Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

El "trienio adeco" (1945-1948) y las conquistas de la ciudadanía

El "trienio adeco" (1945-1948) y las conquistas de la ciudadanía

Leer la vista previa

El "trienio adeco" (1945-1948) y las conquistas de la ciudadanía

Longitud:
217 páginas
3 horas
Editorial:
Publicado:
15 feb 2016
ISBN:
9788416687121
Formato:
Libro

Descripción

Esta investigación sobre el "trienio adeco", acotada por la búsqueda de las conquistas de Ia ciudadanía alcanzadas en el período, fue tesis doctoral del autor en Ia Universidad Católica Andrés Bello.

El lector tiene entre sus manos una indagación completa y esclarecedora acerca de las reformas que comenzaron el 18 de octubre de 1945 (con Ia caída del gobierno de Medina Angarita) y se detuvieron el 24 de noviembre de 1948, cuando fue depuesto el maestro Rómulo Gallegos y Venezuela regresó a Ia égida militar reaccionaria.
En el período estudiado, Rómulo Betancourt y Acción Democrática se propusieron la consolidación de una democracia liberal representativa, sobre Ia base de las instituciones partidistas y apoyada en el desarrollo de cuatro líneas fundamentales: un movimiento sindical moderno; Ia democratización de la educación; Ia conversión del petróleo en el eje del desarrollo nacional y Ia sustitución de las importaciones por Ia creación de una industria vernácula. Además, en el trienio la mujer pasó a ser sujeto político por primera vez en nuestra historia, a partir de las elecciones de diputados a la Asamblea Constituyente y, luego, con la Constitución Nacional de 1947.

Esta nueva investigación de Arráiz Lucca confirma el empeño del autor por desentrañar las claves de Ia historia política contemporánea desde una perspectiva politológica moderna, asentada en el concepto de ciudadanía.
Editorial:
Publicado:
15 feb 2016
ISBN:
9788416687121
Formato:
Libro

Sobre el autor


Relacionado con El "trienio adeco" (1945-1948) y las conquistas de la ciudadanía

Títulos en esta serie (14)

Libros relacionados

Artículos relacionados

Vista previa del libro

El "trienio adeco" (1945-1948) y las conquistas de la ciudadanía - Rafael Arráiz Lucca

Contenido

Agradecimientos

Introducción

Aproximación al concepto de ciudadanía

Platón, Aristóteles y el Derecho Romano

Marsilio de Padua, Nicolás Maquiavelo y John Locke

Los conceptos modernos de Ciudadanía: Marshall, Heater, Sartori y Cortina

Antecedentes históricos y conceptuales en Venezuela (1928-1945)

En las huellas de la pezuña (1929) de Rómulo Betancourt y Miguel Otero Silva

Plan de Barranquilla (1931)

Con quién estamos y contra quién estamos (1932) de Rómulo Betancourt

Manifiesto-programa de ORVE (Organización Revolucionaria Venezolana, 1936)

Documentos programáticos del PDN (Partido Democrático Nacional, 1936 y 1939)

La creación de AD (Acción Democrática, 1941)

El golpe del 18 de octubre de 1945

El nudo de la sucesión presidencial

Una logia militar al acecho

Las versiones de Rómulo Betancourt

El gobierno de la Junta Revolucionaria

Primeros decretos

Asamblea Nacional Constituyente

Constitución Nacional de 1947

Los Partidos Políticos

Elecciones de diciembre de 1947

Hacia el cambio de mando

Gobierno de Rómulo Gallegos

Los primeros momentos

Elecciones municipales y viaje a Estados Unidos

Hacia el desenlace de noviembre

El golpe del 24 de noviembre de 1948

Reaccionan Gallegos, AD y los partidos

Los argumentos de la Junta Militar

Las primeras decisiones de la Junta Militar

Conclusiones

Bibliografía General

Créditos

El «trienio adeco» (1945-1948)

y las conquistas de la ciudadanía

RAFAEL ARRÁIZ LUCCA

@rafaelarraiz

Agradecimientos

El tema de esta investigación fue entregándoseme en un seminario del Doctorado en Historia que cursé con el profesor Elías Pino Iturrieta, en la Universidad Católica Andrés Bello. Allí tejí un primer trabajo que fue piedra de base para este libro que se desprende, a su vez, de la tesis doctoral que defendí satisfactoriamente en esa casa de estudios. A los profesores Domingo Irwin, Tomás Straka y Corina Yoris Villasana, jurados y tutora, toda mi gratitud por sus atinadas observaciones.

A la Universidad Metropolitana, que auspició mis estudios de Especialización en Gerencia de Comunicaciones Integradas, la Maestría en Historia de Venezuela y el Doctorado en Historia, dentro de su programa de formación profesoral que me respalda desde que comencé a cursar posgrados, en el año 2001. En esa casa de estudios, destaco el diálogo iluminador con mis compañeros del Centro de Estudios Latinoamericanos Arturo Uslar Pietri.

Muy especialmente, agradezco a mis profesores de los posgrados de Historia en la UCAB, quienes han contribuido con la satisfacción de mi necesidad de formarme.

A Guadalupe, Eugenia y Cristóbal, mi familia, quienes durante años han convivido conmigo mientras reviso libros y papeles, como si estuviera buscando el Santo Grial.

Introducción

Este trabajo está acotado por un lapso muy breve de la historia política venezolana. El llamado «trienio adeco» comenzó el 18 de octubre de 1945 y concluyó el 24 de noviembre de 1948. Tres años y un mes fue la duración de este período que se inició con una insurrección civil-militar y finalizó con otra de orden estrictamente militar.

En esta investigación examinaremos los avances del concepto moderno de ciudadanía, desde el momento mismo en que la Junta Revolucionaria de Gobierno asume el poder el 18 de octubre de 1945 hasta el 24 de noviembre de 1948, cuando el Presidente de la República, Rómulo Gallegos, es depuesto por una conjura militar integrada por el ministro de la Defensa, Carlos Delgado Chalbaud. Se pulsarán los avances a través de las disposiciones del Poder Ejecutivo, bien sea por oficio o por decreto. Igualmente, se examinarán las leyes y decisiones emanadas de la Asamblea Nacional Constituyente, con especial atención en la Constitución Nacional de 1947. Además, se seguirá cronológicamente el proceso de formación de la idea de ciudadanía desde la insurgencia de la Generación de 1928 hasta la fecha ya citada de 1945. Se intenta demostrar que estos hechos estuvieron sustentados en ideas que fueron madurando en el tiempo, en cabeza de una generación que fue determinante para la historia política del país y su modernización.

Nos anima el propósito de examinar el concepto de ciudadanía en este período a la luz de los cambios políticos que tuvieron lugar. Para ello, en un primer capítulo, comenzaremos ofreciendo un mínimo mapa del concepto de ciudadanía en el tiempo, desde los atisbos platónicos hasta nuestros días, pero sólo con el ánimo de ubicar contextualmente el concepto y su desarrollo, en ningún caso pretendiendo hacer un examen exhaustivo.

Luego, en un segundo capítulo, iremos auscultando los primeros documentos producidos por el grupo que comandó este proceso político, remontándonos al año 1928, cuando transcurrió la Semana del Estudiante, en tiempos de la dictadura del general Juan Vicente Gómez. Comenzaremos con el panfleto En las huellas de la pezuña (1929) de Rómulo Betancourt y Miguel Otero Silva. De seguidas, examinaremos el Plan de Barranquilla (1931), obra colectiva y, después, nos detendremos en el texto Con quién estamos y contra quién estamos (1932), del mismo Betancourt. Siguiendo un trazo cronológico, pulsaremos documentos emanados de la agrupación política ORVE (Organización Revolucionaria Venezolana, 1936), del PDN (Partido Democrático Nacional, 1936 y 1939) y, finalmente, de AD (Acción Democrática, 1941). El examen de estas fuentes documentales, así como el análisis de las circunstancias históricas del entorno, nos conducirán a establecer un mínimo mapa de los antecedentes conceptuales que condujeron al 18 de octubre de 1945, fecha en la que ocurrió la insurrección civil-militar que le dio fin al gobierno del general Isaías Medina Angarita.

En un tercer capítulo estudiaremos las fuerzas en juego, los actores y los intereses, así como los proyectos conceptuales atinentes al 18 de octubre de 1945. Historiaremos este hecho, así como antes tuvimos que relacionar la secuencia documental que condujo al mismo. Luego, en un cuarto capítulo, nos adentraremos en el examen de las fuentes documentales que fueron emanando de la nueva administración de la Junta Revolucionaria de Gobierno, presidida por Rómulo Betancourt. Desde sus primeros decretos, pasando por la convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente, hasta la redacción de la Constitución Nacional de 1947, que creó un nuevo marco político-jurídico para la República. Nos detendremos en la nueva realidad sociopolítica que surgió con las primeras elecciones universales que hubo en Venezuela y la consecuente consagración de unos nuevos sujetos políticos (mujeres y analfabetos), antes inexistentes como ciudadanos con derecho a elegir a sus gobernantes.

El período que abarca esta investigación, 1945-1948, se corresponde con los gobiernos presididos por Rómulo Betancourt y Rómulo Gallegos, ambos dirigentes principales de Acción Democrática. Igualmente, la etapa estudiada es prolija en avances ciudadanos, ya que el marco conceptual que crea la Constitución Nacional de 1947 permite las elecciones universales, directas y secretas que, hasta entonces, en Venezuela no habían tenido lugar en su aspecto universal. Sí habían sido convocadas elecciones directas y secretas en 1860, en el marco de la Constitución Nacional de 1858, cuando fue electo Manuel Felipe de Tovar, ya con la Guerra Federal en su apogeo. Entonces, además, se consagró el principio de la universalidad del voto, pero a la hora de convocar los comicios no se materializó el principio.

Por otra parte, durante el llamado trienio, Venezuela fue pionera de la Industrialización por Sustitución de Importaciones (ISI), a partir de la creación de la Corporación Venezolana de Fomento (CVF), en 1946, que articuló una política de industrialización nacional, hasta entonces desconocida entre nosotros. Esta política dio pie a la formación de una masa obrera importante, así como a un movimiento sindical y a un desarrollo significativo del Derecho Laboral. A su vez, durante este período se hizo notable énfasis en el tema educativo, buscando su democratización y masificación. Derechos constitucionales y electorales, derechos laborales y educativos son algunos de los avances que hallaremos en la etapa estudiada, además de otros que vayan imponiéndose a lo largo de la investigación.

Durante la dictadura del general Juan Vicente Gómez, el país fue contrayendo una deuda significativa con la Modernidad. Con la llegada al poder de Eleazar López Contreras, en su condición de ministro de Guerra y Marina del régimen de Gómez y jefe del Ejército Nacional, la deuda comenzó a saldarse, pero dando pasos hacia adelante y hacia atrás. Basta con señalar el caso de la legalización de los partidos políticos en 1936 y su posterior ilegalización en 1937, para corroborar las contradicciones en cuanto a la modernidad política. No obstante, en materia económica y social los avances fueron menos contradictorios. Durante la presidencia de Isaías Medina Angarita se avanzó mucho en materia de derechos políticos, al punto que la legalización de todos los partidos políticos conducía a pensar que la reforma constitucional que articulara elecciones universales, directas y secretas era inminente. Sin embargo, no ocurrió así y la deuda política siguió inexplicablemente en pie.

El argumento central de quienes dieron el golpe militar-civil del 18 de octubre de 1945 fue el de saldar la deuda política con la Venezuela moderna, así como el de cobrarse la corrupción administrativa durante los años de gobiernos militares presididos por oficiales tachirenses. Siendo este el eje argumental de la revuelta civil-militar, examinaremos con cuidado cómo durante los tres años de gobierno fue respondiéndose a esa solicitud «nacional», en qué medida se logró satisfacerla, cuáles resistencias halló en el camino el equipo gubernamental que se proponía el cambio y cuál alcance tuvo la transformación en el orden de la ciudadanía.

La hipótesis central estriba en que la modernización política y económica de la nación suponía unos cambios en el orden ciudadano que era indispensable producir, y esos cambios necesariamente debían expresarse en la Constitución Nacional. Se buscaba la creación de una democracia representativa, asentada sobre la institución popular de los partidos políticos, dentro de un Estado de Derecho y este, naturalmente, estructurado sobre la base del respeto a las leyes, los derechos humanos y los tratados internacionales.

Hemos de indagar en el marco conceptual que desembocó en la creación de Acción Democrática y en el pensamiento de sus líderes fundamentales, con el objeto de advertir con claridad el origen de los avances en el concepto de ciudadanía. Para este propósito, no sólo se calibrarán documentos, cartas y libros, sino que se revisará el devenir diario del ejercicio del poder. En tal sentido, se historiará el período, no con el ánimo de hacer una relación pormenorizada de los hechos o una cronología de las circunstancias, pero sí con el norte de fijar los acontecimientos fundamentales para nuestra investigación.

Una vez historiado el período comprendido entre el 18 de octubre de 1945 y el 24 de noviembre de 1948, nos concentraremos en la relación de los hechos y en el estudio de los factores que condujeron al golpe militar que colocó el punto final al gobierno de Rómulo Gallegos. Luego, analizaremos los argumentos esgrimidos por la Junta Militar para perpetrar el golpe, así como las versiones que dieron los partidos de oposición al gobierno para comprender o justificar los hechos. También, auscultaremos las versiones y las causas que ofrecieron en distintos momentos tanto el presidente Gallegos, como Acción Democrática y su líder, Betancourt, para entender la coyuntura.

Finalmente, examinaremos las decisiones de la Junta Militar en relación con el Estado y cómo fue desmontándose la arquitectura jurídica consagrada por la Constitución Nacional de 1947, a partir de la asunción ilegítima del Poder Ejecutivo por parte de las Fuerzas Armadas, erigidas entonces como suerte de árbitro supraconstitucional, por encima de la voluntad popular que eligió a Gallegos.

Al final de esta ruta de investigación esperamos haber esclarecido el tema que nos propusimos abordar, así como abrigamos el anhelo de responder la pregunta que motorizó la investigación: ¿hubo avances en materia del concepto moderno de ciudadanía durante el llamado «trienio adeco»? A responder esta pregunta nos concentraremos en el espacio destinado a las conclusiones.

Aproximación al concepto de ciudadanía

Revisemos, aunque sea someramente, el concepto de ciudadanía y su desarrollo en el tiempo, desde Grecia y Roma hasta nuestros días, tiempos en los que ha renacido un interés por estudiarlo y proclamarlo, por más que en muchos casos se invoque sin que se sepa claramente a qué se refiere.

Platón, Aristóteles y el Derecho Romano

Hallaremos en dos libros capitales de Platón, La República y Las Leyes, los primeros conceptos de ciudadanía. En el primero, brilla el sesgo idealista del autor, mientras que en el segundo sus apuntes nacen de la observación de la realidad, cuando los desengaños de la utopía le llevaron a enderezar el rumbo. El cambio entre La República y Las leyes no es menor, al punto que algunos estudiosos consideran que el segundo se trata de un mentís del primero o, por lo menos, de una revisión a fondo de sus postulados.

A los efectos del concepto de ciudadanía actual, la referencia platónica es fundamental para comprender su génesis, pero es evidente que la evolución del concepto ha sido tal que valdrá como antecedente, acaso el más lejano, junto con el concepto de ciudadanía que manejaban los espartanos, pero lo pensado entonces por los espartanos y Platón conserva poca vigencia en la actualidad. No obstante, es necesario advertir su condición pionera en el mundo occidental, así como la singular circunstancia de que fue La República una obra madre de todo el pensamiento utópico occidental y, a su vez, asomó los primeros atisbos sobre el concepto, que luego otro perfeccionaría, y que el propio Platón matizaría en Las leyes. De las ideas platónicas sobre este particular nos queda un «deber ser» ciudadano que, por más que su dibujo sea utópico, supone una concepción del papel del ciudadano, las leyes y las autoridades, así como de la educación y las tareas que debe desempeñar cada uno de los actores sociales descritos. La idea de la necesidad de organizar una sociedad sobre la base de la división del trabajo y las responsabilidades de cada quien ya será expresión sustancial de la contractualidad tácita que va a regir el concepto de ciudadanía en las ciudades-estado.

Será su discípulo predilecto, Aristóteles, el que dé otra vuelta de tuerca en su obra Política, y apunte una definición que sobreviva con mayor salud que las aproximaciones de su maestro. Afirma Aristóteles:

«Ciudadano, en general, es el que puede mandar y dejarse mandar, y es en cada régimen distinto; pero el mejor de todos es el que puede y decide dejarse mandar y mandar en orden a la vida acorde con la virtud (Aristóteles, 2005: 144).»

Conviene recordar que Aristóteles concebía la virtud integrada por cuatro elementos, y en esto no se separaba de lo que pensaban comúnmente los griegos: templanza, justicia, valor y prudencia o sabiduría. Luego, la reflexión de Aristóteles sobre las constituciones es, también, una cavilación sobre la ciudadanía. Ya entonces se pensaba que no podía haber ciudadanos si estos no ejercían su libertad, de modo que este valor acompaña al concepto de ciudadanía prácticamente desde sus inicios, por más que la libertad no fuese universal sino consagrada a determinados estamentos.

Además, ya el hecho de acompañar a la ciudadanía del concepto de virtud supone que el ciudadano como tal se forja mediante un proceso de socialización, que no se puede ser ciudadano en estado salvaje, que se requiere haber sido formado en la ciudad para desempeñar tal rol, tramado de deberes y derechos. Emparentar la condición del ciudadano con la virtud no es poca cosa, ya que articula una manera

Has llegado al final de esta vista previa. ¡ para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre El "trienio adeco" (1945-1948) y las conquistas de la ciudadanía

0
0 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores