Muy Interesante Historia

GUERRA SANTA EN AL-ÁNDALUS

En el año 711, alrededor de 7,000 hombres al mando de Tariq, lugarteniente del gobernador de Ifriqiya, cruzaron el estrecho, desembarcaron en Gibraltar y derrotaron al ejército de Rodrigo, último rey visigodo. En poco tiempo se adentraron por las antiguas vías romanas hacia el centro de la península, echando abajo a su paso las defensas del Estado visigodo, un reino en fase terminal debido a la profunda crisis política, social y económica que padecía. Si los musulmanes ocuparon la península en poco más de tres años, los reinos cristianos tuvieron que emplear casi ocho siglos para recuperar el terreno perdido. El primer paso lo dio un mítico noble visigodo llamado Pelayo, que se rebeló contra los invasores poco después de que estos desembarcaran en el litoral andaluz. Fue el germen de la resistencia cristiana al poder de los musulmanes en la península.

Tras la presión de los almorávides, los pequeños reinos cristianos de la península se enfrentarían a los almohades.

Un proceso largo y difuso

Así, los reyes asturleoneses, herederos de la insurrección del noble godo Pelayo en las montañas

Estás leyendo una vista previa, regístrate para leer más.

Más de Muy Interesante Historia

Muy Interesante Historia8 min. leídos
El Caballero Medieval
En el año 1281, el filósofo y teólogo mallorquín Ramon Llull publicó Llibre de l’or– de de cavalleria. En sus páginas, este prolífico autor describía el nacimiento de la caballería como resultado de un mundo falto de verdad, justicia y caridad, en do
Muy Interesante Historia2 min. leídosInternational Relations
¿Llegará La Paz?
Las negociaciones para resolver el conflicto israelí-palestino, desde Camp David hasta los Acuerdos de Oslo pasando por la Conferencia de Madrid de 1991, han encontrado el escollo fundamental en la soberanía de Jerusalén. De hecho, en septiembre de 2
Muy Interesante Historia2 min. leídos
Ricardo Corazón de León
El gran protagonista de la Tercera Cruzada en el bando latino, Ricardo I, rey de Inglaterra y duque de Aquitania y de Normandía, fue sobre todo un hombre de acción que dedicó la mayor parte de su tiempo y esfuerzos a la vida guerrera y caballeresca a