Mayas 2012 by Adolfo Sagastume by Adolfo Sagastume - Read Online

Acerca de

Resumen

Siete son las profecías básicas de los Mayas y en todas hablan de los períodos y las relaciones de la tierra con el cielo y las estrellas, pero en ninguna dicen que el mundo se acabaría el 21 de diciembre del año 2012. De lo que sí hablan es del final de una era, de un período, y el inicio de otro que traerá mayores sutilezas para un acercamiento con las energías más puras del universo.

Publicado: Adolfo Sagastume on
ISBN: 9781476238555
Enumerar precios: $4.99
Disponibilidad de Mayas 2012
Con una prueba gratuita de 30 días usted puede leer en línea gratis
  1. Este libro se puede leer en hasta 6 dispositivos móviles.

Reseñas

Vista previa del libro

Mayas 2012 - Adolfo Sagastume

Ha llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrese para leer más!
Página 1 de 1

autor.

Tabla de Contenidos

Introducción

Rueda Calendárica

Descripción

El Sistema Tzolkin

El Sistema Haab

La Cuenta Larga o Serie Inicial

Otra Versión de La Rueda Calendárica

Fiestas del Uinal

Numeración Maya

Concepción Maya del Tiempo

La Cuenta Larga

Serie Inicial

Registros Históricos

Códice Chilam Balam

Códice de Dresden

Fechas Importantes de los Mayas

Calendario Maya Contemporáneo

Dioses Mayas

Matemáticas Mayas

Eclipses y Zodiacos

El Planeta Venus

Religión Maya

Las 7 Profecías Mayas

Conclusión

Introducción

Para los antiguos mayas el concepto tiempo no era lineal, sino cíclico. Una serie de etapas que se acoplaban unas con otras, con una duración infinita hacia el pasado y hacia el futuro; una esfera espiritual vinculada con deidades sagradas y sucesos sobrenaturales. El Gran Ciclo inicia el 13 Baktun, 4 Ahau, 8 Cumku, que corresponde al 13 de agosto del año 3114 a. C. Asimismo, este Gran Ciclo termina el 13 Baktun, 4 Ahau, 3 Kankin que corresponde al 21 de diciembre del año 2012. Esta es la Rueda Calendárica, donde los calendarios Tzolk´in (sagrado) y el Haab (profano) se fusionan en un ciclo superior.

Muchos son los comentarios que se suscitan en todo el mundo ahora que hemos llegado al año del gran cambio cíclico maya. La tendencia dominante en todo el mundo es exagerada, sostienen que es el fin del mundo. Pero, la verdad, solamente es el fin de un ciclo y el inicio de otro. La esperanza de las personas centra su creencia que en esta fecha será el fin de la humanidad. Sin embargo, claramente entendido, no es el fin de la humanidad física como tal, sino el fin de una fecha y el inicio de otras. Se acaba un año cósmico y se inicia otro, pero la humanidad seguirá con todos sus achaques y penas.

Otros opinan que es el verdadero inicio de la era de acuario pero no ofrecen suficientes planteamientos conceptuales para creerles, porque dicha era comenzó ya desde el año 1962 y no en diciembre sino el 4 de febrero. Este acontecimiento tuvo como exponente principal el alineamiento planetario que permitió la manifestación del Verbo Sagrado con la expresión del mensaje mesiánico que les ha permitido a miles de iniciados el gran retorno a la luz y conciencia, al despertar.

Sin embargo, con esta fecha del 21 de diciembre del 2012 las personas tienen el romántico esperar en una iluminación y despertar automáticos, lo que no es posible, porque esto es el fruto de una serie de trabajos conscientes y padecimientos voluntarios que culminan con la entrada en el círculo consciente de la humanidad solar.

Por ello abordaremos la explicación del calendario maya y daremos nuestra interpretación basados en la sabiduría ancestral de los auténticos mayas, los hijos de la aurora y del verbo de oro, los auténticos conquistadores del vellocino de oro, es decir, de aquellos auténticos hijos de Marte que templaron su espada en la fragua encendida de vulcano. El que tenga entendimiento para entender que entienda.

Ir al inicio

Rueda Calendárica

Las civilizaciones antiguas de Mesoamérica desarrollaron calendarios, mediciones precisas del tiempo, y de estos el Calendario Maya es el más exacto y sofisticado. Su precisión deriva de un avanzado conocimiento de astronomía y matemática que les permitió organizar el tiempo de manera continua e ininterrumpida. A lo largo de la historia los pueblos han sentido la necesidad de contar con un punto fijo donde iniciar sus cálculos del tiempo. Generalmente se ha determinado el punto inicial usando un evento histórico, como el nacimiento de Jesucristo, o por un evento hipotético, como la fecha de la creación del mundo. Los mayas también tuvieron la necesidad de una fecha de inicio del tiempo y ésta la ubicaron en lo que en nuestro tiempo es el 13 de agosto del 3114 a. C., denominándose: cero baktun, cero katún, cero tun, cero huinal, cero kin.

El calendario maya se asemeja a un mecanismo muy elaborado de engranes. En esencia este calendario registra el tiempo de dos maneras: de forma lineal mediante la llamada Cuenta Larga y de manera cíclica haciendo uso de dos calendarios, el Tzolk´in de 260 días y el Haab´de 365 días, que en su conjunto reciben el nombre de Rueda Calendárica.

La noche del próximo 12 de diciembre de 2012, solsticio de invierno, se dará fin a la Era 13 Baktun. Existen diferentes interpretaciones de su desenlace, algunas devastadoras y otras invitan a ver el suceso como un evento destinado al progreso del espíritu humano.

Uno de los motivos básicos del desarrollo de la astronomía fue el de la cronología. Para entender la importancia del cómputo del tiempo entre los mayas baste decir que una sola palabra, k’in, designaba el tiempo, el día y el sol.

El mismo diseño del glifo de k’in probablemente haga referencia a las cuatro posiciones extremas del sol en el horizonte, es decir, a la salida y puesta del sol en los puntos más al Norte y más al Sur.

Existían dos tipos de calendario entre los mesoamericanos: el calendario o cuenta ritual de 260 días, llamado Tzolk’in por los mayas, y el calendario de 365 días o año vago, que recibía el nombre de Haab.

El primer ejemplo de calendario de 260 días aparece en Monte Albán alrededor del 600 a. de C. Este calendario consiste en 20 nombres de días alternando con los numerales del 1 al 13. De esta forma el nombre de un día con su numeral se repite cada 13_20=260 días.

El origen de este calendario, que no aparece más que en Mesoamérica, continúa siendo un enigma. Se han encontrado todavía evidencias suficientes.

Tres medios años de eclipse corresponden a dos tzolkines, el intervalo real de aparición de Venus como estrella matutina es de 263 días y el período sinódico de Marte son 3 períodos de 260 días, pero no se tienen pruebas de que ninguno de estos fenómenos haya dado origen a este calendario.

También se ha propuesto una relación con el intervalo que separa las fechas se paso del sol por el cenit en la zona maya meridional. Y otra de las explicaciones posibles se basa en el tiempo de gestación de la mujer.

Otro aspecto de este calendario aún sin resolver es a qué hora comenzaba el día del tzolk’in. En el caso maya no existe ninguna respuesta directa, pero el mayista norteamericano Thompson, leyendo entre líneas los libros del Chilam Balam de Chumayel, llegó a la conclusión de que probablemente comenzaba a la salida del sol. Sin embargo, datos etnográficos apuntan a su comienzo al anochecer.

El segundo calendario empleado por los mayas, el Haab, se forma alternando 18 nombres de meses con los numerales de 0 al 19, lo