Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Magia: Símbolos y Textos de la Magia

Magia: Símbolos y Textos de la Magia

Leer la vista previa

Magia: Símbolos y Textos de la Magia

valoraciones:
4/5 (7 valoraciones)
Longitud:
174 páginas
2 horas
Editorial:
Publicado:
4 dic 2015
ISBN:
9783959266741
Formato:
Libro

Descripción

En el presente estudio sobre la magia, interesan sobre todo los aspectos lingüístico y semiótico. En el análisis, se parte de la siguiente definición de magia:
La magia es lenguaje y símbolos objetivados para obrar con poder sobre el mundo, por parte de un mago ante el interés particular de un consultante en una comunidad, cuya interacción constituye un sistema.
Esta definición puede descomponerse en sus elementos constitutivos de la siguiente manera:
Magia
Lenguaje
Símbolo
Objeto
Obrar
Poder
Mundo
Mago
Interés particular
Consultante
Comunidad
Interacción
Sistema
El estudio de estos elementos demanda herramientas analíticas específicas así:
1. La lingüística y la semiótica para estudiar la expresión de la magia y sus formas de ejecución.
2. La teoría de la información y sus ciencias implicadas (Dianética y bioenergética), para evidenciar la forma como se alcanza la eficacia en la magia.
3. La teoría de la post-modernidad para dar cuenta de las características escénicas del ritual mágico. El teatro estético de la magia es fundamental para la producción de reacciones emocionales, conducentes a la enfermedad o a la curación por la acción mágica.
4. La teoría de los Actos de Habla y la filosofía de las Formas Simbólicas, para mostrar cómo logra operar la magia con poder sobre el mundo y sus criaturas.
5. La Teoría del Discurso, para establecer la estructura del discurso mágico.
6. La Teoría de los Símbolos, para establecer la estructura simbólica de la magia.
Editorial:
Publicado:
4 dic 2015
ISBN:
9783959266741
Formato:
Libro

Sobre el autor

Luis Carlos Molina Acevedo es Comunicador Social y Magíster en Lingüística de la Universidad de Antioquia, Colombia. Actualmente es Rector de un Colegio Público de Medellín – Colombia. Ha publicado más de veinte libros para las Librerías en Línea, así: En Español: Quiero Volar, El Alfarero de Cuentos, Virtuales Sensaciones, El Abogado del Presidente, Guayacán Rojo Sangre, Territorios de Muerte, Años de Langosta, El Confesor, El Orbe Llamador, Oscares al Desnudo, Diez Cortos Animados, Territorios de la Muerte, La Edad de la Langosta, Del Donjuanismo al Vampirismo Sexual, Imaginaria de la Exageración, La Clavícula de los Sueños, Quince Escritores Colombianos, De Escritores para Escritores, El Moderno Concepto de Comunicación, Sociosemántica de la Amistad, Magia: Símbolos y Textos de la Magia, In English: I Want to Fly, From Don Juan to Sexual Vampirism, The Clavicle of Dreams, The Imaginary of Exaggeration.


Relacionado con Magia

Leer más de Luis Carlos Molina Acevedo

Libros relacionados

Artículos relacionados

Vista previa del libro

Magia - Luis Carlos Molina Acevedo

estudio.

PARTE I: REFERENTES TEÓRICOS

Este texto es una modificación de la tesis de grado Texto y Contexto de lo Mágico, presentada para optar al título de:

Magíster en Lingüística

Universidad de Antioquia

Medellín – Colombia

1991

La modificación está dirigida a darle forma de libro al contenido allí consignado.

Plan de ruta

En el presente estudio sobre la magia, interesan sobre todo los aspectos lingüísticos y semióticos. En el análisis, se parte de la siguiente definición de magia:

La magia es lenguaje y símbolos objetivados para obrar con poder sobre el mundo, por parte de un mago ante el interés particular de un consultante en una comunidad, cuya interacción constituye un sistema.

Esta definición puede descomponerse en sus elementos constitutivos de la siguiente manera:

Magia

Lenguaje

Símbolo

Objeto

Obrar

Poder

Mundo

Mago

Interés particular

Consultante

Comunidad

Interacción

Sistema

El estudio de estos elementos demanda herramientas analíticas específicas así:

1. La lingüística y la semiótica para estudiar la expresión de la magia y sus formas de ejecución.

2. La teoría de la información y sus ciencias implicadas (Dianética y bioenergética), para evidenciar la forma como se alcanza la eficacia en la magia.

3. La teoría de la postmodernidad para dar cuenta de las características escénicas del ritual mágico. El teatro estético de la magia es fundamental para la producción de reacciones emocionales, conducentes a la enfermedad o a la curación por la acción mágica.

4. La teoría de los Actos de Habla y la filosofía de las Formas Simbólicas, para mostrar cómo logra operar la magia con poder sobre el mundo y sus criaturas.

5. La Teoría del Discurso, para establecer la estructura del discurso mágico.

6. La Teoría de los Símbolos, para establecer la estructura simbólica de la magia.

Conceptos básicos

La lingüística y la semiótica aportan elementos para una mirada nueva de la magia. No hemos reflexionado bastante sobre las implicaciones de esta práctica social en nuestro medio. Las explicaciones han sido provistas desde fuera. Levi-Strauss en 1950 planteaba en su Antropología Estructural una visión de la magia en Brasil. Artaud con su viaje a los Taraumaras, hace una aproximación de tipo literario a las prácticas mágicas a partir del peyote en México. Mircea Eliade desde su historia de las religiones ha caracterizado los alcances simbólicos de la magia. Jung hace un psicoanálisis del folclore, incluida la magia. Podría continuarse mencionando nombres para concluir: las referencias a esta actividad en Latinoamérica, han sido externas. Las pocas visiones internas del fenómeno, se han quedado en lo descriptivo y anecdótico, caso Carlos Castañeda en México.

La existencia de la magia se remonta a los orígenes mismos del hombre como ser pensante. Si se observan sus diferentes manifestaciones, a través de la historia, su operación parte de un supuesto básico. Puede formularse como: la magia es lenguaje objetivado por la imaginación para obrar con poder sobre el mundo. Tal supuesto autoriza a hablar de dos discursos. Uno subyace a la magia. Es su esencia misma. El otro la legitima. Así, los elementos fundamentales al abordar el estudio del discurso mágico, son: magia, lenguaje, símbolo en tanto lenguaje objetivado, imaginación, acción en tanto obrar, el concepto de poder dentro de la magia, y la noción de mundo. Estos siete conceptos será el eje de este discurrir.

La magia como acción humana, requiere de un discurso. Éste la sustenta y la designa. Uno de los principales discursos legitimadores de la magia, es el del ocultismo. Es preciso comprender que las teorías en que se fundamenta el ocultismo están ligadas a una manera de pensar de la que nos alejaron Descartes y el pensamiento discursivo (Tondriau, 1966: 13). En las ciencias ocultas (el método) es experimental, intuitivo y, por encima de todo, analógico. Jorge Luis Borges escribió a este respecto: La magia es el coronamiento o la pesadilla de la casualidad, no su contradicción. El milagro no es más habitual en este universo que en el de los astrónomos. Su mundo está regido por todas las leyes naturales y por otras imaginarias (Tondriau, 1966: 14). Es decir, la magia, como todas las demás disciplinas ocultas, se refiere a una forma de pensar. Es opuesta al pensamiento científico, pero no menos coherente.

El fenómeno mágico, además, demanda un acercamiento tanto en su manifestación psíquica, como en su configuración social. En un primer momento se la puede considerar como el proceso psíquico para imponer la presencia alucinatoria de un objeto exterior inexistente (Molina Acevedo, 1990: 48). Pero a esta concepción conviene hacerle algunas precisiones a la luz de nuevas investigaciones. Una caracterización de la magia debe considerar: es una acción social, usa símbolos, usa lenguaje, tiene textos fijos, y precisa del poder, entre otras cosas. Algunos autores, desde diferentes puntos de vista han tratado de precisar la práctica de la magia. Así, para Castiglioni (1947: 315-320), la magia se caracteriza por:

1. Requiere preparación de la atmósfera por medio de acciones, reminiscencia de ritos simbólicos y mágicos.

2. Originarse en fenómenos para ocurrir en el inconsciente.

3. Deriva sus acciones del automatismo motor.

4. Necesita un intermediario, el mago.

5. Deja abierta la posibilidad a espíritus enemigos, quienes pueden entorpecer la acción.

6. Precisa la incorporación de un deseo en forma objetiva.

Esta visión ofrece un panorama amplio y no estrecho como el de Levi-Strauss, fundamentado sólo en la creencia:

No hay razón, pues, para dudar de la eficacia de ciertas prácticas mágicas. Pero al mismo tiempo se observa que la eficacia de la magia implica la creencia en la magia, y que ésta se presenta en tres aspectos complementarios: en primer lugar, la creencia del hechicero en la eficacia de sus técnicas; luego, la del enfermo que aquél cuida o de la víctima que persigue, en el poder del hechicero mismo; finalmente, la confianza y las exigencias de la opinión colectiva, que forma a cada instante una especie de campo de gravitación en cuyo seno se definen y se sitúan las relaciones entre el brujo y aquellos que él hechiza (1969: 152).

No basta la creencia para explicar la complejidad de la magia. El modelo del mundo de una comunidad, se disgrega a su vez en modelos individuales. Mediante la interacción social son transformados o ajustados. Por eso la magia debe ser vista como un sistema social bastante complejo.

El sistema mágico

Una excelente forma de entender la operatividad de la magia, es verla como un sistema. Para establecerlo resulta interesante seguir las líneas introductorias de Ignacio Gómez de Liaño en Bruno (1982: 224). Sostiene, la empresa mágica emprendida por Giordano Bruno, engloba técnica-escritura-cuerpo-espectro. Con algunas modificaciones, puede establecerse a éstos como los elementos del sistema mágico a la luz de conceptos recientes, así:

Técnica  Lenguaje  Mago  Numen  Consultante + Colectividad.

La activación de este sistema, se dirige a reinventar y reencontrar el mundo del paciente, también de su comunidad, mediante la redescripción y la reinterpretación.

La técnica dentro del sistema mágico está compuesta por una cantidad de procedimientos y prescripciones para utilizar los instrumentos mágicos. En la jerga propia de este discurso, conforman la ‘cocina mágica’, dentro de la cual también se cuentan los componentes para la preparación de compuestos mágicos. Es interesante señalar cómo desde un sistema como la ciencia, se considera a esta técnica un simple artificio.

El lenguaje actúa como medio para operar poder sobre el mundo. A la vez es el medio para vincular las fuerzas sobrenaturales al acto mágico. Está caracterizado por su petrificación o fijeza en ‘fórmulas mágicas’, ‘recetas’, ‘secretos’ y ‘oraciones’, donde se conserva inmutable. Se basa en la expresión del lenguaje primero, el de la creación del mundo brotado del aliento de Dios. La tradición considera, si cambia, perderá su eficacia.

En su forma primera, tal como fue dado por Dios a los hombres, el lenguaje era un signo absolutamente cierto y transparente de las cosas, porque se les parecía. Los nombres estaban depositados sobre aquello que designaban, tal como la fuerza está escrita en el cuerpo del león, la realeza en la mirada del águila y tal como la influencia de los planetas está marcada sobre la frente de los hombres: por la forma de la similitud (Foucault, 1984: 44).

El mago soporta la técnica y el lenguaje. Recibe la fuerza del numen para actuar como punto de enlace entre el consultante y la colectividad. Es la parte realmente física del sistema donde permanece y se transforma la magia, es el microcosmos donde se repite el macrocosmos. Para Foucault: Si se interroga al saber del siglo XVI en su nivel arqueológico, -es decir, en lo que lo ha hecho posible-, aparecen las relaciones entre el macrocosmos y microcosmos como un simple efecto superficial (1984: 40). Debe agregarse, antes de la magia entrar a conformar la episteme de la semejanza, este fue y sigue siendo el modo de pensar en la acción mágica donde quiera se manifieste.

Pero más allá de la presencia, el mago lo es por el poder sobrenatural. Lo puede manejar y controlar. Eso hace, se diferencie de los demás hombres. No todos los miembros de la comunidad puedan llegar a ser magos en el sentido profesional del término o de la distribución social del trabajo. Este aspecto del poder rescatado por la teoría sociológica de la magia, es fundamental en el análisis del discurso mágico. Una teoría puramente demonológica de la magia no alcanzaría a explicar el poder de los magos, la virtud de las palabras, la eficacia de los gestos, la potencia de la mirada, de la intención, de la fascinación de la muerte (Cazenueve, 1971: 139).

El numen es la fuerza extra, precisada por el mago para operar. Se fundamenta en el principio: todo cuanto está arriba, en el macrocosmos, se encuentra en el microcosmos, en el hombre. En este principio radica la esencia del poder para obrar sobre el mundo. Consiste en el proceso de vincular las fuerzas macro mediante rituales determinados. El numen ha recibido múltiples nombres, ‘aura’, ‘astral’, ‘cuerpo plásmico’, ‘biocampo’, ‘magnetismo animal’ entre otros. A este principio acude la magia para explicar sus procedimientos, su eficacia y razón de ser.

Los rasgos constantes del simbolismo numinoso son los de lo insólito, lo anormal, lo excepcional. Eso explica la costumbre de las comunidades de seleccionar al oficiante de mago de entre las personas sobresalientes del común. Los preferidos, son los limitados físicos o con rasgos físicos poco armónicos. Para Cazaneuve (1971: 137-146), las potencias numinosas manejadas por el mago pueden especificar ese margen de lo imprevisible. El destino humano no se reduce a reglas. Cuando se manifiesta, siempre en un mismo sentido -buena o mala suerte-, el hombre común lo considera revelador de una fuerza extraña -buena o mala suerte-. Se llega al reconocimiento por parte del hombre de algo sobrenatural. Su suerte no depende ya de la acción natural.

El consultante es la excusa o la razón de ser para la activación de la magia como sistema social. Por él se pone en juego la técnica, el lenguaje objetivado y

Has llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrate para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre Magia

4.0
7 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores