Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más con una prueba gratuita

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Ese imbécil no soy yo
Ese imbécil no soy yo
Ese imbécil no soy yo
Libro electrónico78 páginas1 hora

Ese imbécil no soy yo

Calificación: 5 de 5 estrellas

5/5

()

Información de este libro electrónico

Redacté este libro a partir de algunas entradas de mi blog. Ignoro cómo comenzó el movimiento bloguero; algún día estudiaré sus orígenes. Por lo pronto, me contento con una confesión pública: por qué tengo un blog:

1. Porque soy viejo y si no me subo al carro de la tecnología me quedaré atrás, cuidando cadáveres.

2. Porque soy vanidoso.

3. Porque me gusta escribir y creo que esto me obliga a ejercitar los dedos a diario.

4. Porque el blog me permite publicar tonterías y suprimirlas al siguiente día.

5. Porque, aunque llevo un diario donde me desahogo, hay asuntillos que pretendo ventilar (padezco una especie de exhibicionismo literario).

6. Porque espero sacar algún provecho económico del blog (¿alguien me quiere invitar a colaborar en su revista?).

7. Porque creo que existe Dios y, por lo tanto, hasta los cabellos de nuestra cabeza están contados… Esto significa que si escribo un blog es porque cuento con la voluntad permisiva de Dios. De lo contrario, llovería fuego y azufre sobre mi cabeza.
IdiomaEspañol
Fecha de lanzamiento21 dic 2015
ISBN9786074121483
Ese imbécil no soy yo
Leer la vista previa

Relacionado con Ese imbécil no soy yo

Libros relacionados

Categorías relacionadas

Comentarios para Ese imbécil no soy yo

Calificación: 5 de 5 estrellas
5/5

1 clasificación0 comentarios

¿Qué te pareció?

Toca para calificar

    Vista previa del libro

    Ese imbécil no soy yo - Héctor Zagal

    Índice

    Portada

    Créditos

    Dedicatoria

    Prólogo

    Mediocridad dorada: autobiografía

    Listas ociosas

    Filosofía profunda y aburrida

    Teología de pasillo

    El oficio de Gulliver

    Crítica de cine

    Colofón

    Sobre el autor

    Ese imbécil no soy yo

    Héctor Zagal

    Créditos

    Ese imbécil no soy yo / Héctor Zagal

    Primera edición electrónica: 2014

    D.R.©2009, Jus, Libreros y Editores, S. A. de C. V. 

    en colaboración con Editorial Jus

    Donceles 88, despacho 405, Centro Histórico

    C.P. 06010, México, D.F

    Comentarios y sugerencias:

    Tel: 22823100 /  coordinacion@jus.com.mx 

    www.jus.com.mx / www.jus.com.mx/revista

    ISBN: 978-607-412-148-3, Jus, Libreros y Editores, S. A. de C.V.

    Todos los Derechos Reservados. Queda prohibida la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o procedimiento, comprendidos la reprografía y el tratamiento informático, la copia o la grabación, sin la previa autorización por escrito de los editores.

    ILUSTRACIÓN DE PORTADA: José Pablo Escamilla

    DISEÑO DE PORTADA:  Anabella Mikulan / Victoria Aguiar

    PUMPKIN STUDIO  holapumpkin@gmail.com

    FORMACIÓN Y CUIDADO EDITORIAL:  Jus, Libreros y Editores, S. A. de C. V.

    A Mariana, in memoriam   

    Prólogo

    ENSAYO DE CONFESIÓN PÚBLICA

    Redacté este libro a partir de algunas entradas de mi blog. Ignoro cómo comenzó el movimiento bloguero; algún día estudiaré sus orígenes. Por lo pronto, me contento con una confesión pública: por qué tengo un blog.

    1. Porque soy viejo y si no me subo al carro de la tecnología me quedaré atrás, cuidando cadáveres.

    2. Porque soy vanidoso.

    3. Porque me gusta escribir y creo que esto me obliga a ejercitar los dedos a diario.

    4. Porque el blog me permite publicar tonterías y suprimirlas al siguiente día.

    5. Porque, aunque llevo un diario donde me desahogo, hay asuntillos que pretendo ventilar (padezco una especie de exhibicionismo literario).

    6. Porque espero sacar algún provecho económico del blog (¿alguien me quiere invitar a colaborar en su revista?)

    7. Porque creo que existe Dios y, por lo tanto, hasta los cabellos de nuestra cabeza están contados… Esto significa que si escribo un blog es porque cuento con la voluntad permisiva de Dios. De lo contrario, llovería fuego y azufre sobre mi cabeza.

    Mediocridad dorada: autobiografía

    AUREA MEDIOCRITAS

    1. Acostumbrarse a viajar en clase turista. Excepcionalmente, y por acumulación de millas, volar en business class.

    2. Que la gente no te reconozca al llegar a un restaurante.

    3. Hacer filas como cualquier otro ciudadano.

    4. Renunciar a los hoteles de gran turismo y contentarse con los de cinco estrellas.

    5. No beber champaña, salvo Viuda de Clicquot y eso en contadas ocasiones.

    6. Ordenar vinos chilenos en los restaurantes.

    7. No tener chofer.

    8. No salir en la sección de sociales.

    9. No ganar el premio Nobel de Literatura. Es más, ni siquiera el Villaurrutia.

    10. No ser invitado por Harvard o Heidelberg a dictar un ciclo de lecciones magistrales.

    11. No comprar tapetes persas tejidos por manos de niños pequeños.

    12. Estar satisfecho con hablar un poco de inglés y dos o tres palabras de francés y alemán.

    13. No tocar el violín ni el piano.

    14. Resignarse a que Anagrama jamás publique nuestras novelas.

    15. Dejar de hacer abdominales para recuperar la talla 30 de hace un par de años.

    16. Saber que jamás recuperaremos los niveles de triglicéridos, colesterol y glucosa de nuestra adolescencia.

    17. No gastar en cremas contra las arrugas.

    18. Disfrutar del clima templado de la ciudad de México.

    19. Saborear la comida chatarra.

    20. Rentar películas de acción los fines de semana.

    MATRIMONIO Y MORTAJA, DEL CIELO BAJAN

    Uno no se casa con quien quiere, sino con quien puede, sentenció uno de mis amigos pesimistas, el más pesimista de todos, más pesimista que yo.

    Desde el punto de vista aristotélico, la máxima de mi amigo no es descabellada. Podemos querer lo imposible, querer lo que no depende de nosotros, querer la inmortalidad y hasta el triunfo de un equipo de futbol de segunda división en un torneo internacional. Todos los hombres queremos casarnos con Nicole Kidman; nadie sensato delibera, sin embargo, si ha de casarse con ella o no. Desear y deliberar son verbos emparentados, pero con significados distintos. El individuo prudente reconoce que Nicole no está a su alcance. Por eso no la considera dentro del ámbito de sus opciones fundamentales. El imprudente, por el contrario, se atormenta a sí mismo considerando sus posibilidades matrimoniales. No es raro que, por andar en esos paseos ficticios, olvide lo que tiene enfrente.

    ¿Resignación? Algo hay de eso, aunque prefiero llamarlo sano realismo.

    ¿Pesimismo? Para quien no es aristotélico, por supuesto. Sin la fina distinción entre querer y deliberar, el hombre casado se encuentra con que su mujer no es fruto de una amorosa elección, sino el resultado de una selección negativa. Dado

    ¿Disfrutas la vista previa?
    Página 1 de 1