ELLE España

PUNTO GANADOR

l mes de diciembre es sinónimo de fiesta y lentejuelas. Pero también de en los que se busca la comodidad y la calidez, con el punto como protagonista indiscutible. Este tejido se ha del fondo de armario, superando, incluso, la barrera estacional. Eso sí, en el universo del tricot, su versión de lujo es el. Y si en el diccionario de la moda buscásemos este término, seguramente aparecería una imagen de Falconeri para ilustrarlo. Esta firma ha hecho de él un arte, convirtiéndolo en su sello de identidad, con dos grandes estrellas: el y el. Ambos nacen del pelo de las cabras que la etiqueta posee en las tierras altas de Mongolia, pero mientras que el primero es fino y ligero y se elabora a partir de dos hilos únicos peinados y retorcidos; el segundo se carda, haciendo que su apariencia sea suave y cálida. Sin embargo, su universo va más allá de los clásicos jerséis dando vida también a sudaderas, o abrigos tipo batín.

Estás leyendo una vista previa, regístrate para leer más.