Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más con una prueba gratuita

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Cómo curarse con la gemoterapia
Cómo curarse con la gemoterapia
Cómo curarse con la gemoterapia
Libro electrónico198 páginas1 hora

Cómo curarse con la gemoterapia

Calificación: 2 de 5 estrellas

2/5

()

Leer la vista previa

Información de este libro electrónico

La antigua tradición herborística, a pesar de los continuos éxitos que la hacen siempre viva y eficaz, no es suficiente. Hoy día hay una especialidad aún más efectiva: la gemoterapia, que no utiliza las partes de la planta adulta sino los tejidos frescos de la planta recién nacida: inflorescencias, gemas, capullos, bellotas, brotes jóvenes, raíces jóvenes, savia, corteza interna de las raíces, semillas, etc. Estas partes tienen una intensa actividad reproductiva y contienen el inicio de la futura planta: se trata, por lo tanto, de un concentrado de principios activos, energía y fuerza. Este libro enseña a recoger, macerar, filtrar y diluir los gemoderivados y a utilizarlos contra las más diferentes molestias y enfermedades. Se consideran individualmente las plantas útiles para la recogida y la utilización de los brotes, desde el abeto blanco hasta el castaño, desde el plátano hasta la zarza, desde el tilo hasta la vid. Se describen las propiedades terapéuticas de cada planta, las ventajas que ofrece, las molestias que puede curar, el uso y las dosis oportunas. Por ejemplo, el arándano rojo cura problemas de intestino y vías urinarias; el nogal es un remedio contra el acné, la micosis y la psoriasis; la encina se utiliza como reconstituyente general; el agavanzo refuerza las defensas inmunitarias y combate la cefalea, y así para todos los demás tipos de gemas. En la parte final del libro, una tabla ilustra de manera sintética los remedios gemoterápicos más eficaces para cada enfermedad y molestia.
IdiomaEspañol
Fecha de lanzamiento15 jul 2016
ISBN9781683251316
Cómo curarse con la gemoterapia
Leer la vista previa

Relacionado con Cómo curarse con la gemoterapia

Libros electrónicos relacionados

Artículos relacionados

Comentarios para Cómo curarse con la gemoterapia

Calificación: 2 de 5 estrellas
2/5

2 clasificaciones0 comentarios

¿Qué te pareció?

Toca para calificar

Los comentarios deben tener al menos 10 palabras

    Vista previa del libro

    Cómo curarse con la gemoterapia - Eva Duo

    Notas

    INTRODUCCIÓN

    A diferencia de la fitoterapia tradicional, que utiliza partes de planta adulta, la gemoterapia se basa en preparados obtenidos por maceración de tejidos embrionarios frescos en una solución de agua, alcohol y glicerina. Las partes utilizadas en gemoterapia son las inflorescencias, las gemas, los capullos, las gemas florales, las bellotas, los brotes y raíces jóvenes, la savia, la cáscara interna de las raíces o de las ramas y semillas jóvenes. Aunque aproveche los consejos de la tradición herbolaria clásica, la gemoterapia representa el resultado de investigaciones y experimentos modernos en el campo de la fitoterapia. Recupera la tradición desde los puntos de vista del significado simbólico y terapéutico: la utilización que se hacía en el pasado de algunas de las plantas de las cuales se extraen los gemoderivados, como el tilo, el abedul o el romero, era de hecho muy parecida a la de los gemoderivados correspondientes. La gemoterapia nace como práctica terapéutica hacia mediados de los años cincuenta, gracias al trabajo de Pol Henry, médico e investigador belga. Su punto de partida fue presuponer que en las gemas y en todos los tejidos embrionarios existía un quid, una fuerza vital, ausente en la planta adulta y capaz de interactuar con el hombre a través de las proteínas. Los tejidos en fase de crecimiento contienen, de hecho, hormonas vegetales, trazas de ADN y ARN, trazas de proteínas, aminoácidos, vitaminas y sales minerales presentes sólo parcialmente en los tejidos definitivos, como en las hojas, las flores y las raíces. Inicialmente los gemoderivados se utilizaron sobre todo en homeopatía como drenantes de órgano, o sea, como sustancias capaces de transportar las «toxinas» hacia los órganos destinados a la depuración: hígado, piel, riñones y pulmones. En una segunda fase adquirieron una más evidente identidad terapéutica.

    Su acción se desarrolla a través de una estimulación del sistema reticuloendotelial —conjunto de elementos celulares, situados en diferentes partes del organismo, destinados a la eliminación de sustancias extrañas o nocivas— desarrollando un papel básico en los procesos antiinflamatorios e inmunitarios.

    La gemoterapia permite, pues, realizar una depuración profunda del organismo y estimular las defensas naturales contra la agresión de agentes externos.

    LA GEMOTERAPIA

    QUÉ ES LA GEMOTERAPIA

    LOS PRINCIPIOS BÁSICOS

    El médico y experto en botánica belga Pol Henry elaboró su propio método empezando por la observación de la distribución de las especies vegetales arbóreas. Observó que la evolución del bosque desde la última glaciación refleja la del organismo durante la enfermedad.

    Plantas arbóreas «pioneras» como el abedul o el aliso negro, que se cuentan entre las primeras plantas en colonizar la tierra húmeda y fría después de la retirada de los glaciares y en preparar la tierra para la implantación de otras especies, tienen, en relación al organismo, una función análoga: combaten las enfermedades en sus fases iniciales (reacción primaria inflamatoria), desarrollando una fuerte acción antiinflamatoria y de drenaje. Pol Henry descubrió, a través de estudios posteriores, que la acción terapéutica de las gemas pasa por la regulación de la relación entre albúminas y globulinas presentes en la sangre. Las albúminas, que constituyen el 60 % de las proteínas del plasma, tienen una función de reserva proteica disponible para la defensa del organismo: su número indica sus capacidades de recuperación. Las globulinas son, como las albúminas, proteínas globulares presentes en el plasma. Se dividen en α1-globulinas, α2-globulinas, ß-globulinas y γ-globulinas.

    Mientras las albúminas no proporcionan una idea de la prognosis de la enfermedad, las globulinas tienen básicamente un valor diagnóstico, ya que señalan el tipo de reacción del sistema inmunitario:

    • un aumento de las α-globulinas es la respuesta a un estado inflamatorio agudo, como una infección vírica o bacteriana, una fiebre inesperada, un shock térmico, un traumatismo violento;

    • un aumento de las ß-globulinas está relacionado con una inflamación crónica;

    • un nivel alto de γ-globulinas indica un endurecimiento progresivo de los tejidos (esclerosis) y es consiguiente a la instauración de la cronicidad de la enfermedad.

    La evolución de la enfermedad está relacionada con el aumento del porcentaje de las γ-globulinas respecto a las α-globulinas.

    Los tejidos embrionarios de algunas plantas tienen la capacidad de inducir una cierta subida del nivel de albúminas y una disminución del nivel de las globulinas de manera absolutamente opuesta a lo que ocurre durante una enfermedad. Las plantas que contribuyen a la formación del humus, como el olmo y el abedul, se parecen, a las α-globulinas que acompañan el estado inflamatorio agudo; otras, como la zarza, el frambueso y el brezo, cuya presencia indica la progresiva degradación y acidificación del bosque, representan los valores variables de las globulinas en la sangre, que a su vez indican la degeneración y el endurecimiento de los tejidos.

    EL DRENAJE

    Drenar significa en fitoterapia llevar hacia el exterior sustancias tóxicas que se han acumulado dentro del organismo. El abuso de fármacos, una alimentación demasiado abundante en conservantes y aditivos, la adicción al tabaco, el estrés y los desequilibrios metabólicos pueden causar un exceso de toxinas que el cuerpo, por sí solo, no es capaz de eliminar. Las toxinas acumuladas de esta manera obstaculizan el paso de las informaciones entre célula y célula y entre el interior y el exterior del organismo.

    Los gemoderivados tienen la capacidad de drenar los órganos y de ayudarlos en sus funciones. Se pueden tomar solos o asociados a otros remedios curativos. En homeopatía se utilizan para preparar el organismo a recibir el remedio homeopático. Esto se hace porque un organismo intoxicado no tiene fuerza para sanar: su energía vital está tan bloqueada que incluso el remedio correcto no le beneficiaría.

    LAS GEMAS EN LA ALIMENTACIÓN

    La atención cada vez mayor en relación a las medicinas dulces está acompañada a menudo por la conciencia de la importancia de una alimentación sana y natural. La utilización de legumbres y cereales germinados constituye algo más: la gema representa la explosión de la energía vital encerrada en la semilla de la planta y es uno de los pocos alimentos que vive y crece incluso debajo de nuestros dientes. De fácil preparación, las gemas nos permiten tener siempre a nuestra disposición verdura muy fresca. Alimentos nutritivos y muy digeribles (con la germinación el almidón se transforman en azúcar), ricos de vitaminas, sales minerales y otras sustancias casi ausentes en la planta adulta, son especialmente adecuados para

    ¿Disfrutas la vista previa?
    Página 1 de 1