Disfruta de este título ahora mismo, y de millones más, con una prueba gratuita

A solo $9.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Lecturas devocionales para una madre conforme al corazón de Dios

Lecturas devocionales para una madre conforme al corazón de Dios

Leer la vista previa

Lecturas devocionales para una madre conforme al corazón de Dios

valoraciones:
5/5 (4 valoraciones)
Longitud:
283 páginas
4 horas
Publicado:
Sep 20, 2013
ISBN:
9780825485107
Formato:
Libro

Descripción

Como madre, Dios te ha honrado con un llamado extraordinario. Existen incontables oportunidades para amar, animar y servir a tu familia y a otros como nadie más puede hacerlo. Sin embargo, como toda madre, tienes que enfrentar un sinnúmero de exigencias en tu vida y en tu agenda. ¿A dónde puedes ir para restaurar tus fuerzas y recuperarte de todo lo que haces? La respuesta es tiempo a solas con Dios, y este libro devocional te ayudará a hacerlo posible, ya que te brinda:
§ Ayuda para enfocar tus prioridades y simplificar tu vida § Promesas de Dios para cada necesidad, que incluyen fortaleza, descanso, y paz § Inspiración para nutrir la fe de tus hijos § Sabiduría para los múltiples desafíos de la crianza ¡Con la provisión y la dirección de Dios, tú puedes ser la madre que tus hijos necesitan!

Drawing from her bestselling books (more than 6.5 million copies sold) and popular "Woman After God's Own Heart" radio spots and podcasts, Elizabeth George shares positive and energizing devotions for moms.
Moms with children of all ages will delight in Elizabeth’s personal experience and understanding of Scripture as they . . .
• refuel with the power of God’s Word • tap into Scripture’s wisdom for parenting • get a better picture of God’s purposes for moms • trust Him with their child’s safety and future • make big and little moments count for their families • find hope and courage in God’s promises These upbeat and to-the-point offerings give moms daily direction and confidence for the amazing privilege of loving and raising children.
Publicado:
Sep 20, 2013
ISBN:
9780825485107
Formato:
Libro

Sobre el autor


Relacionado con Lecturas devocionales para una madre conforme al corazón de Dios

Libros relacionados

Vista previa del libro

Lecturas devocionales para una madre conforme al corazón de Dios - Elizabeth George

1

Que tu luz brille

¿Quieres que tus hijos amen a Dios con todo su corazón? Hay algo que puedes hacer al respecto. ¡Ora! Y dale prioridad a ese anhelo por tus hijos en tu lista de oración. Luego sé diligente demostrando con tu vida el amor de Dios. Efesios 6:4 dice: críenlos según la disciplina e instrucción del Señor. Hay una manera muy simple para que esto se convierta en un hábito: habla del Señor. Habla de Él cuando estás en casa o en el auto. Habla de Él antes de que los niños se van a dormir, y tan pronto como se despiertan. Una mujer —una madre— que ama a Dios es una luz en la oscuridad. Mateo 5:16 dice: hagan brillar su luz delante de todos [delante de tus hijos], para que ellos puedan ver las buenas obras de ustedes y alaben al Padre que está en el cielo.

Querido Padre, que mis labios canten alabanzas, eleven peticiones, y hablen sin cesar de tu misericordia. Concede a mis hijos oídos para oír de tu bondad para que se vuelvan a ti, su Padre celestial, con sencillez y deleite.

2

Una madre que ora

Madre, orar por tus hijos va a tener un efecto poderoso en sus vidas. Me tomó bastante descubrir el poder de la oración, ¡y cuánto me alegra esto! Cuando era una madre joven tomé la decisión de quedarme en casa para criar a mis hijas. Y muchas veces me sentí inútil e ineficaz. Pero cuando me hablaron acerca de la oración como un ministerio, eso cambió mi perspectiva. Empecé a orar por mis hijas, junto a mis hijas y con mis hijas. ¡Y qué privilegio fue enseñar a mis dos hijas a orar!

El Salmo 34:8 dice: Prueben y vean que el Señor es bueno; dichosos los que en él se refugian. Qué bendición es saber que cultivar un corazón de oración te llevará a probar y ver que el Señor es bueno.

Señor, dame un corazón de oración por mis hijos. Ayúdame a darles ejemplo de lo que significa acudir a ti por cada necesidad, al tiempo que enseño a mi familia cómo tú extiendes a tus hijos tu provisión, tu paz y tu propósito.

3

Una madre valiente

Basta con echar un vistazo a un mensaje de correo basura para percatarse del mal que opera en este mundo caído. Es más que aterrador. ¡Pero tú como madre puedes marcar la diferencia! La madre de Moisés, Jocabed, pertenecía a una hermandad de madres que consagraron sus hijos a Dios como instrumentos en la lucha contra el mal. La madre de Samuel lo entregó al servicio a Dios, y María vio a su hijo Jesús ofrecerse para morir en la cruz.

El Salmo 37:1 nos anima a no irritarnos a causa de los impíos. En vez de preocuparte o de intentar solucionar cada problema en tus fuerzas, dedícate a criar hijos piadosos. El poder del mal nada puede frente al poder de la verdad que siembras en el corazón y en la mente de tu hijo. Eres una madre valiente y amorosa cuando pones tu confianza en Dios, y a tu hijo en sus manos.

Dios, recibo consuelo y seguridad cuando siembro tus verdades eternas en el corazón de mi hijo. No puedo controlar la existencia del mal, pero puedo basar mis decisiones como madre en tu justicia, así como depositar en tu poder todas las esperanzas que tengo para mi hijo.

4

Un llamado sublime y honorable

Salir a almorzar con las amigas… o pasar tiempo a solas con tu Biblia. He ahí el dilema. A veces es muy difícil escoger, ¿no es así? Es importante dedicar tiempo a nosotras mismas, pero esa prioridad viene después del llamado de Dios de instruir a nuestros pequeños. Este es nuestro llamado más sublime y honorable. Pero no podemos dar lo que no tenemos, de modo que es vital nutrir el anhelo por la Palabra de Dios y su sabiduría.

Lee tu Biblia diariamente. Comunica a tus hijos su verdad que trae vida. Es necesario sacrificar tiempo y energía, pero los años que tienes con tus hijos vuelan. El Salmo 119:11 dice: En mi corazón atesoro tus dichos. El tiempo que inviertes en la Palabra es el que Dios usará para convertirte en una madre conforme a su corazón. ¡Es tiempo bien invertido!

Señor, ayúdame a escogerte a ti y tu Palabra como mi fuente de fortaleza y refrigerio cada día. Quiero profundizar mi entendimiento de tu amor y de tu voluntad para así convertirme en una madre que invierte en mi fe y en mi familia con todo lo que soy y lo que tengo.

5

El vocabulario de Dios

¡Tiempo fuera!. En un mal día, las madres repiten muchas veces estas dos palabras a sus hijos. Muchas mamás también admiten que les encantaría tener un tiempo fuera, o sea, un descanso, de disciplinar a sus hijos. Sin embargo, la disciplina es definitivamente parte del vocabulario de Dios en lo que respecta a la educación de los hijos. Proverbios 3:12 dice: Porque el Señor disciplina a los que ama, como corrige un padre a su hijo querido. Y Proverbios 22:6 dice: Instruye al niño en el camino correcto, y aun en su vejez no lo abandonará. La Biblia enseña que amar a tu hijo significa disciplinarlo. Y Efesios 6:4 advierte: Y ustedes, padres, no hagan enojar a sus hijos, sino críenlos según la disciplina del Señor. Participa con Dios en la aventura de ayudar a tus hijos a descubrir, elegir y andar en el buen camino.

Señor, ayúdame a perseverar en la carrera de criar a mis hijos para vivir en integridad, honra y reverencia a ti. Cuando quiera transigir o darme por vencida, recuérdame que criar a un hijo en tus caminos es un privilegio. Gracias por tu fortaleza y tu guía en esta gran aventura.

6

Nadie es perfecto

Mi esposo Jim anima a los hombres con estas palabras sabias: Cuando Dios mira tu vida no busca perfección. Ya sabemos que nadie es perfecto. ¡Nadie! Romanos 3:10 dice que todos hemos pecado. Todos hemos desobedecido a Dios. El único hombre perfecto fue Jesús. Aun así, ¿esperas que tu esposo sea perfecto? Si es así, reconsidéralo.

Parte de ser buena madre consiste en ayudar al padre de tus hijos. Anímalo en su papel de cabeza espiritual de tu matrimonio y de tu familia. Cuando apoyas a tu esposo, él puede hacer con mayor libertad lo que Dios espera de él como esposo y padre piadoso.

Señor, dame el aliento para apoyar y ayudar a mi esposo. Que él pueda sentirse apoyado y respetado en nuestra casa por medio de mis acciones y mis palabras. Dame el deseo de servir al hombre que tú quieres formar en él.

7

Una mujer virtuosa

Si quieres algo a qué aspirar, ¡lee lo que viene! En Proverbios 31 encontramos varias virtudes características de una mujer piadosa. ¡Es una lista asombrosa! Ella es una mujer consagrada a su familia. Se deleita en su trabajo. Es diligente en su labor. Es cuidadosa en su manera de hablar. Depende de Dios. Se viste con esmero. Ayuda a los necesitados. Y reparte bendición.

Lee tú misma Proverbios 31. Luego echa un vistazo al libro de Rut. Es mejor que cualquier novela, ¡es la vida real! Rut 3:11 dice que Rut era conocida en toda la ciudad como una mujer virtuosa. Pide a Dios que infunda en tu corazón y en tu vida las cualidades de Proverbios 31. Que todas las personas de tu ciudad, y de tu casa, vean también que tú eres una mujer virtuosa.

Señor, anhelo ser una mujer de integridad. En la cultura actual esto no es valorado como lo es ante tus ojos. Que otros vean en mí un corazón que se consagra a ti y depende de ti para adquirir mi valor, identidad y propósito.

8

Una madre que predica

Hay muchas cosas que podemos hacer por nuestros hijos, ¡y enseñar la Palabra de Dios encabeza la lista! Si amas a Dios y eres madre, busca tiempo en tu ocupada agenda para enseñar la Palabra de Dios a tus hijos. Es algo que tendrá valor para su salvación presente y en la eternidad.

Ruth Graham dijo de la maternidad: Es el trabajo más hermoso y satisfactorio del mundo, no superado por ningún otro oficio, ni siquiera el de predicar. Luego añadió: ¡Tal vez sea predicar!. ¿Puedes ver cómo tu papel de madre incluye impartir las verdades bíblicas a tus hijos en toda ocasión? Dedica tiempo y esfuerzo para presentar sistemáticamente el amor y la verdad de Dios a los corazones de tus hijos. ¡Nunca es demasiado temprano, ni demasiado tarde, para empezar!

Padre, dame el deseo vehemente de enseñar tu Palabra a mis hijos, de inculcarles tu verdad y sabiduría. Dame el anhelo de comunicar un mensaje de fe que acerque sus corazones a ti.

9

La mujer precisa

¿Alguna vez has anhelado tener una consejera piadosa? Conozco la mujer que buscas. Cumple con todos los requisitos. Me refiero a la mujer de Proverbios 31. Ella define lo que significa ser una mujer y madre conforme al corazón de Dios. Cuando habla, lo hace con sabiduría, cuando instruye, lo hace con amor (v. 26). Esta mujer dedicada enseña a su hijo acerca de la mujer virtuosa. Y sabiamente anima a su hijo a buscar una de estas mujeres dignas y honorables para que sea su esposa. ¿Guías a tu hijo para que pueda encontrar una esposa piadosa? ¿Inspiras a tu hija para que se convierta en una mujer piadosa? Si es así, te estás convirtiendo precisamente en una buena consejera, es decir, una mujer que ama y sigue a Dios.

Dios, tengo el privilegio de comunicar el bien a mis hijos. Cuando les enseño acerca de la mujer de Proverbios 31, ayúdame a ser ejemplo de cada una de sus admirables cualidades. ¡Ayúdame a ser esta mujer!

10

Una mujer excepcional

¿Quién es una mujer conforme al corazón de Dios? Y ¿cómo la reconocerás cuando la veas? En la Biblia encontramos a Débora, que en el Antiguo Testamento aparece como profetisa, esposa y juez. Una mujer notable, con un llamado igualmente notable.

¿Por qué se destaca Débora como una mujer especial? Ella era una esposa excepcional. Cantaba. Era poetisa. Era una líder piadosa en su casa y uno de los jueces que Dios puso sobre su pueblo.

Débora vivió una fe extraordinaria en Dios. Tu compromiso con Dios y la actitud de tu corazón pueden igualar a los de Débora. Y tú tienes un llamado extraordinario como madre. Sé diligente. Sé consagrada. Dedicada. Dispuesta. Preparada. ¡Sé excepcional!

Señor, dame ojos para ver y una mente para comprender cuán extraordinario es mi llamado como madre. Gracias por confiarme la labor de pastorear a mis hijos, y por guiarme en cada paso del camino cuando escucho y leo tu Palabra, y cuando oro para ser excepcional.

11

Honra a tu madre

Sin importar cuán mayor o independiente seas, el mandato de Dios es que honres a tu madre. La forma en que tratas a tu madre demostrará a tus hijos cómo deben respetarte y honrarte a ti todos los días de su vida. Ora por tu madre. Será de provecho para las dos. Habla bien de ella.Háblale con amabilidad. Primera de Corintios 13:5 nos recuerda que el amor no se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor. Trata a tu madre con respeto y amabilidad, y escucha también cuando ella te habla. Manifiéstale afecto con un abrazo, un apretón de manos, poniendo tu brazo sobre su hombro. ¡Propóntelo! Hazlo como una hija conforme al corazón de Dios y como madre que desea mostrar a sus hijos el amor de Dios en formas que perduran.

Dios, quita todo obstáculo en mi vida que me impida amar completa e incondicionalmente a mi madre. Permíteme ser para mis hijos un gran ejemplo de cómo amar a sus padres. La honra que doy a mi madre y a mis hijos es ciertamente la honra que doy a tu precioso nombre.

12

El nido vacío

¿Extrañas el ruido de una casa llena? ¿Se han ido tus hijos a la universidad, se han casado o se han mudado lejos? Entiendo cuán difícil puede ser la etapa del nido vacío para nosotras como madres. Viene demasiado rápido. Ana, una mujer de la Biblia, ansiaba tanto un hijo que en 1 Samuel 1:11 prometió a Dios: yo te lo entregaré para toda su vida. Y cumplir su promesa significó que su hijo se mudara a otra ciudad. Tenía que amarlo a kilómetros de distancia. La madre de la escritora Elisabeth Elliot oró y escribió cartas. Durante 45 años escribió dos veces por semana a cada uno de sus seis hijos. ¡Y eso fue antes que existieran las computadoras y el correo electrónico! Cuida de tus hijos y de tus nietos, en oración y amor. Esta inversión es importante para el Señor y para tu familia.

Dios, ¿les digo a mis hijos que los amo? Eso quiero. Eso procuro. Trato de demostrarlo mediante mi cuidado y afecto. Ayúdame a aprovechar cada oportunidad para decir, escribir, y comunicar mi amor por ellos… y por ti.

13

Una mujer inteligente

La Biblia dice que Abigail era una mujer bella e inteligente (1 S. 25:3). ¡Esa es una buena aspiración! El nombre mismo de Abigail significa motivo de gozo. Sin embargo, su vida era todo menos dichosa. Su matrimonio carecía de amor, porque su esposo era un hombre cruel y ebrio. Y no tenían hijos. Con todo, la virtud de Abigail era la fidelidad a la Palabra de Dios y a las personas que la rodeaban.

Sean cuales sean tus circunstancias, tú puedes brillar si permaneces fiel. Nunca subestimes el valor que tiene a los ojos de tu Padre celestial la fidelidad como mujer, madre, esposa e hija de Dios. Después de todo, a Dios le interesa más que seamos fieles a sus normas que nuestro éxito a los ojos del mundo. Eso hace una mujer inteligente.

Señor, guarda mi corazón para que sea fiel, leal y amoroso. Quiero entender cuanto me sea posible acerca de lo que es vivir con gozo y perseverancia, sin importar las circunstancias. Cuando estoy desanimada levanto mis ojos para ver tu bondad y tu gracia.

14

Amor al extranjero

¿Cómo aprendiste la hospitalidad? ¿Invitaba tu madre a amigos y conocidos para cenar? ¿Estaba tu casa abierta cuando tus amigos necesitaban un lugar seguro donde conversar y reír? ¡Ese es un gran legado de amor! ¿Lo comunicas también a tus hijos? Hebreos 13:2 dice: No se olviden de practicar la hospitalidad. Hay un dicho sabio: El amor tiene manos para ayudar a otros. Tiene pies para acudir al pobre y al menesteroso. Tiene ojos para ver la miseria y la necesidad. Tiene oídos para oír los suspiros y sollozos. Ora pidiendo un corazón que se interese en los demás, unos ojos que vean, un alma compasiva,

Has llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrate para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre Lecturas devocionales para una madre conforme al corazón de Dios

5.0
4 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores