Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más con una prueba gratuita

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Si Otros Se Hicieron Millonarios, Usted También Puede
Si Otros Se Hicieron Millonarios, Usted También Puede
Si Otros Se Hicieron Millonarios, Usted También Puede
Libro electrónico110 páginas2 horas

Si Otros Se Hicieron Millonarios, Usted También Puede

Calificación: 0 de 5 estrellas

()

Leer la vista previa

Información de este libro electrónico

He escrito este libro para usted, que anhela en su espíritu tener la seguridad de que Dios desea que sea millonario. No lo lea superficialmente y luego lo abandone. El beneficio le llegará en la medida que lo ustedie y lo medite diariamente. Si desea escribirnos y darnos su testimonio, será una honra que nunca olvidaremos.
IdiomaEspañol
EditorialBookBaby
Fecha de lanzamiento11 ene 2016
ISBN9789585891647
Si Otros Se Hicieron Millonarios, Usted También Puede
Leer la vista previa

Relacionado con Si Otros Se Hicieron Millonarios, Usted También Puede

Libros electrónicos relacionados

Comentarios para Si Otros Se Hicieron Millonarios, Usted También Puede

Calificación: 0 de 5 estrellas
0 calificaciones

0 clasificaciones0 comentarios

¿Qué te pareció?

Toca para calificar

Los comentarios deben tener al menos 10 palabras

    Vista previa del libro

    Si Otros Se Hicieron Millonarios, Usted También Puede - Rodolfo Font

    DEDICATORIA

    Dedico este libro a los creyentes que con simpleza y honestidad desean alcanzar la libertad financiera que tanto necesitan para ellos y para sus familias. Es parte de esa vida abundante que el Señor vino a darnos a todos. Son pequeños principios, pero poderosos en fe.

    Muy especialmente lo dedico también a mi amada esposa Normarelis, que me ha acompañado en esta nueva etapa de mi vida, donde todo ha sido un proceso de nuevos comienzos, demostrando así que los principios de Dios pueden funcionar aun en los momentos más críticos de la vida y llevarnos a la abundancia de Dios en todas las cosas.

    AGRADECIMIENTOS

    Agradezco al Dios todopoderoso por tenerme por digno para traer revelación a su pueblo. Agradezco a los que no se avergüenzan de testificar lo mucho que les han servido nuestros mensajes.

    INTRODUCCIÓN

    Siempre me ha alegrado ver personas salir de su estancamiento financiero y glorificar a Dios por su libertad.

    Hace muchos años descubrí que el gran Creador del Universo nos hizo a todos para triunfar y poseer las riquezas que Él mismo depositó en este planeta. Nunca he tenido miedo de que me critiquen o murmuren lo que quieran, siempre y cuando el mensaje continúe liberando a los creyentes.

    Todos los grandes hombres de Dios en el antiguo testamento alcanzaron riquezas espirituales y también financieras, al caminar en principios divinos. Aquí encontrarán parte de esos principios.

    He escrito este libro para usted, que anhela en su espíritu tener la seguridad de que Dios desea que sea millonario. No lo lea superficialmente y luego lo abandone. El beneficio le llegará en la medida que lo estudie y lo medite diariamente. Si desea escribirnos y darnos su testimonio, será una honra que nunca olvidaremos.

    Capítulo 1

    QUERER SER MILLONARIO, ¿QUÉ SIGNIFICA?

    Querer ser millonario es una forma de cuantificar el deseo innato de aspirar a la prosperidad. Toda persona en su juicio cabal y libre de todo prejuicio reconocerá esa realidad. Es parte esencial de la naturaleza humana el querer expresarse mucho más allá de la simple supervivencia. Desde el vientre de su madre, cada criatura reclama su bienestar aun sin entender o importarle el que su progenitora pueda sentirse incómoda o impedida para suplir sus demandas.

    Lamentablemente, ya en el mundo de la convivencia social, querer ser millonario se interpreta desde otras perspectivas negativas; religiosamente significa pecado y avaricia. Políticamente significa un privilegio para unos pocos. En el mundo financiero significa una meta demasiado ambiciosa. Y en la mayoría de las culturas se desestima tal intención, formulando la idea de que el dinero no proporciona felicidad, y que lo más importante es estudiar y sacrificarse para tener un trabajo que supla apenas lo necesario.

    Pero a pesar de esos argumentos y muchísimos más, todo ser humano desea en lo más profundo de su ser experimentar una vida más agradable y feliz. Y la realidad es que para lograr mejores cosas y oportunidades en la vida, el factor financiero resulta sumamente importante. Es cierto que el dinero no garantiza la felicidad, ni es lo más importante en la vida, pero afecta directamente todo lo que sí es importante en la vida. Un amigo mío solía decir que el dinero no da la felicidad, pero calma los nervios.

    Es por ello que todo el mundo tiende a hacer automáticamente el esfuerzo para contar con el dinero suficiente y gastarlo en las cosas que pertenecen a sus más altos niveles en la escala de valores: comida, medicamentos, ropa, casa, autos, viajes… la lista es interminable.

    Hoy en día el ser millonario encierra la idea de poder comprar o conseguir la mayor cantidad de bienes, que nos faciliten alcanzar la expresión de esos altos valores.

    La palabra clave en todo esto es el deseo innato hacia la prosperidad, aunque muchas veces este deseo parezca no existir. Las personas que insisten en un estado de total desinterés financiero no saben lo que vivir significa, y solo pasan por la vida en estado de existencia. No es lo mismo vivir que existir. Para existir solo hace falta mantenerse respirando, mientras que para vivir se precisa de dinero a fin de comprar todo lo necesario.

    Si Usted, querido lector, quiere tomar decisiones que le impulsen a manifestar sus más altos valores, y así vivir una vida con mayor gozo y placer, entonces debe ascender en su conciencia al reconocimiento natural y normal de su deseo personal por ser millonario.

    Esto significa que usted inteligentemente ha optado por creer a su instinto más intrínseco que lo mueve hacia la prosperidad. Entienda que ese deseo es divino, espiritual y se manifiesta en lo natural.

    ¿Cuál sería el resultado?

    ¿Cuán importante realmente es que usted actúe sin permitir que otros decidan en su lugar? ¿Cuánto deberá tener o ganar en la vida? Obviamente es vital que sea usted quien decida por sí mismo el querer ser millonario. Así cuando lo logre se sentirá tranquilo y seguro de haber llegado exactamente adonde quería llegar. También se sentirá realizado y lleno de entusiasmo y motivación. Su vida se verá rodeada de bienes que podrá disfrutar y compartir con otros. Podrá ver todas sus relaciones amorosas y familiares disfrutar de su éxito financiero; será el dueño de su tiempo sin tener que estar atado a condiciones limitantes y a veces infrahumanas. Su mente estará en mejor posición para tomar decisiones prácticas y financieras, en vez de estar amargado y frustrado por sentirse incapacitado para operar.

    Querer ser millonario es eso: vivir, querer disfrutar y pretender dejar un legado. Todos sabemos que en este planeta tenemos que llenar muchos espacios y ocupar papeles diferentes. Ser millonario nos potencializará para lograrlo. Es por ello que esta aspiración, más que una ambición irracional, es una meta genuina y legítima que nace en el espíritu.

    ¿Qué es lo bueno de la vida?

    Ya lo dijo el hombre más sabio del Antiguo Testamento, Salomón (Eclesiastés 5:18-19):

    Lo bueno es comer y beber y gozar uno del bien de todo su trabajo con que se fatiga debajo del sol, todos los días de su vida que Dios le ha dado, porque esta es su parte [...]

    En última instancia, el hombre que es sano y cuerdo verdaderamente verá el querer ser millonario como un medio para realizar todo eso, y no un fin en sí mismo. Solo los enfermos y llenos de avaricia verán el querer ser millonario como la única razón de existir. Por otra parte, los que se niegan y pretenden negar a otros el derecho a ser millonarios sufren de la misma enfermedad y locura, pero en otra forma. Lamentablemente, la mayoría se autosugestiona y se llena de pensamientos negativos en contra de lo que es el objetivo principal de la vida: ser felices y completos, ocupando a cabalidad nuestro lugar.

    Nadie viene a este mundo a sufrir y ser un desgraciado. Dios sería injusto si creara, aunque fuera a uno solo, con ese propósito. Sin embargo, Él nos ha dado la capacidad para escoger y luchar por superar todas las condiciones difíciles a nuestro alrededor. El querer ser millonarios nos ayuda contra todas las dificultades al proveer los recursos necesarios destinados a facilitar nuestro esfuerzo.

    La Humildad adjudicada a la pobreza

    Tengo excelentes noticias para usted, estimado lector. Como ya hemos dicho el querer ser millonarios es muy natural y normal para todos nosotros. El mundo en que vivimos es un mundo de riquezas extravagantes. Piedras preciosas en abundancia y por todas partes. Oro y plata que cada día se descubren más y más en las minas del mundo. Recursos naturales ilimitados. En fin,

    ¿Disfrutas la vista previa?
    Página 1 de 1