Filosofia del Lenguaje by Adolfo Sagastume - Read Online
Filosofia del Lenguaje
0% de Filosofia del Lenguaje completado

Acerca de

Resumen

En este estudio vamos desde las raíces del castellano, su expresividad, constitución y distinción, hasta el lenguaje y pensamiento. El sentido de las cosas en Roger Penrose, el lector modelo de Humberto Ecco. En Charles Sanders Pierce abordamos su lógica exacta. La semiótica, la retórica especulativa y la comunicación, la abducción, los cuatro momentos básicos del proceso cognoscitivo de Wittgenstein hasta el "Tractatus Lógico-Filosóphicus". El tema es inagotable, pero está enriquecido con amplias reflexiones en torno a la dinámica epistemológica y científica del lenguaje.

Publicado: Adolfo Sagastume el
ISBN: 9781301810147
Enumerar precios: $4.99
Disponibilidad de Filosofia del Lenguaje
Con una prueba gratuita de 30 días usted puede leer en línea gratis
  1. Este libro se puede leer en hasta 6 dispositivos móviles.

Reseñas

Vista previa del libro

Filosofia del Lenguaje - Adolfo Sagastume

Ha llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrese para leer más!
Página 1 de 1

Conclusión

Introducción

El interés en el estudio del lenguaje tiene muchos siglos de desarrollo. Comenzó desde la misma Grecia que gestó los primeros problemas filosóficos. El lenguaje en una primera mirada nos conduce a su estructura gramatical, avanza hacia su pureza sintáctica y finalmente aterriza en la problematización filosófica que básicamente busca el desentrañamiento de su riqueza en los distintos andamios de su expresividad.

No se limita a la sintaxis, semántica y pragmática, es decir, a su forma, contenido y uso práctico del lenguaje, sino que va más allá: busca la distinción de los términos y los problematiza.

Gracias a la herencia Celta y Mozárabe surge la lengua castellana que por el substrato básico de su raíz latina logra unirse y entender el griego. A nosotros nos interesa analizar la lengua para aterrizar en la escritura.

Gutenberg, con el invento de la imprenta, añade a la imagen acústica, la imagen visual. Esta domina con el tiempo a la primera. La imagen acústica es un significante que tiene materialidad. El concepto no tiene materialidad. La particularidad léxica de las palabras se debe al significante. La imagen icónica, acústica y visual llevó a Charles Sanders Pierce a decir que, entre los signos lingüísticos, nos encontramos a una gama de signos.

Así es como entramos de lleno en el estudio y análisis de ese juego maravilloso de signos y sonidos que crean circunstancias y configuran nuestras vidas, es decir, la filosofía del lenguaje.

Ir al inicio

Filosofía del Lenguaje

Los tres planos del lenguaje

Sintaxis: Se refiere a la forma del lenguaje.

Semántica: Se refiere al contenido del lenguaje.

Pragmática: Se refiere a lo práctico o el uso del lenguaje.

La representación del signo lingüístico se representa por una palabra.

Ejemplo: Árbol: La palabra árbol representa un signo. ¿Cuál es el concepto de árbol? ¿Cuál es la imagen acústica de árbol?

Con el fin de lograr la distinción de los términos, los referentes, se pondrán entre paréntesis. Ejemplo: [árbol]

Monemas:

Es cada una de las partes de una palabra cuando la dividimos con una diagonal en medio de cada una de sus letras. Ejemplo: a/r/b/o/l/. El acomodo de los monemas determina el sentido del significado de un símbolo.

Fonemas:

Son las palabras pero en su forma completa. Ejemplo: Árbol = fonema

Sin embargo, el concepto de árbol puede cambiar. El significante de árbol no cambia y, además, la imagen acústica puede variar.

La raíz de la palabra:

Toda palabra tiene su origen o raíz que va más allá de su representación griega. Esa raíz de la palabra es el significado natural, significado primario, significado básico. ¿Dónde está ese significado? ¡En el diccionario de la lengua!

Sin embargo, bajo ese concepto primario, cada individuo tiene su propio concepto de las palabras. Ejemplo:

Para los nahuas, la raíz de un árbol, es el abuelo del árbol, es decir, de donde viene el árbol. Por eso, cuando hablan del árbol, no se refieren a él mismo sino a su raíz, a su madre, a su padre, a su abuelo. Y por ello, dicen: Ahuehuetl = Abuelo árbol = Esencia del árbol. Esta raíz de la palabra es un signo, que es mostrado por la palabra árbol.

Ir al inicio

Raíces del Castellano

El castellano tiene sus raíces en los siguientes idiomas

-Celta: Segovia, sanitario...

-Mozárabe: Almohada, alhelí, aljibe, azafrán, azúcar.

-Moros: Con los moros y la lengua de los moros entra la lengua etíope.

Después surge una lengua castellana que por sus raíces latinas se conecta con el griego. A nosotros nos interesa analizar la lengua para aterrizar en la escritura. Gutenberg, con el invento de la imprenta, añade a la imagen acústica, la imagen visual. Esta domina con el tiempo a la primera. La imagen acústica es un significante que tiene materialidad. El concepto no tiene materialidad. La particularidad léxica de las palabras se debe al significante. La imagen icónica, acústica y visual llevó a Charles Sanders Pierce a decir que, entre los signos lingüísticos, nos encontramos a una gama de signos.

Signo:

a. Icono: Es un signo no lingüístico.

b. Índice: Es un signo indexal.

c. Símbolo: Hay signos que dejan de serlo por ser símbolos que, en sí mismos, constituyen un sistema de signos.

Asimismo, existen Signos Signos (sí, signos que son signos). Por ello, sólo hablamos de símbolos lingüísticos, símbolos indexales o índices lingüísticos, símbolos icónicos o iconos lingüísticos. Por ello, según la semiótica de Pierce, vemos que hay símbolos cuyo peso es más gramatical o simbólico, según el caso. Ejemplo: La bandera tricolor. Es una palabra cuya interpretación es un signo con peso icónico.

Ir al inicio

Texto y Contexto

Signos Polisémicos: Tienen muchos significados: Los signos con polisemia son indefinibles, a menos que se contextualicen regional o históricamente. Por ejemplo: Si no fuéramos mexicanos no podríamos comprender expresiones que son del dominio popular: Pura madre, Me vale madre. Gracias a la multiplicidad de los sentidos de los signos se pueden entender por el contexto. Por ello, en filosofía, sólo es válido hablar con pleno conocimiento del verdadero sentido lingüístico.

Pierce, nos hace encontrar el sentido lógico del lenguaje.

Soccer, nos permite encontrar el sentido social del lenguaje.

Primeros estudios sobre el lenguaje

Fueron los primeros filósofos griegos quienes se interesaron en el lenguaje. La filosofía contribuye con los métodos de análisis y las propuestas sobre lo que constituye el lenguaje y para lo que sirve. Con el tiempo se desarrollan estas propuestas y se problematizan. Pero, la base nodal está en los análisis de los griegos, sobre todo con los siguientes temas:

Problemas del lenguaje

a) Importancia expresiva del lenguaje.

b) Construcción del lenguaje: Además del lenguaje lingüístico hay otros lenguajes que no son lingüísticos y que la filosofía también analiza.

c) La forma y estructura del lenguaje.

Desde Tales de Mileto, el lenguaje siempre ha sido preocupación para los filósofos investigadores (en el sentido moderno). El filósofo cuenta con un instrumento para dar cuenta del lenguaje: el lenguaje mismo.

Su lupa o microscopio es el lenguaje. Su herramienta de trabajo es su mismo objeto de estudio, es decir, el lenguaje.

¿Cómo lo realiza?

Simplemente debe distanciar al lenguaje.

¿Cómo se distancia el lenguaje?

¡Objetivándolo!

¿Cómo?

¡Categorizándolo!

¿Cuál es su método?

Consiste en ver el lenguaje como un conjunto de categorías, a partir de las cuales se puede conceptualizar el lenguaje. Para ello, hay dos categorías básicas, a partir de las cuales se parte y sin las que no podríamos entender nada. Son: 1.- El tiempo y 2.- El espacio.

Ir al inicio

Espacio y Tiempo

Primero debemos encontrar qué términos, signos y vocablos pertenecen al tiempo y al espacio. De esta forma, el lenguaje es visto como algo, en el sentido concreto de los atomistas.

Tiempo y espacio son las primeras categorías porque lenguaje es algo que pertenece a la realidad. Debemos olvidarnos de entes y sueños para concretar el lenguaje, para hablar de lo real concreto espacio-temporal.

Ese algo, al concretarse, va a referir a cosas. Estas cosas son siempre espacio-temporales, y son solamente de dos tipos: a) las creadas por el hombre, es decir, los objetos de todo tipo, y b) las que no son creadas por el hombre, como las plantas, los animales, los seres humanos, los minerales, etc.

Solo el que es capaz de construir su vida por medio del lenguaje es también capaz de modificarla, es decir, el único capaz es el hombre. Gracias al lenguaje cosificamos, hacemos cosas de lo que no son cosas. El lenguaje permite explicitar lo no explicitado, permite hacer cosa de lo que no es cosa.

En el caso de Dios, como no lo conocemos, lo hacemos cognoscible, cosificándolo o categorizándolo como uno, invisible, omnisciente, etc. En ese sentido, los medievales decían que en el nombre estaba todo lo que Dios es. Primero el nombre de Dios y después la idea de Dios. Ej.: Pegaso. Entendemos la palabra Pegaso porque existen los caballos y las alas y, el primero, vive en determinado tiempo. Es decir, pertenecen al ámbito del espacio y el tiempo.

En ese sentido, cosificar, es definir, señalar, temporizar, y, de no ser esto posible, debemos recurrir a la comparación y el símil. Así como el espacio y el tiempo son categorías, hay algo que es espacio temporal, pero no es físico. El pensamiento y las emociones son espacio-temporales, pero no físicos.

Ir al inicio

Expresividad del Lenguaje

Una vez concretizado el lenguaje, surge el problema de la expresividad del lenguaje. Es obvio que, el lenguaje de los músicos, poetas y religiosos, oculta la realidad. Ese lenguaje devela la verdad oculta, que está cerca de la mentira.

El lenguaje es expresivo porque muestra lo oculto, trae a nosotros lo invisible. Es el único camino para afirmar la existencia. Tan básica es su importancia, que sólo él permite afirmar que algo es verdad. Solo por el lenguaje se hace plena la existencia, puede hacer existente lo inexistente.

Por el lenguaje las cosas adquieren una vida extra a la que puede tener. No es lo mismos decir la silla, que la pinche silla. Al decir pinche silla, le damos otro significado, un nuevo significado, es decir, una nueva existencia: En la palabra rosa esta la rosa y en todo el Nilo esta la palabra Nilo. Borges.

Cuando hablamos de la expresividad del lenguaje queremos decir, realmente, que el lenguaje dota de vida a las cosas. La expresividad del lenguaje detiene el tiempo y recrea el espacio, es decir, rediseñarlo, rehacerlo, readaptarlo; esa es parte de la expresividad del lenguaje.