzimas salivares inician la digestión, proceso continuado por el ácido y las enzimas hidroclóricas del estómago, así como por las numerosas enzimas pancreáticas liberadas en la parte superior del intestino delgado. Por último, la vesícula produce la bilis, necesaria para la digestión de grasas. La asimilación de la mayoría de nutrientes tiene lugar en el intestino delgado; el colon, por su parte, se encarga de asimilar el agua, las sales biliares y otras sustancias antes de preparar la eliminación.

    Afectan negativamente al aparato gastrointestinal:

    • Azúcares y alimentos refinados.

    • Alimentos demasiado grasos o aceitosos.

    • Exceso de alimentación y la no masticación (una o dos veces) de cada bocado.

    • Beber demasiado en las comidas, lo que diluye nuestros jugos digestivos, reduciendo la capacidad para desmenuzar los alimentos de forma oportuna.

    • Las sustancias químicas presentes en los alimentos, los pesticidas y las toxinas ambientales.

    • El consumo persistente de alcohol, cafeína y nicotina.

    • El consumo de drogas y medicamentos (con prescripción médica o no).

    • Carencia de fibras y nutrientes integrales, especialmente cuando no se consume fruta fresca, verduras, cereales integrales o legumbres.

    Control detox: eliminar

    La eliminación regular es crucial para la salud general y el control detox (es decir, de los niveles de toxicidad) en el cuerpo. Por ejemplo, el estreñimiento es en realidad un problema más grave de lo que se suele creer.

    De hecho, hasta la más pequeña disfunción (como una simple inflamación) puede causar una absorción anormal e incrementar la permeabilidad de las barreras. El incremento de la permeabilidad intestinal provoca un desequilibrio en la absorción: la penetración de moléculas más grandes de lo habitual puede causar reacciones alérgicas y otras respuestas anormales de nuestro sistema inmunitario.

    Recordemos que la hidratación, la dieta, la actividad física y el estrés son algunos de los factores que afectan a nuestra función eliminadora. Y que existe un delicado equilibrio entre la asimilación de los nutrientes que necesitamos y la eliminación de sustancias tóxicas.

    Las emociones

    Recuerda que además el aparato gastrointestinal es particularmente sensible a los mecanismos emocionales. Una existencia marcada por el estrés puede afectar de forma negativa a la motilidad, a la producción de enzimas digestivas y a la función digestiva en general. Se ha identificado la existencia de más de treinta hormonas estomacales, muchas de las cuales actúan asimismo como neurotransmisores.

    Más cosas: también es importante mantener una concentración adecuada de bacterias positivas en el colon, así como el decrecimiento de su concentración al ascender por el conducto hasta el intestino delgado o el estómago.

    El crecimiento excesivo de bacterias anormales, levaduras de fermentación y parásitos suele originar trastornos gastrointestinales, como la inflamación de la membrana mucosa sensible del tracto, lo que redunda en una deficiente asimilación de alimentos

    ¿Disfrutas la vista previa?
    Página 1 de 1