Disfruta de este título ahora mismo, y de millones más, con una prueba gratuita

A solo $9.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

No sólo promesas

No sólo promesas

Leer la vista previa

No sólo promesas

valoraciones:
3/5 (1 clasificación)
Longitud:
129 páginas
1 hora
Publicado:
Feb 9, 2017
ISBN:
9788468787978
Formato:
Libro

Descripción

A ella no le bastaba una promesa... quería amor verdadero
El director de instituto Alex Sullivan tenía muy claro que la nueva enfermera de la escuela estaba completamente fuera de su alcance. Pero cuando la bella rubia se presentó en su casa con aquel bebé empeñada en demostrar que él era el padre, Alex supo que tenía un problema.
Después de la muerte de su hermana, Samantha Dell se había encargado de criar a su sobrino como si fuera su propio hijo. Y aunque el pequeño necesitaba un padre, ella no había esperado que Alex quisiera serlo a tiempo completo... y menos que también quisiera casarse con ella.
Publicado:
Feb 9, 2017
ISBN:
9788468787978
Formato:
Libro

Sobre el autor

Teresa Carpenter believes in the power of unconditional love, and that there's no better place to find it than between the pages of a romance novel. Reading is a passion for Teresa - a passion that led to a calling. She began writing more than twenty years ago, and marks the sale of her first book as one of her happiest memories. Teresa gives back to her craft by volunteering her time to Romance Writers of America on a local and national level. A fifth generation Californian, she lives in San Diego, within miles of her extensive family, and knows with their help she can accomplish anything. She takes particular joy and pride in her nieces and nephews, who are all bright, fit, shining stars of the future. If she's not at a family event you'll usually find her at home - reading, writing, or playing with her adopted Chihuahua, Jefe. You can send an email to Teresa at kathy.carpenter4@gte.net


Relacionado con No sólo promesas

Títulos en esta serie (40)

Libros relacionados

Vista previa del libro

No sólo promesas - Teresa Carpenter

Editado por Harlequin Ibérica.

Una división de HarperCollins Ibérica, S.A.

Núñez de Balboa, 56

28001 Madrid

© 2004 Teresa Carpenter

© 2017 Harlequin Ibérica, una división de HarperCollins Ibérica, S.A.

No sólo promesas, n.º 5508 - febrero 2017

Título original: Daddy’s Little Memento

Publicada originalmente por Silhouette® Books.

Publicada en español en 2004

Todos los derechos están reservados incluidos los de reproducción, total o parcial.

Esta edición ha sido publicada con autorización de Harlequin Books S.A.

Esta es una obra de ficción. Nombres, caracteres, lugares, y situaciones son producto de la imaginación del autor o son utilizados ficticiamente, y cualquier parecido con personas, vivas o muertas, establecimientos de negocios (comerciales), hechos o situaciones son pura coincidencia.

® Harlequin, Jazmín y logotipo Harlequin son marcas registradas propiedad de Harlequin Enterprises Limited.

® y ™ son marcas registradas por Harlequin Enterprises Limited y sus filiales, utilizadas con licencia.

Las marcas que lleven ® están registradas en la Oficina Española de Patentes y Marcas y en otros países.

Imagen de cubierta utilizada con permiso de Harlequin Enterprises Limited.

Todos los derechos están reservados.

I.S.B.N.: 978-84-687-8797-8

Conversión ebook: MT Color & Diseño, S.L.

Índice

Portadilla

Créditos

Índice

Prólogo

Capítulo 1

Capítulo 2

Capítulo 3

Capítulo 4

Capítulo 5

Capítulo 6

Capítulo 7

Capítulo 8

Capítulo 9

Capítulo 10

Capítulo 11

Si te ha gustado este libro…

Prólogo

Querida Samantha:

Si estás leyendo esta carta es porque yo ya no estoy.

Y ahora sólo quedáis Gabe y tú. Espero que os consoléis el uno al otro como me habéis consolado a mí cuando más os necesitaba.

¡Cómo he envidiado siempre tu carácter y tu determinación…! Yo he sido débil, siempre fui débil. Y sí, he cometido muchos errores.

Tenías razón. Debería haber hablado con el padre de Gabe. Pero él no ha podido echar de menos a un niño al que no conocía y yo necesitaba tanto a Gabe…

Es lo único que he hecho bien en mi vida. Es mi alma y mi corazón. No podía abandonarlo.

Pero voy a decirte la verdad: el padre de Gabe es Alexander Sullivan, de Paradise Pines, California.

No tengo más pruebas que la seguridad de una madre. Él tomó precauciones, pero… está claro que Gabe quería venir al mundo. Y siempre le estaré agradecida por haberme dado a mi hijo.

Descansaré tranquila sabiendo que tú siempre estarás ahí para Gabe.

Con todo mi cariño,

Sarah

Capítulo 1

Alex Sullivan era un hombre al que no le gustaban las sorpresas.

Él creía en las reglas. Siendo el mayor de seis chicos, había aprendido muy pronto que las reglas crean control en medio del caos. Y siendo el director del instituto de Paradise Pines, sabía que el control marcaba la diferencia entre el orden y la anarquía.

De modo que cuando abrió la puerta de su casa un domingo por la mañana y se encontró a la nueva enfermera del instituto, Samantha Dell, con un niño en brazos, supo que había un problema.

—Buenos días, Alex.

—Hola, Samantha —la saludó él, intentando disimular el escalofrío de deseo que sentía cada vez que miraba aquellos brillantes ojos verdes.

Alex tenía por norma no salir jamás con una colega. Aunque, en realidad, Samantha no era una colega. Ni siquiera trabajaba para él. Pero como enfermera del distrito, iba al instituto dos veces por semana, de modo que era intocable.

Y si eso no fuera suficiente, lo sería el niño de mejillas regordetas que tenía en los brazos.

Alex estudió al niño de pelo oscuro y ojos azules, preguntándose qué habría llevado allí a aquella pareja un frío domingo por la mañana.

—Tengo que hablar contigo —dijo Samantha entonces, sin poder disimular cierto nerviosismo—. ¿Puedo pasar?

—Sí, claro.

Alex, aún sudoroso después de su carrera matinal, miró su camiseta y sus pantalones cortos. No iba vestido precisamente para recibir a nadie. El domingo era el único día que se permitía ciertos excesos: se levantaba una hora más tarde, tomaba dos tazas de café mientras leía el periódico y corría una hora más de lo habitual. Los domingos cenaba en casa de su abuela y entre el periódico y la cena se ocupaba un poco de todo y de nada, según le apeteciera.

Alguna vez se sentía solo, pero en general agradecía la paz y tranquilidad de su ordenada vida.

Y la expresión de Samantha le advertía que esa paz estaba a punto de ser destruida.

—Entra —murmuró, dando un paso atrás. La había visto alguna vez con el niño, que no podía tener más de un año, pero siempre de lejos—. ¿Es tu hijo?

En la entrada, Samantha se volvió para mirarlo.

—No, es tuyo.

Alex la miró, incrédulo. Tenía que haber oído mal. O era una broma, claro.

—¿Cómo has dicho?

—Que es tuyo. Tú eres su padre —dijo Samantha.

—Eso no es posible —replicó él, nervioso—. Tú y yo nos conocimos hace cuatro meses…

—Yo no soy su madre, pero tú sí eres su padre —suspiró ella entonces, con los ojos llenos de compasión—. Sé que esto es una sorpresa para ti…

—¿Sorpresa? Un susto de muerte querrás decir.

Samantha estaba muy seria. De modo que aquello no era una broma…

Alex levantó los hombros y se irguió como dispuesto a la lucha. Tenía la impresión de que su vida estaba siendo amenazada…

Pero cuando Samantha reaccionó a su agresiva actitud dando un paso atrás, Alex dejó escapar un suspiro.

—Perdona. Será mejor que vayamos al salón —murmuró, haciéndole un gesto con la mano.

Ella se dejó caer sobre un sofá de cuero negro y acarició cariñosamente el pelo del niño, que se había metido el puñito en la boca.

Alex se sentó en el sillón más alejado del sofá.

Hacía solamente cuatro meses que se conocían, pero Samantha Dell siempre le había parecido una mujer bastante inteligente y sensata. Y un poco distante. Seguramente porque, como a él, no le gustaba mezclar el trabajo con el placer.

Pero mirando al niño de camiseta roja, diminuto peto vaquero y aún más diminutas zapatillas de deporte, empezó a preguntarse…

Cuando miraba aquellos ojitos azules sólo veía una carga, una responsabilidad.

Siendo el mayor de una familia de seis hermanos, Alex había tenido que ayudar a su madre con los cinco pequeños siendo él mismo un crío. Tenía catorce años cuando sus padres murieron en un terremoto en Sudamérica y, de repente, se vio solo con un montón de niños. Sus padres, supuestamente, debían haber ido a comprar joyas para la empresa familiar, la joyería Sullivan’s, pero en cambio estaban en una excavación arqueológica. Habían pagado un alto precio por «jugar» cuando deberían estar trabajando, pensaba Alex. Pero los que más sufrieron fueron él y sus hermanos.

Y, tantos años después, la muerte de sus padres seguía produciéndole una mezcla de pena y resentimiento.

Menos mal que tenían a su abuela, que los acogió en su casa y trabajó como una loca para sacar a la familia adelante.

Él quería a sus hermanos. Y le gustaban los críos, por eso era director de un instituto, pero la idea de volver a casa y encontrársela llena de niños… No, eso no era lo suyo.

Aunque ni por un segundo creía que aquel crío fuera hijo suyo.

—¿Quién es ese niño, Samantha?

—Se llama Gabe y tiene once meses —contestó mirándolo a los ojos—. Es mi sobrino. Y tu hijo.

Alex se levantó, pasándose una mano por el pelo.

—Yo no tengo hijos. Por elección.

—Puede que no quisieras, pero así es. Según la carta de mi hermana, os conocisteis durante unas vacaciones en el Caribe el verano pasado.

Samantha mencionó entonces el nombre del hotel en la isla de St. Thomas donde él había pasado las vacaciones y un escalofrío premonitorio recorrió su espalda.

Muy bien, sabía el nombre del hotel, pero eso no significaba que el niño fuera suyo, se dijo.

—¿Cómo se llama tu hermana? ¿Por qué no me lo ha contado ella misma?

—Se llamaba Sarah Travis. Éramos hermanastras. Y murió en un accidente de tráfico hace seis meses.

Sarah.

Alex recordó entonces a la chica de ojos verdes, melenita rizada… y recordó la habitación del hotel aquellas noches de luna llena.

Ella había sido

Has llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrate para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre No sólo promesas

3.0
1 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores