Historia y Vida

¡NUNCA FUIMOS A LA LUNA!

Dicen las encuestas que uno de cada tres norteamericanos duda de que los viajes a la Luna fueran reales. Y uno de ellos lo niega en redondo. A juzgar por las opiniones que corren en las redes sociales, es probable que esos resultados no fueran muy distintos en nuestro país. El porqué de esta moda conspiratoria es tema de estudio para psicólogos y sociólogos. Quizá refleja una extrema desconfianza hacia la “autoridad” establecida, la sospecha de que maquiavélicos planes ocultos rigen nuestras vidas o, simplemente, el placer de creerse en posesión de una verdad que los demás ignoran.

En cualquier caso, los argumentos que suelen esgrimirse no resisten el más mínimo examen. Pero eso carece de importancia para los adeptos a un culto, sean escépticos de la llegada a la Luna, creacionistas o convencidos de que la Tierra es plana (o hueca, que también los hay). Lo curioso es que, en los años que siguieron al programa Apolo, hace medio siglo, muy pocas voces se levantaron para expresar dudas. Tan solo una minúscula fracción del público se negó a admitirlo. Más por

Estás leyendo una vista previa, regístrate para leer más.

Más de Historia y Vida

Historia y Vida2 min. leídos
Este Mes En Historiayvida.tv
La primera referencia histórica de la existencia de un asentamiento estable en Madrid data de la época de Al-Ándalus. Uno de los documentales de este mes muestra el importante legado andalusí en la ciudad. Y pasamos al siglo xvi, cuando Carlos I era,
Historia y Vida1 min. leídos
“Urki”, Los Mafiosos Del Gulag Que Iban A Su Aire
El hambre, el frío, el trabajo agotador o los abusos de los guardias no eran las únicas penalidades a las que se enfrentaban los presos del Gulag (abajo, el campo de Vorkutá). También tenían que soportar el dominio que ejercían los “urki”, los prisio
Historia y Vida1 min. leídos
Anécdotas
El matrimonio entre Alfonso XII de España y su prima María de las Mercedes de Orleans no contaba con la aprobación de la reina exiliada, Isabel II. Además, el enlace necesitaba la aprobación de las Cortes, muy divididas sobre la conveniencia o no de