Disfruta de este título ahora mismo, y de millones más, con una prueba gratuita

A solo $9.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo

Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo

Leer la vista previa

Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo

valoraciones:
5/5 (2 valoraciones)
Longitud:
270 páginas
6 horas
Editorial:
Publicado:
Jan 8, 2013
ISBN:
9780829781915
Formato:
Libro

Descripción

DIOS PADRE, HIJO Y ESPIRITU SANTOEste libro le ayudará a ver y entender a Dios desde cada una de las perspectivas de la Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo.¿Cuánto sabemos acerca de la Trinidad? La Biblia es una fuente inagotable que permite adentrarnos en temas como este, que tanto nos inspiran a vivir como verdaderos cristianos. Sin embargo, no siempre estamos preparados. Si ese es su caso, emprenda un viaje a través de la Biblia mediante Dios: Padre, Hijo y Espíritu Santo. De manera sencilla y práctica, Cho nos lleva a profundizar en lo que significa para nosotros Dios el Padre, quien con su misericordia infinita preparó el camino de la redención a través de Jesucristo; Dios el Hijo, que entregó su vida en rescate por todos y que, al marchar a los cielos, no nos dejó solos, sino que nos dejó la presencia poderosa del Espíritu Santo.
Editorial:
Publicado:
Jan 8, 2013
ISBN:
9780829781915
Formato:
Libro

Sobre el autor

David Yonggi Cho en un ministro cristiano de origen coreano, y pastor principal y fundador de la Iglesia del Pleno Evangelio Yoido (Asambleas de Dios), la congregación más grande del mundo con usa membrecía de 830.000 (cifras del 2007). Cho ha dedicado más de 44 años a destacar la importancia del ministerio de grupos celulares. Él ha sido el fundador y presidente de numerosas organizaciones entre las que figuran el Centro de Beneficencia Social Elim (Elim Welfare Town), cuya misión es la ayudar a jóvenes, ancianos, desempleados e indigentes. Además de hablar su coreano nativo, Cho domina el idioma inglés. Él ha escrito numerosos libros como La Cuarta dimensión (dos volúmenes); Orando con Cristo; Mucho más que números; y Oración, clave de avivamiento.


Relacionado con Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo

Libros relacionados

Artículos relacionados

Vista previa del libro

Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo - Pastor David Yonggi Cho

DIOS

PADRE,

HIJO y

ESPÍRITU SANTO

DAVID YONGGI CHO

Contenido

Cover

Title Page

Introducción

Dios el Padre

1 Los caminos de Dios

2 Jehová Dios, el Pastor

3 La imagen de Dios

4 La voluntad de Dios

Jesucristo, el Hijo

5 Jesús, el que viene con la nueva respuesta

6 ¿Por qué sufrió Jesús?

7 La resurrección de Jesús, mi resurrección

8 Cristo en nosotros

El Espíritu Santo

9 El Espíritu Santo, el consolador

10 La obra del Espíritu Santo

11 Los beneficios de recibir la plenitud del Espíritu Santo

12 Vida de obediencia al Espíritu Santo

About the Author

Copyright

About the Publisher

Share Your Thoughts

Introducción

La vida cristiana está llena de cosas hermosas que nos ha dado Dios para disfrutarlas. Sin embargo, a veces las perdemos porque nos sentimos tan pequeños delante de su presencia augusta, que pasamos por alto quién es él en realidad. Lo miramos como alguien muy lejano e inalcanzable.

De modo que ahora cabe esta pregunta: ¿cuánto sabemos acerca de la Trinidad? La Biblia es una fuente inagotable que nos permite adentrarnos en temas como este que tanto nos inspiran a vivir como verdaderos cristianos. Por tanto, son muchos los teólogos que se han dado a la tarea de satisfacer esta necesidad, lo cual es muy encomiable. Los análisis eruditos de la Trinidad abundan. Pero más que un análisis, el pueblo de Dios necesita experimentar la presencia de Dios de una manera poderosa. Sin embargo, no siempre estamos preparados. Si ese es su caso, emprenda un viaje a través de la Biblia mediante Dios: Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Este libro viene a dar respuesta a muchas inquietudes que tenemos en cuanto a Dios. Un sinnúmero de personas conocen a Dios de manera intelectual. Entre otras cosas, oyen hablar de su amor, misericordia, fidelidad, gracia y poder, pero consideran que todas estas bendiciones no están a su alcance. Han oído que Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, pero no se deciden a aceptarlo. Incluso, saben que existe el Espíritu Santo, pero ahí queda todo. A menudo dicen: No soy digno. ¿Cómo pensar que puedo estar tan cerca de un Dios tan grande?

El autor de Dios: Padre, Hijo y Espíritu Santo responde este interrogante: Todos somos viles pecadores que merecemos ser desechados. Pero Dios compró nuestra alma con la sangre de su Hijo Jesucristo y, habiendo perdonado todos nuestros pecados, nos ha declarado justos.

De manera sencilla y práctica, Cho nos lleva a profundizar en lo que significa para nosotros Dios el Padre, quien con su misericordia infinita preparó el camino de la redención a través de Jesucristo, Dios el Hijo, quien entregó su vida en rescate por todos y que, al marchar a los cielos, no nos dejó solos, sino que nos dejó la presencia poderosa del Espíritu Santo.

Es nuestro mayor deseo que este libro le lleve a buscar más de Dios y que cada día sea un reto para crecer en la vida cristiana.

La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios,

y la comunión del Espíritu Santo sean con

todos vosotros. Amén. (2 Corintios 13:14)

Editorial Vida

Miami, EE.UU.

Diciembre de 1998

Dios, el Padre

1

Los caminos de Dios

Como los padres aman a sus hijos, Dios ama a los israelitas que son su pueblo escogido. Sin embargo, los israelitas renunciaron a esta bendición, adoraron ídolos y se entregaron a la iniquidad.

En particular, los líderes y los funcionarios del gobierno eran personas orgullosas carentes de toda compasión, entregados a toda suerte de perversidades en busca de satisfacción para sus deseos carnales. Presentaban ofrendas en forma despectiva y la observancia de los días especiales solo eran para cubrir las apariencias. En el caso de los sacerdotes la corrupción interna era indescriptible.

Sus iniquidades provocan el lamento de Dios: El buey conoce a su dueño, y el asno el pesebre de su señor; Israel no entiende, mi pueblo no tiene conocimiento (Isaías 1:3).

La misericordia de Dios

A través del profeta Isaías Dios comunicó a los israelitas sus pecados y les advirtió del juicio venidero. Por otra parte, por su amor y compasión sin límites, los exhortó a que se convirtieran al Señor y se apartaran de sus pecados.

¿En qué consisten la compasión y la misericordia de Dios hacia con nosotros en el día de hoy?

El camino del perdón

Dios dejó abierto el camino del perdón para toda persona en cada lugar.

La historia siguiente ocurrió en el sur de Estados Unidos. Una noche, un hombre de edad madura regresó a casa borracho y sostuvo una agria discusión con su esposa. Enojado, salió de la casa dando un portazo y puso en marcha el motor de su auto.

Sin darse cuenta, su hijo de tres años lo siguió y se quedó parado detrás del auto. Cegado por la ira dio marcha atrás, atropelló a su hijo y lo mató. Después no podía resistir el sentimiento de culpa por haber dado muerte a su hijito y se convirtió en un hombre sin propósito en la vida.

Un día, mientras vagaba sin rumbo, oyó las campanas de una iglesia. Sintió como si las campanas lo estuvieran empujando hacia el templo, así que entró.

Ese día el pastor estaba dando un mensaje sobre la misericordia de Dios. Sin embargo, el hombre abatió su cabeza mientras pensaba: Un pecador como yo no tiene posibilidad de perdón.

Sin embargo, el mensaje del pastor seguía golpeando su corazón. Jesús murió en la cruz por tus pecados, por los tuyos. Dios te mostrará su misericordia si tan solo te arrepientes.

Finalmente reveló su pesada carga al Señor y lloró con su corazón lleno de arrepentimiento. Más tarde, no podía contener el gozo y la gratitud hacia el Señor por su misericordia. Por tanto, decidió ofrecer el resto de su vida al Señor y se dedicó a trabajar en una organización juvenil cristiana internacional.

Alcance (límite) del perdón divino

Hay gente que piensa: Debido a la gravedad de mis pecados, no puedo ser perdonado. Pero, ¿a quién podría Dios negar esta limpieza puesto que ha dado a su Hijo unigénito en la cruz para lavar el pecado?

David dice: Él es quien perdona todas tus iniquidades, el que sana todas tus dolencias (Salmo 103:3). Asaf proclama: Pero Él, misericordioso, perdonaba la maldad, y no los destruía. Y apartó muchas veces su ira, y no despertó todo su enojo (Salmo 78:38).

Además, según Miqueas 7:19: Él volverá a tener misericordia de nosotros; sepultará nuestras iniquidades, y echará en lo profundo del mar todos nuestros pecados. Dios perdona todos los pecados sin excepciones.

Durante su reinado, David cometió el pecado de adulterio con Betsabé, la esposa de Urías, su siervo fiel. Con el fin de ocultar su pecado, urdió un complot para que Urías muriera en una sangrienta batalla. De esta manera agregó el pecado de homicidio al otro que había cometido. Sin embargo, Dios envió al profeta Natán para que le revelara al rey David sus pecados. En cuanto el rey recibió el mensaje se arrepintió sin dar excusas y sus terribles pecados fueron perdonados.

Jesús también perdonó a la adúltera sorprendida en el acto de cometer el pecado, y mientras estaba clavado en la cruz, perdonó al terrible ladrón que pendía junto a Él, en cuanto aquel se arrepintió de sus pecados.

De manera que no hay pecado tan grave ni pecador que sea tan terrible que no pueda tener perdón.

Todos somos viles pecadores que merecemos ser desechados. Pero Dios compró nuestra alma con la sangre de su Hijo Jesucristo y, habiendo perdonado todos nuestros pecados, nos ha declarado justos.

Sin embargo, no perdonará si uno blasfema a propósito contra el Espíritu Santo. Esto queda muy claro cuando consideramos Mateo 12:31: Por lo tanto os digo: Todo pecado y blasfemia será perdonado a los hombres; mas la blasfemia contra el Espíritu no les será perdonada.

El que viola la ley de Moisés, por el testimonio de dos o tres personas muere irremisiblemente. ¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que pisoteare al Hijo de Dios, y tuviere por inmunda la sangre del pacto en la cual fue santificado, e hiciere afrenta al Espíritu de gracia? (Hebreos 10:28-29).

El Espíritu Santo da testimonio de la resurrección de Jesucristo, lo que significa que Cristo es el Salvador de toda la gente de la tierra. El que niega el testimonio del Espíritu Santo y blasfema en su contra, es como si hubiera blasfemado de Jesucristo cometiendo el pecado de incredulidad.

El que creyere y fuere bautizado será salvo; mas el que no creyere será condenado (Marcos 16:16).

El objetivo de Dios

El objetivo de Dios es perdonar los pecados de quienes se arrepienten sinceramente y creen en Jesucristo.

De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida (Juan 5:24).

Cuando aceptamos a Jesucristo como nuestro Salvador, nuestros pecados son perdonados. Aunque los que se arrepienten de verdad y obedecen la Palabra del Señor reciben el perdón y la vida eterna, los que la rechazan y no obedecen no pueden eludir la ira de Dios.

Según Juan 1:9: Aquel era la luz verdadera que alumbra a todo hombre que viene a este mundo (Reina Valera 1909).

Por consiguiente, cuando nos examinamos a nosotros mismos a la luz de la Palabra de Dios y vemos que algo anda mal, debemos arrepentirnos con las siguientes palabras: Señor, he cometido estos pecados delante de tus ojos, y de inmediato tenemos que abandonar el pecado. Entonces Dios tendrá compasión de nosotros y nos perdonará nuestros pecados (Proverbios 28:13).

Si nos arrepentimos de nuestros pecados Dios hará que nuestros pecados sean blancos como la nieve, sean más blancos que la lana de un cordero, y nos dará la salvación.

Señor, Dios nuestro, te damos gracias porque nuestra relación, que estaba cortada, fue transformada en bendición cuando enviaste al Señor Jesucristo al mundo. Ayúdanos para llevar vidas de devoción hasta la muerte, y no olvides el perdón y la salvación que nos fue dada por la sangre del Señor Jesucristo. Lo pedimos en el nombre de Jesucristo. Amén.

La perspectiva del Señor

(ante los ojos de Dios)

Cristianos son las personas que han decidido vivir ante los ojos de Dios. Así que, cuando vivimos según la perspectiva divina, podemos llevar con éxito una vida de fe.

Entonces, ¿cómo podemos llevar una vida que nos permita llegar a ser cristianos que hallan justicia ante los ojos de Dios?

El caso de Jonás

Dios mandó a Jonás que pregonara la advertencia de un juicio contra Nínive, la capital de Asiria (Jonás 1:2). Pero cuando Jonás se puso a pensar que Nínive persiguió al pueblo de Israel y fue enemigo de los israelitas, desobedeció a Dios y se embarcó hacia Tarsis.

Sin embargo, puesto que había considerado a Nínive para salvarla, Dios envió un gran viento que azotó a la nave que llevaba a Jonás en su huida del mandamiento de Dios. La gente que iba a bordo se aterrorizó enormemente y decidieron determinar quién era el responsable de la fuerte tormenta. Para ello echaron suertes y señalaron a Jonás como la causa. Lo tiraron por la borda y tuvo que sufrir en las entrañas de un gran pez.

Mientras estaba en el vientre del pez entendió su modo de vida y se arrepintió, no desde la perspectiva del Señor, sino desde su propia perspectiva humana. Al comprenderlo, Jonás se arrepintió de su desobediencia a Dios en cuanto a ir a Nínive. Además, decidió vivir no según su perspectiva humana, sino en obediencia al propósito de Dios. El Señor oyó su oración e hizo que el gran pez vomitara a Jonás en la playa.

Después de sobrevivir milagrosamente el tormento, Jonás siguió el mandamiento de Dios y se dirigió a Nínive para proclamar: De aquí a cuarenta días Nínive será destruida (Jonás 3:4).

Una vez que el rey y la población de Nínive escuchó la advertencia de Dios, se vistieron de saco, se sentaron en cenizas y ayunaron para expresar arrepentimiento de sus malos caminos. De esa manera escaparon del juicio de Dios.

A través de la vida, nosotros también tenemos que enfrentar el dilema de seguir la perspectiva humana o la divina. En tales momentos tenemos que desechar resueltamente nuestras ideas humanas y aceptar el camino de Dios. Solo entonces Dios nos guiará.

El caso de Abraham

Fe, también podemos aprender que la fe es el acto de abandonar nuestro propio punto de vista para adoptar el de Dios cuando consideramos la experiencia de Abraham.

Abraham, quien no tenía hijo, oyó el mandato de Dios: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que yo te mostraré (Génesis 12:1-3). Al oír el mandato de Dios, salió de Harán a los setenta y cinco años de edad. Sin embargo, pasó un tiempo considerable y seguía sin tener un hijo. Después de mucho esperar en vano, Abraham estaba a punto de designar como su sucesor al damasceno Eliecer. Entonces Dios habló a Abraham y le dijo que iba a tener un descendiente que vendría de él, y le pidió que mirara las estrellas del cielo. Dios prometió a Abraham que sus descendientes serían tan numerosos como las estrellas del cielo.

En ese momento Abraham estaba en una encrucijada: seguir el juicio basado en su perspectiva humana o seguir la perspectiva divina. Para que Abraham tuviera fe en las palabras de Dios era necesario que creyera a sus palabras. Ante este dilema, sin vacilar, Abraham creyó en las palabras infalibles de Dios y Él lo consideró justo (Génesis 15:6).

Cuando Abraham tenía cien años y Sara noventa, edad que hacía imposible la concepción, Dios hizo renacer el sueño de Abraham y le concedió un hijo de acuerdo con la promesa dada.

Dios concede milagros que pueden resucitar muertos a personas que abandonan toda perspectiva humana y optan por la perspectiva de Dios. Entonces, siempre tenemos que aceptar el punto de vista de Dios y creer en sus milagros.

Y … ¿qué de nosotros?

Hoy día debe ser motivo de gran preocupación la forma en que Dios ve a los cristianos. La Biblia narra con claridad el punto de vista que Dios tiene de nosotros.

Mas por Él estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual nos ha sido hecho por Dios sabiduría, justificación, santificación y redención (1 Corintios 1:30).

En la actualidad, Dios considera sabio al cristiano. El mundano, con su perspectiva particular, puede reflexionar sobre sus opiniones y decir acerca del creyente: Ese hombre no tiene suficiente educación ni riqueza. Es una persona sin importancia. Sin embargo, ante los ojos de Dios, a todos los que han aceptado a Cristo como Salvador se les considera sabios.

Además, por la cruz, Dios ve al cristiano como justo. En el momento que recibimos a Cristo, nuestros pecados pasados, presentes y futuros fueron completamente perdonados. Por la sangre que Jesucristo derramó en la cruz se nos perdonaron los pecados y se nos justificó. Más aun, somos individuos santos, llamados por Dios para obedecer su voluntad. Por tanto, debemos luchar por vivir como santos siguiendo su Palabra.

Así cuando lo vemos desde el punto de vista de Dios, los cristianos son sabios, justos y santificados. De modo que debemos despojarnos de nuestra perspectiva humana y aprender a valorarnos de la misma manera que Dios lo haría. Y cuando nos valoramos según la mirada de Dios, debemos sentirnos orgullosos de nuestra vida en Dios y vivir con confianza.

Cuando miramos el mundo desde una perspectiva humana, solo podemos sentir desesperación y ruina. Sin embargo, cuando miramos la vida desde la perspectiva de Dios, nos llenamos de salvación y esperanza.

Señor Dios, ayúdanos a considerar este mundo no a través de nuestra perspectiva humana, sino a través de tu perspectiva, recordando la cruz. Ayúdanos a llevar vidas victoriosas de acuerdo con tu perspectiva.

Lo pedimos en nombre de Jesucristo. Amén.

La autoridad de Dios

Después de pecar, recibimos perdón si nos arrepentimos en el nombre de Jesucristo. Sin embargo, Dios no tolera el pecado que desafía su autoridad.

Mateo 8 nos narra cómo Jesús sanó al siervo del centurión. Cuando Jesús iba a entrar en Capernaum, un centurión fue a Jesús y le pidió que sanara a su siervo que estaba paralítico. Jesús le preguntó dónde vivía para ir a la casa del centurión y sanar al siervo.

El centurión dijo: Señor, no soy digno de que entres bajo mi techo; solamente di la palabra, y mi criado sanará.

Jesús oyó las palabras del centurión y exclamó: Ni aun en Israel he hallado tanta fe.

Cristo dijo esto porque el centurión reconoció la autoridad de Dios. El centurión tenía fe de que bastaba con que Jesús hablara para que su siervo sanara.

De esta manera debemos reconocer y rendirnos a la autoridad que creó el universo y todo lo que en él hay. Esta es la verdadera fe.

La historia de la miseria del hombre

Dios es el creador de la tierra, de los cielos y de todo lo que hay en el universo. Solamente Él tiene la autoridad sobre todas las cosas. Dios hizo a Adán y Eva y los puso a vivir en el huerto de Edén donde no existían el sufrimiento ni el dolor. Le advirtió a Adán: De todo árbol del huerto podrás comer; mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás (Génesis 2:16-17).

El fruto del árbol del bien y del mal representaba la autoridad de Dios El juicio del bien y del mal puede hacerlo solo Dios, el creador de este mundo. Sin embargo, el hombre cayó en la tentación del diablo que le sugirió que el hombre puede ser como Dios si come del fruto prohibido. Tentado en esa forma, el hombre comió el fruto prohibido y cometió el grave pecado de desafiar la autoridad de Dios.

Debido al pecado, el hombre fue expulsado del huerto de Edén. Después de esta transgresión, el hombre desafía de nuevo a Dios al construir la torre de Babel. Esta vez también fracasó porque Dios puso confusión en el hombre diversificando las lenguas, lo que provocó la dispersión de hombre sobre la faz de la tierra.

En la época de Cristo, muchos fariseos, doctores de la ley, saduceos y fariseos desafiaron sin cesar a Jesús. No creían que fuera el Hijo de Dios y lo desafiaron. Al final gritaron pidiendo a Poncio Pilato, el gobernador romano de ese tiempo, su crucifixión. Simplemente este era un desafío y desconsideración a la voluntad y autoridad de Dios.

Como castigo, Dios desechó a los israelitas a pesar de que eran su pueblo escogido y los dispersó por toda la tierra sin tener un territorio durante dos mil años, viviendo bajo angustia y persecución.

A través de la historia Dios nos muestra que todo aquel que desafía su autoridad recibirá un terrible castigo. Todo aquel que cree en Jesucristo, enviado por Dios, recibirá salvación. Pero los que se le oponen recibirán el castigo. Por lo tanto, debemos aceptar a Jesús como nuestro Salvador y tenerlo a Él como nuestro Amo.

¿Dónde está la autoridad de Dios hoy en día?

De modo que quien se opone a la autoridad, a lo establecido por Dios se opone; y los que resisten, acarrean condenación para sí mismos (Romanos 13:2).

La autoridad de Dios reside en la Iglesia sobre la tierra. La Iglesia no es una simple reunión de cristianos. La Iglesia es el cuerpo de Cristo y la autoridad de Dios reside en ella.

Esta autoridad no la establecieron los hombres, sino Jehová Dios. Como resultado, aunque perdona nuestros pecados, Él juzga a quienes desafían su autoridad.

La Iglesia nació el día de Pentecostés cuando Dios descendió de los cielos en la forma del Espíritu Santo. El Espíritu Santo edificó y desarrolló la Iglesia. Un desafío contra la Iglesia es un desafío contra Dios.

A menudo, los incrédulos desafían a la Iglesia y a veces hasta los creyentes lo hacen. Mediante tales desafíos provocamos penurias a nuestra vida y a la de quienes nos rodean.

Todos los cristianos deben reconocer firmemente la autoridad de la Iglesia, la que está basada en la autoridad de Dios, y

Has llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrate para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo

5.0
2 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores