Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más con una prueba gratuita

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

La Escuela del Espíritu Santo: con el pastor Aquiles Azar
La Escuela del Espíritu Santo: con el pastor Aquiles Azar
La Escuela del Espíritu Santo: con el pastor Aquiles Azar
Libro electrónico133 páginas2 horas

La Escuela del Espíritu Santo: con el pastor Aquiles Azar

Calificación: 4.5 de 5 estrellas

4.5/5

()

Leer la vista previa

Información de este libro electrónico

En este manual de La Escuela del Espíritu Santo, encontraras un material didáctico que será de gran bendición para tu vida espiritual, permitiéndote conocer y aprender más sobre la persona del Espíritu Santo, logrando así una estrecha relación con Él.
IdiomaEspañol
EditorialBookBaby
Fecha de lanzamiento2 dic 2013
ISBN9781483531786
La Escuela del Espíritu Santo: con el pastor Aquiles Azar
Leer la vista previa

Relacionado con La Escuela del Espíritu Santo

Libros electrónicos relacionados

Comentarios para La Escuela del Espíritu Santo

Calificación: 4.4 de 5 estrellas
4.5/5

5 clasificaciones1 comentario

¿Qué te pareció?

Toca para calificar

Los comentarios deben tener al menos 10 palabras

  • Calificación: 5 de 5 estrellas
    5/5
    muy buenos libros y muy buena pagina, excelente para leer!

    A 1 persona le pareció útil

Vista previa del libro

La Escuela del Espíritu Santo - Aquiles Azar

LEDES

La Escuela del Espíritu Santo

con el pastor Aquiles Azar

www.aquilesazar.org

Tabla de Contenido

Capítulo 1 | LA LLENURA DEL ESPÍRITU SANTO

El Espíritu Santo como Promesa

El poder o Exousia del Espíritu Santo

Investidos de Poder

La Llenura del Espíritu Santo con la Evidencia de Hablar en Lenguas

El Derramamiento del Espíritu Santo

El Espíritu Santo como Don

Es Necesario ser Llenos del Espíritu Santo

Llenos del Espíritu Santo por Imposición de Manos

Recibiendo al Espíritu Santo en la Predicación de la Palabra

La Evidencia de Hablar en otras Lenguas

Conociendo al Espíritu Santo

El Bautismo del Espíritu Santo

Capítulo 2 | LA IMPORTANCIA DE HABLAR EN LENGUAS

El Don de Hablar en lenguas como herramienta

Edificación

Capítulo 3 | LA PERSONA DEL ESPÍRITU SANTO

Conocer al Espíritu Santo

Características del Espíritu Santo como Persona

Capítulo 4 | EL ESPÍRITU SANTO ES DIOS

El Espíritu Santo es Dios

Un Ayudador al Igual que Cristo

El Espíritu Santo es considerado Dios

Todo lo que Dios es, lo es el Espíritu Santo

Capítulo 5 | LOS DONES DEL ESPÍRITU SANTO

No Ignoremos los Dones del Espíritu Santo

La Diversidad de Dones

Los Nueve Dones del Espíritu Santo

¿De dónde vienen?

Tipos de Dones

Dones de Articulación

Dones de Poder

Dones de Revelación

El Funcionamiento de los Dones

Propósitos de los Dones

Capítulo 6 | DONES DE SANIDADES

Dones de Sanidades

Las Obras de Jesús

Cosas Importantes que Debemos Saber

Capítulo 7 | DON DE HACER MILAGROS

Don de Hacer Milagros

Dios Hace Milagros a través de Nosotros

¿Cómo es un vaso de barro?

Señales, Prodigios, Milagros

Milagros de Resurrección

Múltiples Milagros

Milagros en Antiguo y Nuevo Testamento

Milagros de Provisión

Capítulo 8 | IMÁGENES DE MINISTERIOS AQUILES AZAR

Capítulo 1

LA LLENURA DEL ESPÍRITU SANTO

El Espíritu Santo como Promesa

Hechos 1:4,5

4 Y estando juntos, les mandó que no se fueran de Jerusalén, sino que esperasen la promesa del Padre, la cual, les dijo, oísteis de mí. 5 Porque Juan ciertamente bautizó con agua, más vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días.

(Énfasis añadido)

En el fragmento anterior el doctor Lucas, autor del libro de los Hechos nos dice claramente lo que Jesús dijo a sus discípulos en Hechos 1:4: esperen la promesa del Padre. Cuando se refiere a la promesa, evidentemente está hablando del Espíritu Santo que Jesús anunció en el evangelio de Juan 14:16.

Juan 14:16,17

16 Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: 17 el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros.

(Énfasis añadido)

Esta palabra Consolador proviene del vocablo griego Parakletos cuyo significado es ayudador e intercesor. El otro consolador, es el Espíritu Santo, la promesa del Padre para el creyente, cuando Jesús se refiere al otro, está indicando que es otro igual que él, es decir uno que es parte de la deidad enviado para ayudarnos y para interceder por nosotros.

El poder o Exousia del Espíritu Santo

Hechos 1:7,8

7 Y les dijo: No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones, que el Padre puso en su sola potestad; 8 pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.

(Énfasis añadido)

Jesús dijo: ustedes van a recibir poder; les habló de recibir la promesa del Padre y de ser bautizados con el Espíritu Santo y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta lo último de la tierra. En este contexto, Jerusalén significa tu sitio, tu lugar, tu hábitat, donde estás, donde vives, tu ciudad. Judea se refiere a la provincia o región donde vives, Samaria a tu nación o país y hasta lo último de la tierra significa: todas las naciones del mundo.

El Espíritu Santo glorifica a Cristo, no viene a hablar ni a darse la gloria a sí mismo, toma de Jesús y lo da a conocer, nos revela, nos manifiesta y muestra la voluntad del Padre, y nos enseña a Jesús como salvador, como Señor, libertador, sanador, como Dios de amor que restaura; esa es parte de la obra del Espíritu Santo. Dice la biblia que recibimos poder cuando viene sobre nosotros el Espíritu Santo. Aquí la palabra poder se refiere al término griego exousia que denota la libertad de acción. Recibimos libertad de acción cuando somos llenos del Espíritu Santo. Significa derecho de actuar carente de todo tipo de restricción, es decir, existe una libertad y una autoridad delegada para ministrar, impartir y ser testigos del Señor Jesucristo. Se refiere también a la habilidad, eficiencia y fuerza con que Él nos llena, nos transforma en nuevas personas y cuando estamos llenos del Espíritu Santo el poder de Dios, la exousia, se manifiesta a través de nosotros y es lo que la biblia también muestra como denuedo. Entiéndase uno que hace, habla, se desempeña y ministra con la autoridad del cielo, y de lo que corresponde ser un testigo y dar testimonio del maestro, del Señor Jesucristo.

Como creyentes debemos vivir llenos del Espíritu Santo para dar testimonio de nuestro Señor Jesucristo, testificamos, mostramos y representamos a Jesús, somos discípulos de Cristo, caminamos, hablamos, creemos conforme a Él, conocemos su palabra, tenemos la revelación de Él y ministramos e impartimos de acuerdo con lo que Dios es. Eso es lo que hace un discípulo y como discípulos necesitamos al Espíritu Santo. El mismo Jesús nos enseñó que él operó bajo la guía y dirección del Espíritu Santo, nos mostró que necesitaba operar definitivamente como hombre, pero lleno del Espíritu Santo, El no vino operando como Dios, pues si viene como Dios per se entonces no puede redimirnos y salvarnos, porque por un hombre entró el pecado y la maldición, Y por otro hombre tendría que entrar la salvación, la vida eterna y la redención a la humanidad.

Romanos 5:12-15

12 Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron. 13 Pues antes de la ley, había pecado en el mundo; pero donde no hay ley, no se inculpa de pecado. 14 No obstante, reinó la muerte desde Adán hasta Moisés, aun en los que no pecaron a la manera de la transgresión de Adán, el cual es figura del que había de venir. 15 Pero el don no fue como la transgresión; porque si por la transgresión de aquel uno murieron los muchos, abundaron mucho más para los muchos la gracia y el don de Dios por la gracia de un hombre, Jesucristo.

No podía presentarse como Dios en sí, sino como Dios que se hizo hombre, y por eso fue lleno del Espíritu Santo; estaba bajo la dirección del Espíritu de Dios, quien lo acompañó en todo momento. Él vino operando como hombre lleno del Espíritu de Dios, tomo forma humana y se hizo siervo, por eso fue necesario que fuera lleno del Espíritu Santo.

Filipenses 2:6-8

6 el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, 7 sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; 8 y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.

(Énfasis añadido)

El fue obediente hasta morir en una cruz y por esta razón el Padre lo exaltó hasta lo más alto, hasta lo sumo y le dio un nombre que es sobre todo nombre, por su ministerio redentor para darnos salvación y vida eterna.

Filipenses 2:9

9 Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo y le dio un nombre que es sobre todo nombre.

(Énfasis añadido)

Si el Espíritu Santo llenó a

¿Disfrutas la vista previa?
Página 1 de 1