Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

El Lenguaje de la Astrología

El Lenguaje de la Astrología

Leer la vista previa

El Lenguaje de la Astrología

valoraciones:
4.5/5 (3 valoraciones)
Longitud:
376 páginas
5 horas
Editorial:
Publicado:
18 oct 2015
ISBN:
9781311547132
Formato:
Libro

Descripción

En su conciencia de sí mismo, el Hombre, como un infante, a menudo olvida que es parte de un plan mayor de la Creación. En su deseo de amasar los frutos materiales de la Tierra, el Hombre a contaminado sus aguas, llevado a la extinción a otras especies de animales, y ha hecho grandes guerras genocidas. A pesar de toda esta destrucción, la memoria del Hombre es pobre y vive limitado completamente por la fuerza egoísta para obtener poder sobre otras personas. Así que el hombre sigue creyendo que él es la ley para sí mismo y que sus actos no provocan reacción alguna sobre la vida de otros y, por supuesto, sobre sí mismo. El hombre, en su conciencia infantil siempre está tratando de gobernar al Universo desde su ego limitado, en completo desconocimiento de las Leyes del Universo; completamente ignorante de que hay otras reglas además de las que él crea para su juego particular. Y luego se pregunta: “¿Porqué estoy sufriendo?

El Cosmos no es ni una masa amorfa de energía sin una razón de ser, ni tampoco carece de una estructura y forma última. Tu nacimiento no fue un accidente de la creación y tu vida no consiste en una serie de coincidencias y eventos por casualidad. El Universo y tu existencia están basados en un juego de leyes que poco a poco han sido reveladas al Hombre desde el inicio de la Humanidad. Si tan solo aprendiera a vivir de acuerdo a estas leyes, la comprensión del Hombre crecería y sus sufrimientos disminuirían. El Reino Humano tiene la habilidad de dirigir mucho del curso de su existencia pero debiera hacerlo así dentro del gran trazado del patrón creado por el Universo y la Mente de la Fuerza de Dios. La naturaleza del Ocultismo, del que el estudio y la aplicación de la Astrología es una de sus ramas, revela algo de esta Red del Pensamiento Divino. El Hombre tiene la habilidad de descifrar una parte de este plan porque está escrito para que él lo pueda discernir, pero todavía tiene que desarrollar su visión lo suficiente para leer la letra más pequeña de este plan. Conforme evolucione, los tan llamados “secretos” que forman parte de las Leyes de la Creación estarán a su disposición de acuerdo al nivel que la apertura de su conciencia haya alcanzado.

El patrón del Universo está basado en un sistema de física cósmica que está progresivamente siendo develado al Hombre conforme desarrolla las facultades para usar esta sabiduría en su vida diaria. Sir Isaac Newton expresó uno de los más importantes de estos axiomas universales cuando expuso su Tercera Ley del Movimiento: “Para cada acción existe una reacción igual y opuesta.” Esto es un postulado primario de la física que todo estudiante de preparatoria ha tenido que aprender en el curso de sus estudios.

Editorial:
Publicado:
18 oct 2015
ISBN:
9781311547132
Formato:
Libro

Sobre el autor

La historia profesional de Max R. Schmidt comienza en 1981 con el diseño y ejecución del Sistema de Protección Pasiva Contra Incendio certificado a UL en México para la Torre Ejecutiva de Petróleos Mexicanos, seguido en 1982 del de la Torre Ejecutiva de la línea aérea Mexicana de Aviación. En 1988 inicia su actividad industrial de Protección Pasiva Contra Incendio, diseñando diversos sistemas certificados, y complementa su mercado industrial con el arquitectónico urbano en 1993. Hacia 1998 es cofundador y Presidente del Instituto Nacional de Protección Contra el Fuego, A.C., y del cual este año 2017 fue renombrado. Consultor en NFPA en el año 1999-2000 y miembro del UL Fire Council de 2000 al 2003.La otra historia de Max R. Schmidt comienza en 1996 con un proceso de rehabilitación que le abrió el camino a la investigación de la enfermedad del alcoholismo y culminó en el 2003 con la publicación de su primer libro, “ANA-Camino al Corazón, que presenta una solución a la compleja problemática que afrontan los hijos adultos de alcohólicos que mediante el estudio y práctica del programa de 12 pasos descritos en el libro la superan. Un año después publicó “Adultos Niños”, un desglose de características de los hijos adultos de alcohólicos y un cuestionario de diagnóstico.Nunca abandonando su vida profesional de Protección Pasiva Contra Incendio industrial y arquitectónica, que lo lleva por decenas de proyectos certificados, publica en 2016 el primer volumen de la Serie Protección Contra Fuego: “Principios de la Protección Pasiva Contra Incendio" que explica lo que se debe saber de principios básicos de las pruebas ASTM E119 como método estándar para comparar y evaluar el comportamiento de elementos constructivos de un inmueble en un incendio celulósico y de la cual se han derivado varias normas, incluidas la mexicana NMX C307 cuyo método de prueba es idéntico a ella.Y ahora en el otoño de 2017 nos presenta el Volumen II de la Serie de Protección Contra Fuego: "Protección Pasiva Contra Fuego.... y como entenderla" donde relacionó las previsiones contra fuego exigidas en el Reglamento de Construcción de la Ciudad de México con las Normas ASTM que le corresponde a cada requerimiento. De este modo, el inversionista, arquitecto, ingeniero y constructor pueden evaluar, de manera uniforme y de acuerdo a un estándar ASTM como proteger la vida y la continuidad operativa de la entidad.Paralelo a su vida profesional, desde 1998 escribió varios libros que no vieron la luz pública sino hasta empezando 2014 que publica “El Libro Grande – Como funciona el programa de Doce Pasos de Alcohólicos Anónimos” que en profusa cantidad de pies de página de la traducción del libro Alcoholic Anonymous explica lo que el autor propuso como solución al alcoholismo. En 2015 publica “Afirmaciones Diarias”, cuya inspiración es los hijos adultos de alcohólicos para dejar atrás sus experiencias traumáticas y pensando en los alcohólicos publica “El Pensamiento del Día” para fortalecer el tan sabio vivir ‘solo por hoy’ que todo alcohólico practica en su programa de sobriedad.Y 2015 también lo ve publicar “Sobriedad Emocional – El Cuarto Legado del Programa de Doce Pasos” donde propone llegar más allá de una sobriedad física y alcanzar un bien aún mayor: la sobriedad emocional. Y relacionado al tema, ante la inminente presencia del problema de las adicciones en el mundo, publica “Resolviendo el Rompecabezas de la Adicción y la Salud Mental” que describe la correlación entre las enfermedades como depresión, angustia, bipolaridad y otras con las adicciones; quienes las padecen han aprendido a auto-medicarse y por ello suelen suceder juntas.Sin más que decir, deseamos que la lectura de los libros de Max R. Schmidt sean de inspiración y agrado y nos gustará nos deje un comentario sobre ellos con su distribuidor favorito de libros.¡Que los disfrute!


Relacionado con El Lenguaje de la Astrología

Leer más de Max R. Schmidt

Libros relacionados

Artículos relacionados

Vista previa del libro

El Lenguaje de la Astrología - Max R. Schmidt

I La astrología, la astronomía, la tierra y usted

1 La astrología y su lugar en el universo del hombre

2 El árbol astrológico del conocimiento y sus ramas

3 El horóscopo y la astrología natal

4 La tierra y sus movimientos a través de los cielos

5 La tierra, los elementos y las triplicidades

6 La tierra, las estaciones, los géneros y las cuadruplicidades

II La familia cósmica del hombre: los signos del zodiaco

7 Introducción a los dos zodiacos

8 Aries – Busco a mi ser

9 Tauro – Busco a mi ser a través de lo que tengo

10 Géminis – Busco a mi ser a través de lo que pienso

11 Cáncer – Busco a mi ser a través de lo que siento

12 Leo – Busco a mi ser a través de lo que creo

13 Virgo – Busco a mi ser a través de lo que aprendo

14 Libra – Busco a mi ser a través de lo que unifico

15 Escorpio – Busco a mi ser a través de lo que deseo

16 Sagitario – Busco a mi ser por lo tanto yo soy

17 Capricornio – Busco a mi ser a través de lo que uso

18 Acuario – Busco a mi ser a través de la humanidad

19 Piscis – Busco a mí ser y no busco a mí ser

III La familia cósmica del sol: los planetas

20 La naturaleza astronómica del sistema solar

21 El sol luz del padre

22 La luna luz de la madre

23 Mercurio luz del mensajero

24 Venus luz de la belleza

25 Marte luz del agresor

26 Júpiter luz de la sabiduría

27 Saturno luz del maestro

28 Urano luz de la iluminación

29 Neptuno luz de la inspiración

30 Plutón luz de la trascendencia

Contacte a Max R. Schmidt

Bibliografía

I

LA ASTROLOGÍA, LA ASTRONOMÍA,

LA TIERRA Y USTED

1

LA ASTROLOGÍA Y SU LUGAR EN EL UNIVERSO DEL HOMBRE

Por siempre considera al Universo como un Ser Único Viviente,

con una misma substancia material y un solo Espíritu.

Contempla las causas fundamentales, desprovistas de todo disfraz,

distinguiendo entre la materia, la causo y el propósito

Marco Aurelio

El niño es el hijo del hombre. El hombre es el hijo de la Tierra. La Tierra es la hija del Sol. El Sol es el hijo de la Galaxia. La Galaxia es la hija de una familia Supergaláctica. Y todo es UNO en la Conciencia del Padre- Universo. Así es que tú como habitante único de nuestra madre planetaria bien pudieras asombrarte de tu infinita pequeñez. Bien pudieras verte en un espejo y al ver tu reflejo decirte: Aquí estoy, un cuerpo de carne y hueso. Tengo piernas y brazos con los que puedo caminar y trabajar y un cerebro con el que puedo pensar. Sin embargo, tu cuerpo físico no representa tu dimensión real. No, para nada. Es la extensión de tu Conciencia la que determina tu posición relativa en el esquema del Universo.

Tu cuerpo físico no es más que el ancla de tu Ser Total y tiene como su base a la Tierra. Como tal, está sujeto a todas las influencias de este planeta como a su vez nuestro globo terráqueo está directamente regulado por el movimiento del Sol y él, a la vez, está integralmente ligado al destino de la Galaxia donde vive, la Vía Láctea.

En su conciencia de sí mismo, el Hombre, como un infante, a menudo olvida que es parte de un plan mayor de la Creación. En su deseo de amasar los frutos materiales de la Tierra, el Hombre a contaminado sus aguas, llevado a la extinción a otras especies de animales, y ha hecho grandes guerras genocidas. A pesar de toda esta destrucción, la memoria del Hombre es pobre y vive limitado completamente por la fuerza egoísta para obtener poder sobre otras personas. Así que el hombre sigue creyendo que él es la ley para sí mismo y que sus actos no provocan reacción alguna sobre la vida de otros y, por supuesto, sobre sí mismo. El hombre, en su conciencia infantil siempre está tratando de gobernar al Universo desde su ego limitado, en completo desconocimiento de las Leyes del Universo; completamente ignorante de que hay otras reglas además de las que él crea para su juego particular. Y luego se pregunta: "¿Porqué estoy sufriendo?

El Cosmos no es ni una masa amorfa de energía sin una razón de ser, ni tampoco carece de una estructura y forma última. Tu nacimiento no fue un accidente de la creación y tu vida no consiste en una serie de coincidencias y eventos por casualidad. El Universo y tu existencia están basados en un juego de leyes que poco a poco han sido reveladas al Hombre desde el inicio de la Humanidad. Si tan solo aprendiera a vivir de acuerdo a estas leyes, la comprensión del Hombre crecería y sus sufrimientos disminuirían. El Reino Humano tiene la habilidad de dirigir mucho del curso de su existencia pero debiera hacerlo así dentro del gran trazado del patrón creado por el Universo y la Mente de la Fuerza de Dios. La naturaleza del Ocultismo, del que el estudio y la aplicación de la Astrología es una de sus ramas, revela algo de esta Red del Pensamiento Divino. El Hombre tiene la habilidad de descifrar una parte de este plan porque está escrito para que él lo pueda discernir, pero todavía tiene que desarrollar su visión lo suficiente para leer la letra más pequeña de este plan. Conforme evolucione, los tan llamados secretos que forman parte de las Leyes de la Creación estarán a su disposición de acuerdo al nivel que la apertura de su conciencia haya alcanzado.

Al hombre se le ha dotado con muchas de las verdades universales para guiarlo con seguridad por su camino de la ilusión a la última Luz de la Iluminación. Se le ha dado algunas de las herramientas que lo pueden guiar a la sabiduría que le permitirá verse a sí mismo y al Universo en su perspectiva correcta. La Astrología es una de esas herramientas pero se debe hacer hincapié en que la sabiduría es mayor que el vehículo que la trae. La materia densa siempre ahoga un tipo más sutil de energía tal como la naturaleza de las palabras ahoga la esencia del significado.

La creencia entre muchos astrólogos, ocultistas, teólogos y filósofos es que la energía y la vida provienen de una sola Fuente. Este efluvio primario de vida es filtrado de arriba y debajo de nivel de existencia a otro nivel de existencia, de un plano de manifestación a otro plano de manifestación. Sin embargo es la misma Fuerza Única manifestándose a sí misma en una multitud infinita de formas e intensidades. A esto a menudo se le ha llamado el proceso de Involución y evolución. Es también lo mismo a lo que nos referimos, en parte, cuando decimos de la ley universal Como es arriba, es abajo. Así como un átomo es uno para sí mismo, del mismo modo es el hombre un organismo singular, como lo es una nación, como lo es la Tierra, como lo es el sistema solar, como lo es la Galaxia, como lo es el último Universo de los Universos. En toda la creación aparentemente existe una repetición de patrones en todas las estructuras de las propiedades físicas del átomo más pequeño a la más grandiosa unidad del Cosmos. Por lo tanto el macrocosmos (el gran mundo) siempre es revelado como el microcosmos (el pequeño mundo). Esto es a lo que se refiere cuando se dice que el hombre fue creado a la imagen y semejanza de Dios.. Por ello se infiere que el átomo fue hecho a la imagen del Universo.

Al estudiar astrología, veremos como la energía contenida en cualquier planeta se manifestará en los diversos reinos de la creación: mineral, vegetal, animal y humano. Estableceremos como este juego único de leyes universales permean y unifican toda la fuerza-vida en el cosmos. Sin importar que especie de flor, siempre aflorará durante los cálidos tiempos de la primavera.

El patrón del Universo está basado en un sistema de física cósmica que está progresivamente siendo develado al Hombre conforme desarrolla las facultades para usar esta sabiduría en su vida diaria. Sir Isaac Newton expresó uno de los más importantes de estos axiomas universales cuando expuso su Tercera Ley del Movimiento: Para cada acción existe una reacción igual y opuesta. Esto es un postulado primario de la física que todo estudiante de preparatoria ha tenido que aprender en el curso de sus estudios.

Sección del átomo de Uranio – Las distancias promedio de los electrones en cada órbita son capas concéntricas y esféricas con el núcleo como un centro común

Algunos ocultistas llaman a este concepto la Ley del Karma. Mejor expresado, significa que la fuerza creativa de la vida se revela a si misma a través del continuo de los eventos propulsados a través del tiempo y del espacio por el deseo. Este deseo es para la autoexpresión y da como resultado acciones que provocan reacciones de la misma intensidad y tipo como aquellas del estímulo original. Dicho en otras palabras, cuando es aplicado al Hombre, la Ley del Karma está contenida en la máxima bíblica que dice Lo que siembres, será lo que cosecharás. Es vital para el Hombre, de modo que pueda cosechar abundantemente de sus deseos, que se haga más consciente de su forma de sembrar. Si sus semillas son puras y las planta en el momento adecuado, tendrá más que suficiente para él y para otros. Si trata de satisfacer su hambre, sin importar que formas tome, yendo en contra de las leyes del cosmos, el Karma resultante, la cosecha a que habrá dado lugar, será tal que se alimentará a sí mismo y a otros de la naturaleza venenosa de la energía negativa que ha creado.

El sistema solar

El Karma, la ley de acción y reacción, aplica a todas las formas de la creación y no está limitada al Reino Humano. Demos algunos ejemplos de relaciones Kármicas, humanas o de otra índole, para ilustrar con mayor claridad el punto. Las propiedades de un imán se manifiestan a través de la atracción de limaduras de hierro o por sus vibraciones internas. El deseo de vida que posee un árbol de roble provocará que las raíces del mismo penetren con mayor profundidad dentro de la tierra de modo que el árbol pueda crecer y ser más grande. La rana se come a un insecto para satisfacer su estímulo de hambre y ella a su vez es deglutida por un halcón. El hombre egoísta sufre de ansiedad por la posible pérdida de sus posesiones materiales y en consecuencia es incapaz de disfrutarse a sí mismo. Para que la Tierra cumpla con su Karma, su razón por ser parte del Plan, debe mantener su velocidad sobre su eje de rotación, construyendo así su propio campo de fuerza de modo que no sea atraída fuera de órbita por el magnetismo de la fuerza de gravedad del Sol.

La armonía del Universo es mantenida por el equilibrio. Cuando cualquier forma de la naturaleza se aleja demasiado de él, de modo que haga peligrar muchas otras formas de la creación, es destruida o reducida a pedazos por las fuerzas naturales. De forma más precisa, es aniquilada por las consecuencias de su propia fuerza inarmónica.

El horóscopo del nacimiento de un individuo nos revela los balances y desbalances esenciales de los patrones de vida de esa persona: su Karma. Le llamamos al horóscopo natural el plano de vida porque nos revela las semillas que el individuo debe (re) plantar en la vida y los métodos por los que podrá o no cultivar sus campos. También nos mostrará la extensión potencial de sus cosechas subsecuentes.

El botánico nos puede decir cómo es que las plantas han evolucionado sobre el curso de millones de años. El biólogo puede hablar sobre la evolución de los mamíferos en la tierra y de los protozoarios en el mar. El antropólogo e y el fisiólogo pueden describir y documentar la evolución física del hombre desde sus antecesores más tempranos pre Neandertales al Hombre del presente. El ocultista traza la evolución de la conciencia de la raza humana y desde esta plataforma puede señalar las características físicas y sociales asociadas a cada gran paso hacia adelante. Nunca debemos de olvidar que el Hombre, como las plantas y los animales, todavía está evolucionando hacia una forma aún más perfecta. Le ha llevado a la Tierra miles de millones de años llevar a la raza humana a su condición presente imperfecta y todavía hay muchos eones por viajar antes de que la humanidad alcance su estado físico, mental y espiritual final del ser. Encasillamos la palabra final ya que el fin de una etapa evolutiva no es más que el inicio de una nueva etapa.

Vayamos un poco hacia el pasado de la historia de la conciencia del hombre. Cuando el Hombre salió de la oscuridad de la Edad Media y entró al Renacimiento, pasó a través de una etapa de su evolución que lo llevó fuera de las sombras de las supersticiones emocionales y miedos de esos tiempos velados. En lugar de la fe ciega, el Hombre demandó explicaciones lógicas para las leyes de la creación. De una forma muy severa cuestionó los dogmas y las supresiones de la Iglesia medieval y comenzó a buscar las respuestas a sus dudas a través de la filosofía y las ciencias naturales.

Hasta el movimiento de la Reforma, la Iglesia Católica fue omnipotente. No solo controló la estructura política y económica de muchas de las naciones bajo su influencia, sino que también capturo la mente y el espíritu del individuo. Así como un embrión en el útero de su madre, la Iglesia mantuvo la conciencia de las masas atrapada dentro de los confines de su matriz santificada. El verdadero poder de la Iglesia no estaba centrado en el mundo visible material; por el contrario, la manifestación externa de su poder tan solo representaba el control psíquico invisible sobre las personas.

La Reforma de Martín Lutero sirvió como el primer paso para soltarse del poder centrado en la Iglesia y para regresárselo a las personas. Con esta energía, por fin ahora más libre para circular, el Hombre pudo nuevamente explorar su Universo. En esencia el Cristo, o sea Dios en la imagen del Hombre, renació – de ahí el término de renacimiento y se le dio de vuelta a la gente para que cada uno pudiera evolucionar independientemente del cordón umbilical canónico. La Iglesia reaccionó a través del establecimiento de la Inquisición, que significa la pregunta. Este fue un proceso que trató de oprimir a la oposición a su propia ortodoxia a través de un programa que integraba el poder emocional de la fe con la intelectualidad creciente del período.

Desde el Renacimiento, el hombre ha continuado con la investigación del mundo de la mente racional y ha, como consecuencia, desarrollado una gran civilización tecnológica. La comunidad científica ha dominado la conciencia del Hombre desde que fue libertada de las cadenas emocionales de la Iglesia. Pero su amarre es tan fuerte como el de la Iglesia, porque no solo la ciencia presente pide una explicación racional de todo sino que además ciega a la Humanidad con la ilusión de que la mente consciente racional es su consecuencia más elevada del proceso evolutivo. La comunidad intelectual, de hecho, ha puesto un valor falso en la lógica mientras que ha minimizado las facultades intuitivas y psíquicas del Hombre. En suma, todos los pensamientos y/o fenómenos que no pueden ser reducidos, o de manera más exacta, ser llevado al nivel de la palabra, no son considerados como una verdad. Afortunadamente esta actitud poco a poco está cambiando conforme grupos de científicos están comenzando a percibir que ciertos fenómenos extrasensoriales tienen validez. Ahora, los científicos naturalistas tendrán que inventar máquinas y técnicas nuevas para probar lo que científicos y trabajadores de lo oculto han sabido y experimentado durante milenios – que la comunicación extrasensorial es posible y más aún, que existe una fuerza de vida que existe en lo invisible y cuyas formas de manifestación son mucho más numerosas e infinitamente más vastas que las que conocemos en la Tierra.

La Humanidad aún no estará en la posición de aceptar estos descubrimientos hasta que los vestigios de las supersticiones medievales sean completamente borrados del subconsciente del Hombre. Aún así el camino será largo, porque el Hombre aún tendrá que descubrir cómo usar su intelecto conscientemente como una herramienta para su intuición. La mayor parte de la Humanidad aún no ha aprendido como distinguir entre el ámbito de las emociones, la mente racional y la nueva facultad en desarrollo, el proceso intuitivo. Este proceso se refiere a la habilidad para poder ver las conclusiones verdaderas sin el uso de los métodos analíticos del proceso deductivo científico. Sin embargo nunca debemos subvaluar el gran valor de las facultades racionales ya que mantienen el equilibrio entre lo conocido y el eterno desconocido. La mente racional sirve para hacer prácticas las comprensiones intuitivas a la luz de nuestro diario vivir. Al respecto, la mente lógica, o sea el proceso de recabar información mientras se analiza y se sintetiza, es un aliado sumamente importante de las facultades mentales superiores del Hombre. Además, la mente lógica sirve en su capacidad de chequeos y equilibrios. Estabiliza al proceso evolutivo. Esta es una de las razones por la cual debe de trabajar al unísono para el mejoramiento benéfico de la Humanidad.

La Astrología es una disciplina que permite unir a la mente intuitiva con la mente racional, a la vez que permite aplicarla al diario vivir. Sin embargo se ha topado con una resistencia tremenda tanto de ignorantes como de las mentes más intelectuales de la sociedad. Éstos tienen miedo de que aquellos que les pueda ser develado puedan destruir la imagen que han creado de sí mismos y de su pequeño mini universo personal. La persona intelectual, ignorante de que está poseído por su mente, piensa que su intelecto es la fuerza suprema de su existir, lo cual por supuesto no lo es. La mente no es más que el instrumento del Espíritu, pero como la mayoría de las personas no están en contacto con esta parte superior de su persona, se engañan en la creencia de que lo que piensan, o lo que piensan que piensan, es en realidad lo que son. Mentes limitadas, sin importar que inteligentes sean, se bloquean de los niveles más altos de la conciencia. Si un individuo trata de comprender a través de sus procesos racionales aquellos que son mayores que su razón, se limitará a sí mismo por su propia definición del infinito.

El estudio de la astrología puede ayudar al intelectual, ya que le puede dar los conceptos mentales que expandirán su consciencia para que pueda crecer más sobre el Camino a la Iluminación. No debe, sin embargo, confinarse por los límites de su pensamiento astrológico sino que, una vez que ha comprendido los principios del sistema astrológico debe entonces continuar a la siguiente etapa que le está esperando.

Y es así que estudiamos astrología. Lo hacemos para que podamos ser guiados a un entendimiento objetivo de lo que constituye la raza humana. Los principios de la astrología trascienden las nociones de los prejuicios personales, de la superioridad racial, de la batalla entre el bien y el mal. El estudiante devoto tendrá la oportunidad de elevarse de estas creencias regresivas y ser elevado por la luz interna de la hermandad humana. Esta es una razón por la que decimos que la astrología cae dentro de la regencia de Acuario, ya que este es el signo del humanismo, del Hombre perfeccionado por su comprensión de la condición humana.

Justo como todas las razas de caballos pueden ser seguidas hasta un antecesor común, todas las razas del Hombre tienen su raíz en un antecedente primordial. En terminología oculta, nos referimos a nuestra padre madre unidad como la semilla-atómica del Hombre. De la unidad provienen los muchos y la Humanidad fue dividida en sus varias especies: los amarillos, los rojos, los negros, los blancos y los cafés. Cada raza desarrollaría su propio tipo de civilización y su forma respectiva de ser, alabar las diversas formas de Dios. Por lo tanto el Espíritu del Hombre revela su belleza a través de su diversidad. Los procesos evolutivos continúan aún al día de hoy: algunas razas crecen con mayor fortaleza y otras mueren y todas cambian.

Las variaciones de la auto expresión entre las razas abarcando sus costumbres sociales, manera de vestirse y el lenguaje son consideradas como multiformes. Pero la Humanidad está unida por necesidades y deseos básicos similares. Los hombres y las mujeres de todas las razas y las naciones requieren de amor, aspiran al poder y la abundancia, trabajan para educar a sus hijos y mucho, mucho más.

En estos factores primarios al Hombre se le ve unificado. Pero no todos los hombres fueron creados igual. Es cierto que todos están formados de las mismas energías y materiales pero estas formas de energía fueron dispuestas en proporciones diferentes y se expresan con diversos grados de perfección. Algunos hombres son arquitectos, otros son albañiles, otros son plomeros, otros son decoradores, y otros viven en la casa construida.

De modo que cada individuo busque y encuentre su lugar en el esquema universal de la creación, debe primeramente despojarse de los roles que su familia, su nivel socioeconómico, nación y raza le han impuesto. Debe retroceder a sus orígenes en el flujo primigenio de la energía. Debe examinar las partes constituyentes de su naturales, analizando y sintetizando cada aspecto de su ser. Debe ir a la esencia misma de su ser, y desde esta posición trascender las múltiples imágenes que viste para ser un miembro de su familia particular, un ciudadano de su nación particular, un individuo de su raza particular, y el hijo de su Sol particular. A mayor claridad y objetividad de su visión en todas estas capacidades y en la unificación en un todo, habrá una mayor verdad a su ser y amplitud y finura en su nivel de conciencia.

Sin embargo, todo esto es de un vago propósito si el individuo no puede llevar su visión expandida de sí mismo y del Universo de regreso al mundo de su familia, nación, raza y planeta. Cada miembro de la humanidad tiene que aprender a integrar su comprensión del proceso de la creación con la forma actual de creación que él o ella representa.

El hombre tiene una labor y un servicio que desarrollar para ejecutar todos los múltiples aspectos de su vida. Debe dar al César lo que es del César: al Hombre lo que es del Hombre; a la Tierra lo que es de la Tierra; y al Espíritu lo que es del Espíritu". Con una comprensión completa de uno mismo y de todas las múltiples personalidades, roles, y niveles de existencia, esta labor se hace más comprensible. Es vista como un camino para llevar la vida propia tanto como un ser de la Tierra, con todas las responsabilidades que esto conlleva y como un ser ilimitado de la creación.

El Hombre ve estas diferencias en todas sus funciones pero no tiene aún la expansión de la conciencia que es necesaria para poder ver la armonía y la relación directa de estos factores en su propia vida y en los procesos de la evolución de la Humanidad como un todo. La paz será entre los hombres cuando cada individuo comprenda la armonía que existe en la diversidad y pueda entonces relacionar este entendimiento a su experiencia de vida diaria.

El estudio de la astrología y el análisis de un horóscopo natal son instrumentales a este respecto y es un camino para este fin. Le permite al Hombre tener una base universal de referencia y comparación, ya que los astros y los signos del Zodiaco están libres de las sombras de las obsesiones personales, y aún así están directamente relacionados a la vida del Hombre en la Tierra.

En esta etapa de la evolución del Hombre, las fuerzas de la intuición se están manifestando fuertemente a través de su conciencia. Un número cada vez mayor de personas se está percatando que la presencia de la orientación intelectual y material de esta sociedad no está llenando las nuevas necesidades que están despertando. Están viendo los fundamentos ilusorios sobre los cuales dicho sistema está basado y sin embargo están confundidos sobre como cambiar su orientación a ellos o como cambiar la naturaleza del sistema en su totalidad. Muchas personas tan solo están sentadas con miedo de cualquier tipo de cambio.

La causa verdadera de este brinco generacional no está deletreada en años sino en la consciencia. El brinco generacional por lo tanto está mal dicho, porque el espacio entre estas personas debiera ser llamado el brinco de la conciencia. El estudio de la astrología puede ser un puente para dar este brinco.

La evolución de un sistema político, así como la evolución del país donde se va a gestar tal sistema, lleva un tiempo considerable. El Hombre y sus civilizaciones han nacido, han vivido y han muerto en este globo terráqueo desde antes de los días de la Atlántida y continuarán haciéndolo por eones por transcurrir. Este libro no tiene la intención de ser un manifiesto político, ya que esto no está al alcance del autor. Su intención es ser una ayuda para el desarrollo de las facultades intuitivas a través del estudio de la astrología.

Dejemos, entonces, tener una visión más cercana al alcance del trabajo astrológico de modo que podamos comenzar a alcanzar esta meta.

Volver a Tabla del Contenido

2

EL ÁRBOL ASTROLÓGICO DEL CONOCIMIENTO Y SUS RAMAS

Soy parte del mar y las estrellas y de los vientos del Sur y del Norte de las montañas y de la Luna y de Marte Y las eras me han lanzado adelante.

Edward H. S. Terry

La astrología y la astronomía se desarrollaron simultáneamente. Los primeros astrónomos-astrólogos (las palabras fueron usadas indistintamente hasta entrado el siglo diez y siete), comenzaron a ver las muchas correlaciones entre el movimiento de los cuerpos planetarios y los eventos subsecuentes en la Tierra. Comenzaron a registrar esos fenómenos celestes y a observar el cielo con sumo cuidado. A través de su habilidad para percibir el curso de los ciclos planetarios, estos estudiosos y sacerdotes también pudieron descubrir el patrón de su relevancia hacia el rey y su país. Esto cinceló más aún el principio contenido en la máxima: Como es arriba, es abajo.

El Hombre científico desarrolló máquinas aún más finas y técnicas para observar con mayor precisión el cielo y notó cambios ocurriendo en el mismo. El Hombre artista, a través de los símbolos, representó las diversas actividades de los planetas y las estrellas y fue capaz de mostrar gráficamente sus peculiaridades y características. El Hombre contador de historias adjudicó a los cuerpos celestes las personalidades de sus dioses que tan aptamente correspondían a las influencias planetarias sobre de él y su mundo.

Junto con el Hombre científico, el Hombre Artista y cercanamente relacionados al Hombre contador de historias, está el Hombre de la filosofía. Es la labor de éste ver la unidad del todo por medio de sus partes constituyentes. Debe explicar sus visiones de tal modo que la Humanidad pueda comprender el significado de las fuerzas que ha manifestado el artista, basado en los descubrimientos del científico y hechos populares a través de las palabras del contador de historias.

Ahora es fácilmente entendible como tantas personas

Has llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrate para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre El Lenguaje de la Astrología

4.3
3 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores