Disfruta de este título ahora mismo, y de millones más, con una prueba gratuita

A solo $9.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Ruta hacia la libertad financiera: Un plan facil para salir de deudas y obtener el éxito financiero

Ruta hacia la libertad financiera: Un plan facil para salir de deudas y obtener el éxito financiero

Leer la vista previa

Ruta hacia la libertad financiera: Un plan facil para salir de deudas y obtener el éxito financiero

valoraciones:
4/5 (10 valoraciones)
Longitud:
122 páginas
2 horas
Editorial:
Publicado:
May 3, 2013
ISBN:
9789589971659
Formato:
Libro

Descripción

Ruta hacia la libertad financiera es un herramienta que le ayudará a traer el orden a sus finanzas y tener un plan facil, confiable y seguro para salir de deudas. Este libro esta lleno de anécdotas personales con las cuales usted se identificará y encontrará esperanza en el camino hacia el pago total de sus deudas, esta escrito desde el punto de vista de un inmigrante que experimentó la realidad del vivir en los Estados Unidos con deudas hasta el cuello y sin esperanza alguna para cambiar la situación. Con el pasar de los capítulos usted obtendrá conocimiento y herramientas para saber como lidiar con sus acreedores y tambien conocerá muchas cosas que su banco no quiere que usted sepa.


Lo que su Banco no quiere que usted sepa
La esclavitud moderna
Por que nos endeudamos?
EL orden produce milagros
El presupuesto
Los ajustes
El pagos acelerado de deudas
La ley mas poderosa del universo
Editorial:
Publicado:
May 3, 2013
ISBN:
9789589971659
Formato:
Libro

Sobre el autor


Relacionado con Ruta hacia la libertad financiera

Libros relacionados

Artículos relacionados

Vista previa del libro

Ruta hacia la libertad financiera - Edwin Castro

400.jpg

AGRADECIMIENTOS

A mi Padre Celestial, por darme la oportunidad de hablarles a Sus hijos de los diseños que Él estableció desde la eternidad y escribir este libro como un legado para las generaciones por venir.

A mis padres, por enseñarme desde pequeño el temor a Dios y muchos de los principios que hoy puedo compartir en este libro.

A mi esposa Maribel, que ha confiado y creído que cada sueño que Dios ha puesto en mi corazón se cumplirá; gracias por ser incondicional y siempre estar a mi lado en cada nueva aventura.

A mi familia y amigos, cuyo apoyo y amor han hecho posible que este libro se haga una realidad.

Al equipo de Nexos Global: gracias, muchachos, su apoyo es invaluable.

PREFACIO

Aún recuerdo el día en que mi esposo llegó a la habitación; entonces, mirándome fijamente y seguro de lo que me iba a hablar, me dijo: "Amor, he leído algunos libros de finanzas, he estudiado mucho al respecto y quiero que coloquemos en práctica cada una de las cosas que he aprendido. Más o menos sabía de lo que me estaba hablando, ya que lo había visto bastante interesado en la lectura y el estudio, y creía saber de lo que se trataba. Para mi sorpresa lo primero que me dijo fue: Consigue una hoja bien grande, como una cartulina, y comienza a escribir lo que te voy a dictar. Para ese momento la curiosidad me iba aumentando; de repente fui a traer lo que me pidió. Entonces, allí comenzó a dictarme una a una las deudas que teníamos: empezó por las tarjetas de crédito, desde la menor hasta la de mayor valor, los carros y otras deudas, de modo que terminamos por la hipoteca. Al finalizar, me dijo nuevamente: Mi amor, esto es lo que actualmente debemos. Sin la hipoteca, eso sumaba unos veintitrés mil dólares aproximadamente; ya se podrán imaginar mi rostro al ver esa suma de dinero, y eso que no estaban involucradas las hipotecas ni un crédito que habíamos hecho sobre la casa. Ese día pudimos decidir como pareja, que empezaríamos a pagar todo ese dinero, comenzando por la deuda más pequeña y seguiríamos así sucesivamente hasta terminar; pues si de algo quedamos convencidos ese día, era que no queríamos continuar formando parte de las estadísticas nacionales de deuda; en efecto, estábamos decididos a empezar a vivir desde ese momento como poca gente vive. ¿A qué me refiero? estábamos dispuestos a apretarnos el cinturón, es decir, a restringirnos en gastos y gustos para poder pagar hasta el último centavo de esos veintitrés mil dólares, de modo que luego, cuando acabáramos, pudiéramos vivir en libertad, es decir, como la minoría de las personas hoy en día, ya que un alto porcentaje de la población total del planeta tierra se encuentra en esta misma condición: endeudados hasta el cuello".

En ese momento, con toda la adrenalina que teníamos, nos fue fácil tomar la decisión, desconociendo en lo profundo de nuestro corazón lo que eso implicaría, pues tomar ese tipo de decisiones en la mayoría de los casos lo convertirá en una persona poco popular. ¿Qué quiero decir? Que por los próximos dieciocho o veinticuatro meses, más o menos, usted y todos los que vivan bajo su mismo techo tendrán que decir no: "Ahora no podemos hacer esto o aquello, ya que estamos en presupuesto". Créame, esta palabra se convertirá en parte fundamental de su vida, si realmente quiere alcanzar esa libertad de la que este libro tanto le hablará.

De forma muy especial deseo dirigirme a la persona de la pareja o familia que esté en mi caso, aquella que se encuentre en la misma posición en que yo estaba en ese momento, cuando mi esposo vino muy entusiasmado a mí con aquella propuesta. Quiero pedirle muy, pero muy respetuosamente, que lo escuche: súbanse juntos a ese maravilloso tren que los llevará por la ruta hacia la libertad financiera. Créame, no se va a arrepentir; incluso en los momentos difíciles donde tendrán que decir: No, ahora no podemos; no se arrepentirá, pues la mayor satisfacción que tendrán como familia es la de poder vivir una vida libre financieramente, poder decidir qué hacer con su dinero y no que las entidades financieras o sus acreedores lo hagan por usted.

Si usted tiene este libro en sus manos, es factible que se encuentre en la misma situación financiera en que muchas personas hemos estado, endeudado y sin un plan detallado para lograr la libertad financiera que tanto se anhela.

Otro consejo que quiero darle es que involucre a todos los que vivan con usted, desde el más grande hasta el más pequeño; incluso las mascotas deben hacer parte de esta nueva temporada (en algunos casos no se podrá gastar lo mismo que se gastaba en ellos en el pasado); sujétense y apóyense el uno con el otro. Mujer, si su esposo le dice: Este es el presupuesto para el mercado semanal, sea creativa: use cupones, cambie el lugar de compras, no lleve a los niños con usted, ya que ellos tienen la tendencia a meter en el carrito más cosas de las que pensábamos comprar, lleve una lista al supermercado, etc. Nosotras sabemos por naturaleza ser muy recursivas, así que saque todo su potencial. Cuando digo que involucren a todos los que viven bajo el mismo techo, me refiero a que se sienten, tengan una conversación y les dejen saber a los niños la decisión que como pareja han tomado, según lo permitan las edades; muéstrenles la hoja donde escribieron sus deudas y permítanles ver cuál es la realidad de las finanzas de su casa. Le aseguro que no habrá mejor herencia que pueda dejarle a sus hijos que la de enseñarles a ser buenos mayordomos de los recursos que se les confíe.

Hoy una de las mayores satisfacciones que tenemos con mi esposo es el poder ayudar a otros a salir de deudas; esto forma parte de nuestro propósito en la vida. Puedo decir, sin lugar a dudas, que no me arrepiento en absoluto de haber comenzado este proceso y que como resultado hoy podemos estar viviendo la clase de vida que Dios quiere para sus hijos, una verdaderamente libre. ¡Que la única deuda que tengamos sea la deuda de amor de los unos a los otros!

Maribel Castro

INTRODUCCIÓN

El 9 agosto de 1974 fue un día que sin lugar a dudas no pasó desapercibido en la historia moderna de la humanidad. El presidente de los Estados Unidos, la nación más poderosa de la tierra, el hombre que para esos momentos ocupaba una de las posiciones más prestigiosas e importantes del planeta, renunciaba a su cargo, esto debido a que un secreto sobre maniobras ocultas que pretendía ayudarle en su reelección a la presidencia, había salido a la luz y consigo trajo al conocimiento público actos de corrupción en la Casa Blanca.

El presidente Richard Nixon ese día era remplazado por Gerald Ford, quien días después le otorgaría un perdón por cualquier delito federal cometido en el pasado, lo que le permitió al expresidente ser exonerado de toda responsabilidad por aquellos actos. Este perdón, sin embargo, no tendría la capacidad de quitar una mancha permanente en su nombre e imagen como hombre público.

La historia de la humanidad siempre ha estado llena de grandes secretos como este; sin embargo, estos secretos tarde o temprano dejan de serlo. En efecto, llega el momento en el que alguien hace un comentario en el tiempo incorrecto, a la persona incorrecta o en el lugar incorrecto, que revela cosas que pueden causar que matrimonios se terminen, sociedades se disuelvan, se afecte la estabilidad de una nación o, inclusive, se inicien guerras.

Seguramente en su país, en su ciudad o inclusive en su familia, usted ha vivido situaciones como estas: algo que se trató de ocultar por años finalmente salió a la luz y quedaron al descubierto cosas que estaban ocultas, que causaron diversas consecuencias y que terminaron afectando el curso de la vida de muchas personas para siempre.

Con el pasar del tiempo he entendido que la razón fundamental por la que se cuidan tanto estos secretos, es porque la información encubierta tiene la capacidad de beneficiar o perjudicar a alguien; hay intereses de por medio que pueden ser afectados de manera dramática si terceras personas tienen acceso a la información oculta.

El mundo de las finanzas no ha estado exento de estos secretos y engaños; por el contrario, durante muchos años, los grandes conglomerados financieros del mundo han tratado de mantener a sus clientes en la mayor ignorancia posible respecto a sus políticas comerciales. Por esta razón, si en algún momento usted firmó un contrato de una tarjeta de crédito, un préstamo, una nota de una hipoteca, un arrendamiento de un vehículo o cualquier documento en el que un banco estaba involucrado, sin lugar a dudas usted encontró o grandes párrafos compuestos por pequeñas letras que difícilmente podía leer, o decenas de cláusulas que usualmente no se entienden ni se acaban de leer al momento de la firma por la emoción que involucra el nuevo bien o servicio que se estaba adquiriendo; sin embargo, esta información sólo se lee en los momentos de hacer alguna reclamación por una práctica injusta del banco, que la justifica diciendo que ese fue el acuerdo que aceptó al firmar dicho contrato. Esta es una política general de los emporios financieros que no hace excepciones de país, idioma, edad, cultura, sexo o religión. Sin excepción alguna en el lugar en donde usted viva, la situación es la misma.

Si desconoce una verdad se hace esclavo de una mentira

El desconocimiento que existe en las personas respecto a las prácticas de las instituciones financieras

Has llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrate para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre Ruta hacia la libertad financiera

4.1
10 valoraciones / 4 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores

  • (5/5)
    Excelente Libro, lo recomiendo una herramienta clara y sustentada de cómo ser libre de las deudas.
  • (4/5)
    bn
  • (5/5)
    excelente la manera de tratar el tema, ejemplos claros y muy ajustado a la palabra de Dios.
    muy buen libro
  • (1/5)
    jk.ljk