Disfruta de este título ahora mismo, y de millones más, con una prueba gratuita

A solo $9.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Las ciencias ocultas

Las ciencias ocultas

Leer la vista previa

Las ciencias ocultas

valoraciones:
4.5/5 (5 valoraciones)
Longitud:
217 páginas
3 horas
Editorial:
Publicado:
Oct 1, 2012
ISBN:
9788431554149
Formato:
Libro

Descripción

Ocultismo, brujería, magia… ¿Quién no se ha sentido atraído por este misterioso mundo, extraño y desconocido? Los talismanes, los ritos, los sortilegios, los hechizos… palabras mágicas de las que nos gustaría descifrar su verdadero significado. Aquí tiene un libro que responderá a todas sus expectativas. Gracias a él descubrirá todo lo que, durante mucho tiempo, sólo estuvo al alcance de algunos iniciados: la magia del amor, el espiritismo y los instrumentos mágicos. Además, podrá conocer la composición de los elixires y los filtros, y la maravillosa historia de la magia.
Editorial:
Publicado:
Oct 1, 2012
ISBN:
9788431554149
Formato:
Libro

Sobre el autor


Relacionado con Las ciencias ocultas

Libros relacionados

Artículos relacionados

Vista previa del libro

Las ciencias ocultas - Mirella Corvaja

VECCHI

Prólogo

Si bien la alquimia y la brujería han experimentado un desarrollo diferente a lo largo de la historia, siempre han sido definidas como prácticas que permiten ponerse en contacto con el diablo y el mundo de los infiernos. Lo más conveniente es examinar por separado sus respectivas evoluciones.

La alquimia nació en el siglo I d. de C. en los círculos helenísticos del antiguo Egipto. Las obras alquímicas más antiguas que han llegado hasta la actualidad están firmadas por el filósofo Demóstenes de Abdera; teniendo en cuenta la amplitud de las investigaciones especulativas que caracterizan el periodo helenístico, no es de extrañar que la alquimia, que más adelante se confundiría con la charlatanería, fuese entonces practicada por los filósofos. Hermes, Agathodaemon, Isis y María la Judía escribieron obras alquímicas. A esta última debemos una primera definición, ciertamente muy poética, del nacimiento y los objetivos de la alquimia. En Litera de corona et natura de creatione narra la historia de una mujer que tuvo siete hijos, los siete metales, dos de los cuales se convirtieron en reyes, el oro y la plata, y los otros fueron pobres y miserables. Uno de estos últimos se quejó un día a su madre de su triste suerte y le pidió que le ayudase a alcanzar la condición de sus dos hermanos nobles. Su madre le enseñó, al igual que al resto de sus hermanos «viles», la forma de fundirse en minúsculas partículas para que, reintegrándose en el seno materno, pudiera alcanzar la perfección. La alegoría es clara: la alquimia, la madre, descompone los metales viles y los recompone en la piedra filosofal, clave de la ciencia y la sabiduría.

Los alquimistas suelen utilizar un lenguaje simbólico para referirse a los metales. Zósimo el Panopolita, que vivió en el siglo III d. de C., no sólo les atribuye vida (hilozoísmo), sino también sexo. Al mezclar cobre y magnesio con otras sustancias se obtiene, tras una larga «gestación», un nuevo conglomerado de materia.

La relación entre la fuerza física y el espíritu materializado permite comprender el vínculo que existe entre la alquimia y el espiritismo; en realidad, este no es más que la concretización de las fuerzas psíquicas a través de un médium.

La sociedad moderna orienta al hombre hacia el desarrollo de la técnica, más que hacia la reflexión interior, lo cual explica el desinterés actual por estas artes tan especiales. Por el contrario, la filosofía y la religión orientales han favorecido desde los tiempos más remotos un grandioso progreso, paralelo a la influencia de la cultura oriental sobre la griega; en realidad, las artes mágicas fueron cultivadas sobre todo en Mesopotamia, Persia, Grecia, Egipto y, posteriormente, el Imperio romano. A modo de ejemplo, Plutarco describió la visión del mundo de los espíritus experimentada por un tal Testapio de la siguiente forma: «Mientras su pesada alma se desprendía de su cuerpo, vio que las almas de quienes morían se elevaban del suelo y formaban una especie de esfera luminosa que permitía a los difuntos continuar su camino sobre esta tierra con una apariencia humana»; más adelante, añade: «No todas las almas se elevaban de la misma forma; algunas permanecían suspendidas en los aires, maravillosamente resplandecientes para, al cabo de un instante, desaparecer en las alturas sublimes; otras daban vueltas como una peonza y subían y bajaban alternativamente con movimientos confusos en medio de un diluvio de colores». Testapio no conocía a la mayor parte de los difuntos, sólo entrevió a dos o tres parientes a los que intentó acercarse para hablarles, pero estos no lo oyeron, porque no tenían un alma completa y se hallaban en un estado de insensibilidad que les impedía cualquier tipo de contacto. «Al principio, giraban en círculo con los otros espíritus de su condición y hacían resonar unos versos extraños donde la alegría se mezclaba con el dolor».

Existe una similitud asombrosa entre el relato de Plutarco y el de la Demonomanía de Bodin; también podemos encontrar parecidos de este tipo en textos de otros autores antiguos, desde Aristóteles y Aulo Gelio hasta Nostradamus, y en los más recientes de Gauss, Borinsky y Ferdinand J. M. de Waele.

Los químicos alemanes de siglo XIX pensaban que la alquimia y el espiritismo eran fruto de errores humanos. Dante, en La divina comedia, considera que los alquimistas son meros impostores y su arte, algo parecido a un pecado: los encierra en la décima fosa de los infiernos junto a su discípulo Capochio Senese, que corrompió los metales mediante prácticas alquímicas, y Griffolino d’Arezzo, «que practicó la alquimia». Petrarca, en De remediis utriusque fortunae, afirma que el espiritismo no es más que «humo, cenizas, suspiros, palabras, mentiras e injurias».

Desde siempre, y por supuesto todavía en la actualidad, el espiritismo y la magia han sido materia de estudio. Este libro extrae la sustancia de las investigaciones realizadas y expone cómo, cuándo y por qué realizar experiencias mágicas. Para que estas den buenos resultados, se requiere tener el espíritu libre de todo pecado y poseer una fuerte voluntad: sólo reuniendo estas condiciones incluso el hombre moderno podrá alcanzar los objetivos fijados.

Prólogo a la presente edición

Lo irracional forma parte integrante de la naturaleza humana. Ni los científicos ni los racionalistas han logrado detener la amarga búsqueda que desde tiempos inmemoriales han llevado a cabo los hombres para saber en qué consistirá el mañana. Todos los medios son lícitos: astrología, cartomancia, quiromancia, radiestesia, rabdomancia, runas adivinatorias, televidencia, premonición, telehipnosis, en otras palabras, ciencias ocultas.

Estos fenómenos paranormales y métodos adivinatorios no son privilegio de una sola clase social, más bien todo lo contrario. Desde el oráculo de la Sibila hasta los astrólogos «mediáticos», todas las grandes figuras han buscado a menudo refugio, es decir, una forma de seguridad, en los oráculos de los videntes, cuya técnica o «ciencia» no sabríamos si calificar de justa, aleatoria, poética o quimérica. Con el ocultismo, todo el mundo intenta comprender las motivaciones que llevan a los hombres a abandonar el mundo de lo real o el camino de lo racional para dirigirse hacia la zona libre de lo desconocido donde se describe el futuro mediante rituales mágicos, tan frecuentes durante la Edad Media (prácticamente todos los ritos que aparecen en este libro ya no se utilizan en la actualidad).

¿Quién no recuerda a Alejandro y el oráculo del oasis de Siwa, a san Rémi frente a la hoguera infernal o a Gerbert, el papa mágico? Todos conocemos los vínculos entre Catalina de Médici y Nostradamus, o la historia de Montespan y los filtros consagrados en misas negras. Pero ¿qué podemos aportar a estas prácticas, además de nuestros conocimientos científicos?

Con el ocultismo penetramos en el corazón del mundo oscuro, prohibido o misterioso de una realidad denominada escondida. Al tomar unos caminos diferentes de los trazados por la ciencia tradicional, este nuevo enfoque confunde frívolamente lo sagrado y lo profano, lo físico y lo metafísico, lo real y lo imaginario. Desde la cábala hasta la alquimia, pasando por los meandros del la francmasonería y el catarismo, se dejan de tomar en consideración los campos del conocimiento escondido cuyas claves pertenecen a un pequeño número de iniciados…

Estrechamente unido al imaginario colectivo, el ocultismo (las ciencias ocultas) florece en favor de las crisis de Estado, los periodos de duda o los movimientos revolucionarios. Su forma de funcionamiento contiene más un reflejo religioso que un método experimental. Aparece también como un atajo de lo real o una respuesta irreflexiva a las sempiternas preguntas relativas a la creación o a nuestros orígenes. El ocultismo, que difiere del esoterismo porque este pone el acento en el campo todavía inexplicado de lo real, se sale del marco de la ciencia…

Ya en la Antigüedad grecorromana, los misterios de Eleusis proponían otra captación de la realidad que respondiese más a las aspiraciones personales de los hombres. Gozaron de un gran prestigio en toda la península griega, pues se suponía que abrían la puerta de la inmortalidad. Algunos, mediante ritos de purificación, evocaban un mundo oscuro y perfecto reservado sólo a los iniciados. Los encontramos en este libro de Mirella Corvaja, como parte integrante de las relaciones más extrañas con la sangre: la sangre del cráneo, la del colgado en la Edad Media, los más singulares filtros de amor… De alguna manera, los movimientos ocultos o las corrientes místicas que salpican los dos mil años cristianos tienen su origen en la misma lógica. Lejos del campo experimental de los laboratorios de física, química o incluso biología, el ocultismo se erige a partir de la certeza o postulado de los presupuestos filosóficos sobre la verdadera naturaleza del universo y los orígenes del hombre. Y para finalizar, sólo los iniciados tienen acceso a las herramientas necesarias. Dicho de otra forma: la permanencia del secreto es indispensable para la supervivencia del mito. Con las ciencias ocultas se cierra de nuevo la era de las incertidumbres, las hipótesis y las experiencias… Recurrir al conocimiento de las ciencias ocultas, incluidas las prácticas olvidadas, es interesarse por el futuro, por querer conocerlo. Se permitirá que un viejo filósofo transmita su sabiduría, sin rechazarlo sistemáticamente. Pues conocerse uno mismo requiere otros ejercicios que empiezan con el propio análisis psicológico, que conlleva unos riesgos que no hay que desdeñar. Por consiguiente, la alquimia, los filtros, la piedra filosofal, por lo que han representado en la historia (este es el objeto del presente libro), pueden constituir una forma de aprehender la vida, incluyendo una dosis de viveza de espíritu, sobre todo si se tiene el valor de comparar lo anunciado con lo constatado. Al fin y al cabo, nadie ignora que el azar preside nuestro destino…

GUY LES BAUX

PRIMERA PARTE

LOS RITOS MÁGICOS

El espiritismo

Con el fin de ahuyentar el miedo a la muerte, todos los pueblos, incluso los más primitivos, han inventado un reino supraterrenal poblado por sus seres más queridos, a los que esperan ver de nuevo algún día.

La fe en la supervivencia del alma responde igualmente a una exigencia íntima de justicia. No cabe duda de que subsiste una gran inquietud y pensamos que precisamente ahí se halla la génesis de la doctrina que vamos a tratar a continuación, el espiritismo, una suma de fórmulas, exorcismos y sacrificios que durante las reuniones de iniciados permiten interrogar a los difuntos, que contestan preguntas relacionadas con el futuro (efectivamente, se cree que los espíritus poseen dotes clarividentes).

Mediante las prácticas espiritistas también es posible dirigirse a demonios, magos y brujas. Pensemos en el hecho de que el diablo y su corte son los señores de esa morada infernal de donde, más fácilmente que las beatitudes celestes, proceden los espíritus de los difuntos; por esta razón, hemos incluido en el espiritismo las prácticas de la magia negra, que ponen directamente en contacto a los hombres con los poderes de las tinieblas.

Fórmulas para evocar a los espíritus

Pronuncie la frase «Dei mieisjesquet benedo efet douvema enitemaiis» delante de un candelabro colocado en el alféizar de una ventana cuando, a medianoche, lo bañe el claro de luna.

Después de esa invocación aparecerán varios espíritus, a los que debe pedir lo siguiente: «Haced que comparezca delante de mí… [nombre de la persona que quiere evocar] para que pueda conversar con él (o ella)».

Evoque al diablo, que hará que vea al espíritu deseado, mediante la fórmula «El Ehome Etrha Ejell Aster E Jech Aster Ehome Aster». Inmediatamente después, dibuje una figura como la de la imagen en un pergamino nuevo, quémelo en la llama de una vela amarilla, recoja las cenizas y colóquelas en el centro de un círculo. Entre dentro y haga tres veces la señal de la cruz al revés, es decir, con la mano izquierda; aparecerá de inmediato el espíritu que ha invocado.

He aquí un método clásico para evocar a los espíritus: los participantes se colocan en círculo alrededor de una pequeña mesa de tres patas y forman una cadena juntando el dedo pulgar con el meñique del compañero. Luego apoyan las manos sobre la mesa; una vez alcanzada la unidad necesaria, que se manifiesta mediante un hormigueo en la punta de los dedos, se alzan las manos; se observará que, casi de inmediato, la mesa se levanta siguiendo los movimientos de los presentes. Cuando vuelva a bajar, se podrá iniciar la invocación mágica. Si la mesa da dos vueltas sobre sí misma hacia la derecha, significa que se niega a evocar a los espíritus, pero si, por el contrario, las da hacia la izquierda, con toda seguridad el espíritu aparecerá en seguida.

Es en este momento cuando se plantea el problema de determinar la edad, el sexo y la personalidad del espíritu evocado. Hay dos posibilidades: o bien el espíritu se materializa en un objeto, o bien aparece bajo la forma de un ectoplasma (sustancia blanquecina y evanescente en la que se encarna el espíritu), pero es imposible que adopte una forma humana. Si se manifiesta por mediación de un objeto, habrá que contentarse con hacerle preguntas cuyas respuestas pueden reducirse a golpes contra la puerta de la estancia donde tiene lugar la sesión: un golpe tendrá sentido afirmativo, y dos, negativo. El ectoplasma, en cambio, puede ofrecer respuestas escritas en alfabeto supraterrenal; en efecto, contestará con símbolos, que es necesario interpretar, o mediante signos alfabéticos diferentes de los que conocemos. Veamos un ejemplo:

Cuando el espíritu se personifica, es posible plantearle preguntas directamente. Recordemos, por ejemplo, la materialización bajo forma humana que tuvo lugar durante una sesión celebrada en los laboratorios de una comisión de estudios de Santos. Eran más o menos las nueve de la mañana. La estancia medía 10 × 11 m y se hallaba en el altillo de una planta baja; las ventanas estaban protegidas con gruesas barras de hierro y, para asegurar que no había ningún truco, se examinaron una a una las tablas del parqué. Se comprobó que todo era correcto. Sólo había una manera de entrar en la sala: atravesando las paredes, además, por supuesto, de utilizando la puerta, sólidamente fijada al muro. El médium que oficiaba, Mirabelli, estaba sentado en una silla y de repente palideció. Fue la señal del principio del trance. Parecía que sus ojos se salían de las órbitas, se contorsionaba como si lo estuvieran estrangulando y sudaba copiosamente. De pronto, se oyeron tres golpes en una de las mesitas que había en la sala y una voz infantil exclamó: «¡Papá!». Uno de los presentes se turbó de forma extraña y luego, roto por la emoción, declaró que reconocía la voz de su hija fallecida tiempo atrás. Mientras todos esperaban angustiados, la silueta de la niña apareció al lado del médium; su padre abandonó

Has llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrate para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre Las ciencias ocultas

4.6
5 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores