Año/Cero

LA NIÑA EMBRUJADA DE TERRASSA

En 1936, Terrassa era una ciudad importante gracias a su alta industrialización. Como ocurre con todas las ciudades industrializadas, en la periferia se habían ido formando barriadas repletas de familias trabajadoras en busca de una vida mejor. Y fue en uno de estos barrios, Can Palet, y más concretamente en una humilde vivienda situada en la calle de la Agricultura, donde un extraño y aterrador suceso dio a esta barriada una notoriedad inesperada. La revista Crónica señalaba lo siguiente en relación al barrio y a la fama que iba a alcanzar: «Can Palet, desconocido hasta ahora por los que no habitan el barrio, rodará en breve, y por algún tiempo, por las columnas de los periódicos del mundo». Pero, ¿qué había sucedido en aquel lugar para robar protagonismo a una actualidad señalada por la tensa situación que se vivía en los meses anteriores a la Guerra Civil?

En el número 34 de la calle de la Agricultura vivía la familia Obradors. Eran tiempos duros para todos y, en una ciudad industrializada como Terrassa, las luchas obreras y el enrarecido clima prebélico que se respiraba, hacían las condiciones de vida de las familias humildes como los Obradors mucho más duras si cabe. José, el padre, se encontraba sin trabajo desde hacía un tiempo y sufría viendo a su esposa Julia padecer una grave enfermedad que también le

Estás leyendo una vista previa, regístrate para leer más.