Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más con una prueba gratuita

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Manual 2. Cristo, sacramento del Padre
Manual 2. Cristo, sacramento del Padre
Manual 2. Cristo, sacramento del Padre
Libro electrónico195 páginas1 hora

Manual 2. Cristo, sacramento del Padre

Calificación: 0 de 5 estrellas

()

Leer la vista previa

Información de este libro electrónico

"Quiero presentar esta serie de manuales a todos los Agentes de Pastoral, al tiempo que los exhorto a que los aprovechen en su crecimiento personal y , sobre todo, los promuevan en sus comunidades, para que cada vez haya más Agentes de pastoral que tengan bien cimentada su formación espiritual, humana-comunitaria, doctrinal y pastoral-misionera, según la inspiración del Documento de Aparecida” - Norberto Cardenal Rivera Carrera
Arzobispo Primado de México
IdiomaEspañol
Fecha de lanzamiento4 feb 2016
ISBN9786079439071
Manual 2. Cristo, sacramento del Padre
Leer la vista previa

Lee más de Arquidiócesis De México

Relacionado con Manual 2. Cristo, sacramento del Padre

Libros electrónicos relacionados

Artículos relacionados

Comentarios para Manual 2. Cristo, sacramento del Padre

Calificación: 0 de 5 estrellas
0 calificaciones

0 clasificaciones0 comentarios

¿Qué te pareció?

Toca para calificar

Los comentarios deben tener al menos 10 palabras

    Vista previa del libro

    Manual 2. Cristo, sacramento del Padre - Arquidiócesis de México

    PRESENTACIÓN

    Jesucristo, ayer y hoy

    Permanezcan unidos a mí, como yo lo estoy a ustedes. Ninguna rama puede producir fruto por sí misma, sin permanecer unida a la vid, y lo mismo les ocurrirá a ustedes si no están unidos a mí (Jn 15, 4).

    Cristo es el Sacramento del Padre, el Mesías, el ungido de Yahvé, el prometido a Israel, quien nos descubre el verdadero rostro del Padre, su proyecto de salvación y revela el misterio trinitario.

    Al reflexionar en el Cristo de la primera comunidad cristiana, conocemos al Cristo que vive en medio de nosotros, al de hoy y siempre. Así, los discípulos misioneros podemos discernir la revelación actual en nuestros ambientes y situaciones, en los conflictos y esperanzas que vivimos.

    Todos los bautizados estamos llamados a ser discípulos y misioneros de Jesucristo. El papa Benedicto XVI, dice que esto significa seguirlo, vivir en intimidad con Él, imitar su ejemplo, y dar testimonio. Todos los bautizados hemos recibido de Cristo el mandato de la misión. El Papa menciona que ser discípulos y misioneros de Jesucristo y buscar la vida en Él, supone estar profundamente enraizados en Él.

    En Jesús encontramos la verdadera vida y por eso queremos darlo a conocer a los demás, comunicar el don que hemos encontrado en él.

    Profundizar en la persona de Jesús, desde la Palabra de Dios y las enseñanzas del Magisterio, nos ayuda a favorecer una actitud de acogida y adhesión, lograr la integración fevida, para convertirnos en audaces discípulos misioneros de Jesucristo.

    Cuando el discípulo está enamorado de Cristo, no puede dejar de anunciar al mund que sólo Él nos salva (cf. Hch 4, 12). En efecto, el discípulo sabe que sin Cristo no hay luz, no hay esperanza, no hay amor, no hay futuro (Benedicto XVI, Discurso inaugural Aparecida). En Jesucristo, Dios nos ha revelado su rostro de Padre y su proyecto de amor hacia la humanidad.

    OBJETIVO GENERAL

    Israel en tiempos de Jesús

    Jesús se forma en la comunidad judía, que le da su manera de ser y de hablar, y le proporciona su cultura.

    Desarrollo del tema

    LA PALABRA

    En Jesucristo, Dios nos ha revelado su rostro de Padre y su proyecto de amor hacia lahumanidad.

    Esta manifestación se ha realizado en un tiempo concreto, en un espacio y en una cultura perfectamente determinados, aunque un poco lejanos a nosotros; de aquí la importancia de conocerlos.

    SITUACIÓN POLÍTICA

    1. Bajo el Imperio Romano

    Los textos del evangelio de Lucas nos hacen referencia a la situación política de Israel entiempos de Jesús.

    La última dominación que sufrió Israel fue la de Roma, en el año 63 a. C.

    Del 27 a.C. al 14 d.C. el imperio Romano estuvo regido por el emperador Octavio Augusto; durante su reinado, Roma alcanzó su máximo esplendor.

    Los romanos tenían en Siria un gobernador para controlar toda la región, incluida Palestina. Además del dominio de la tierra, cobraban tributos e impuestos: era la presión más grande que ejercían. Esta sería una de las razones del censo al que se refiere Lucas 2,1-2.

    2. Palestina, colonia romana

    Palestina, en tiempos de Jesús, era una colonia romana que dependía jurídica y administrativamente de la provincia de Siria. Sin embargo, por la concepción religiosa de Israel acerca del poder, la autoridad y la gran cantidad de judíos (diez por ciento del imperio Romano), gozaba de cierta autonomía, por ello existía el Sanedrín. El sumo sacerdote presidía el Sanedrín, compuesto de setenta miembros, que estaba formado por los ancianos de la nobleza laica, la aristocracia sacerdotal y algunos escribas y fariseos. Su función era religiosa y política; era como la corte suprema para los delitos contra la ley.

    3. Cuatro territorios

    Palestina estaba dividida en varios territorios gobernados por los sucesores de Herodes el Grande (37 a.C. al 4 d.C.) con la supervisión del gobernador romano de Siria, que en tiempos de Jesús fue Poncio Pilato.

      Al sur, está Judea, con su capital Jerusalén.

      Al norte, Galilea, donde está Nazaret, Cafarnaúm y el lago de Tiberíades.

      Al centro, Samaria.

      Al este, al otro lado del río Jordán, Perea y el desierto.

    4. Dignatarios en tiempo de Jesús

    Cuando nació Jesús, el emperador romano era Augusto. Por parte de los Judíos, Herodes I, el Grande, era el rey.

    Años mas tarde, su hijo Herodes Antipas fue el que gobernó después de su muerte.

    5. Tres ciudades

    La vida de Jesús puede ubicarse desde tres ciudades: Nazaret*, Cafarnaum* y Jerusalén.

      En la aldea de Nazaret transcurrió la primera y más larga etapa de su vida.

      Cafarnaúm fué el centro de actuación de la vida pública de Jesús.

      En Jerusalén tuvo lugar su manifestación a todo Israel y el misterio de su Pascua.

      NAZARET

    Ciudad de Galilea donde tiene lugar la Anunciación y Encarnación del Hijo de Dios. Fue la residencia de Jesús hasta su vida pública.

      CAFARNAÚM

    Ciudad situada junto al lago de Genesaret o mar de Tiberíades.

    SITUACIÓN SOCIAL Y ECONÓMICA

    6. Las clases sociales

    En tiempos de Jesús, existía desigualdad de clases sociales.

      Había clases altas y ricos poderosos como los saduceos y sacerdotes, comprometidos con los romanos (cf. Jn 11,47-48), los soberanos de la corte, los grandes latifundistas, comerciantes, cobradores de impuestos.

      Los sectores medios lo formaban pequeños comerciantes artesanos que trabajabancomo obreros independientes.

      La clase baja la formaba la inmensa población judía e incluía también numerosos menesterosos por falta de trabajo o de ocupación.

    7. Judea y Jerusalén

    Galilea era la región más rica de Palestina; su economía estaba basada en la agricultura y la ganadería; además tenía abundancia de pesca. Dentro de Judea, la situación económica de Jerusalén* era más prospera pues, gracias a las peregrinaciones al templo y a los impuestos religiosos, llegaban a ella riquezas que eran controladas por las familias sacerdotales.

      JERUSALÉN

    Ciudad cuyo nombre significa morada de la paz. Fué la capital del reino del sur, reino de Judá. David la conquistó y Salomón construyó en ella el único templo del pueblo de Dios, donde se peregrinaba en las tres grandes fiestas del año.

    8. La economía

    Además de lo que la historia consigna, las parábolas de Jesús y los relatos de los evangelios ofrecen algunos datos significativos sobre la situación económica de Palestina:

      Grandes terratenientes que arrendaban sus campos a cambio de una parte de los frutos (cf. Mc 12,1-12).

      Jornaleros que se reunían cada día en la plaza esperando ser contratados (cf. Mt 20,1-16).

      Recaudadores de impuestos (cf. Mc 2,13-14; Lc 19,1-10).

      Mendigos que pedían limosna en los cruces de

    ¿Disfrutas la vista previa?
    Página 1 de 1