Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

La palabra reveladora: Un diccionario de terminus metafísicos

La palabra reveladora: Un diccionario de terminus metafísicos

Leer la vista previa

La palabra reveladora: Un diccionario de terminus metafísicos

valoraciones:
4/5 (6 valoraciones)
Longitud:
262 páginas
6 horas
Editorial:
Publicado:
2 ene 2005
ISBN:
9780871597359
Formato:
Libro

Descripción

Este diccionario especial explica sencillamente los terminus metafísicos de 1200 palabras y frases. Las interpretaciones en La palabra reveladora te ayudarán a profundizar y comprender nuevos y poderosos terminus espirituales.
Editorial:
Publicado:
2 ene 2005
ISBN:
9780871597359
Formato:
Libro

Sobre el autor

Charles Sherlock Fillmore founded Unity, a church within the New Thought movement, with his wife, Myrtle Page Fillmore, in 1889. He became known as an American mystic for his contributions to spiritualist interpretations of biblical Scripture.


Relacionado con La palabra reveladora

Libros relacionados

Artículos relacionados

Vista previa del libro

La palabra reveladora - Charles Fillmore

importantes.

Absoluto

A

abandonar todo por Cristo. Abandonar todo lo pertinente al hombre personal para que la Mente de Cristo pueda incorporarse perfectamente a la conciencia.

Abba. Palabra de cariño que significa padre en arameo. Solamente cuando llegamos a darnos cuenta de nuestra condición de hijos, nuestra verdadera relación con Dios, es que entramos en esa conciencia de amor y afiliación tierna con el Espíritu, representada por la palabra Abba. (Ver Marcos 14:36)

abdicar. Dejar ir, ceder, renunciar. La habilidad de abdicar tiene dos aspectos: elimina el error y expande el bien. Cuando el ego deja ir de manera consciente sus ideas y preferencias personales, ha cumplido la ley de la negación y es restaurado en la casa del Padre.

abrigo del Altísimo. (Ver cuarto)

Absoluto, lo. Mente divina; Principio ilimitado; el Todopoderoso, el Espíritu que todo lo penetra; el Infinito; el Eterno; el Ser Supremo. La única y suprema mente creativa; la Fuente de todas las cosas. Lo que es incondicional, ilimitado, sin restricciones y libre de toda limitación. La existencia propia de Dios.

Absoluto, juzgar en lo. El metafísico encuentra que es necesario juzgar en lo Absoluto para demostrar su poder supremo. Esto se lleva a cabo, en primer lugar, declarando que nuestro juicio es espiritual y no material, que su origen está en Dios, que todas sus conclusiones están basadas en la Verdad, y que éstas están completamente libres de prejuicio, compasión falsa o ignorancia personal.

Absoluto, tratar en lo. Tratar en la conciencia del Espíritu de Dios; afirmación por parte del hombre de la Verdad absoluta del Ser.

Absoluto, unificación del hombre con lo. El hombre se unifica con lo Absoluto por medio del reconocimiento de que él es el hijo y heredero del Padre, en cuya imagen y semejanza fue creado. Al estar consciente de la Mente de Cristo, el hombre es uno con el Absoluto.

abstracto, lo. El reino de ideas puras tales como la bondad, la pureza, la sabiduría y el amor.

abundancia espiritual. Ideas en conciencia de la provisión y apoyo omnipresentes de la Mente Única; sustancia invisible, con infinita capacidad de expansión cuando se mantiene en la mente, se afirma y se alaba. Todo lo que tiene el Padre es mío (Jn. 16:15).

abundancia, pasos para demostrar. Primero, debemos reconocer que la abundancia es una idea que es verdadera y tiene el poder de expandirse. Luego, debemos hablar en términos de abundancia, escogiendo palabras que representen abundancia. De esta manera construimos o formamos en nuestra mente aquello que atrae hacia nosotros abundancia de todo lo bueno. Porque a todo el que tiene se le dará (Lc. 8:18).

accidente. Acontecimiento desafortunado que sucede sin nuestro previo conocimiento consciente.

accidentes, causa y cura de. La causa de todos los accidentes radica en la conciencia de los sentidos. Para evitar accidentes, debemos elevar nuestra conciencia, para que sea espiritualmente positiva y crística. Entonces atraeremos sólo el bien.

aceite, ungir. Pensamiento de amor el cual se vierte sobre cualquier cosa, haciéndola sagrada o íntegra. El cumplimiento de la Ley es el amor (Ro. 13:10).

aceleración espiritual. Activar según los patrones espirituales, al unirnos a la actividad de la Mente-Dios.

actitud. Estado de la mente en relación con algún asunto o situación; posición mental. La actitud de la mente hacia el medio ambiente determina la naturaleza del medio ambiente del hombre. Una actitud positiva atrae el bien; una actitud negativa trae su estela de pecado, enfermedad, pobreza y muerte. Porque cuales son sus pensamientos íntimos, tal es él (Pr. 23:7).

actividad, espiritual. Pensamientos relacionados con el Principio espiritual. Movimiento de la mente de acuerdo con la actividad de la Mente Divina.

acumulación. Acumular cosas en lo externo. Éste es un esfuerzo inútil de evitar una escasez imaginaria en el futuro. No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el moho destruyen … sino haceos tesoros en el cielo donde ni la polilla ni el moho destruyen (Mt. 6:19, 20).

acusador. Opositor, que odia, enemigo. (Ver Diablo y Satán) El acusador es vencido al echarlo fuera en el nombre de Jesucristo.

Adán. Rojo, rojizo. Primer movimiento de la mente en su contacto con la vida y la sustancia. Adán fue creado del polvo de la tierra (Gn. 2:7). El polvo representa la tierra radiante o la sustancia. Cuando el hombre espiritual (YO SOY) entra en esta sustancia y utiliza las ideas provenientes de Dios inherentes en él, trae a manifestación el cuerpo ideal en su perfección elemental. Adán fue primero perfecto como una idea en la divinidad elemental.

adoración. Cuando adoramos investimos lo adorado con nuestro amor, o lo identificamos con las cosas del Espíritu. La adoración representa el esfuerzo del hombre para sostener una actitud mental correcta hacia Dios.

adoración a Baal. Poner la naturaleza antes que Dios en la tierra, aire y agua; dar la sustancia de la mente y el cuerpo a las cosas de los sentidos. Es una forma de idolatría. No tendrás dioses ajenos delante de mí (Ex. 20:3).

adulterio. Pensamientos mezclados, errores que tienen su existencia en sentimientos no regenerados; pensamientos que no se han puesto bajo el dominio del YO SOY.

Adversario, el. Imaginación vana que, en realidad, podría ser cualquier cosa opuesta a la Mente Divina, o podría ser cualquier separación de ella por parte del hombre, lo que conduce a la formación de un estado mental que la Biblia describe como el adversario. Encontramos que los diferentes nombres: Satanás, Diablo, Adversario, acusador, mente carnal, anciano, hombre de pecado y personalidad, todos se refieren a la conciencia que el hombre se ha formado debido a su ignorancia sobre su verdadero estado.

afirmación. Declaración positiva de la Verdad. Mediante el uso de afirmaciones, reclamamos y nos apropiamos de aquello que es nuestro en Verdad. (Ver negación)

afirmación, acto de. de la mente, acto de afirmar, declarar la Verdad, movimiento mental que afirma con confianza y de manera persistente la Verdad del Ser ante todas las apariencias de lo contrario.

afirmación, cómo se dice. Las afirmaciones no tienen que decirse solamente en términos como: "Yo afirmo que mi cuerpo es espiritual". La suma total del pensamiento en todos sus aspectos positivos determina las afirmaciones que dan forma a las ideas.

afirmación, efectos sanadores de la. Todas las condiciones negativas pueden ajustarssse al afirmar el poder del gran Espíritu universal de justicia. Afirma: "El Espíritu infinito de amor y justicia actúa ahora en todos mis asuntos, y todo está bien".

afirmación, propósito de la. Establecer en la conciencia una comprensión amplia de los principios divinos de los cuales dependen toda vida y existencia. Al afirmar la Verdad, nos elevamos del pensamiento falso a la conciencia del Espíritu.

afirmación y negación. Dos movimientos de la mente que expresan poder para aceptar o rechazar, para asirnos o dejar ir. (Ver negación)

afirmar. Mantener fijamente en la mente o hablar en voz alta una declaración de Verdad.

afirmar la salvación del Señor. Tener conciencia en silencio y declarar de manera audible que el Cristo morador está a cargo de todos nuestros asuntos.

agua. En sus diferentes aspectos el agua representa debilidad y carácter negativo, limpieza, potencial mental, y en algunos casos, vida o energía vital.

            En uno de sus aspectos, el agua representa una situación negativa. La persona que es negativa al bien se encuentra incierta e inestable en su mente, y a menudo llega a estar tan sumergida en las aguas de la negación que su condición física es débil. Simpatizar con el error y los resultados de éste ayuda a producir esta condición. Es muy necesario ser positivo y estar receptivo al bien para tener ideas correctas de Dios, de conocerlo como todo bien.

            El agua también representa la gran masa de pensamientos que se amoldan a nuestro medio ambiente. Cada pensamiento deja su forma en la conciencia, y todas las palabras y expresiones de carácter débil se reúnen en la mente subconsciente como el agua se empoza en los huecos. Cuando nos descorazonamos o desilusionamos y nos damos por vencidos, la resaca de la vida barre este diluvio de pensamientos negativos sobre nosotros, y estamos conscientes de la debilidad física de algún tipo. Sin embargo, cuando sabemos la Verdad, y nos preparamos las aguas vuelven a su cauce y nuestra fortaleza se restaura.

            Desde el punto de vista intelectual, el agua representa limpieza. Cuando Juan el Bautista bautizó con agua, lavó los pecados de carácter externo. Su bautismo no entró en el subconsciente. Se necesita algo más poderoso que el agua para purificar las condiciones erróneas acumuladas por el alma en sus muchas encarnaciones. La presencia de Dios a través de Cristo es necesaria para purificar esa parte del hombre.

agua, por encima y por debajo del firmamento. En toda proposición mental tenemos un encima y un debajo. Sobre el firmamento están las capacidades no expresadas (aguas) de la mente consciente descansando en fe en la Mente Divina. En este plano cuando Dios dice, la palabra se lleva a cabo instantáneamente; la imagen mental del mundo se registra en la conciencia.

            Debajo del firmamento están las capacidades expresadas (aguas) de la mente subconsciente, que puede llamarse memoria pero que no tiene poder para llevar a cabo el pensar original. Para alcanzar el reino subconsciente, la palabra debe declararse conscientemente, y luego desde este punto de partida sólido, dirigida hacia abajo, en el plano subconsciente, donde se lleva a cabo el trabajo de redención.

agua, caminar sobre el. El agua (mar) representa el potencial mental. Los pensamientos de la raza han formado un mar de pensamientos, y caminar sobre él con seguridad requiere que tengamos fe en nosotros mismos. La fe necesaria para obtener logros tan grandes procede de la comprensión —comprensión de Dios, el hombre y de la ley de dominio dada al hombre. Si vamos a caminar sin hundirnos sobre las aguas del pensamiento atribulado, debemos establecernos en la fe del Espíritu por medio de Cristo.

aire. Aliento divino de Dios. Simboliza un poder purificador y vitalizador que revive.

ajuste. Reorganización de pensamientos según el orden divino de la Mente Crística; traer la conciencia del hombre en correspondencia exacta con la armonía perfecta de Dios, o el cielo. Los caminos torcidos serán enderezados, y los caminos ásperos allanados (Lc. 3:5).

alabanza. Cualidad de la mente que elogia el bien; uno de los canales por los cuales se expresa la espiritualidad.

            El propósito de la alabanza es despertar en nosotros mismos una comprensión más elevada de la omnipresencia y el poder de Dios. La oración y la alabanza cambian al hombre, no a Dios. La actitud mental que crea la alabanza estimula, aviva, lleva a la acción, y al final establece en el carácter los ideales para los cuales sirven de vehículo la oración y la alabanza.

            Por medio de una ley inherente de acción mental aumentamos cualquier cosa que alabamos. Toda la creación responde a la alabanza y se alegra. Los animales y los niños responden rápidamente a la alabanza. Uno puede alabar un cuerpo débil para que se fortalezca, un corazón temeroso para que sienta paz y confianza, nervios destrozados para que se aquieten y se fortalezcan, un negocio que está fallando para que surja la prosperidad y el éxito, la escasez y la insuficiencia para que se transformen en provisión y apoyo.

            Aplicamos la ley de alabanza de manera práctica al dar gracias siempre por todas las cosas, reconociendo que a los que aman a Dios, todas las cosas los ayudan a bien (Ro. 8:28).

alabar al Señor. La mente posee el poder de la alabanza, el cual se ejercita a diario, bien sea consciente o inconscientemente. Este poder hace a la mente el lado fértil de la naturaleza del hombre, de la cual nacen las circunstancias de la vida. Alabamos al Señor cuando anticipamos algo, cuando tenemos expectativas, cuando declaramos que sólo el bien es verdadero, al declarar formalmente que toda bendición es nuestra ahora.

alas. Simbolizan libertad de las limitaciones materiales.

alcoholismo. Condición de enfermedad atraída por la persona que, sediento del estímulo verdadero del Espíritu, se refugia en el uso excesivo de estimulantes falsos tales como las bebidas alcohólicas. La manera de triunfar sobre esta condición es dirigirse de todo corazón al Espíritu y reconocer y afirmar que el deseo por estimulantes falsos se disuelve y se disipa y que la vida espiritual pura de Cristo satisface y edifica.

alegoría. Representación simbólica de la Verdad. Lo cual es una alegoría (Gá. 4:24).

alegorías, hablar en. Se refiere a la conciencia oscurecida que todavía no puede ver la luz verdadera. Jesús sabía que los apóstoles pronto llegarían al punto en que podrían ir directamente al Padre por luz y guía. Entonces Él no tendría que hablarles en alegorías que no podrían entender, sino que podría hablarles claramente … acerca del Padre (Jn. 16:25).

alegría. Expresión estable, callada y hermosa de la alegría de Dios. Conduce a buena salud porque nos libera de tensiones.

Alfa y Omega. Principio y fin; el Hijo de Dios; el todo en todo. Yo soy el Alfa y la Omega (Ap. 22:13).

alhajas. Alhajas de plata y de oro (Ex. 12:35) representan la sabiduría y el amor en el sentido externo, los cuales los hijos de Israel van a reclamar. Esto significa que debemos afirmar que toda sabiduría y todo amor, aun en sus manifestaciones más externas, son espirituales. Esto pone al Espíritu en control tanto en lo externo como en lo interno.

aliento. Fluir de vida interior que late a través de todo el ser. La respiración del hombre manifestado corresponde a la inspiración del hombre espiritual. Cuando cualquier hombre recibe la inspiración de grandes ideas, respira en su nariz aliento de vida (Gn. 2:7).

aliento del Todopoderoso. Inspiración del Espíritu; el movimiento silencioso de Dios en nuestro ser.

            Ciertamente espíritu hay en el hombre, y el soplo del Omnipotente lo hace que entienda (Job 32:8).

            El aliento de Dios, que se convirtió en el alma de la manifestación del hombre, incluye todas las emociones y energías que se mueven en el organismo, y siempre se designa como una fuerza femenina. Psiquis es el nombre de esa esencia sutil que entra y sale del gran centro que es el corazón, llamado en fisiología plexo cardíaco. El nombre Psiquis, que aparece en la mitología griega, significa aliento, vida. Psiquis es representada como una de las tres hijas de un rey. Estas tres hijas son: espíritu, alma y cuerpo. Psiquis es el alma en sus muchas experiencias terrenales, en sus éxitos y sus fracasos.

alimentación de los cinco mil. En la Mente universal hay una sustancia la cual Jesús llamó Padre, que también es la semilla de toda sustancia visible. Es la única sustancia verdadera porque es inmutable, mientras que la sustancia visible está en transición constante.

            Una idea es puramente espiritual y solamente puede aprehenderla la mente. Nunca es visible al ojo humano, pero el hombre puede sentirla por medio de cualquiera de sus funciones espirituales. Cuando la atención se ha centrado en la idea de sustancia por el tiempo y con la fuerza suficientes, se genera una conciencia de sustancia; y, por los poderes de las diferentes facultades de la mente en la relación correcta, se forma la sustancia visible. De este modo, Jesús trajo a visibilidad los panes y peces para alimentar a los cinco mil.

alma. Conciencia del hombre; la idea subyacente en cualquier expresión. En el hombre, el alma es las muchas ideas acumuladas detrás de su expresión presente. En su sentido original y verdadero, el alma del hombre es la idea del hombre expresada en la Mente Divina.

            El hombre es Espíritu, alma y cuerpo. El Espíritu es el YO SOY, la individualidad. El cuerpo es el alma en expresión, e incluye la mente consciente y la subconsciente. El alma hace al cuerpo, el cual es la expresión externa del alma, y la salud corporal corresponde exactamente a la salud del alma.

alma, alimento para el. El alma es alimentada por el pensamiento; el verdadero alimento para el alma es la Palabra de Dios. Cuando la Palabra de Dios se apropia correctamente hace inmortal al alma.

alma, desenvolvimiento del. Desenvolvimiento de ideales divinos en el alma, o conciencia del hombre, y el traer esos ideales en el cuerpo a expresión.

alma, dualidad del. Fase del alma llamada subconsciente, la cual saca su vida tanto del lado terreno de la vida como del espiritual; responde al bien y al mal, a la luz y a la oscuridad.

alquimia, divina. Transmutación; cambiar en acción y característica de lo mortal a lo espiritual. Se ha dicho que la mente es el crisol en el cual lo ideal es transmutado en lo real.

altar. Lugar de adoración. Un centro fijo, definido en la conciencia; el lugar de la conciencia donde encontramos al Señor y estamos dispuestos a renunciar a nuestros pecados, a entregar lo menor por lo mayor, lo personal por lo impersonal.

            El altar mencionado en Ap. 11:1 simboliza la conciencia de consagración completa que tiene lugar primero en el templo de adoración interior: "Presentéis vuestros cuerpos como sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro verdadero culto" (Ro.12:1).

altar, a un Dios desconocido. Anhelo de conocer al Espíritu no revelado y esfuerzos de darse cuenta más plenamente de su fuente.

altar, de bronce, de adoración en el templo. Representa la vida fecunda.

altar, dorado, de incienso. Simboliza el establecimiento de resoluciones permanentes de pureza y alianzas con la ley superior de obediencia, aunque puede acarrear sacrificio diario. (Esto también se aplica al altar donde se queman las ofrendas.)

alternar entre el bien y el mal. Oscilar la mente del bien al mal y vice versa, con la variación consecuente de la aplicación de los principios de la Verdad. Esta oscilación es fatal para la comprensión. No piense pues, quien tal haga, que recibirá cosa alguna del Señor, ya que es persona de doble ánimo e inconstante en todos sus caminos (Stg. 1:7, 8).

alucinación. Percepción falsa. La alucinación ocurre solamente en el plano que no está establecido por el Logos divino, la Palabra creadora de Dios.

amanecer. Percepción espiritual como la luz del alba en la conciencia, que aumenta a medida que uno se dirige firmemente hacia la Verdad de manera sostenida.

ambición. Fuerza mental sutil que dirige al hombre hacia sus metas. Si es dedicada totalmente al Espíritu y actúa según Principio, funcionará para bien. Si su lema es El fin justifica los medios, es una amenaza.

amor. Esencia pura del Ser que une a toda la familia humana. De todos los atributos de Dios, el amor es sin duda alguna el más hermoso. En la Mente Divina, el amor es el poder que une y enlaza en armonía divina el universo y todo lo que hay en él; es el gran principio armonizador conocido por el hombre.

            El amor divino es impersonal; ama simplemente por amar. No está interesado en qué o a quién ama, ni en que lo amen a cambio. Como el sol, su gozo está en mostrar el brillo de su naturaleza. El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia; el amor no es jactancioso, no se envanece (1 Co. 13:4).

            El amor es una cualidad interna que ve el bien en todas partes y en todo el mundo. Insiste en que todo es bueno, y al negarse a ver otra cosa que no sea el bien, hace que esta cualidad finalmente aparezca primordialmente en sí mismo y luego en todo.

            El amor es el gran armonizador y sanador. Quienquiera que acuda a Dios como Espíritu Santo para curación acude al amor divino. El amor divino te traerá lo tuyo, aclarará todo malentendido, y hará tu vida y asuntos saludables, felices, armoniosos y libres. El cumplimiento de la Ley es el amor (Ro. 13:10).

amor propio. Cuidado por nuestra propia felicidad y bienestar. Este cuidado es completamente compatible con la justicia, la generosidad y el amor por otros.

            Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo (Lc.

Has llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrate para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre La palabra reveladora

4.2
6 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores