Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Los 100 Secretos de las Parejas Felices: Lo Que los Cientificos Han Descubierto y Como Puede Aplicarlo a Su Vida

Los 100 Secretos de las Parejas Felices: Lo Que los Cientificos Han Descubierto y Como Puede Aplicarlo a Su Vida


Los 100 Secretos de las Parejas Felices: Lo Que los Cientificos Han Descubierto y Como Puede Aplicarlo a Su Vida

valoraciones:
5/5 (4 valoraciones)
Longitud:
253 páginas
3 horas
Editorial:
Publicado:
14 ago 2012
ISBN:
9780062226990
Formato:
Libro

Descripción

¿Qué cosas hacen que una pareja sea feliz? Los científicos y académicos han pasado años investigando la naturaleza de las relaciones, los noviazgos, y el matrimonio, pero sus hallazgos tienden a quedar escondidas en diversas publicaciones académicas, sin jamás llegar al alcance de la gente común. Por eso, el aclamado autor de Los 100 Secretos de la Gente Feliz ha recolectado la información más significativa y reciente de los miles de estudios que se han hecho acerca de las relaciones, y la presenta de una manera clara y fácil de comprender. Los consejos aquí contenidos no están basados en la experiencia o las opiniones de una persona en particular. Están basados en las investigaciones de reconocidos científicos que estudias las vidas y los amores de los estadounidenses. Cada uno de los 100 secretos va ilustrado por una historieta que lo justifica. El amor es difícil de calcular. Los investigadores han comprobado de la edad, el presupuesto, la educación y la religión de una persona no tienen nada que ver con el nivel de satisfacción de una persona en una relación. El siempre querer ganar puede llevar a una gran pérdida. La gente que tiene un sentimiento de competitividad con su pareja, tienen 37 por ciento menos de posibilidades de sentir que están en una relación que los satisface. Deje el pasado en el pasado. Más de 40 por ciento de la gente reporta que los celos de una relación previa es una fuente de desacuerdo en la relación actual.
Editorial:
Publicado:
14 ago 2012
ISBN:
9780062226990
Formato:
Libro

Sobre el autor

David Niven, Ph.D., bestselling author of the 100 Simple Secrets series, is a psychologist and social scientist who teaches at Ohio State University. David Niven, Ph.D., es el autor de los bestsellers internacionales Los 100 Secretos de la Gente Exitosa, y Los 100 Secretos de las Buenas Relaciones. Es psicólogo y científico social, y enseña en la Florida Atlantic University.


Vista previa del libro

Los 100 Secretos de las Parejas Felices - David Niven, PhD

1

Lo cotidiano es poderoso

Algunas tareas nos parecen difíciles y lograrlas, algo digno de mencionarse. Otras nos parecen tontas y consideramos que hacerlas es algo de poca importancia. Sin embargo, las tareas más notables con frecuencia están construidas sobre la base de la cotidianidad. Los bomberos estudian por años las técnicas para salvar vidas y los procedimientos para combatir el fuego, hasta que un día tienen la oportunidad de utilizar sus habilidades y conocimientos para salvar un edificio y a la gente que está dentro. Sin los años de compromiso con cada una de sus tareas, no llegaría el momento de los grandes logros. Sabemos que una relación larga y saludable es un logro. Si usted tiene un matrimonio estable, el periódico local lo considerará noticia... les tomará una fotografía y escribirá su historia. Pero ese logro está construido sobre una serie casi infinita de acciones que supone un compromiso diario, minuto a minuto, con el otro. No siempre es fácil, y la recompensa no siempre es evidente, pero cuando sacrificamos nuestras preferencias inmediatas por el compromiso de compartir, cuidar y escuchar, estamos dando pasos pequeños, pero poderosos, hacia la meta de una relación para toda la vida.

e9780062226990_i0002.jpg

Kathy y William hacían ejercicio juntos antes de empezar a salir. Después de casados, el interés y el éxito alcanzado en el deporte los llevó a imponerse una nueva meta: correr en el maratón de Boston. Después de un entrenamiento conjunto de tres años, Kathy logró clasificar para la competencia, pero William no.

William pudo haber reaccionado de varias maneras, todas totalmente normales debido a la naturaleza humana. Pudo haberse sumergido en la autocompasión, arrastrando con él a su esposa y haciéndola sentir culpable por su fracaso. Pudo haberle pedido a Kathy que esperara hasta que pudieran correr juntos. Pudo haber resentido el logro de su esposa y haber tratado de sabotearle la carrera.

Una buena parte de mí quería estar en el maratón, claro, admitió William. ¿Pero qué hice el día de la carrera? Fui a tres o cuatro lugares por los que pasaba la carrera para animar a Kathy. William escogió apoyarla en lugar de desanimarla. Viví la experiencia a través de ella. El éxito de ella es mi éxito.

William dice que al hacer deporte juntos, y en la vida en general, pueden aparecer sentimientos desagradables como la envidia y los celos, pero lo que hay que recordar es que todos los días somos un equipo, el día de la competencia también. Hay que darle al otro la libertad para que desarrolle sus propios talentos. No atravesarse en su camino, sino estar al lado, si se puede, para prestarle ayuda, y si no, para observar.

e9780062226990_i0003.jpg

La habilidad de mantener una comunicación abierta y sana en la relación de pareja se asocia con cualidades muy valiosas como el dominio de uno mismo, la valentía, la generosidad, el compromiso con la justicia y el buen juicio.

Fowers 2001

2

Vea posibilidades donde otros ven obstáculos

En todas las relaciones es posible encontrar señales que indican que van a tener éxito o que van a fracasar. Incluso las mejores y más sólidas relaciones tienen problemas que hacen pensar que no durarán. Y en las más débiles, hay razones para pensar que tendrán éxito. Lo verdaderamente importante es a qué se le presta mayor atención. Si lo hace a las debilidades, debilitará la relación. Pero si le presta más atención a las fortalezas, la fortalecerá.

e9780062226990_i0004.jpg

Éste es tal vez el ejemplo extremo de cuando el amor y la devoción triunfan sobre las diferencias religiosas y políticas: Pam es judía, Adil es musulmán, y han estado felizmente casados por más de diez años.

Adil explicaba el esfuerzo que tiene que hacer para mantener su vida en orden: Cuando estoy con mi madre digo ‘nosotros’ para hablar de los musulmanes y cuando estoy aquí con mi esposa digo ‘nosotros’ para hablar de los judíos. A veces no me acuerdo de lo que tengo que decir, si ‘nosotros’ o ‘ellos’ .

Los problemas políticos pueden continuar por siempre, suspiraba Pam. Pero prefiero concentrarme en nuestra vida, en el aquí y el ahora.

Cuando se conocieron, Adil quería invitar a Pam a salir, pero estaba preocupado de que ella no quisiera tener una relación con un musulmán. Recuerdo la ansiedad, no sabía si decirle desde el primer momento que era musulmán, recordaba Adil.

Yo era consciente de las circunstancias y tenía muy presentes las diferencias, dijo ella. Pero sabía que tendría el coraje para salir adelante. Aunque las dos familias finalmente los apoyaron, la comunidad donde se radicaron no hizo lo mismo.

La gente es tan vehemente, decía Pam. A donde quiera que uno vaya la gente señala: es judía, árabe, árabe, judía. No se puede simplemente ser y ya. Han sido muchos los malos entendidos, las críticas e insultos. Demasiados para enumerarlos.

Decididos y enamorados, Adil y Pam han trabajado para acortar la distancia entre sus culturas y poder vivir abiertamente. En el proceso, símbolos y sonidos de coexistencia han permeado su hogar. Sobre el armario del comedor se ve un Corán al lado de una Menorah. La familia celebra las fiestas de las dos culturas.

Esto puede funcionar, decía Pamela. Una pareja comprometida puede sobrevivir. Si hubiéramos considerado solamente las dificultades, no tendríamos nada. Pero vimos más allá de ellas y ahora tenemos todo lo que realmente nos importa.

Si hay algo que nuestra relación le pudiera aportar a nuestros dos mundos para poder convivir, sería la negociación, afirmaba Adil. Ésa es la palabra mágica.

e9780062226990_i0005.jpg

Se realizó un experimento con parejas que tenían problemas. A la mitad se le pidió que conversara sobre lo mejor de su relación y a la otra mitad que conversara sobre lo peor. Las parejas que comentaron el lado positivo disminuyeron en un 15 por ciento los niveles de estrés, mientras que las que discutieron el negativo los aumentaron en un 48 por ciento.

Sullivan 2001

3

Establezca reglas claras ante el conflicto

Aunque en todas las relaciones hay desavenencias, el número y la severidad varían tremendamente. No se puede estar de acuerdo en todo y tampoco se debe tratar de estarlo. Pero hay un acuerdo vital que ayuda a reducir el dolor de los desacuerdos: un método para las discusiones. No es raro que las dos personas que forman una pareja tengan una idea muy distinta de cómo se maneja el conflicto. Algunos lo abordan al minuto de que surge, algunos hacen comentarios indirectos sin ponerlo sobre el tapete y otros tratan de evadir el tema y el evento que le dio origen. El verdadero problema aparece cuando las dos personas tienen una manera distinta de manejar las dificultades, pues no solamente tienen el conflicto sino, también, la tensión producida por las distintas maneras de enfrentarlo. Prepare con su pareja el terreno para sus discusiones, decidan cómo ventilar los problemas y sintonícense, para que ambos puedan participar.

e9780062226990_i0006.jpg

James Leija sabe un par de cosas sobre conflictos. Es un boxeador profesional y está entre los mejores de peso liviano.

Aunque boxeo, aunque golpeo personas, lo hago dentro de las reglas. Tiene que haber reglas, de lo contrario no hay deporte.

Él vive su vida bajo los mismos parámetros. James y su esposa, Lisa, fueron novios desde el colegio, y no tienen fotos del día del matrimonio pues James estaba lleno de moretones por las pruebas de boxeo para los olímpicos. Actualmente, aparte del boxeo, la pareja se dedica a educar a sus hijos y al perro de la familia (un boxer que se llama Knuckles).

Los primeros años fueron de escasez. James se convirtió en profesional, pero a duras penas le alcanzaba para pagar su entrenamiento. Lisa trabajaba como recepcionista y se hacía cargo de las demás cuentas. Tenían un auto destartalado. Nunca peleamos por dinero, porque ambos pensamos que hay cosas más importantes en la vida, dice Lisa. Pero fue duro.

Hasta que un día James le dijo a su manager, Lester Bedford, que no podía darse el lujo de seguir boxeando. Bedford le rogó que lo reconsiderara y le dio a Lisa 250 dólares como regalo de Navidad. Los Leija perseveraron, mes a mes, pelea a pelea, con la esperanza de un respiro.

La buena suerte llegó finalmente con una pelea contra un contendor importante. Después de ganarle, vino el encuentro con el campeón. Al convertirse en el campeón mundial junior de peso liviano, se hizo más rico de lo que nunca había soñado. Es como cuando uno lee un libro, dice Lisa, uno no puede esperar a saber qué pasa a continuación. Tenemos una historia impresionante. Nunca nos escondimos de nosotros mismos, sino que enfrentamos juntos nuestros miedos y los tiempos difíciles.

Ahora, en lugar de problemas de dinero, tienen que enfrentar a las admiradoras. Las jovencitas se le echan encima en las sesiones de autógrafos, dice Lester, el entrenador. Antes de llegar a tener problemas por esto, James pensó en los sentimientos de Lisa y decidió evitar ir a lugares donde llamara la atención.

En este deporte el divorcio es tan común como la sangre en el cuadrilátero, dice Lester. Pero James y Lisa han encontrado la manera de poner al otro siempre en primer lugar.

e9780062226990_i0007.jpg

Aunque las personas pueden emplear distintas estrategias de resolución de conflictos en su relación de pareja, cuando las dos usan la misma estrategia tienen un 12 por ciento menos de problemas y un 31 por ciento más de posibilidades de vivir una relación satisfactoria.

Pape 2001

4

Cualquier persona puede tener una relación de pareja feliz

Describa el tipo de personas que considera que están destinadas a tener una relación de pareja feliz. ¿Qué clase de trabajo desempeñan? ¿Cuánto dinero ganan? ¿Qué tanta educación tienen? ¿Qué religión profesan? Probablemente tiene algunas imágenes muy determinadas en su mente, pero la verdad es que ninguno de estos factores señala la calidad de una relación. Personas de todo tipo han encontrado felicidad en sus relaciones de pareja y personas de todo tipo han encontrado problemas en sus relaciones de pareja. Las relaciones satisfactorias tienen todo que ver con quiénes somos y no con qué somos.

e9780062226990_i0008.jpg

Rick trabaja para el servicio forestal en Wyoming. Dice que su unidad está ubicada en la mitad de ninguna parte. En las solitarias y diminutas aldeas de los alrededores hay muy pocos hombres y aun menos mujeres.

Guardo la esperanza de encontrar a la mujer para mí y me aferro a ella, dice Rick, que tiene 32 años y es soltero. "No es sólo una fantasía. Creo que en alguna parte está mi alma gemela, alguien con quien sienta algo muy parecido a la comunión verdadera, la sensación de que no se puede vivir sin esa persona y tampoco se quiere hacerlo. Pero también me da miedo, ¿qué tal que no la encuentre?

No espero que sea hoy, continúa. "No hay muchas mujeres por los alrededores, pero sé que yo y lo que he hecho serán interesantes para la gente. Cuando regrese al mundo estoy seguro de que alguien querrá conocerme a fondo.

No es cuestión de que se venza un plazo, no soy un producto que vaya a expirar. Voy a vivir mi vida y a encontrar a alguien. No tengo dudas al respecto. Mire la evidencia que hay alrededor: en todo momento y en todas partes hay distintos tipos de personas encontrando pareja. Encontraré la persona ideal para mí, concluye.

e9780062226990_i0009.jpg

La edad, la educación y la religión no tienen relación con la probabilidad de tener una relación satisfactoria.

Koehne 2000

5

No se trata del esfuerzo que haga

Voy a trabajar duro por mi relación.

Voy a dar todo de mí.

Toda la vida hemos oído frases sobre el trabajo duro. Pero el solo hecho de trabajar duro no es la fórmula del éxito. Es más, esforzarse al máximo puede ser fuente de frustración y dolor cuando nuestros esfuerzos no se ven recompensados con una mejor relación. Trabaje por su relación con objetivos significativos que contribuyan al bienestar de ésta y a su propia felicidad. Trabaje por su relación con lógica y razón, no con el máximo esfuerzo.

e9780062226990_i0010.jpg

Nicole se había imaginado ese día toda su vida. Era en lo único en que había pensado en los últimos meses, y todo lo que hacía estaba relacionado con ese día. Tenía que ser una boda de revista.

Las flores eran importadas de Nueva Zelanda. La recepción sería en el Grand Salon de la Essex House en Manhattan. Nicole lucía un vestido espectacular diseñado por Cristoff y en su mano izquierda resplandecía un diamante de cuatro quilates.

Todo estaba en su lugar el día de la boda. Excepto por un pequeño detalle: el prometido de Nicole ya estaba en camino a Tahití, donde habían planeado la luna de miel, pero iba sin ella. La mamá de la novia fue testigo de cómo una preciosa boda se convertía en una pesadilla. Nicole asistió a la recepción de la no boda y luego se dedicó a poner su vida en orden otra vez.

Los amigos se preguntaban en voz baja si este fiasco no se debía a tanto esfuerzo. Algunas veces las personas ven el matrimonio y su relación con el otro de diferente manera. Una mujer puede pensar que es sincera y abierta para profesar su amor e impulsar su relación, pero él simplemente puede sentirse presionado, decía un amigo. Nicole debería haberle bajado el ritmo a la relación. Uno no puede ir tan rápido, no puede esforzarse tanto.

e9780062226990_i0011.jpg

Las personas que manifestaron esforzarse al máximo para mejorar su relación de pareja tenían un 33 por ciento menos de posibilidades de ser felices que aquéllas que manifestaron esforzarse hasta cierto punto por mejorar su relación.

Hairston 2001

6

No hay nada que envidiar

Si usted estuviera pensando en posibles parejas, sin duda encontraría atractivo a alguien exitoso en el trabajo. Sin embargo, con frecuencia en una relación de pareja las personas sienten envidia del éxito de su compañero; piensan que ese éxito es como un fracaso personal o puntos en contra en el marcador de una competencia. Esto no tiene ningún sentido... y no le hace bien a nadie. No hay ningún trofeo por aventajar a la pareja. El verdadero premio es para aquéllos que se niegan a competir con su pareja. Ese premio es una relación más satisfactoria.

e9780062226990_i0012.jpg

En los años treinta, George Burns y Gracie Allen hicieron su primera comedia juntos: él tenía experiencia y ella era una novata. George tomó el liderazgo y le pidió a Gracie que

Has llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrate para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre Los 100 Secretos de las Parejas Felices

4.8
4 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores