El Dios De Abraham, Isaac Y Jacob by Gabriel Agbo - Read Online
El Dios De Abraham, Isaac Y Jacob
0% de El Dios De Abraham, Isaac Y Jacob completado

Acerca de

Resumen

Las promesas del pacto de Dios no fallan. Este libro pretende ayudarles a alcanzar todas las promesas de Dios para su vida. Se trata de un estudio cuidadoso y elaborado, que contiene testimonios personales, sobre la habilidad y voluntad de Dios de cumplir su Palabra hacia nosotros. Él dijo que está atento a que se cumplan sus palabras.
   Aquí, analizaremos críticamente la dinámica de una promesa divina; cómo se estableció, se mantiene y se cumple. Cada pacto tiene su principio, tiempo y condiciones. Debemos saber esto para que podamos ajustarnos a la voluntad de Dios para nuestra vida de una manera perfecta y cómoda. En realidad, ¡todas las cosas son posibles con Dios!
Publicado: Inscribe Digital el
ISBN: 9781507104774
Enumerar precios: $3.99
Disponibilidad de El Dios De Abraham, Isaac Y Jacob
Con una prueba gratuita de 30 días usted puede leer en línea gratis
  1. Este libro se puede leer en hasta 6 dispositivos móviles.

Reseñas

Vista previa del libro

El Dios De Abraham, Isaac Y Jacob - Gabriel Agbo

Ha llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrese para leer más!
Página 1 de 1

Honor

El Dios de Abraham, Isaac y Jacob

Gabriel Agbo – 2013

ISBN: 978-1502503619

Todas las citas bíblicas usadas en esta obra corresponden a la Nueva Traducción Viviente de la Santa Biblia, salvo indicación contraria.

Editor: Gabriel Agbo

Publicado por primera vez en los Estados Unidos de Norteamérica.

Todos los derechos reservados:

Ninguna parte de esta publicación puede ser reproducida por cualquier medio sin el permiso por escrito del autor.

Información de contacto del autor:

Rev. Gabriel Agbo

E-mail:gabrielgbo@yahoo.com

P O Box 1755, Enugu. Tel: +234-8037113283

www.authorsden.com/pastorgabrielnagbo

Twitter: www.twitter.com/pastorgabagbo

Facebook: Double Honour International

Autor del bestseller POWER OF MIDNIGHT PRAYER (El Poder de la Oración de Medianoche)

DEDICATORIA

Dedico este libro al Senador Jim Ifeanyichukwu Nwobodo por el papel que desempeñó en unirme al plan de Dios para mi vida. Mi trabajo en su Satellite Newspapers me ayudó a desarrollar mi interés por la escritura y el periodismo. Hoy, ese interés me ha llevado a convertirme en una herramienta muy poderosa y lista para servir  a Dios en la proclamación del evangelio.

Le estaré eternamente agradecido. Gracias y que Dios lo bendiga. 

Reconocimiento

En este momento debo agradecer a algunas personas que, de diversas maneras, contribuyeron a moldear mi vida y me prepararon para la tarea que Dios tiene para mí.

En primer lugar, toda la gloria sea para Cristo quien nos llamó a esta misión maravillosa y privilegiada de predicar el evangelio. Luego, a mis padres, familia, compañeros y amigos por su gran apoyo y aliento en todos estos años. 

También agradezco a Dios y al Senador Jim Nwobodo por darme el privilegio de trabajar con sus Satellite Newspapers cuando era un adolescente. Fue allí donde surgió mi interés por la escritura. De hecho, mi primera noticia publicada fue en ese diario, en 1991, cuando se incendió  el mercado principal de Owerri. Todavía recuerdo el titular: Mercado De Owerri Destruido Por El Fuego.

Agradezco al Señor Victor Mbanisi, presidente del Banex Group Lagos por darme también la oportunidad de trabajar en su gran organización. En realidad, me encargó el enorme depósito central de la empresa, donde recibía y distribuía una variedad de productos extranjeros a todos nuestros circuitos de venta por todo el país. Fue un trabajo muy desafiante. También me asignó algunas tareas espirituales, incluso cuando no era todavía pastor. Ese fue mi último trabajo secular.

También debo agradecer a los líderes de las Asambleas de Dios de Nigeria por darme el raro privilegio de servir como el Oficial de Relaciones Públicas pionero del Consejo General. Todas estas responsabilidades me prepararon completamente para la tarea que tengo por delante y para el ministerio. ¡Dios los bendiga a todos!  -  Gabriel Agbo

Contenido

Introducción

Capítulo 1

El Dios de Abraham, Isaac y Jacob

Capítulo 2

El Dios de Israel

Capítulo 3

Su fidelidad es Para Siempre

Capítulo 4

Ricos, Riquezas y Honor

Capítulo 5

Conocimiento, Obediencia, Oración y Alabanza

Introducción

Las promesas del pacto de Dios no fallan. Este libro pretende ayudarles a alcanzar todas las promesas de Dios para su vida. Se trata de un estudio cuidadoso y elaborado que contiene testimonios personales sobre la habilidad y voluntad de Dios de cumplir su Palabra en nosotros. Él dijo que está atento a que se cumplan sus palabras.

Aquí, analizaremos críticamente la dinámica de una promesa divina; cómo se estableció, se mantiene y se cumple. Cada pacto tiene su principio, tiempo y condiciones. Debemos saber esto para que podamos ajustarnos a la voluntad de Dios para nuestra vida de una manera perfecta y cómoda. En realidad, ¡todas las cosas son posibles con Dios!

¡Sigamos leyendo y que Dios nos bendiga!

––––––––

Gabriel Agbo

El Dios de Abraham, Isaac y Jacob 

Capítulo Uno

El Dios de Abraham, Isaac y Jacob 

Dios viene a presentarse o volver a presentarse a nosotros. Sí, Él ya lo hizo antes, pero necesita hacerlo otra vez porque ha llegado el tiempo del cumplimiento de Su promesa para nosotros. Él ya sabe que nuestra fe se está debilitando. Sabe que necesitamos con urgencia una nueva  revelación, un nuevo encuentro y ánimo para el empujón final hacia la Tierra Prometida. En cuanto a Él, no necesita ningún ánimo, ayuda o empujón para cumplir su voluntad, promesas o propósitos. Él es la autoridad soberana universal. Él ve y maneja el fin desde el principio. De hecho, Él mismo es el Alfa y la Omega, el principio y el fin, el primero y el último. Pero nosotros, siempre necesitaremos una nueva revelación para continuar, en especial cuando la visión parece hercúlea, casi imposible o que pasará mucho tiempo para que suceda.

Cuando Dios se encontró con Moisés en el desierto, en la zarza ardiente, para encomendarle la operación Salida de Egipto, Él tuvo que presentarse a Moisés. Sí, seguramente esa no fue la primera vez que Moisés escuchaba acerca del Dios de Israel; el Dios de sus antepasados (recordemos que los judíos son buenos en transmitir su historia a las generaciones más jóvenes, por medio de la tradición oral), pero debido a la naturaleza y el nivel de este encargo particular, Dios se presentó en una forma muy espectacular, especial y convincente para poner su firma divina a la más importante de todas las tareas. La zarza ardiente, la advertencia de no acercarse, la orden de quitarse el calzado y luego la bomba final: Yo soy el Dios de tus antepasados—el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob.  ¡Impresionante!

En realidad, Dios estaba literalmente emocionado por la misión que estaba por encomendar a Moisés. Así es, Moisés no iba a mostrarse