Disfruta de este título ahora mismo, y de millones más, con una prueba gratuita

A solo $9.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

El lado oscuro de lo sobrenatural: Lo que Dios hace y lo que no hace

El lado oscuro de lo sobrenatural: Lo que Dios hace y lo que no hace

Leer la vista previa

El lado oscuro de lo sobrenatural: Lo que Dios hace y lo que no hace

valoraciones:
3/5 (7 valoraciones)
Longitud:
218 páginas
3 horas
Editorial:
Publicado:
Dec 21, 2010
ISBN:
9780829782394
Formato:
Libro

Descripción

¿QUÉ ES VERDAD?Usted ha visto películas y programas televisivos o ha leído libros que contienen ideas sobrenaturales. Muchas veces nos entretienen. Muchachos que son brujos con poderes mágicos, mujeres que ven el futuro, alguien que ve y habla con personas muertas. En cuanto a ideas, estas tienen gran potencial para contar historias. Pero, ¿acaso son reales? Y de ser así, ¿qué significa eso para mí?El lado oscuro de lo sobrenatural le mostrará la verdad subyacente tras lo sobrenatural. Es un manual que separa la verdad de la ficción, a la vez que examina cada tema a la luz de la Biblia. Bill Myers ha dedicado años a la investigación de fenómenos sobrenaturales e incluso ha hecho películas sobre el tema. En este libro comunicará su investigación junto con entrevistas y experiencias de la vida real de síquicos, satanistas, personas que han sido poseídas e incluso raptadas por extraterrestres. Las historias que cuenta pueden dar la impresión de ser películas de Hollywood, pero se basan en acontecimientos reales. Sus encuentros con una variedad de temas sobrenaturales le abrirán los ojos a lo que es verdadero y lo que es fantasía. Aprenderá más acerca de:• Wicca y brujas• Reencarnación• OVNIS• Tableros Ouija• Ángeles y demonios• Fantasmas y experiencias cercanas a la muerte• Satanismo• Vampiros… y másSi usted tiene curiosidad por dichos temas, o tiene amigos que están atrapados por estos, El lado oscuro de lo sobrenatural destapará la verdad y le explicará cómo ayudar.
Editorial:
Publicado:
Dec 21, 2010
ISBN:
9780829782394
Formato:
Libro

Sobre el autor

Bill Myers (www.Billmyers.com) is a bestselling author and award-winning writer/director whose work has won sixty national and international awards. His books and videos have sold eight million copies and include The Seeing, Eli, The Voice, My Life as, Forbidden Doors, and McGee and Me.


Vista previa del libro

El lado oscuro de lo sobrenatural - Bill Myers

CAPÍTULO 1

HAMBRE DE LO SOBRENATURAL

Todos la tenemos, el hambre, las ansias de algo más. Después de todo somos humanos, y el ser humano está compuesto de tres partes:

El área física, el área mental … y el área espiritual.

Y entre la comida y la escuela, la comida y el trabajo, la comida y el deporte, la comida y los padres y amigos, y… ¿acaso mencioné la comida?… podría decirse que tenemos cubiertos los dos primeros aspectos de nuestra vida.

¿Pero qué sucede con esa tercera área, la espiritual?

Como autor, cada dos por tres alguien me pide que escriba una historia acerca de lo sobrenatural. La temática no se repite solo en las películas. Basta con echar un vistazo a los programas parasicológicos que aparecen en televisión, a los programas de entrevistas, a las librerías locales, a la cantidad de quirománticos que hay e incluso a Internet.

Todos tenemos hambre de respuestas. Especialmente…

LOS ADOLESCENTES

Todos los días recibo correos electrónicos llenos de preguntas de parte de estudiantes: ¿Existen los fantasmas? ¿Son indebidas las sesiones de espiritismo? ¿Por qué aparece una figura resplandeciente en mi cuarto? ¿Son malos los tableros Ouija? ¿Y qué me dice de los ovnis? E interrogantes por el estilo.

Algunas preguntas provienen de jóvenes que han leído mi serie de libros Forbidden Doors [Puertas prohibidas]. La trama de esos doce libros consiste en que dos hermanos adolescentes, un chico y una chica, se convierten a regañadientes en cazafantasmas y aprenden muchas de las verdades acerca de lo sobrenatural que trataremos aquí.

Otros mensajes electrónicos proceden de estudiantes que han quedado atemorizados a causa de encuentros reales. Y algunos más han sido enviados por adolescentes que tienen amigos involucrados en tales asuntos, y desean brindarles ayuda.

En lugar de pasar muchas horas a la semana respondiendo las mismas preguntas una y otra vez, se me ocurrió esto: Por qué no volcar toda esa información en un libro de referencia de fácil utilización, algo que uno pueda tomar de la biblioteca para obtener una rápida reseña y una respuesta adecuada.

De modo que abrochémonos el cinturón de seguridad. En los capítulos siguientes exploraremos las principales creencias y costumbres sobrenaturales de la actualidad a fin de averiguar cuáles son reales, cuáles son falsas, y cómo conducirnos con ellas.

VERDADERO O FALSO

En mi condición de autor y director de cine, he dedicado años a investigar este asunto, para lo que entrevisté a brujos, wiccanos, parasicólogos, y hasta al jefe del departamento de investigación parasicológica de la CIA. Observé y participé de un exorcismo, pasé tiempo con un asesino en serie, con gente que se dedica a cazar fantasmas, y con personas que habían sido secuestradas por OVNIS. Visité un importante laboratorio parasicológico; filmé milagros en países del tercer mundo y, por supuesto, leí miles de relatos.

En su mayoría, las historias acerca de lo sobrenatural son como la bruma. Se disipan convirtiéndose en nada cuando uno intenta verificarlas.

Sin embargo, de vez en cuando hay situaciones que desafían la explicación lógica, y se sostienen al ser investigadas.

En efecto, hay lugares encantados donde se sacuden cadenas y se escuchan voces incorpóreas que susurran por la noche.

Es real, hay personas que reciben mensajes del «más allá» mediante trances, escritura automática y otros medios.

Es cierto, existen cosas inexplicables que se ven en el cielo por las noches.

BIEN O MAL

La evidencia demuestra que hay un mundo sobrenatural. De hecho, la Biblia misma lo dice. También señala que lo sobrenatural tiene un costado bueno y un costado malo. Un lado que desea ayudarnos y de manera legítima saciar nuestra hambre, y un lado que desea destruirnos.

Jesucristo lo expresó de la mejor manera cuando dijo: «El ladrón no viene más que a robar, matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y la tengan en abundancia» (Juan 10:10).

Son palabras bastante intensas. O Jesús estaba mintiendo o nos dijo la verdad. Y si dijo la verdad, entonces verdaderamente existe en el mundo un ladrón, un enemigo que desea robarnos, que quiere matarnos, que procura destruirnos.

La buena noticia es que no necesitamos temerle, porque tenemos a alguien de nuestro lado, alguien que desea protegernos, alguien que nos dará vida.

La mala noticia es que debemos ser inteligentes. No podemos ser estúpidos e ir corriendo en pos de todo lo sobrenatural. Tal como les digo a los estudiantes secundarios y universitarios con los que trabajo: «El simple hecho de que resplandezca en la oscuridad no lo convierte en bueno».

A decir verdad, a menudo sucede exactamente lo opuesto.

Nuestro enemigo Satanás está vivito y coleando, y hará uso de todo lo que esté a su alcance, hasta echará mano a los «efectos especiales» sobrenaturales, para atraer a las personas a sí mismo a fin de alejarlas de Dios. Una vez más Jesús lo expresó de la mejor manera posible cuando dijo: «Porque surgirán falsos Cristos y falsos profetas que harán grandes señales y milagros para engañar, de ser posible, aun a los elegidos» (Mateo 24:24).

Y dado que tengo ganas de citar textos bíblicos, fíjese en este: «El malvado vendrá, por obra de Satanás, con toda clase de milagros, señales y prodigios falsos. Con toda perversidad engañará a los que se pierden por haberse negado a amar la verdad y así ser salvos» (2 Tesalonicenses 2:9-10).

LO MISMO DE SIEMPRE

Muchas veces lo sobrenatural atrae a los jóvenes porque tienen una vida difícil, se sienten desubicados o la gente los trata como basura. A consecuencia de ello es muy común que tengan ansias de mayor poder, de sentirse especiales, de que sus ojos se abran con más perspicacia. Y a su enemigo, el ladrón que desea matar y destruir, le produce el mayor placer abatirse sobre ellos con su propia marca de alimento envenenado, enmascarado tras la promesa de hacerlos más parecidos a Dios.

Es la misma antigua promesa que ha ofrecido desde el comienzo de los tiempos: «Cuando coman de ese árbol, se les abrirán los ojos y llegarán a ser como Dios» (Génesis 3:5).

UN DELICADO EQUILIBRIO

C.S. Lewis, autor de Las Crónicas de Narnia, colocó lo sobrenatural en su justa proporción al escribir: «Existen dos errores iguales y opuestos en los que nuestra raza puede caer en lo que atañe a demonios. Uno es no creer en su existencia. El otro es creer, y tener un interés en ellos que resulte excesivo y poco saludable»¹.

Lewis habló de «demonios», pero podemos cambiar esa palabra por «lo oculto» o «el lado oscuro de lo sobrenatural». Sí, resulta importante saber lo que ocurre, estar conscientes de las jugarretas de Satanás en el mundo actual.

Estar conscientes de eso. sí.

Estar fascinados por ello. no.

El propósito del presente libro no es el de dirigir la atención hacia Satanás ni de atribuirle gloria. Procura más bien exponerlo como el engañoso fraude que es y develar sus estratagemas de modo que ninguno de nosotros se deje engañar.

UN PUNTO FINAL

Concluyendo, antes de empezar, recordemos lo siguiente:

Si bien hay peligro en el mundo de lo sobrenatural, no hay poder alguno que se acerque remotamente al poder de Dios o de su Palabra. Si somos hijos de Dios, no hay nada que Satanás ni todas las huestes de las tinieblas puedan hacer para herirnos.

Nada.

Una vez más, cito a Jesús: «Nadie podrá arrebatármelas de la mano. Mi Padre, que me las ha dado, es más grande que todos; y de la mano del Padre nadie las puede arrebatar» (Juan 10:28-29).

Jesús prometió que si le pertenecemos, dispondremos del poder para vencer a los malos. A decir verdad, si mantenemos una relación correcta con Dios, y nos encontramos con Satanás en un callejón oscuro, el diablo será el que deba estar completamente atemorizado. Marcos 16:17 reza así: «Estas señales acompañarán a los que crean: en mi nombre expulsarán demonios».

O, tal como lo expresó uno de los discípulos de Jesús: «El que está en ustedes es más poderoso que el que está en el mundo» (1 Juan 4:4).

Eso es lo que intento lograr a través del presente libro: Exponer las falsificaciones sobrenaturales actuales y equipar a las personas para que sean capaces de vencerlas.

CAPÍTULO 2

ÁNGELES: LOS BUENOS Y LOS MALOS

Los ángeles son sumamente importantes. De hecho, la Biblia los menciona unas trescientas veces.

La palabra significa mensajero. Y por lo visto esa es su función principal:

El ángel del Señor le habló a Moisés en la zarza ardiente.

Un ángel le dijo a María que daría a luz al Mesías.

Ángeles cantaron en los cielos de Belén a fin de anunciar el nacimiento de Jesús.

Un ángel hará sonar la trompeta final, proclamando el día del juicio de Dios.

Entonces, ¿acaso no son buenos todos los ángeles? Según la Biblia, no.

ÁNGEL DE LUZ

Las Escrituras parecen indicar que Satanás mismo una vez fue un ángel importante, y que aún tiene la capacidad de disfrazarse de ángel de luz (2 Corintios 11:14). Y, aunque la Biblia no lo desarrolla al detalle, nos dice que en algún momento pasado Satanás se llenó de orgullo y condujo una revuelta en contra de Dios.

Parece que el orgullo era un asunto serio en el caso de Satanás. Él tenía una posición; gozaba de prestigio. Pero no le bastó. De alguna manera usó su influencia para conseguir que un tercio de todos los ángeles se le unieran en un intento alocado por derrocar a Dios. Vaya ego.

El libro de Apocalipsis lo relata de la siguiente manera:

Se desató entonces una guerra en el cielo: Miguel y sus ángeles combatieron al dragón; éste y sus ángeles, a su vez, les hicieron frente, pero no pudieron vencer, y ya no hubo lugar para ellos en el cielo. Así fue expulsado el gran dragón, aquella serpiente antigua que se llama Diablo y Satanás, y que engaña al mundo entero. Junto con sus ángeles, fue arrojado a la tierra (Apocalipsis 12:7-9).

LOS BUENOS

Antes de que empecemos a hablar de los malos, asegurémonos de comprender a los buenos. Una y otra vez vemos en la Biblia que los ángeles entregaban mensajes de parte de Dios, defendían a los que lo amaban, vencían a sus enemigos, y adoraban a Dios en su trono.

Lo mismo sucede hoy.

Vez tras vez oigo historias acerca de personas moribundas que vieron un ángel en un rincón que esperaba para acompañarlas al cielo. O escucho sobre misioneros que fueron protegidos por «hombres resplandecientes con espadas» que ellos no podían ver, pero sus atacantes sí.

Una de mis historias favoritas es la de una mujer en Oregón que se lesionó, y quedó en la helada intemperie durante una semana. Nadie podía creer que hubiera sobrevivido hasta que explicó que después de orar, cada noche aparecían a su lado dos personajes de luz resplandeciente que usaban su luz dorada para brindarle calor. Nunca decían nada, y desaparecían cada día al amanecer hasta que ella fue hallada.

Eso sí que es impresionante.

Lamentablemente, también están …

LOS MALOS

Según la Biblia, también existen unos tipos muy malos. Lo peor de todo es que en principio, al menos a nosotros los mortales, nos resulta imposible distinguirlos.

Satanás y sus ángeles no se visten con ajustadas mallas rojas, no tienen cuernos en la cabeza ni llevan horquillas.

Por lo tanto, ¿cómo hemos de diferenciarlos?

EL CULTO A LOS ÁNGELES

En primer lugar, constituye un verdadero peligro pensar que los ángeles son algo que en realidad no son. Y resulta particularmente peligroso cuando una actitud natural y saludable de sobrecogimiento ante los ángeles pasa a constituirse en franca adoración. La Biblia establece con claridad que no se debe adorar a los ángeles.

Fijémonos en lo que ocurrió cuando el apóstol Juan intentó adorar a uno de ellos: «Me postré a sus pies para adorarlo. Pero él me dijo: ¡No, cuidado! Soy un siervo como tú y como tus hermanos que se mantienen fieles al testimonio de Jesús. ¡Adora sólo a Dios!» (Apocalipsis 19:10).

De modo que si alguna vez nos encontramos con un ángel que permite que se lo adore, tengamos cuidado.

MI ENCUENTRO

Siendo joven, recién recibido de la universidad, recibí una llamada telefónica de un sujeto que afirmaba estar en constante contacto con ángeles. Habría sido fácil descartarlo calificándolo de chiflado, si no se hubiera tratado de un célebre parasicólogo que usaba su conexión con los «ángeles» para ayudar a la policía a resolver crímenes. (Me comunicó que el modo en que había conseguido mi número telefónico había sido. ¡en un sueño!).

Durante nuestra conversación me dijo que los ángeles a veces hablaban por medio de él, y ofreció permitirme que hablara con uno de ellos. Pensé: qué interesante, y rápidamente accedí.

De inmediato le cambió la voz, por completo. Se volvió más fuerte, más grave y llena de autoridad.

Me emocioné bastante, y recuerdo que cubrí con la mano el micrófono y le susurré a mi esposa: «¡Estoy hablando con un ángel!».

A lo largo de los siguientes dos días, conversé más con el tipo y con varios de sus «ángeles». ¿Acaso se trataba de una farsa? Me parece que no. Cada entidad que hablaba por medio de él era tan singular, con su propia voz y personalidad, que tuve la seguridad de que hablaba con varios seres diferentes.

Además, me dijeron cosas acerca de mi persona que no les hubiera sido posible conocer, salvo por medios sobrenaturales. Por ejemplo, sabían que era un escritor en ciernes. Una de las voces me aseguró que sería un autor de éxito, y que realizaría cosas grandes para Dios por medio de mis escritos. Claro que eso era exactamente lo que deseaba escuchar. Parecía que los «ángeles» se desvivían por alimentar mi orgullo y tentarme con visiones de gloria. No dejaban de adularme con el propósito de hacer que me sintiera especial.

También se ofrecían a ayudarme a alcanzar esa fama al trabajar conmigo para escribir un libro que proclamara «los más profundos misterios del amor de Dios».

Empecé a sentirme intranquilo.

No sabía mucho acerca de los ángeles en aquel entonces, pero sospechaba que estos seres en realidad no estaban interesados en mi bienestar. Eran un poco mañosos. Y en vez de alentarme a crecer en humildad y

Has llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrate para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre El lado oscuro de lo sobrenatural

2.9
7 valoraciones / 1 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores

  • (2/5)

    Esto le resultó útil a 1 persona

    el lado osccuro de sobre natural

    Esto le resultó útil a 1 persona