Historia y Vida

EN EL PUNTO DE MIRA DE LA INQUISICIÓN

Cuando nace, en 1441, la península ibérica vive en la Edad Media. En el momento de su muerte, en 1522, la historia ha pasado página, y sus coetáneos respiran ya la atmósfera de la Edad Moderna. Entre esos dos mundos cabalgó Antonio de Nebrija persiguiendo siempre “el rastro de la verdad”. Infatigable trabajador, valiente e insobornable, este “detective de las letras”, como le llama el lingüista José Antonio Millán, no dudó en enfrentarse a los poderes de su época para defender la autoridad intelectual y la independencia de criterio, o para denunciar los errores en traducciones y legajos, desafiando a los guardianes de las Sagradas Escrituras.

Su orgullo como filólogo fue el motor de esta labor investigadora, a través de la cual “logró encontrar la senda de la verdad y detectar errores en medio de unos manuscritos complejos, de textos que habían sido copiados de mano en mano durante años”, apunta Millán. El celo profesional, sus robustas convicciones y una insólita valentía le pusieron en el foco de atención de la Inquisición,

Estás leyendo una vista previa, regístrate para leer más.

Intereses relacionados

Más de Historia y Vida

Historia y Vida2 min. leídos
Más Allá Del Islam
Las historias de los árabes tienden a empezar con el islam, quizá con un leve apunte preliminar sobre lo ocurrido antes”, señala Tim Mackintosh-Smith al principio de Los árabes. Sin embargo, como afirma cientos de páginas después, “la vida de Mahoma
Historia y Vida5 min. leídos
El Enigma De Jericó
El capítulo seis del libro bíblico de Josué menciona una de las armas más brutales de la historia de la humanidad: la trompeta. Recordemos brevemente el famoso episodio. En torno al año 1200 a. C., y tras haber escapado de Egipto, las tribus hebreas
Historia y Vida3 min. leídos
Agendaexposiciones
Feminine Power: the divine to the demonic. British Museum. Great Russell St. Londres (Reino Unido). Tel.: +44 20 7323 8299. Fechas: hasta el 25 de septiembre Pele, divinidad volcánica hawaiana, engendra vida y la destruye. En Mesopotamia, Ishtar era