Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Venezuela: 1498-1728: Conquista y urbanización

Venezuela: 1498-1728: Conquista y urbanización

Leer la vista previa

Venezuela: 1498-1728: Conquista y urbanización

Longitud:
266 páginas
3 horas
Editorial:
Publicado:
15 feb 2016
ISBN:
9788416687138
Formato:
Libro

Descripción

Este tomo se inicia con la llegada fortuita de Cristóbal Colón a América y, en especial, con su incursión por la desembocadura del Orinoco en su tercer viaje, donde por primera vez pisó tierra continental. Continúa con el período de conquista del territorio por parte de los españoles. Atiende al paréntesis alemán de los Welser. Revisa el delirio de El Dorado y se detiene en la etapa de urbanización, ya más avanzado el siglo XVI. Este período fundador de ciudades y "pueblos de indios" se solapa con el de la conquista hasta mediados del siglo XVII, así como también con el desafío de los piratas y corsarios.

La investigación observa todos los años bajo Ia dinastía de los Austrias y también incluye el comienzo de los Borbones, en 1700, y sus reformas radicales. En la obra se indaga acerca de Ia estructura de poder político español y el sostenido crecimiento del estamento local determinante: los criollos. En este sentido, el libro recoge la tensión entre los enviados peninsulares y el cabildo, espacio natural de los criollos. Y será desde allí, tiempo después, desde donde surjan los protagonistas de la fundación de la república y de la independencia de América.

Con "Venezuela: 1498-1728. Conquista y urbanización", Rafael Arráiz Lucca concluye Ia trilogía que forma su "Historia política de Venezuela", publicada en su totalidad por esta casa editorial en la Biblioteca de Autor que lleva su nombre.
Editorial:
Publicado:
15 feb 2016
ISBN:
9788416687138
Formato:
Libro

Sobre el autor


Relacionado con Venezuela

Títulos en esta serie (14)

Libros relacionados

Vista previa del libro

Venezuela - Rafael Arráiz Lucca

Contenido

Agradecimientos

Introducción

Los primeros viajes, capitulaciones y asentamientos (1498-1529)

Fernando e Isabel amplían el mundo (1492)

Cristóbal Colón en la desembocadura (agosto de 1498)

Ojeda, de la Cosa, Vespucio y el nombre de Venezuela (1499)

Pedro Alonso Niño y Cristóbal Guerra (1499)

Alonso de Ojeda, gobernador de Coquivacoa (1502)

El placer de perlas de Cubagua y Nueva Cádiz (1510-1526)

Franciscanos y dominicos en Cumaná (1514-1521)

Bartolomé de las Casas en Cumaná (1521)

Carlos V se ciñe la Corona (1516)

Marcelo de Villalobos, gobernador de Margarita (1525)

Juan de Ampíes en Coro, Curazao, Aruba y Bonaire (1526-1529)

Los Welser y la fascinación por El Dorado (1529-1546)

Ambrosio Alfínger desembarca en Coro (1529)

Alfínger funda Maracaibo (1529)

Diego de Ordaz en Paria y el Orinoco (1531-1532)

La capitulación de Antonio Sedeño y sus excesos (1530-1538)

La capitulación de Jerónimo de Ortal (1533)

Llega a Coro el obispo Rodrigo de Bastidas (1534)

Jorge de Espira en Coro (1535)

Federmann en la sabana de Bogotá (1539)

Regresa Bastidas a Coro (1539)

Felipe von Hutten busca El Dorado (1541)

Juan de Carvajal, gobernador interino y fundador de El Tocuyo (1545)

Culmina el gobierno de los Welser (1546)

El Dorado: ¿mito o realidad?

La fundación de las ciudades, las encomiendas, la esclavitud de los africanos y la resistencia indígena (1545-1593)

Juan Pérez de Tolosa, gobernador, y El Tocuyo como epicentro (1546-1548)

El sistema de las encomiendas (1545)

Juan de Villegas Maldonado funda Borburata (24 de febrero de 1548)

Juan de Villegas, el gobernador veterano (1549-1553)

El gobernador funda Barquisimeto (1552)

La rebelión de Miguel de Buría (1553)

Alonso Arias de Villasinda, gobernador (1553-1557)

Se funda Valencia (25 de marzo de 1555)

Dimite Carlos V, asume Felipe II

Gutierre de la Peña Langayo, gobernador (1558-1559)

Diego García de Paredes funda Trujillo (marzo-abril de 1558)

Juan Rodríguez Suárez funda Mérida (9 de octubre de 1558)

Pablo Collado, gobernador (1559-1561)

Lope de Aguirre desembarca en Borburata (1561)

Una Cédula importante (1560)

Juan de Maldonado y Ordoñez funda San Cristóbal (31 de marzo de 1561)

El gobernador Alonso Bernáldez apaga fuegos (1561-1562)

Pedro González Cervantes funda La Asunción (1562)

Otra vez, Bernáldez gobernador (1564-1566)

John Hawkins y Jean de Bontemps: comienza la piratería (1565)

Pedro Ponce de León, gobernador (1566-1569)

Diego de Losada funda Caracas (¿29 de julio de 1567?)

Diego de Losada funda Caraballeda (1567)

Ejecutado Guacaipuro (1568)

Alonso Pacheco refunda Maracaibo (agosto de 1569) y Pedro Maldonado también (1574)

Diego Fernández de Serpa, gobernador de Nueva Andalucía (1569)

Francisco Hernández de Chaves, gobernador (1569-1570)

Juan de Thejo funda Carora (1569)

Diego de Mazariegos, gobernador (1570-1576)

Ejecutado Tamanaco (¿1571 o 1573?)

El gobernador Juan de Pimentel llega a Caracas (1576-1583)

Francisco de Cáceres funda la provincia del Espíritu Santo de La Grita (1576)

Juan Andrés Valera funda Barinas (30 de junio de 1577)

Luis de Rojas, gobernador detestado (1583-1589)

Sebastián Díaz Alfaro funda San Sebastián de los Reyes (6 de enero de 1585)

Diego de Osorio, gobernador querido (1589-1597)

El Cabildo de Caracas envía a España, a la Corte de Indias, a Simón de Bolívar como procurador de beneficios y reivindicaciones (1590)

Antonio de Berrío en el Orinoco y Trinidad en busca de El Dorado

Walter Raleigh en Trinidad, Orinoco y Caroní (1595)

Amyas Preston saquea a Caracas y Coro (1595)

El gobernador Gonzalo de Piña y Ludueña (1597-1600)

Fallece Felipe II, asume Felipe III (13 de septiembre de 1598)

Un siglo de asentamientos y desafíos: fundación de pueblos, piratas, misioneros, cultivos y ganado (1601-1700)

La importancia de Garci González de Silva

Alonso Suárez del Castillo, el gobernador severo (1602-1603)

Sancho de Alquiza, gobernador (1606-1611)

El fin de la rebelión de los zaparas en Maracaibo (1607)

Erección del Corregimiento de Mérida (1607)

García Girón, gobernador (1611-1616)

Francisco de la Hoz Berrío, el gobernador itinerante y fundador de pueblos (1616-1621)

Comienzan a fundarse pueblos indígenas

Fallece Felipe III, asume Felipe IV (31 de marzo de 1621)

Juan de Treviño y Guillamas, gobernador (1621-1623)

Juan Pacheco Maldonado, gobernador de Mérida y La Grita (1622)

Diego Gil de la Sierpe, el gobernador depuesto (1623)

Juan de Meneses y Padilla, gobernador principal (1624-1630)

La última resistencia indígena: la guerra contra los jiraharas en Nirgua (1625-1628) y la sedición de los mestizos

Holandeses en Margarita, Coche, Cumaná y Araya (1623-1626)

Francisco Núñez Meleán, gobernador (1630-1637)

Los holandeses toman Curazao (1634)

Ruy Fernández de Fuenmayor al mando (1637-1644)

El obispo se traslada de Coro a Caracas (1638)

Los pleitos con fray Mauro de Tovar (1640-1654)

Terremoto en Caracas (11 de junio de 1641)

William Jackson en las costas venezolanas (1642-1643)

Marcos Gedler y Calatayud gobierna (1644-1649)

Los jesuitas en Guayana (1646)

Pedro De León Villarroel asume (1649-1651)

Martín de Roble y Villafañe, gobernador (1654-1655)

Franciscanos en Píritu (1656)

Capuchinos en Cumaná (1657)

Pedro de Porres y Toledo encabeza (1658-1664)

Pestes y plagas en Caracas (1658-1662)

Félix Garci-González de León asume y abusa (1664-1669)

Fallece Felipe IV, asume Carlos II (1665)

El temible Olonés en Maracaibo (1668)

Henry Morgan asola Gibraltar y Maracaibo (1669)

Fernando de Villegas apaga fuegos (1669-1673)

El alzamiento de Carora (1671)

Francisco Dávila Orejón, el gobernador juzgado póstumamente (1673-1674)

Se alzan los alcaldes Tovar y Galindo contra Santo Domingo (1675)

Maracaibo a la Gobernación de Mérida (1676)

El pirata Maintenon saquea y quema La Asunción (1677)

Francisco de Alberró, el gobernador nepótico (1677-1682)

La Recopilación de Leyes de los Reynos de las Indias (1680)

Corsarios franceses en Maracaibo, Trujillo y La Guaira (1678-1680)

Diego de Melo Maldonado contra la Iglesia (1682-1688)

Promulgadas las Constituciones Sinodales (1687)

Diego Jiménez de Enzizo, destituido y preso (1688-1692)

Francisco de Berroterán, el gobernador aclamado (1693-1699)

Cambio de dinastía. Asumen los Borbones: Felipe V (1700)

Nicolás de Ponte y Hoyo enloquece en el poder (1699-1704)

Asume el reinado Felipe V: el primer Borbón (16 de noviembre de 1700)

Un conde conspirador: Bartolomé de Capocelato

Fernando de Rojas y Mendoza gobierna en paz (1706-1711)

José Francisco de Cañas y Merino: destituido y preso (1711-1714)

Alberto Bertorano y Navarra, suplente (1715-1716)

Llega el alcalde visitador Antonio Álvarez de Abreu

Marcos de Betancourt y Castro, también preso (1716-1720)

Se crea el Virreinato de Nueva Granada (29 de abril de 1717 al 5 de noviembre de 1723)

Los alcaldes desobedientes de Guanare (1718)

Diego Portales y Meneses, tensiones al rojo vivo (1721-1723, 1726-1728)

Felipe V erige en Universidad al Colegio Seminario de Santa Rosa de Caracas (22 de diciembre de 1721), que abre sus puertas en 1725

El informe de Olavarriaga

Se publica la historia de José de Oviedo y Baños (1723)

Lope Carrillo de Andrade, último gobernador antes de la llegada de la Compañía Guipuzcoana (1728-1730)

Conclusiones

Bibliohemerografía

Créditos

Venezuela: 1498-1728

Conquista y urbanización

RAFAEL ARRÁIZ LUCCA

@rafaelarraiz

Agradecimientos

Con este tomo colocamos el punto final a una navegación que iniciamos en la Universidad Metropolitana, en Caracas, en 2006 y que, dadas las circunstancias, se abordó en el sentido contrario de la cronología histórica.

Al igual que el segundo tomo de esta trilogía, este primero (1498-1728) pude escribirlo gracias al auspicio de la Universidad del Rosario, en Bogotá, donde he podido concluir la Historia Política de Venezuela (1498 a nuestros días), integrada por los tres tomos publicados por mis queridos amigos de la editorial Alfa, en Venezuela, en esta biblioteca de autor que generosamente lleva mi nombre.

Quedo muy agradecido de mi asistente de investigación, Diana Plata Alarcón, quien fue tan diligente en sus tareas que sin ella no habría podido terminar este trabajo en el tiempo previsto. Desde el punto de vista de la investigación, el período estudiado ha sido el más arduo, dada la menor cantidad de documentos a mano y de bibliohemerografía disponible. No obstante, gracias a la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República de Colombia, tuvimos acceso a todo el material existente. Sin este acervo no habría sido posible adelantar el trabajo.

RAL

Introducción

El período que historiamos en las páginas que siguen suma 230 años. Se inicia con la llegada del almirante Cristóbal Colón a las costas del golfo de Paria, en su tercer viaje a las Indias, en agosto de 1498, y concluye con la Real Cédula de creación de la Compañía Guipuzcoana, en 1728.

Hemos dividido el período en cinco capítulos. Uno primero que incluye los viajes iniciales, el sistema contractual de las capitulaciones y los primeros intentos fundacionales, tanto de civiles como de clérigos, así como la primera explotación perlífera de Cubagua y el avenimiento pacífico de Juan de Ampíes con los indígenas de Coro. Nos detenemos, también, en la figura histórica de Bartolomé de las Casas y su fugaz estadía cumanesa.

El segundo se concentra en los 17 años de los Welser y su fascinación por El Dorado. En él se intentan aclarar las condiciones en que se radicaron y a lo que se dedicó en esta tierra la casa prestamista alemana, así como la organización de las huestes que fueron la fórmula hispana de penetración en el territorio, no respetada por los teutones en su naturaleza asociativa y, en tal sentido, fuente explicativa de las desavenencias entre los alemanes y los españoles que les acompañaban en la aventura de penetración en el territorio ignoto.

El tercero, más dilatado, comprende la fundación de las ciudades, el régimen de las encomiendas, la resistencia indígena y la trabajosa conquista del territorio, así como también estudia el desafío externo de los piratas y corsarios que, recordemos, no fue un reto menor el que representaban. También, se revisan dos extrañas rebeliones de distinto signo y origen; una de negros cimarrones: la de Miguel de Buría (1553) y la otra de peninsulares en trance de desconocimiento de la autoridad imperial: la de Lope de Aguirre (1561).

El cuarto capítulo también trabaja las persistentes incursiones extranjeras, la vocación agrícola-ganadera incipiente y la decepción minera, así como otros aspectos reveladores de la trama de las provincias de la futura Venezuela. Entre ellos, la asombrosa cantidad de «pueblos de indios» fundados, tarea que llevó a tejer una trama urbana completa entre las ciudades y los pueblos.

El último se concentra en el cambio de la dinastía de los Austrias a los Borbones y los primeros 28 años del siglo XVIII, cuando se funda el Virreinato de Nueva Granada y se crea la Universidad de Caracas. Finalmente, arriesgamos unas conclusiones.

No trabajamos el período prehispánico porque se escapa a los linderos temporales que nos hemos fijado, además de que es materia de tal especialización que va más allá de nuestras posibilidades y empeño. Merece un estudio para el que no estamos preparados. El epicentro de este trabajo es la historia política y no la antropología, la etnohistoria o la arqueología. No obstante, advertidas las cinco teorías conocidas sobre el origen del poblamiento de América (la autóctona, la africana, la asiática, la oceánica y la del origen múltiple), optamos con el profesor Rafael Strauss por la asiática y suscribimos sus palabras:

«Sin embargo, y a pesar de que el cuerpo de consideraciones acerca del poblamiento de América sigue teniendo carácter provisional, parece evidente que los pobladores del continente americano son de origen asiático y es posible asegurar, por ejemplo, que los elementos predominantes proceden de la Siberia oriental y que el poblamiento de América se produjo de pequeñas oleadas que cruzando por el estrecho de Bering llegaron hasta Alaska, siguieron hacia las llanuras centrales norteamericanas, continuando luego hacia los actuales territorios de México, Centroamérica y Suramérica (Strauss, 1992: 15).»

Damos por sentado que los habitantes que hacen contacto con los europeos a partir de 1498 eran en su mayoría caribes y arawak, ubicados los primeros entre el lago de Maracaibo, la península de Paria y las riberas del Orinoco; mientras los segundos poblaban desde el golfo de Paria hasta la desembocadura del Amazonas. Esta simplificación no olvida que otras etnias también poblaban parte del ámbito espacial para el momento del encuentro entre europeos y aborígenes. Ofrezcamos un mínimo mapa, que no agota el tema y es más ejemplar que exhaustivo.

Oriente: sálivas. Guárico: guamos, maipures, otomacos. Río Meta: guahibos, yaruros. Delta del Orinoco: guaraúnos. La península de la Guajira y el lago de Maracaibo: motilones, guajiros, onotos, bobures, zaparas, aliles, ambaes, toas, kirikires, buredes. En la Gran Sabana: pemones. Paraguaná: caquetíos. Los Andes: chamas, giros, timotes, cuicas. En Lara, Yaracuy y Falcón: jirajaras, ayamanes, achaguas, betoyes, gayones.

Reiteramos que más allá de la mención de estos pobladores originarios, no será materia de nuestro trabajo su dilatado período de formación, ni sus etapas de desarrollo. Los restos más antiguos de presencia humana en Venezuela, hasta ahora, datan de cerca de 15.000 años, y los antropólogos han establecido cuatro períodos: el Paleoindio (20.000 a.C.-5.000 a.C.); Mesoindio (5.000 a.C.-1.000 a.C.); Neoindio (1.000 a.C.-1.500 d.C.) e Indohispano (1.500 d.C. a nuestros días).

Es evidente que la etapa en la que los indígenas resistieron la invasión europea será la última, y de ella recordaremos las figuras de sus caciques principales: Manaure, Guaicaipuro, Baruta, Naiguatá, Cayaurima, Huyaparí, Caricuao, Maturín, Sorocaima, Tiuna, Tamanaco, Terepaima, entre otros. Como vemos, la mayoría forma parte de la toponimia nacional, bien sea porque designan ciudades, municipios, urbanizaciones, mercados o centros cívicos. Con algunos de estos recios defensores de sus propiedades y culturas iremos topándonos en esta breve historia política. Echamos de menos que no contemos con un estudio pormenorizado del estado en que se encontraba la población indígena para el momento en que los españoles comenzaron a tomar posesión del territorio.

Acudiremos a fuentes documentales en la medida de nuestras posibilidades, así como a las primeras historias que sobre este período se escribieron y a las monografías posteriores que han ido esclareciendo aspectos brumosos o poco estudiados. Como siempre, intentaremos atender a los fenómenos sociales en la misma medida en que advertiremos el peso de las aventuras individuales. En tal sentido, la historia política española será marco ineludible para la comprensión de estos hechos americanos, así como la singularidad de lo específico será foco de atención de las relaciones que precisemos. Todo el período de la casa de los Austrias (1506-1700), así como el comienzo de los Borbones, serán los tiempos monárquicos que auscultaremos en el período.

Si la lengua y la ciudad son las dos grandes creaciones colectivas del hombre, como en efecto creemos que lo son, pues será en este período donde se siembren ambas en el territorio de la futura República de Venezuela. Tanto la lengua española como el tejido urbano serán obra que ocurre y avanza en estos 230 años que vamos a revisar, al punto que puede afirmarse que el tejido urbano esencial de la Venezuela republicana se traza en esta etapa inicial.

También será el período cuando se establezcan las instituciones políticas y jurídicas del Derecho Indiano: marco donde la combinatoria social del mestizaje, tan definitoria de nuestra historia, irá precisando sus factores, sus vínculos, sus nuevas expresiones. Es un lugar común afirmar que la Venezuela republicana es incomprensible sin el conocimiento de los años en que integramos provincias del reino de España, pero es cierto que «de aquellos polvos vienen estos lodos», como reza el refrán.

Si contribuimos con este trabajo a mejor comprender el período, nos daremos por satisfechos con el esfuerzo. Es obvio que estamos entregando una breve historia, dentro de los parámetros naturales de este tipo de ejercicios, y por ello con mucha frecuencia hemos sido tentados por los hechos a adentrarnos en laberintos precisos, pero de hacerlo estaríamos enfrentando una historia exhaustiva y no breve, como nos la hemos fijado.

Los primeros viajes, capitulaciones y asentamientos (1498-1529)

La peripecia colombina ha provocado centenares de estudios en los que se dilucidan los motivos del almirante para emprender el viaje, así como los de los reyes católicos para apoyarlo. Varios años y diversos intentos anteceden al respaldo monárquico que condujo a Cristóbal Colón a zarpar del puerto de Palos el 3 de abril de 1492 con rumbo a las islas Canarias. Por qué aquel genovés se empeñó en esta aventura es algo que solo puede responder la psicología y una biografía que la ausculte. En todo caso, no será la primera ni la última vez que las obsesiones de alguien modifiquen el curso de la historia, para bien o para mal.

De La Gomera zarpó el 9 de septiembre del mismo año la expedición de las tres carabelas, presidida por la Santa María (34,10 m), La Pinta (17,80 m) y La Niña (17,10 m), continentes de una tripulación formada por 120 hombres, según los

Has llegado al final de esta vista previa. ¡ para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre Venezuela

0
0 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores