Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Aquagym

Aquagym


Aquagym

Longitud:
208 páginas
1 hora
Publicado:
15 jul 2016
ISBN:
9781683251378
Formato:
Libro

Descripción

Unir los beneficios del agua, que modela el cuerpo, y los de la gimnasia, que lo tonifica: ese es el objetivo del aquagym, o gimnasia acuática. Nuestro cuerpo, como toda buena máquina, necesita un mantenimiento, y resulta necesario trabajar la flexibilidad y la fuerza, músculo a músculo. En el agua, la ausencia de peso permite trabajar con suavidad; el medio acuático hace posible un desarrollo de las capacidades musculares gracias a una gradación de ejercicios variados, que se adaptan a la morfología y la edad de cada uno. La gimnasia acuática se puede considerar una actividad de bienestar y de puesta en forma si se practica una vez a la semana, y un completo deporte si se practica tres veces por semana. En este libro encontrará los consejos indispensables y los ejercicios para un correcto calentamiento, para el mantenimiento de la musculatura, para las mujeres gestantes, etc.
Publicado:
15 jul 2016
ISBN:
9781683251378
Formato:
Libro

Sobre el autor


Vista previa del libro

Aquagym - Massimo Messina

Entrenamiento

En nuestra vida cotidiana, al estar inmersos en el trabajo y en los compromisos familiares, a menudo nos olvidamos de que tenemos un deber para con nosotros mismos: mantenernos en una buena forma física, algo que es indispensable para nuestro bienestar y para nuestro equilibrio. Por tanto, resulta muy importante, sobre todo teniendo en cuenta los estilos de vida actuales —a menudo demasiado sedentarios—, dedicar un poco de tiempo a una actividad física que nos permita mantenernos activos y luchar contra los efectos del envejecimiento.

El aquagym, o gimnasia acuática, es la actividad física ideal, ya que asocia eficacia y suavidad: en efecto, a la resistencia natural que ejerce el elemento agua, que hace que el trabajo muscular resulte más eficaz, se añade la suavidad de los movimientos en sí mismos y por el alivio de parte del peso de la persona que entrena inmersa en el agua. De este modo, los riesgos de sobrecarga en las articulaciones, los músculos o los tendones son escasos, lo que minimiza los problemas de inflamaciones o de traumatismos, graves o leves.

El aquagym puede, por tanto, ser practicado a todas las edades, e independientemente de cuál sea la condición física que se tenga al comienzo de la actividad. Tal vez sea este carácter universal lo que hace que haya tantos apasionados por la gimnasia dentro del agua, especialmente entre aquellos que desean practicar una actividad deportiva para prevenir los problemas asociados a una vida sedentaria o para remediarlos: en efecto, no sólo es posible ejecutar dentro del agua ejercicios de la gimnasia tradicional, sino que se pueden adaptar a este medio algunos ejercicios específicos de otras disciplinas deportivas.

En esta obra, encontrará todos los consejos necesarios para la práctica de la gimnasia acuática: los principios básicos del entrenamiento, los movimientos correctos y los que están contraindicados; ejercicios específicos de relajación y tonificación; ejercicios para mujeres gestantes o anticelulíticos... Hallará también la adaptación al medio acuático de algunos ejercicios específicos de step, aeróbic, body-building y boxeo. Finalmente, el libro aborda la utilización del aquagym como entrenamiento para la práctica de otros deportes.

El aquagym es, por tanto, una actividad que resulta conveniente para todos, y que nos permite conservar o recuperar la forma física en un elemento maravilloso: el agua, a la vez relajante y revitalizante.

UN ANTÍDOTO CONTRA EL ENVEJECIMIENTO

El hecho de practicar un deporte tiene siempre repercusiones positivas en el bienestar general. Los efectos beneficiosos de un entrenamiento aeróbico y anaeróbico practicado con regularidad son evidentes, a todas las edades e independientemente de cuál sea la condición física y psíquica de la persona que lo practica. En los niños y adolescentes, el crecimiento es controlado por la hormona del crecimiento (GH), que utiliza las sustancias nutritivas proporcionadas por los alimentos para la formación de los huesos y de la masa muscular. Así, la actividad física estimula la producción de hormonas del crecimiento por parte de la hipófisis, y contribuye a un correcto desarrollo y al empleo adecuado de las reservas energéticas. El desarrollo de los músculos y del esqueleto están menos ligados a la hormona del crecimiento; sin embargo, el ejercicio físico, al hacer trabajar grupos musculares concretos y ciertas partes del esqueleto, permite modelarlos. En la edad adulta, en parte debido a un estilo de vida sedentario y a una alimentación a menudo desequilibrada (demasiado rica en grasas y en proteínas animales), se suele constatar, por un lado, una alteración de la estructura del organismo y, por otro, una modificación del metabolismo: efectivamente, los habitantes de los países industrializados, una vez superada la barrera de los treinta años, acusan una pérdida de masa muscular de unos 425 g por año, acompañada de un descenso del contenido mineral de los huesos del 1 %. Al mismo tiempo, se aprecia una acumulación progresiva de grasa (aproximadamente 450 g al año). Esto conlleva un aumento de la frecuencia de las enfermedades metabólicas (por ejemplo, la diabetes), cardiovasculares y osteoarticulares (osteoporosis, artritis, artrosis...). Paralelamente, a menudo estas se acompañan de un deterioro del estado psicológico y del humor. Se ha comprobado que practicar con regularidad una actividad deportiva (por lo menos tres veces por semana) ayuda a mantener el organismo de las personas adultas en un buen estado de salud, y a prevenir numerosas disfunciones. Un hombre o una mujer que practican habitualmente algún deporte, o que comienzan a hacerlo con regularidad, tendrán menos riesgos de envejecer prematuramente que una persona que lleve un estilo de vida totalmente sedentario.

Por lo que respecta a las personas mayores, el ejercicio regular retrasa la degradación de las capacidades físicas y mentales asociada al envejecimiento, y permite conservar una independencia funcional. El declive físico que conlleva el envejecimiento parece, en efecto, que está relacionado con una débil utilización de la musculatura, mientras que la disminución de las capacidades cognitivas podría tener relación con un ligero descenso de los niveles de oxígeno en la sangre que irriga el cerebro. Estas carencias se podrían paliar con el ejercicio físico.

LOS BENEFICIOS DEL AQUAGYM

Así como es indiscutible que, en general, el deporte es bueno para la salud, está igualmente probado que las actividades deportivas realizadas en el agua resultan mucho más eficaces aunque sean más «suaves»: el agua ejerce unas fuerzas aprovechables, por lo que, inmersos, las actividades deportivas resultan menos traumáticas para el cuerpo. En efecto, dentro del agua nos hallamos en un medio donde la gravedad es reducida (se considera un «medio microgravitatorio»), pues el efecto de la fuerza de la gravedad que determina nuestro peso está atenuado por la fuerza ejercida por el agua desde el fondo hasta la superficie. Cuando una persona realiza ejercicios en el agua, el movimiento se ve, por una parte, favorecido por el empuje hidrostático y, por otra, frenado por la resistencia hidrodinámica. En estas condiciones, los movimientos resultan más suaves y los riesgos de traumatismo son claramente menores, ya que la fuerza ejercida en las articulaciones es mínima. Las posiciones se adoptan con una mayor facilidad, y se mantienen con menor

Has llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrate para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre Aquagym

0
0 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores