Encuentre sus próximos favoritos book

Conviértase en miembro hoy y lea gratis durante 30 díasComience los 30 días gratis

Información sobre el libro

Anatomía Inka del Alma

Anatomía Inka del Alma

Acciones del libro

Comenzar a leer
Clasificaciones:
Calificar: 4 de 5 estrellas4/5 (1 calificación)
Longitud: 178 página1 hora

Descripción

Con la entrada en la era de la materialidad, hace ahora 5 mil años, el conocimiento sobre la anatomía del alma pasó a formar parte de las distintas tradiciones esotéricas. Ello hizo que fuera reservado a unos pocos iniciados.

En los Himalayas fue un saber transmitido oralmente, de maestro a discípulo, y registrado en libros como los puranas o los tantras. En el Antiguo Egipto y Sumeria, se transmitió a partir de las diversas escuelas místicas. Con la llegada del islam, muchas de dichas escuelas se convirtieron en hermandades sufíes. En occidente, dado el poder que tal saber confería, a la sombra del mismo se fundaron diversas sociedades secretas, reservándolo a unos pocos adeptos y especialmente al grupo aun más reducido de sus altas jerarquías.

No fue hasta finales del siglo XIX que tal información empezó a trascender el círculo de discípulos, iniciados y adeptos, para serle accesible al resto de los comunes.
Sin embargo, en los Andes no fue así. Tal como nos revela la presente obra, la civilización inka lo transmitió abiertamente. Lo comunicó en sus mitos y leyendas, en el urbanismo, en los actos y festividades, en las danzas, en los símbolos y emblemas, y en el lenguaje. En ellos fue «escrito» para que pudiera ser «leído» por todos.

Leer más
Anatomía Inka del Alma

Acciones del libro

Comenzar a leer

Información sobre el libro

Anatomía Inka del Alma

Clasificaciones:
Calificar: 4 de 5 estrellas4/5 (1 calificación)
Longitud: 178 página1 hora

Descripción

Con la entrada en la era de la materialidad, hace ahora 5 mil años, el conocimiento sobre la anatomía del alma pasó a formar parte de las distintas tradiciones esotéricas. Ello hizo que fuera reservado a unos pocos iniciados.

En los Himalayas fue un saber transmitido oralmente, de maestro a discípulo, y registrado en libros como los puranas o los tantras. En el Antiguo Egipto y Sumeria, se transmitió a partir de las diversas escuelas místicas. Con la llegada del islam, muchas de dichas escuelas se convirtieron en hermandades sufíes. En occidente, dado el poder que tal saber confería, a la sombra del mismo se fundaron diversas sociedades secretas, reservándolo a unos pocos adeptos y especialmente al grupo aun más reducido de sus altas jerarquías.

No fue hasta finales del siglo XIX que tal información empezó a trascender el círculo de discípulos, iniciados y adeptos, para serle accesible al resto de los comunes.
Sin embargo, en los Andes no fue así. Tal como nos revela la presente obra, la civilización inka lo transmitió abiertamente. Lo comunicó en sus mitos y leyendas, en el urbanismo, en los actos y festividades, en las danzas, en los símbolos y emblemas, y en el lenguaje. En ellos fue «escrito» para que pudiera ser «leído» por todos.

Leer más