Encuentre sus próximos favoritos book

Conviértase en miembro hoy y lea gratis durante 30 díasComience los 30 días gratis

Información sobre el libro

En busca del tiempo perdido - 2

En busca del tiempo perdido - 2

Acciones del libro

Comenzar a leer
Longitud: 770 página25 horas

Descripción

A la Sombra de las muchachas en flor
A la sombra de las muchachas en flor es el segundo tomo de la obra cumbre de la literatura del siglo XX, En busca del tiempo perdido. Tras ser publicado en 1919, recibió el prestigioso premio Goncourt, otorgando gran fama y reconocimiento a su autor. En este volumen, las reminiscencias del narrador de Por el camino de Swann discurren entre la infancia y la adolescencia. Volviéndose poco a poco indiferente a la hija de Swann, Gilberte, el narrador visita el centro balneario de Balbec con su abuela y conoce a su nuevo centro de atención: Albertine, «una chica de brillantes y sonrientes ojos y mejillas redondeadas y opacas».
Pero esa afortunada connivencia resultará ser una de las numerosas ilusiones y falsas pistas diseminadas en el camino seguido por el narrador de En busca del tiempo perdido y que ni siquiera pueden considerarse necesarias para preparar el descubrimiento final de la verdad, ya que en el pesimista universo proustiano, esta resulta ser una concesión caprichosa e imprevisible, como un don gratuito, ante el cual la única actitud válida es la disponibilidad…
Leer más
En busca del tiempo perdido - 2

Acciones del libro

Comenzar a leer

Información sobre el libro

En busca del tiempo perdido - 2

Longitud: 770 página25 horas

Descripción

A la Sombra de las muchachas en flor
A la sombra de las muchachas en flor es el segundo tomo de la obra cumbre de la literatura del siglo XX, En busca del tiempo perdido. Tras ser publicado en 1919, recibió el prestigioso premio Goncourt, otorgando gran fama y reconocimiento a su autor. En este volumen, las reminiscencias del narrador de Por el camino de Swann discurren entre la infancia y la adolescencia. Volviéndose poco a poco indiferente a la hija de Swann, Gilberte, el narrador visita el centro balneario de Balbec con su abuela y conoce a su nuevo centro de atención: Albertine, «una chica de brillantes y sonrientes ojos y mejillas redondeadas y opacas».
Pero esa afortunada connivencia resultará ser una de las numerosas ilusiones y falsas pistas diseminadas en el camino seguido por el narrador de En busca del tiempo perdido y que ni siquiera pueden considerarse necesarias para preparar el descubrimiento final de la verdad, ya que en el pesimista universo proustiano, esta resulta ser una concesión caprichosa e imprevisible, como un don gratuito, ante el cual la única actitud válida es la disponibilidad…
Leer más