Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más con una prueba gratuita

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

¿Quién Soy Yo?. La senda del autoconocimiento
¿Quién Soy Yo?. La senda del autoconocimiento
¿Quién Soy Yo?. La senda del autoconocimiento
Libro electrónico83 páginas1 hora

¿Quién Soy Yo?. La senda del autoconocimiento

Calificación: 4 de 5 estrellas

4/5

()

Información de este libro electrónico

“Conócete a ti mismo y conocerás el Universo”. (Sócrates)

“Conocerse a sí mismo es el principio de toda sabiduría.” (Aristóteles)

“La libertad reside en saber quién eres en realidad.” (Linda Thomson).

“Conocer a los demás es sabiduría, conocerse a sí mismo es la iluminación.” (Lao-Tse)

El misterio final es uno mismo. (Oscar Wilde)

“De todos los conocimientos posibles, el más sabio y útil es conocerse a sí mismo”. (William Shakespeare)

“Conocer bien a los otros es inteligente, conocerse bien a sí mismo, es sabiduría”. (Einstein)

Al igual que todos estos sabios, ¿Quién Soy Yo? La Senda de la Auto indagación, plantea que es necesario tener el valor de ir más allá de una serie de barreras mentales, ofreciendo la sabiduría para acceder al auto conocimiento.

Este libro plantea que dentro de cada persona subyace un conocimiento que está más allá del pensamiento y que nos lleva a reconocernos como lo que verdaderamente somos. Este descubrimiento puede sorprender y convertirse en un camino lleno de posibilidades, de creatividad y sabiduría, develando el propósito y la misión de la persona en el mundo.

¿Te consideras una persona lista para saber quién eres en verdad?

IdiomaEspañol
EditorialCrecem
Fecha de lanzamiento4 ene 2015
ISBN9781507020340
¿Quién Soy Yo?. La senda del autoconocimiento
Leer la vista previa
Autor

Jaime Antonio Marizán

Jaime Antonio Marizán es escritor de más de quince libros de un alto contenido espiritual y humano. Es conferencista internacional y ha organizado grandes eventos en los que han participado más de cincuenta países de América, Europa, Asia y Australia, en donde ha sido galardonado con reconocimientos por su labor altruista y su apoyo a quienes transitan por el camino espiritual. Jaime Antonio Marizán trabaja por un mundo en el cual reine la justicia social, haya entendimiento entre los seres humanos, respeto a las ideas ajenas y donde todos puedan encontrar las herramientas espirituales para cultivar una vida feliz y útil.

Lee más de Jaime Antonio Marizán

Relacionado con ¿Quién Soy Yo?. La senda del autoconocimiento

Libros electrónicos relacionados

Artículos relacionados

Comentarios para ¿Quién Soy Yo?. La senda del autoconocimiento

Calificación: 4 de 5 estrellas
4/5

4 clasificaciones1 comentario

¿Qué te pareció?

Toca para calificar

Los comentarios deben tener al menos 10 palabras

  • Calificación: 5 de 5 estrellas
    5/5
    Una concepción interesante de percibirnos a nosotros mismos, este libro se encuentra dentro de una corriente de pensamiento moderno en la cual están pensadores como Choppra, Toole y otros. Sencillo, pero a la vez muy profundo.

    A 2 personas les pareció útil

Vista previa del libro

¿Quién Soy Yo?. La senda del autoconocimiento - Jaime Antonio Marizán

Tabla de contenido

Título

1. La Realización espiritual

2. Abandonando la ignorancia

3. Comprendiendo nuestra naturaleza

4. La Misión del ser humano

5. Dios no es culpable,  ¡ni tú tampoco!

6. ¿Quién es Dios para ti?

7. El ser humano espiritual

8. ¿Quién soy Yo?

9. El Testigo inafectado

10. La Auto indagación

11. Nan Yar

12. Cesación de la mente

13. Yo soy tú, tú eres yo

14. El Uno

15. Yo soy el mismo

16. De la Individualidad a la Universalidad

17. Tu Verdadera naturaleza espiritual

18. Una Invitación celestial

Libros de Jaime Antonio Marizán

¿Quién soy yo?

La senda del autoconocimiento

Jaime Antonio Marizán, MDA

¿Quién Soy Yo?

La senda del autoconocimiento

Jaime Antonio Marizán

© Editorial Crecem, s.a.

Tercera edición

Septiembre 2015

Ilustración de Portada: JAMS

Hecho el Depósito que manda la Ley

www.jaimeantoniomarizan.com

1. La Realización espiritual

La sabia anciana Rabiya se encontraba buscando algo en la calle frente a su choza. Como era muy querida, todos se  acercaron y le preguntaron qué buscaba.

 Perdí mi aguja, dijo ella. Y todos la ayudaron a buscarla.

Luego de mucho buscar, alguien le preguntó: Rabiya, la calle es larga, pronto no habrá luz. Una aguja es algo muy pequeño, ¿dinos exactamente dónde se te cayó?.

 Dentro de mi casa, dijo Rabiya.

¿Te has vuelto loca? Si fue dentro de tu casa, ¿por qué la buscas aquí afuera?.

Rabiya respondió: Porque aquí hay luz, dentro de la casa no hay.

Entonces ellos le dijeron: Pero aun habiendo luz, ¿cómo podremos encontrar la aguja si no es aquí donde la has perdido? Lo correcto sería llevar una lámpara a la casa y buscar allí la aguja.

Y Rabiya sonriendo dijo: Son muy inteligentes para las cosas pequeñas, ¿cuándo van a utilizar esta inteligencia para la vida interior? Los he visto a todos buscando afuera la Felicidad, pero yo sé perfectamente bien, por mi propia experiencia, que lo que tanto buscan afuera, está dentro de ustedes mismos. Usen su inteligencia, ¿por qué buscan la felicidad en el mundo externo? ¿Acaso la han perdido allí?.

El mundo en que vives bien se podría llamar el mundo de la supervivencia y la lucha por la comodidad. Esto así porque un grupo de personas lucha diariamente por subsistir, para no morir de hambre, mientras otros se afanan incansablemente por alcanzar más comodidad, poder o dinero. En fin, casi todos sin excepción buscan conseguir dinero para llenar necesidades reales o fabricadas, e invertirán mucho tiempo, esfuerzo y vida para tenerlo.

Si reflexionas un momento sobre la forma en la cual desarrollas tu vida, descubrirás que dedicas casi la totalidad del tiempo a satisfacer las necesidades de tu cuerpo. 

Trabajas ocho o diez horas diarias para pagar el techo, el pan y el abrigo que el cuerpo necesita. Inviertes otras dos horas en alimentarlo; una hora en bañarlo y vestirlo adecuadamente (aunque algunas personas ocupan más tiempo); además debes llevarlo a la peluquería, cortarle las uñas, llevarlo al médico para curarlo, es decir, la casi totalidad de tu existencia la dedicas a los cuidados de tu cuerpo físico.

La pregunta entonces es: ¿y por tu Alma, qué haces?

Si te detienes un momento y reflexionas sobre ese cuerpo al cual le dedicas tu vida entera, concluyes que tarde o temprano desaparecerá y la personalidad a la que tratas de darle prestigio y fama también pasará, entonces cabe preguntarse: ¿y por tu Alma, qué haces?

Si profundizas aún más en tu reflexión, hallarás muy poco tiempo dedicado a tu Real Ser, el cual  continuará luego que el cuerpo y la personalidad dejen de existir, y esto me mueve a preguntarte: ¿y por tu Alma, qué haces?

¡Oh amigos! es tan ilusoria la existencia de tu cuerpo y tan real la de tu Alma, que si por un momento despertaras a la realidad, iniciarías el grato e imprescindible viaje a tu Interior para buscar responder una pregunta clave: ¿quién soy yo?

¿No has pensado en que si dedicas tanto tiempo al cuerpo, bien podrías dedicar otro tanto al Alma, conociéndote y adentrándote en tu maravilloso Universo Interior? Si así lo haces, entonces estarás trillando el camino de la persona inteligente al apreciar lo valioso en determinado momento.

Podrías acumular mucho dinero, tener propiedades y muchos lujos, aunque siempre sentirás que te falta algo.

Puedes tener una bella familia, llena de salud, energía y buena posición económica, pero no dejarás de sentir que te falta algo.

Te podrás divertir, viajar por muchos países del mundo, conocer personas diversas y tener el aprecio de todos, aunque también tendrás el sentimiento de que te falta algo.

Igualmente podrías alcanzar fama, poder, prestigio, respeto y altas posiciones sociales y políticas, no obstante sentirás que te falta algo.

La mayoría de las personas siempre sienten que les falta algo, y tratan de llenar ese vacío con un nuevo artículo material o con una nueva aventura, para terminar, luego de alcanzada la nueva meta, con el mismo vacío interior y buscando otra ocupación para llenar su tiempo.

Ese vacío no puede llenarse con aventuras u objetos materiales porque su alimento es de tipo espiritual, es la urgencia del Alma por Ser, por realizar su objetivo en el Universo. 

Es entonces cuando toma forma la Realización Espiritual, es decir, la satisfacción por haber

¿Disfrutas la vista previa?
Página 1 de 1