El Trono de la Bestia by Adolfo Sagastume - Read Online
El Trono de la Bestia
0% de El Trono de la Bestia completado

Acerca de

Resumen

Cuando el quinto ángel del apocalipsis vierte su copa sobre la tierra, lo hace directamente sobre El Trono de la Bestia. Este es el mensaje central, el conocimiento básico de los mensajes a las siete iglesias del apocalipsis. En este libro hacemos revelaciones misteriosas sobre el mensaje del quinto ángel del apocalipsis, el poder de su copa o mensaje, el trono de la bestia y el alimento celestial, la comida de los dioses, los dos veces nacidos del fuego y del agua. Haciendo un escaneo de la biblia, encontramos referencias claras sobre el "agua puera de vida" desde el génesis hasta el apocalipsis. Todos los profetas contribuyeron con el Señor de los Cielos en el combate a los hijos de las tinieblas, los que se alimentan con comidas ofrecidas a los ídolos, es decir, con la fornicación. La castidad científica es perfectamente entendible cuando nos damos cuenta que la puerta está abierta todavía y que estamos a tiempo para entrar victoriosos al Reino de los Cielos.

Publicado: Adolfo Sagastume el
ISBN: 9781311337832
Enumerar precios: $4.99
Disponibilidad de El Trono de la Bestia
Con una prueba gratuita de 30 días usted puede leer en línea gratis
  1. Este libro se puede leer en hasta 6 dispositivos móviles.

Reseñas

Vista previa del libro

El Trono de la Bestia - Adolfo Sagastume

Ha llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrese para leer más!
Página 1 de 1

autor.

Tabla de Contenidos

Introducción

El Mensaje a las siete Iglesias

Mensaje a la iglesia de Éfeso

Mensaje a la iglesia de Esmirna

Mensaje a la iglesia de Pérgamo

Mensaje a la Iglesia de Tiatira

Mensaje a la Iglesia de Sardis

Mensaje a la Iglesia de Filadelfia

Mensaje a la Iglesia de Laodicea

Conclusión

Introducción

La Gran Bestia es retratada con claridad en el último libro del Nuevo Testamento, el Apocalipsis. Nos propusimos saber con certeza qué o quién es la bestia cuyo número es número de hombre, el 666.

Siempre nos pareció que la descripción caricaturesca que hicieron los fanáticos del diezmo y del sábado no decía toda la verdad, faltaba el eje principal del engrane. Sin conocer esa pieza el resto de sus alegatos carecen de fundamento, son espurios, insustanciales, superficiales y simplemente parciales, es decir, a medias.

Se nos ha querido cincelar implacablemente en la cabeza que la bestia tiene tantas cabezas, tantos cuernos y tantas colas que terminó pareciéndose al Kraken. Pero si no sabemos qué o quien es el Kraken seguimos estando en tinieblas y no avanzamos nada.

Para los amables lectores que comienzan a hacer sus primeros pasos en la ciencia sagrada de Perseo, les comento que el Kraken es la suma de todas las fuerzas de nuestra bestia interna, instintiva y pasional. Esa bestia solamente puede ser vencida si le cortamos la cabeza a nuestra propia Gorgona. La enseñanza siempre es la misma en cada época y en cada era. Así como el Kraken tiene que ser atacado en su casa, en su lecho marino, de la misma manera la bestia del apocalipsis tiene que ser atacada en su lugar más íntimo, en su lugar más secreto, es decir, en su trono.

Conocer ese lugar secreto, ese trono de la bestia es el afán central y principal de este documento. Conforme avancemos en el mismo nuestros ojos se abrirán y comprenderemos la importancia real, física y espiritual que tiene conocer dónde está ese trono.

Sin embargo, los teóricos de la salvación literal, es decir, los que tomaron la biblia a la letra muerta, lanzarán gritos a los cuatro vientos, pero no de enojo, no de ira, no de rechazo, sino de indignación contra ellos mismos, por no haber dado con el trono de la bestia, por no haberlo descubierto y por estar engañando y asustando a la pobre humanidad con el supuesto horror del 666 que se dice pondrán en la mano o la frente de las personas.

Si hubieran recibido una verdadera revelación de la simbología de la biblia y del apocalipsis, la humanidad no estaría como está. Después de dos mil años de predicación la humanidad se volvió peor, los pueblos cayeron en las tinieblas más oscuras de sus mentes y en las iglesias solamente se dedican a practicar ciertos ritos que les dan fisonomía como iglesias pero no hay cambio verdadero. Y no lo hay porque no conocen nada de la sabiduría Crística que desde el mismo tiempo de Jesús, y mucho antes, se enseñó en privado a los estudiantes del camino secreto.

Jesús siempre habló en parábolas, pero a sus discípulos les explicaba todo y un día les dijo que solamente a ellos les era dado conocer la enseñanza secreta. En otra ocasión, cuando sus discípulos discutían sobre ciertos tópicos de la enseñanza y no entendían otros, les dijo que si no entendían las cosas terrenales tampoco iban a entender las celestiales.

La sabiduría celestial solamente la puede entregar un ser celestial. Jesús descendió del cielo por mandato divino y vino a la tierra con el Maná Escondido. Se alimentó de él y les enseñó a sus discípulos a comer de él también. Con el tiempo todos sus discípulos fieles alcanzaron el dominio de su propia bestia 666 particular.

Todos tenemos nuestra propia bestia 666 y conocer cuál es su trono, es decir, su asiento, su guarida, su escondite, su cueva donde está metida, es lo importante. Cuando descubramos cuál es