Muy Historia España

CONTAR LAS VÍCTIMAS

Tras el colapso de la República, irrefutable tras la ofensiva de Cataluña, la frontera pirenaica asistió a una amarga procesión de derrotados, «La Retirada». Alrededor de medio millón de personas, entre soldados, mujeres y niños y civiles varones, cruzaron la cordillera y buscaron refugio en Francia, que, en los meses siguientes, adoptaría diversas medidas conducentes a rebajar su número.

Muchos de esos compatriotas, alistados en las Compañías de Trabajadores Españoles (CTE), la Legión Extranjera y los Regimientos de Marcha de Voluntarios Extranjeros (RMVE), caerían en las garras de los nazis en el curso de la campaña de Francia, en la primavera y el verano de 1940. Se calcula que el 80 % de los cautivos españoles fueron «cazados» en ese lapso (el resto, sobre todo a partir de 1942, en operaciones contra la Resistencia). Al principio, fueron absorbidos por el sistema de los Stalag, los campos para prisioneros de guerra, hasta que el 25 de septiembre de 1940, tras la visita del ministro de Exteriores Ramón Serrano Suñer a Berlín, la Oficina Central de Seguridad del Reich (RSHA), dirigida por Heydrich, emitió una circular con la siguiente cabecera: Tratamiento en los territorios alemanes y exteriores de los antiguos combatientes rojos españoles.

Era un documento que no dejaba lugar a dudas. Por orden del Führer, esos se trasladarían directamente a los campos de concentración del Reich. Así, de la noche a la mañana, los españoles perdieron su condición de prisioneros de guerra, con la preceptiva protección de la Convención de Ginebra, y emprendieron un nuevo

Estás leyendo una vista previa, regístrate para leer más.

Más de Muy Historia España

Muy Historia España2 min. leídos
Bendición Divina
El concepto de baraka resulta de difícil comprensión para los occidentales, que suelen confundirlo con el término «suerte», entendido en relación directa con los sucesos favorables que le puedan ocurrir a una persona en el transcurso de su vida. Desd
Muy Historia España11 min. leídos
Canciones Para una Guerra
Madrid. 1936. 19 de noviembre. Por la radio suena una vieja copla, Ojos verdes, cantada por el republicano, Miguel de Molina. Carmen sonríe, es aficionada a la música y le encanta esta copla, aunque le guste más la versión de Conchita Piquer. Mientra
Muy Historia España2 min. leídos
La Bruja Mersida
De la misma forma que fumaban quife en cachimbas, apostaban jugando a las cartas, se emborrachaban con parsimonia en los clubes militares o acudían en tropel a desfogarse en sórdidos prostíbulos, era habitual que oficiales y soldados del Ejército esp