Disfruta de este título ahora mismo, y de millones más, con una prueba gratuita

Gratis por 30 días. Luego, $9.99/mes. Puedes cancelar cuando quieras.

Cuentos Bilingues - El cuento de Cleopatra (Español - Francés)

Cuentos Bilingues - El cuento de Cleopatra (Español - Francés)

Leer la vista previa

Cuentos Bilingues - El cuento de Cleopatra (Español - Francés)

Longitud:
99 páginas
1 hora
Editorial:
Publicado:
Mar 7, 2015
ISBN:
9781310359354
Formato:
Libro

Descripción

Nuestra nueva marca de libros de relatos cortos y traducciones bilingües ofrece a los lectores con distintos niveles de francés el placer de aprender un idioma y disfrutar del proceso de aprendizaje. Nuestros excepcionales relatos se inspiran en personajes históricos y se han escrito en lenguaje moderno, acercándolos a nuestra época y a nuestras vidas. Pueden disfrutar de nuestros libros los lectores de todas las edades.

Editorial:
Publicado:
Mar 7, 2015
ISBN:
9781310359354
Formato:
Libro

Sobre el autor


Vista previa del libro

Cuentos Bilingues - El cuento de Cleopatra (Español - Francés) - Redback Books

Cuentos Bilingues

El cuento de Cleopatra

Español - Francés

Smashwords Edition

ISBN 9781310359354

Redback Books

www.redback-books.com

Nuestra nueva marca de libros de relatos cortos y traducciones bilingües ofrece a los lectores con distintos niveles de francés el placer de aprender un idioma y disfrutar del proceso de aprendizaje. Nuestros excepcionales relatos se inspiran en personajes históricos y se han escrito en lenguaje moderno, acercándolos a nuestra época y a nuestras vidas. Pueden disfrutar de nuestros libros los lectores de todas las edades.

Copyright © 2015 Redback Books

ISBN 9781310359354

Illustration v. Anna Furashova

All rights reserved.

L’histoire de Cléopâtre

El cuento de Cleopatra

La route menant au camp de Jules César était inégale et pleine de nids-de-poule.

La calzada hacia el campamento de Julio César era irregular y estaba llena de baches.

Je faisais des bonds à l’arrière du véhicule comme un sac rempli de chiffons.

Yo iba dando botes en la parte trasera del carro como un saco lleno de trapos.

Comment se fait-il qu’une reine d’Egypte, dirigeante d’une des civilisations les plus avancées de notre époque, puisse se retrouver dans une situation pareille ?

¿Cómo es posible que la Reina de Egipto, gobernante de la civilización más avanzada de nuestros tiempos, se encuentre en tales apuros?

Me voici donc enroulée dans un tapis persan, coincée entre des sacs de graines, une caisse pleine de légumes et une dizaine de cages avec des poules qui gloussent.

Ahí estaba yo, envuelta en una alfombra persa, bien apretujada entre sacos de grano, una caja de verduras y una docena de jaulas con gallinas cacareando.

Comment en suis-je exactement arrivée là ?

¿Exactamente cómo había llegado hasta aquí?

J’ai fermé mes yeux un moment et ai laissé mon esprit s’égarer dans les mémoires de temps meilleurs.

Cerré los ojos por un momento y dejé que mi mente vagase por recuerdos de épocas mejores.

A travers la fenêtre de ma chambre, je pouvais voir la magnifique ville d’Alexandrie dans toute sa splendide gloire

A través de la ventana abierta en mi habitación podía ver la hermosa ciudad de Alejandría en toda su espléndida gloria.

Au-delà de la ville, en mer, un grand phare se trouvait sur l’île de Pharos, qui guidait de nombreux navires dans notre port.

Más allá de la ciudad, y en medio del mar, un alto faro en la isla del Faraón guiaba a los muchos barcos que entraban en nuestro puerto.

Le phare était fait de marbre blanc.

El faro estaba hecho de mármol blanco.

Il avait une hauteur de cint-cinquante mètres.

Era de ciento cincuenta metros de altura.

Les marins affirmaient qu’ils pouvaient l’apercevoir à cinquante kikomètres à la ronde.

Los marineros aseguraban que podían verlo, ahí situado, desde cincuenta kilómetros de distancia.

La vision de cette magnifique ville avec ses larges rues et ses bâtiments hauts me coupait le souffle.

Las vistas de esta estupenda ciudad, con sus anchas avenidas y grandes edificios, me quitaban la respiración.

Cette ville avait été fondée par Alexandre le Grand et désormais m’appartenait !

Ésta era la ciudad que Alejandro Magno había construido, ¡y ahora era mía!

J’ai dû me pincer pendant un instant pour me changer les idées.

Tuve que pellizcarme por un momento para despejar mi mente.

Tout s’était passé très rapidement et maintenant, à dix-huit ans, j’étais devenue la Reine, la grande Pharaonne d’Egypte.

Había sucedido todo tan rápidamente y ahora, con apenas dieciocho años de edad, me había convertido en Reina, la gran Reina-faraón de Egipto.

Soudainement, mes pensées ont été interrompues par un mouvement à la porte de ma chambre.

De repente, mis pensamientos fueron interrumpidos por el sonido de un movimiento en la puerta de mi habitación.

Mes servantes étaient arrivées.

Mis sirvientes habían llegado.

Elles venaient pour me vêtir d’habits qui convenaient à mon statut de Pharaonne.

Estaban aquí para vestirme en mis nuevas ropas, dignas de mi estatus de Reina-faraón.

Lorsque j’ai remarqué des tissus de couleurs vives parmi les vêtements, les servantes m’ont brièvement rappelé ma nouvelle position.

Cuando vi el tejido de llamativos colores entre las prendas de vestir, mis sirvientas me hicieron recordar rápidamente mi nueva posición.

"Uniquement les femmes du peuple portent du blanc, ma Reine.

"Solo las mujeres comunes visten de blanco, mi Reina.

Vous porterez un chiton fait de toiles grecques les plus fines, brodé sur les bords et teint avec des couleurs vives et prononcées.

Vos llevaréis un quitón, del lino griego más fino, adornado en los bordes y teñido de vivos colores brillantes.

Votre robe sera retenue à la taille par une ceinture en cuir et incrustée de pierres précieuses. "

Vuestro vestido se ajustará a la altura de la cintura con un cinturón hecho de cuero y adornado con joyas".

Le chiton de couleur vive était une robe cousue.

El brillante quitón era un vestido cosido.

Il était plus formel que les toges que mes servantes portaient.

Era más formal que las togas que vestían mis dos sirvientas.

Les toges étaient seulement enroulées autour de leur corps et retenues sur l’épaule.

Las togas sencillamente se envolvían alrededor de sus cuerpos y se ataban al hombro.

La jeune fille qui parlait s’est soudainement tue, s’est inclinée légèrement et a reculé de quelques pas par respect pour la Reine.

La joven chica que había estado hablando se calló repentinamente, hizo una leve reverencia y retrocedió un par de pasos por respeto a su Reina.

Pardonnez mes bavardages, Votre Altesse, a-t-elle dit.

Perdonadme, mi Reina, por todo mi parloteo, dijo.

Elle s’appelait Tibby.

Se llamaba Tibby.

Nous avions été les meilleures amies depuis notre enfance.

Habíamos

Has llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrate para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre Cuentos Bilingues - El cuento de Cleopatra (Español - Francés)

0
0 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores