Traficada: Diario de una Esclava Sexual (Spanish Version) by Sibel Hodge by Sibel Hodge - Read Online

Acerca de

Resumen

My nombre es Elena y yo solía ser un ser humano. Ahora soy una esclava sexual. Si estás leyendo este diario, entonces es que estoy muerta o he conseguido escapar...

~~~~
Se estima que se trafica con 800.000 personas a través de fronteras internacionales cada año - el 80% de estas personas son mujeres y niñas. (Fuente: Departamento de Estado de los Estados Unidos, Informe sobre el Tráfico de Personas: 2007)

~~~~

Traficada: Diario de una Esclava Sexual es una valiente novella, fascinante y muy sentimental, inspirada por testimonios de víctimas reales y por investigaciones realizadas acerca del inframundo del tráfico sexual. Ha sido mencionada como uno de los Top 40 Libros Sobre Derechos Humanos por Acreditadas Universidades Online.

Publicado: Sibel Hodge on
ISBN: 9781311887498
Enumerar precios: $3.99
Disponibilidad de Traficada: Diario de una Esclava Sexual (Spanish Version)
Con una prueba gratuita de 30 días usted puede leer en línea gratis
  1. Este libro se puede leer en hasta 6 dispositivos móviles.

Reseñas

Vista previa del libro

Traficada - Sibel Hodge

Ha llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrese para leer más!
Página 1 de 1

Sexual

My nombre es Elena y yo solía ser un ser humano. Ahora soy una esclava sexual. Si estás leyendo este diario, entonces es que estoy muerta o he conseguido escapar…

~~~~

Se estima que se trafica con 800.000 personas a través de fronteras internacionales cada año - el 80% de estas personas son mujeres y niñas. (Fuente: Departamento de Estado de los Estados Unidos, Informe sobre el Tráfico de Personas: 2007)

~~~~

Traficada: Diario de una Esclava Sexual es una valiente novella, fascinante y muy sentimental, inspirada por testimonios de víctimas reales y por investigaciones realizadas acerca del inframundo del tráfico sexual. Ha sido mencionada como uno de los Top 40 Libros Sobre Derechos Humanos por Acreditadas Universidades Online.

Traficada: Diario de una Esclava Sexual

por

Sibel Hodge

Traducido del Original por Cinta Garcia de la Rosa

http://editingisfun.jimdo.com

Copyright © Sibel Hodge 2011

El derecho moral de la autora ha sido reafirmado.

Todos los personajes en esta publicación son ficticios y cualquier parecido con personas reales, muertas o vivas, es pura coincidencia.

Smashwords Edition, License notes

The ebook is licensed for your personal enjoyment only. This ebook may not be re-sold or given away to other people. If you would like to share this book with another person, please purchase an additional copy for each person you share it with. If you're reading this book and did not purchase it, or it was not purchased for your use only, then you should return to Smashwords.com and purchase your own copy. Thank you for respecting the hard work of this author.

Día 1

Por primera vez desde que era pequeña, estaba perdida. No tenía ni idea de donde estaba, aunque no había viajado muy lejos, así que aún debía estar en Moldavia. Recuerdo haberme perdido en el ajetreado mercado cuando tenía cuatro años. Mi madre se giró para regatear unas verduras con el propietario del puesto, y yo me había alejado atraída por algo brillante y bonito que estaba a lo lejos. Desaparecí en un mar de piernas, y cuando me giré para buscar a mi madre no pude encontrarla. Grité, por supuesto, llamándola. Cuando finalmente nos reunimos, la abracé tan fuerte que no quería dejarla marchar. La seguí a todas partes durante semanas después de eso, para que lo mismo no volviera a pasar otra vez nunca más.

Ahora estoy perdida y mi madre no puede ayudarme. No hay bastantes gritos ni lágrimas para sacarme de aquí. Lo he intentado.

Sé lo que está pasando. He oído las historias de los pueblos cercanos, pero nunca pensé que me podría pasar a mí. Tú no lo crees, ¿a que no?

Confianza. Es una palabra muy pequeña, pero puede tener un efecto enorme en tu vida.

Confié en mi mejor amiga cuando me dijo que su novio nos podía conseguir un trabajo en un casino en Italia. No tenía motivos para no confiar en ella. Hemos sido amigas desde que aprendimos a hablar. En todo este tiempo, nunca pensé que podría traicionarme. ¿Soy ingenua o simplemente estúpida? Tengo la sensación de que me voy a preguntar eso más veces en los días venideros.

No tengo nada más que hacer en este momento; sólo sentarme y pensar en una manera de salir de aquí. De algún modo, sin embargo, me temo que será imposible. He decidido escribir este diario por si acaso nunca salgo de aquí. Está escondido en mi mochila, en un hueco debajo de la tela del fondo. Si lo encuentran, estaré en graves problemas. Quizás escribirlo evitará que me vuelva loca, y con suerte mi familia sabrá al fin lo que me ha pasado.

Puedo imaginarme la cara arrugada de mi madre y la sonrisa desdentada de mi hija Liliana. Liliana tiene cuatro años y es mi vida. Necesito sobrevivir para ella, pero ellos me han dicho que si intento escapar las matarán a ella y a mi madre. He visto el odio frío en sus ojos mientras me describían con todo detalle lo que les harían, y sé que no dudarán en llevar a cabo sus amenazas.

Debería explicar cómo he acabado encerrada en esta pequeña habitación en algún lugar de Moldavia, porque necesito que sepas que nada de esto es mi culpa.

Tengo veintidós años y vivo en un pueblo pobre. La mayoría de la gente vive al día - quizás con menos de un dólar al día. Moldavia tiene una muy alta tasa de desempleo y dicen que es uno de los países más pobres de Europa. La gente de nuestro pueblo vendía sus riñones en el mercado negro simplemente para poder comprar comida. Podían ganar alrededor de $500 por un riñón. Haz la cuenta para comprobar que es una fortuna. Me pregunto cuál es el salario de una esclava sexual.

Algunas personas han vendido a sus hijos a bandas de esclavos, también. Oí hablar de una mujer cuyo marido había muerto. Ella tenía siete hijos y ya no podía permitirse seguir alimentándolos, así que vendió tres de sus hijas a las mafias del sexo. Siempre me pregunté qué les había pasado a sus niñas. Quizás estén aquí, en este lugar, y las