Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más con una prueba gratuita

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Cortos americanos
Cortos americanos
Cortos americanos
Libro electrónico60 páginas1 hora

Cortos americanos

Calificación: 0 de 5 estrellas

()

Leer la vista previa

Información de este libro electrónico

Los Cortos americanos son unas narraciones breves, algunas muy breves. Basta una escena para mostrarnos las vidas de unos personajes cuyo destino seguirá discurriendo en la imaginación del lector de forma ajena a su voluntad. Aunque suceden en lugares concretos de la geografía de Estados Unidos, en su conjunto nos llevan al paisaje indeterminado de la mítica americana, donde tantos individuos se pierden buscando un sueño que quizá no exista.
IdiomaEspañol
Fecha de lanzamiento8 mar 2016
ISBN9788494260766
Cortos americanos
Leer la vista previa

Relacionado con Cortos americanos

Títulos en esta serie (40)

Ver más

Libros electrónicos relacionados

Categorías relacionadas

Comentarios para Cortos americanos

Calificación: 0 de 5 estrellas
0 calificaciones

0 clasificaciones0 comentarios

¿Qué te pareció?

Toca para calificar

Los comentarios deben tener al menos 10 palabras

    Vista previa del libro

    Cortos americanos - Peter Redwhite

    Cortos americanos

    PETER REDWHITE

    Narrativa izana

    Colección dirigida por Justo Sotelo

    © PABLO SÁNCHEZ GARCÍA (PETER REDWHITE), 2012

    © Del prólogo JUSTO SOTELO

    © AMBAMAR DEVELOPMENT, S.L. 2013

    e-mail: izanaeditores@izanaeditores.com

    Avenida de Machupichu, 17-3

    28043 MADRID

    Tel.: 913880040

    www.izanaeditores.com

    ISBN: 978-84-940657-2-9

    Juan, mi hermano.

    Índice

    Cortos americanos

    índice

    Prólogo a los Cortos americanos de Peter Redwhite

    La gasolinera

    Necesito oírlo

    Nada de esto debería haber pasado

    Rubia

    Cuando el hijo del señor Miller cierre

    El diner

    La mujer del vendedor

    El otro lado del río

    El ferretero

    Un tipo extraño

    Un hotel del Medio Oeste

    Dónde está Ian

    Las que se dejan

    Ultima primavera en Gaskins City

    Zumo con vodka

    Mi chica

    Lo llamábamos amor

    Estupideces

    Deambulando por Boise City

    Ojalá lo haya olvidado

    El juego de la vida

    La piscina

    Cuando llegue a casa

    Sólo quedaré yo

    Fuera del barrio

    Me vinieron a la cabeza imágenes de Ethan

    Los hilos de la vida

    La balanza

    Hermanos

    El odio a los Harper

    Frank Cuitar

    La camarera

    Niamh y el profesor de Harvard

    Little Johnny

    Conny

    El jardinero

    Nunca había oído nada de que fuera peligroso

    La habitación

    Te quiero, Nicolette

    Rust never sleeps

    El óxido nunca duerme

    NEIL YOUNG

    Prólogo a los Cortos americanos de Peter Redwhite

    JUSTO SOTELO

    (Doctor en Teoría de la Literatura y Literatura Comparada)

    1. A VER CÓMO SE CUENTA UN CUENTO.

    El escepticismo y el eclecticismo han sido dos cons­tantes en la historia de la literatura para referirse al cuento. El primero es un rasgo típico de la modernidad, que difi­culta su correcta definición; mediante el segundo se busca aprovechar todo lo que está al alcance del teórico para con­feccionar una definición de lo que es un cuento. La teoría moderna nace con Poe y en cierto modo llega hasta Cor­tázar; en el medio quedan autores esenciales como Chéjov y Quiroga. Por supuesto que existe una protohistoria en la Antigüedad, y cierto desarrollo en el siglo XVI.

    El planteamiento de Poe es pragmático, yen él destaca la unidad de efecto, que determina la estructura del relato y busca sobre todo conmover al lector, que es el que debe redondear el efecto de la fábula narrada. Su texto sobre Hawthorne es esencial, con elementos como la significación (la dimensión mítica) y la brevedad, a la que Cortázar se referirá con la expresión de intensidad.

    Para Chéjov el cuento tiene que sugerir más que mos­trar, mientras que el lector debe estar en vilo durante el desarrollo de la lectura, en suspenso. Quiroga, por su parte, posee una teoría más elaborada, recogida en su Ma­nual del perfecto cuentista. En el último consejo de su de­cálogo expone que el escritor no debe pensar en sus amigos cuando se sienta ante la página en blanco, ni siquiera en el efecto que provocará la trama. Tiene que escribir como si el relato no tuviera interés más que para el pequeño am­biente de sus personajes, de los que pudo haber sido uno. Este aspecto es de destacar porque en los relatos breves de Peter Redwhite esa idea (la esfericidad de Cortázar) aparece siempre, ya sea en los hoteles de carretera, las gasolineras, los bares o

    ¿Disfrutas la vista previa?
    Página 1 de 1