Encuentra tu próximo/a libro favorito/a

Conviértase en miembro hoy y lea gratis durante 30 días
La Coartada del Multimillonario #2: El Contrato

La Coartada del Multimillonario #2: El Contrato

Leer la vista previa

La Coartada del Multimillonario #2: El Contrato

valoraciones:
3/5 (1 clasificación)
Longitud:
124 página
2 horas
Editorial:
Publicado:
Jul 31, 2015
ISBN:
9781507116685
Formato:
Libro

Descripción

William Henry Harper no está feliz por último plan de su madre para reestructurar su imagen. Aún así, está seguro de que puede deshacerse de las mujeres que han sido contratadas para ser sus novias falsas — todo lo que tiene que hacer es tener un poco de paciencia y saber todos los esqueletos en su armario. Pero cuando ella lo salva de la policía, la prensa, y sus propios demonios internos, ¿va a dejarla ir tan rápido?

Alexa Romo no se alegra de que Rebecca le esté chantajeando, no importa las ventajas que tiene ser la novia de un multimillonario. Tiene la confianza de que los Harpers tienen sus propios secretos, y aún más seguro de que si sólo pudiera descubrirlos, podría usarlos contra sus captores. Pero cuando se encuentra cayendo en la fantasía, ¿será capaz de traicionar a esta familia por su propia cuenta?

La Coartada del Multimillonario: El Contrato lleva la intriga a un nivel completamente nuevo. Esta novela de serie es de 27.000 palabras, o alrededor de 140 páginas impresas. Recomendado para adultos maduros edades 18+.

Editorial:
Publicado:
Jul 31, 2015
ISBN:
9781507116685
Formato:
Libro

Sobre el autor


Relacionado con La Coartada del Multimillonario #2

Libros relacionados

Vista previa del libro

La Coartada del Multimillonario #2 - Maddy Raven

COPYRIGHT

TITULOS DISPONIBLES DE MADDY RAVEN

DISPONIBLE el 2014 de Maddy Raven:

De la serie El Despertar de la Belleza:

•  La Reina y la Miel (El Despertar de la Belleza #1)

•  Las Princesas y sus Zapatillas (El Despertar de la Belleza #2)

•  El Ataúd y el Beso (El Despertar de la Belleza #3)

•  El Caballero y su Hermano (El Despertar de la Belleza #4)

•  La Novia y la Negrura (El Despertar de la Belleza #5)

•  La Princesa y la Corona (El Despertar de la Belleza #6)

•  La Hermana y los Siete (El Despertar de la Belleza #7)

•  El Cuervo y el Acertijo (El Despertar de la Belleza #8)

De la serie La Coartada del Multimillonario:

•  La Proposición (La Coartada del Multimillonario #1)

•  El Contrato (La Coartada del Multimillonario #2)

•  El Escandalo (La Coartada del Multimillonario #3)

¡Recibe actualizaciones cuando salgan nuevas historias y novelas!

http://www.maddyraven.com/free-novels/

ALEXA

ALEXA quedó mirando las paredes empapeladas con elegancia de la sala de estar que, en solo unas horas, se habían convertido en su prisión. Peor aún , una prisión de su propia creación,. Ahora que había dado su testimonio—o, por lo menos, la versión de Rebecca de su testimonio— ella tenía todo pero selló su destino como coartada de Will.

Le había contado todos los hechos a la policía—aparte de los detalles de donde y como exactamente había encontrado a Will. Aunque aseguró que había pasado toda la noche con él, la verdad era que no podía dar fe de su paradero entre el momento en que lo dejó con Vivian en los ascensores del hotel y la hora que lo encontró desmayado y desnudo en el pasillo.

Alexa se paró del sillón y se paseó en pasos cortos. Estar sola por mucho rato sin saber que sería de ella estaba empezando a pasar factura. Ella se retorció las manos y trató de calmar su respiración mientras preguntas desagradables invadieron cualquier sensación de serenidad que podría haber quedado.

¿Él durmió con Vivian? Ella no sabía. ¿Se desmayó antes o después de que Vivian fue asesinada? No había forma de saberlo. Sabía que Will no era un asesino—lo sabía en sus entrañas—pero ¿si su  mentirita obstruía de un modo la justicia y le hacía más difícil a la policía encontrar al verdadero asesino de Vivian?

Había oído hablar de retraer una declaración de las películas, pero las ramificaciones legales de lo que estaba haciendo apenas había cruzado su mente. Hasta ahora. ¿Podía meterse en problemas por esto? Le estaba mintiendo a la policía, y si resultaba que Will recordaba algo importante de esas horas perdidas, las autoridades sabrían que les había mentido para protegerlo.

Alexa cruzó una de las ventanas y contempló la extensión de la hierba espesa y árboles bien cuidados que formaban el patio lateral, aunque el paisaje parecía una inmensa mancha verde. Más de mil pensamientos volaron por su mente a máxima velocidad.

¿Y si ella no podía confiar en Rebecca? ¿Y si el único propósito de Rebecca era salvar a su hijo, a pesar de los transeúntes inocentes que se interponían en el camino? ¿Y si estaban ocupados acusando a Alexa de asesinato mientras ella se aisló durante el interrogatorio?

El pensamiento cruzó su mente más de una vez cuando la policía la interrogó. Casi se retractaba del trato y confesaba toda la verdad—que ella no era la coartada de Will, que no sabía dónde estuvo cuando lo encontró—pero la amenaza de Rebecca ardía en su mente. Rebecca era la única persona en el mundo fuera de su familia que sabía su secreto—  secreto que había pasado toda su vida escondiendo mentira tras mentira mientras ella formaba su identidad. Sabía que si no se quejaba, Rebecca no vacilaría en decirle a todo el mundo su secreto. Toda su vida sería desentrañada con el poder de unas pocas palabras.

No, Rebecca no le había dado opción... no cuando ocupó el secreto que podría rasgar Alexa lejos de todo lo que había conocido, un secreto que Alexa mantendría a cualquier costo. Sin importar como se sentía mintiéndole a las autoridades, estaba a merced de la familia Harper.

Les pertenecía.

Las puertas de la sala de estar se abrieron, sacudiendo a Alexa de sus pensamientos. Ella dejó caer la mano, sin saber que incluso había estado mordiéndose las uñas en su inquietud.

Elaine, la consejera de relaciones públicas de Rebecca, estaba en la puerta, con los brazos cruzados, impaciente.

Sus abogados la verán ahora, dijo ella fríamente.

A Alexa no le importaban los abogados. Al menos, no le importaba la abogada que Rebecca le presentó después de que ella le informó sobre los detalles de lo que sería su declaración. Timothy Brown se había unido a ella durante la interrogación ayúdala a mantener su historia. O, como Alexa adivinó, para asegurarse que su versión de los hechos encajaba con las instrucciones de Rebecca. Él era una sorprendente fuente de comodidad, y cuando la policía explicó que estarían en contacto, se sintió agradecida por su presencia. Con su ayuda, la policía le había creído, y eso era lo que importaba. Por ahora.

Ella cruzó la habitación, ignorando la sonrisa que parecía estar pegada permanentemente en el rostro de Elaine, y la siguió al piso de arriba. Pasaron por lo que creyó que eran dormitorios, pero en cambio resultó ser una serie de salas de juntas ejecutivas. Ella nunca antes había visto una serie de oficinas como esas en el segundo piso de una casa. Solo trabajo y nada de diversión, reflexionó, concluyendo que los dormitorios estaban un piso más arriba.

Las habitaciones estaban cerradas con vidrio a prueba de sonido, dando el efecto impar de ser capaz de ver pero no escuchar lo que estaba pasando detrás de las paredes transparentes. Mientras ella pasaba por otra oficina, dio un vistazo adentro para ver a Will, con el rostro enrojecido por la ira, de pie en frente de su padre, que gesticulaba con la misma ferocidad. Rebecca estaba calmadamente entre ellos, mirando brevemente para atrapar la mirada de Alexa y asintiendo con la cabeza en reconocimiento sutil mientras pasaba.

Casi ahí, dijo Elaine, en esa falsa voz alegre que Alexa recordaba de antes, cuando Rebecca sin contemplaciones la despidió de su reunión. Ella sonrió, preguntándose lo frustrante que se sentiría—trabajar para alguien por años y aún no ser de confianza—pero después se mordió el labio. Ella también era prescindible.

No lo olvides, se regañó. Si quería sobrevivir, nunca podría olvidar su verdadero lugar en la familia Harper. Sin importar lo cerca que estuvo de ser miembro de ella, Rebecca la estaba usando. Era parte del personal, no del mundo de ellos. El tiempo que pasara con Will sería tratando de navegar hacia el plan secreto de su madre iría mucho mejor si recordaba eso.

Elaine dejo la puerta abierta al final del pasillo. Alexa miró más allá del cristal para ver a varios hombres y una mujer solitaria sentada en silencio alrededor de la mesa de conferencias. Alexa reconoció a Timothy Brown pasando papeles en un final, pero los otros eran un misterio.

Elaine chasqueó la lengua e hizo un gesto impaciente a Alexa para entrar en la habitación, cerrando rápidamente la puerta detrás de ella. Timothy Brown le dio una sonrisa áspera mientras señalaba la única silla disponible—en medio del grupo.

Toma asiento. Aquí están los papeles que necesitas firmar.

Le paso una tremenda carpeta a la mujer a su izquierda. Alexa titubeó, luego se bajó a la silla.

Mi nombre es Julie, dijo la mujer, ubicando el paquete en frente de Alexa. Estamos aquí para representarla en el asunto de  su relación con la familia Harper, como Rebecca discutió con usted hace un rato.

Alexa frunció el ceño y miró a la gruesa pila de papeles que estaban desordenados con stickers 'firma aquí'. ¿Esto es sobre la coartada?

Los hoyuelos rechonchos en las mejillas de Julie crudamente contrastaban su pulido aspecto profesional, que sin duda había sido comprado mediante los miles de dólares que probablemente le pagaban por hora. Pero tenía una sonrisa amable que relajaba a Alexa.

Y el resto, dijo Julie. Tim gestionará la parte procesal de sus asuntos legales, mientras yo voy a estar gestionando su acuerdo personal con Rebecca.

El estómago de Alexa se hundió. Rebecca Harper no sólo iba a tomar su palabra de que iba a prometer su lealtad a Will y ayudar a salvar la herencia de su hijo. ¿Por qué lo haría? Iba a querer un contrato, uno que dicte su acuerdo en términos precisos—y eso probablemente detallaba estipulaciones que ni siquiera habían discutido aún. Sin darse cuenta de que iba a ser una emboscada, Alexa leyó por encima a través de las páginas, sin comprender ninguna.

¿Quiere que revise el contrato? preguntó Julie, deslizando los papeles hacia ella. Parecía preocupada, como si finalmente se diera cuenta que Alexa no sabía que contenían esas páginas.

Por favor, dijo ella.

"El contrato está basado

Has llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrate para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre La Coartada del Multimillonario #2

3.0
1 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores